El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

23 junio 2009

En El Diario de Hoy se cocen habas...

No sé si sea tan cierto que en Australia se cuezan habas como lo afirma el editorialista de El Diario de Hoy. Pero de las habas de que habla nuestro redactor son «licitaciones amañadas, malos procedimientos, picardías al calificar a quienes participan, etcétera, son el origen de significativas fortunas Es un hecho frecuente el que los individuos que supervisan los avances de una obra almuerzan con el ejecutor de la misma y, en algún punto, reciben un sobrecito con muestras irrefutables de cariño. Un querido amigo perdió su empresa porque rehusó dar mordida para una obra que pasó varios años inconclusa en San Miguel.». El robo es una virtud universal y si no particpás como el “querido amigo” del editorialista, pues te va mal. Es esta moral que se propone extirpar el nuevo gobierno. Son las intenciones declaradas y son ellas las que mueven a querer reformar la LACAP.

Como en nuestro país se nombra al Todopoderoso en cualquier circunstancia, venga o no a cuento, nuestro editorialista se encomienda con un Dios mediante, tras el insólito “si Dios quiere” del presidente Funes, para desear que el propósito gubernamental “fructifique en procedimientos transparentes, sensatos y realistas ». No podemos pues negarle sinceridad a los virtuosos votos de nuestro editorialista, pero de repente me asaltaron las dudas. ¿Por qué me pongo tan escéptico?

Creo que en las mentes de todos están las medicinas vencidas que valían varios millones de dólares y que fueron encontradas en una bodega. ¿Saben quién es responsable de de este “entuerto”? Ni más ni menos que la ley que el gobierno actual quiere reformar. Era la ley que regía todas las compras, tanto “para construir una carretera como para comprar gotas para ojos”. No se trata pues de una gestión desastrosa de los ministros areneros, ni de las administraciones compadrezcas nombradas por los ministros areneros. La culpa es de la ley y de seguro de la maldita costumbre universal de “cocer habas” en todo el mundo. Pero hay un detallito gramatical muy mal intencionado, pues trata de encubrir aún más a los “malacates” que de seguro eran mejores amigos que el “querido amigo” que se negó a dar la mordida y se quedó sin el negocio. ¿Cuál es el detalle gramatical? Pues ni más ni menos que el presente del indicativo: “no hay suficientes medicamentos en los hospitales pero grandes cantidades de ellos se pudren en galpones”.

Este tiempo verbal no es incorrecto, pues es solamente ahora a unos cuantos días del nuevo gobierno que esto se descubre y se denuncia. Pero sirve para ponerle un púdico velo al despilfarro cometido por los areneros. Este despilfarro millonario fue cometido no por la ley, ni por causa de la ley. Es cierto que ahora faltan medicamentos, que el estado actual de los hospitales es desastroso, que hay muchas cosas que enmendar, cosas tan elementales que no se hicieron antes por los gobiernos que tanto defendieron desde las páginas de El Diario de Hoy. Ahora tenemos un país en ruinas, tenemos que reconstruir. Pero tiene que ser bajo otros principios, con otros valores. Es posible que bajo el capitalismo sea corriente, útil ser deshonesto y que se acostumbra a sobornar, como nos lo insinúa el editorialista del matutino, no obstante se trata ahora de introducir otra ética, otras costumbres.

El editorialista sigue luego dando consejos de como reformar la ley y emite sus dudas de que la metodología para ello de que se ha hablado, no es la más conveniente. No creo que sea necesario que dude a mi turno de su lucidez y de su perspicacia.

Lo que no puede sorprenderme es que termine su editorial defendiendo a las empresas extranjeras y denigrando a los empresarios del país. La prioridad nacional es un punto que no se discute en otros países, como los Estados Unidos. Nadie los acusa de proteccionistas. En todo caso, la preferencia nacional debe de ser un punto de apoyo para el desarrollo de nuestras empresas. Esta preferencia tampoco puede erigirse en dogma, pero sí en una intención marcada.
____________
Se me olvidó una nota al pie de esta página que iba a explicar el error en la conjugación del verbo "cocer". En realidad debía comportar otra, ortográfica: iba a poner "cosen", explicando luego que se trata más bien de remiendos redaccionales de nuestro matutino más leído. De todos modos se cuecen y no se cocen. Lo pongo de todos modos, para evitar correos iútiles.

