El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

17 junio 2009

El Ejército y la delincuencia

Nadie puede negar que la violencia es uno de los fenómenos sociales que más preocupa a los salvadoreños: sufrimos un número muy elevado de homicidios por mes. Quisiéramos tal vez tener alguna fórmula mágica para acabar con esta plaga, no obstante esa fórmula no existe y que nos toca ser pacientes y ponderar profundamente que tipo de soluciones le aplicamos a este fenómeno. Me parece importante que tengamos claro que nada se va a lograr con medidas precipitadas y que además no estén ellas mismas acordes con la legalidad.

No hace mucho el semanal El Faro publicó una entrevista con Carlos Ascencio, director general de la Policía Nacional Civil. Esta entrevista es importante. El discurso del nuevo director general es prudente y equilibrado. Son muchos los puntos positivos. Se las recomiendo, hay que leerla. Marca claramente substanciales diferencias con las políticas policiales anteriores.

Me complace el hecho de que el nuevo director general de la PNC nos diga que no se puede aislar los homicidios de todo el contexto delictivo nacional, que no se trata simplemente de un repunte estadístico de los homicidios, sino que se trata de una agravación general y paulatina. También que si bien es cierto que es necesario tomar medidas inmediatas, no se puede ofrecer cifras, ni tampoco dar falsas esperanzas de que por arte de magia se obtendrán prontos e inmediatos resultados.

Carlos Ascencio se deslinda con justa razón de la metodología que se ha venido usando hasta hoy. Señala, para sorpresa del entrevistador, que no va a proceder a las redadas e indica su ineficiencia y también su falta de legalidad. Una captura tiene que ser motivada por sospechas fundadas y basada en investigaciones.

No tiene reparos en hablar de la necesaria depuración de la PCN y analiza la pasada depuración que resultó ineficaz. En esa misma depuración pasada se procedió precipitadamente y muchos fueron reintegrados, tal vez, nos dice, algunos inocentes, pero también culpables. Porque primero hay que investigar y probar.

Nos habla de la necesidad de una nueva redistribución de fuerzas y de un necesario aumento cuantitativo y cualitativo de la plantilla policial. El aumento de la plantilla policial es prerrogativa constitucional del presidente de la república.

Carlos Ascencio sin ambages afirma que está por la prohibición de portar armas de fuego. Creo que en esto estamos muchos de acuerdo y lo hemos venido pidiendo a los gobiernos anteriores. Además el nuevo director general de la Policía Nacional Civil propone una reforma para volver independiente y autónomo el organismo fiscalizador de la misma policía. Espero que este resumen los incite realmente a leer la entrevista en entero.

Prudencia, investigación y prueba

Esta prudencia y su afán de respetar los procedimientos legales de investigación y prueba, me lleva a otro tema ligado a este y del cual se ha hablado últimamente a raíz de una declaración de Funes. Se trata del despliegue de unidades de las fuerzas armadas para combatir el crimen y coadyuvar a la policía. Me parece que en esto hay buena intención. No obstante es necesario decir que se está cometiendo un abuso semántico en la interpretación de la Constitución. Esta le otorga el presidente de la república la posibilidad de desplegar en situaciones especiales de urgencia al ejercito en todo o parte del territorio nacional. Pero se trata de situaciones muy bien especificadas en la Constitución y con obligaciones del presidente de informar de la actividad de las fuerzas armadas ante la Asamblea Nacional. Decir que la lucha contra el crimen es una urgencia es una cosa, decir que la ola de crímenes crea un estado de emergencia es otra. Los que están en favor del despliegue olvidan que las fuerzas armadas no son consagradas por la Constitución para luchar contra el crimen, ni para asistir a la justicia: esto le incumbe exclusivamente a la policía. Para ello los policías tienen obligación de estar preparados. No es el caso de los soldados. La intervención del ejército en la captura de un sospechoso es simplemente ilegal. Salvo si se da el caso de flagrancia, como ocurrió en una captura de un policía vinculado con los “Perrones”. En el artículo 212, que es el que ha servido para argumentar en favor de este despliegue, ha sido interpretado de manera abusiva.