5 comentarios:

  1. Anónimo8:06 a. m.

    A ese viejo mariquita senil y esquizofrenico, deberian mandarlo de una vez por todas al asilo sara, ya no esta para estar escribiendo podredumbre como lo hace

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:49 p. m.

    hola,se que no soy de Sus lecturas preferidas, pero;si:

    que son ofensivos esos..

    PERO HOY CON EL NUEVO MINISTERIO DE INTEGRACION YA VAMOS A ESTAR PROTEGIDOS PUES DEFENDERA ESOS ODIOS CONTRA LOS VIEJITOS COMO USTED Y COMO YO..
    -espero-

    Y SE MIRA Y SIENTE EL CONTENIDO DE DISCRIMINACION EN ESE COMENTERIO..es mas se siente el odio de su estimado lector..

    a mi me decian bolo geriatrico y otras cosas..

    y parece que les dolio algo eso que les puso criticando al madura aguacates...y su editorial.

    bueno,no hago mas que solidarizarme con usted..por eso yo a mis blogs no les pongo comentarios.

    salu

    EL INNOMBRABLE.

    ResponderEliminar
  3. Estimado El Innombrable:

    Te agradezco tu solidaridad. He recibido peores insultos. Aunque creo que este insulto no me iba dirigido, sino que al anciano director del diario capitalino.

    Tenía pensado responderle al anónimo que comentó arriba.
    Primero que no hay necesidad de proferir ofensas personales contra los editorialistas de ese diario. Segundo, que tenemos bastantes argumentos que oponerles.
    Tercero que no podemos ponernos a la misma altura (o bajeza) que nuestros adversarios.

    Por otro lado, creo que vamos a entrar dentro de poco a un momento de mayor enfrentamiento. La violencia verbal de los adversarios del actual gobierno se hará más y cada vez más palpable y vulgar. Nuestro papel será, aunque cueste, mantener el nivel. Solamente esto nos podrá dar la lucidez necesaria para poder también nosotros criticar al gobierno de Funes, cuando nos parezca errada su actuación.

    Creo que es necesario que el gobierno de Funes tenga defensores resueltos, pero que al mismo tiempo sean extremadamente lúcidos, para no perder el derecho a la divergencia. En eso consiste la libertad que tanto anhelado y de la que hemos sido privados.

    El Innombrable, de nuevo gracias y hasta pronto. Les agradezco a todos sus visitas.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:06 p. m.

    Mis disculpas por el comentario si estubo subido de tono, fui el mismo anonimo que posteo la primera respuesta, en realidad el insulto iba para el adefecio de Altamirano, y es que a la verdad uno no deja de sentir indignación de como esta gente protege a los corruptos, escudandoze en una profesión tan noble como lo es el peridismo, y al final terminan tergiverzando las realidades...

    Sigan haciendo su labor de crítica nacional señores.

    Saludos y buen día.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:12 p. m.

    Yo hago la moción que empecemos a escribir como estos 20 años de destruccion sistematica a nuestra democracia con la prostitucion de las instituciones, corrupcion, impunidad, empiecen a documentarse y asi como en tiempos electorales sacan los "editorialistas" las historias de como mataban las vacas en la guerra. Se documenten como se matan personas en este país por la delincuencia la falta de medicinas la falta de justicia.
    Hagamos esa labor, solo se quiere ver la pagina de la guerra para hablar de la destruccion del país, pero 12 años versus 20 años de aniquiliamiento sistematico a la institucionalidad, saqueo de las arcas públicas y asociaciones con el narcotráfico hacen que despertemos y no demos retroceso a lo que ya estamos logrando un cambio que va a costar pero del que no debemos retroceder. Los salvadoreños y salvadoreñas clamamos vivir con dignidad, paz y democracia

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.