Lo copio: Art. 212.- La Fuerza Armada tiene por misión la defensa de la soberanía del Estado y de la integridad del territorio. El Presidente de la República podrá disponer excepcionalmente de la Fuerza Armada para el mantenimiento de la paz interna, de acuerdo con lo dispuesto por esta Constitución.

El mantenimiento de la “paz interna” se refiere no al crimen organizado, ni a las pandillas, sino que a un movimiento de sedición, a un alzamiento, en otras palabras a la “guerra civil” total o parcial en el territorio nacional. La Constitución señala otros casos en que el presidente puede excepcionalmente desplegar el ejercito.

El artículo 166 en su inciso 12° nos aclara “lo dispuesto por esta Cosntitución”:

12º.-Disponer de la Fuerza Armada para la Defensa de la Soberanía del Estado, de la Integridad de su Territorio. Excepcionalmente, si se han agotado los medios ordinarios para el mantenimiento de la paz interna, la tranquilidad y la seguridad pública, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada para ese fin. La actuación de la Fuerza Armada se limitará al tiempo y a la medida de lo estrictamente necesario para el restablecimiento del orden y cesará tan pronto se haya alcanzado ese cometido. El Presidente de la República mantendrá informada sobre tales actuaciones a la Asamblea Legislativa, la cual podrá, en cualquier momento, disponer el cese de tales medidas excepcionales. En todo caso, dentro de los quince días siguientes a la terminación de éstas, el Presidente de la República presentará a la Asamblea Legislativa, un informe circunstanciado sobre la actuación de la Fuerza Armada;”

Pero quiero abordar algo de fondo. Cuando la derecha nos propuso la misma medida, no todos la recibimos con beneplácito, ni aprobación. Por las mismas razones que antes indico. La Fuerza Armada no es una institución civil para el mantenimiento del orden público, para ello la Constitución consagra a la PCN.

Carlos Ascensio en una de sus respuestas nos retrotrae y nos refresca las críticas que formulamos a la “Mano dura” y a la “Mano super dura”, leamoslo:

“Las pandillas hacen su contribución a que se incrementen, pero reitero que no son las únicas. Además, no hay que olvidar los errores que cometimos en el pasado. El fenómeno de las pandillas antes del Plan “Mano dura” no era algo sencillo pero no tenía la dimensión de ahora. En ese momento, la PNC comenzó con una concepción de trabajo, una táctica y estrategia que ponderaba más la fuerza. La parte represiva hasta cierto punto indiscriminada hizo que la pandilla se radicalizara, complejizara su accionar y diversificarse en los delitos, incluso, ahí vemos que se buscaron nuevas formas de autofinanciarse. En esa época ya había problemas de extorsión pero no estaban en la dimensión que hoy tenemos. Esa fue una falla y nosotros, los cuadros policiales que venimos desde que se funda la PNC, lo sentimos. Eso fue difícil y lamentable porque, en esa época, había varias áreas que estaban trabajando en prevención y que habían sistematizado modalidades de trabajo con diferentes sectores. Esto no quiere decir que se tolerara a la delincuencia, sino que la PNC se ligara más a la comunidad, que esta sintiera que se le apoyaba y darle un tratamiento como el que correspondía al fenómeno”.

Una de las críticas que se formularon durante el reinado arenero fue precisamente la separación de la PCN y de la población, su utilización casi exclusiva como órgano represivo y también criticamos su paulatina militarización. Es más, uno de los objetivos que tiene que plantearse el nuevo gobierno para que exista el cambio deseado en la vida pública nacional es una reforma que le devuelva a la policía su estatuto de civil.

La Fuerza Armada tiene que acercarse de otra manera a la población civil, pero no podemos darle encargos que no le incumben y si se los queremos dar habría que reformar su estatuto y su preparación. ¿Es esto lo que se desea?

Para terminar este largo artículo quiero referirme a algo que tal vez pueda pasar desapercibido. Lo leí ayer en el Co-Latino. Una persona que no tiene las prerrogativas legales para amenazar de esta manera la vida privada de las personas, como es la Presidenta del Centro Nacional de Justicia en El Salvador, Aída Santos de Escobar, nos informa que en una conversación con el Embajador de Corea, éste le “ha ofrecido apoyar al Gobierno de El Salvador en un proyecto de proporcionar cámaras, que serían ubicadas en los lugares de mayor índice delictivo, cámaras que van a estar allí detectando lo que está pasando en esa zona”.

Proceder totalitario

No podemos caer en tales extremos. Esto no puede ser decidido por una persona particular, se trata de algo serio que le incumbe a los diputados discutir, ver que límites se le pone a ese tipo de filmación, quién es el encargado de hacerlo (la justicia, la policía, etc), cuánto tiempo se podrán guardar esas imágenes y quién tendrá acceso, etc. En algunas sociedades del primer mundo que han caído en la paranoia de la “teoría de la seguridad” han instalado cámaras de vigilancia, en su mayoría muy ineficaces para la lucha contra el crimen y muy peligrosas para las libertades individuales. Los casos en que las imágenes de esa naturaleza han contribuido para establecer los hechos de un delito son muy escasos. Cuando los hay, lo hacen saber con aspavientos. Este tipo de vigilancia resultan eficaces únicamente en las serie televisas que difunden esta ideología tan orweliana. El gobierno de Corea no es un modelo de respeto de los derechos de los trabajadores, ni de los ciudadanos.

En todo caso, una medida de esta naturaleza no puede tomarse a la ligera, hay que analizar profundamente su carácter totalitario.

En el Co-Latino también se reprodujeron las declaraciones del Obispo luterano Medardo Gómez, también merecen leerse.

8 comentarios:

  1. Anónimo6:29 a. m.

    En lo de "totalitario", no sé cómo le hacés para DELIRAR tanto?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo:

    El control permanente de las personas, de todos sus gestos, en cualquier momento y en cualquier lugar es totalitarismo.

    El hecbo de que las cámaras de control han ido apareciendo en muchos países que se proclaman democráticos no vuelve este proceder inofensivo.

    Se instalan cámaras de control en corredores, en salas de espera, en almacenes, en los retretes, en los transportes, en los estacionamientos, en las calles, etc.

    Se comenzó culpabilizando a los trabajadores, pues las primerss cámaras aparecieron en los trabajos, controlaban las salidas, los gestos de su trabajo. En algunos almacenes ponen cámaras en cada caja para controlar el tiempo de cada cliente, lo que hace la cajera, si sonrié, etc. Sobre todo que esas imágenes te las toman sin el consentimiento de las personas.

    No hace mucho en Londres instalaron cámaras y altoparlantes. Había un agente que podía a través de esos parlantes llamarte la atención. Ese procedimiento además de ser totalitario en general, conduce a la infantilización absoluta de la población. Las protestas fueron grandes. Terminaron por limitar el uso de los parlantes.

    En el metro de París iban a instalar cámaras que iban a detectar la edad, vestimenta, etc. de los pasantes. Un programa informático iba a cambiar la publicidad luminosa siguiendo los criterios captados por la cámara. Las protestas fueron tales, que no instalaron ese tipo de cámaras.

    El pretexto es siempre el mismo: la seguridad de las personas. Pero como ves, lo de Londres ya no era eso. Tampoco lo de París. En algunos lugares la policía usa las películas para la represión política, en fábricas han servido para la represión patronal. Poco a poco en los países europeos la gente ha comenzado a tomar consciencia del peligro que constituyen esas cámaras. Poco a poco las prediciones de la novela "1984" se instalan en la sociedad.

    En mi ciudad, en un supermercado, despidieron a una cajera tomando como pretexto el hecho que durante un minuto desapareción del campo de filmación de la cámara. Los Tribulales de Trabajo condenaron al patrono e invalidaron el despido. El patrón tuvo que pagar multa e indemnisación. La cajera era delegada sindical, este era el quid del despido. En todo caso el proceso fue tan tardío que la cajera ya no pudo retomar ese empleo. Además por el temor del hostigamiento patronal.

    Puedo seguir dando ejemplos. Pero se trata de un principio. El respeto de tu vida y el respeto de tu imagen.

    Vos, estimado Anónimo, guardás tan preciosamente tu identidad (por miedo o por vergüenza) que no te atrevés a firmar. Tus razones pueden ser múltiples y variadas, son tus razones, las respeto. Si intentara o te obligara a publicar tu identidad, también sería un proceder totalitario. Aunque este tipo de anonimato me resulta bastante ridículo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:59 p. m.

    La tentación de usar al ejército por parte de Funes me parece que obedece a que quiere"resultados" a corto plazo, ademas de tener como ministro de defensa a un "ex-militar" que luego se ha puesto el uniforme y que quizas lo aconsejó en esta medida. Es una tentacion peligrosa porque promueve a la fuerza armada a tener un papel protagónico en la vida civil. Esto debe denunciarse, ahora la derecha ya no tendrá tapujos para obligar al ejército a salir a la calle si de nuevo ganara las elecciones. Es un craso error de funes, no sé si el fmln participa de esto. La presencia del ejercito en las calles no garantiza que se resolverá el problema delincuencial, lo mismo que las cámaras.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:48 p. m.

    pues yo prefiriria sacrificar parte de mi privacidad si eso va a contribuir a que no sea victima algun dia de las criminales maras, extorcionistas, asesinos, asaltantes, secuestradores, vendedores de droga, saqueadores de viviendas y negocios que hoy dia en este pais hacen su agosto, y que constituyen una especie de "totalitarismo" del crimen especialmente al que golpea al salvadoreño pobre o de clase media que anda a pie y que no tiene para andar pagando seguridad privada, guardaespaldas o vehiculos. Primero mejor controlemos el problema del crimen, y luego discutamos lo de si las medidas que se tomaron como los de las camaras deberian de continuar o permanecer, situaciones excepcionales como las que hoy dia vivimos merecen medidas excepcionales, y debemos entender de que si las autoridades no vigilan los criminales van a ser los que van a vigilarnos.

    ResponderEliminar
  5. Hay solo 17 dias de Funes y el FMLN en el Ejecutivo. Se nota una desesperacion de parte de la gente porque todavia hay cuadros areneros en diferentes puestos publicos.

    Me sorprende mucho las criticas. Yo soy de los que piensan que las cosas deben hacerse con paciencia y no de manera apresurada. Si hubo abusos, pues que que procedan, pero no podemos exigir que haya "corte parejo", eso seria injusto.

    Interesante como la derecha esta sacando raja politica con todo esto, incluso exacerba este descontento. Podria decir que la derecha aprende rapidamente y se adapta en eso de sus guerras politicas.

    Y vos que pensas?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, como estamos de acuerdo con el Anónimo de las 6:59 pm, solamente agrego que justamente que no hay que perder de vista que todo retorno de la derecha es posible. Creo que no lo podemos perder de vista. Es por eso que estoy de acuerdo con Mauricio Funes, "no podemos equivocarnos". Pero esto vale en todo, una equivocación es hacer lo mismo que deseaba hacer la derecha, implementar métodos de la derecha.

    El gobierno del cambio no puede, estimado Anónimo de las 9:48PM restringir las libertades, ni atentar contra la vida privada. La lucha contra la delincuencia debe de hacerse como lo plantea el nuevo director de la PCN. Es necesario actuar con prudencia, investigar, combinar el combate contra la delincuencia tomada esta globalmente y combinarla con la prevención. Me parece justo lo que plantea de hacer intervenir en esta lucha a toda la población, asociar a las municipalidades.

    Palomudo:

    La derecha está atacando con los mismos medios de propaganda que tenía antes. No hay que olvidar que la izquierda no tiene la misma capacidad de medios de información para enfrentar a la derecha. Es por eso que siempre me ha parecido necesario apoyar en la medida de lo posible al Co-Latino. Por supuesto, sin darle de ninguna manera el estatuto de "diario oficial".

    La derecha tiene asesores venezolanos, tiene otro tipo de asesores. Tiene también un partido organizado y órganos de prensa que unifcan su discurso y que lo divulgan. Cristiani no es un angelito. Hay que recordar que se sentó a la mesa de negociaciones obligado, que fue la correlación de fuerzas las que le impusieron el sistema "democrático" de la post-guerra. Y es justamente este sistema el que viene ahora a consagrar su derrota de entonces, pues el quería extirpar a la guerrilla, quería hacer de nuestro país la "tumba del comunismo". Y resulta que ahora hay ministros "rojos", ministros del "abominable partido comunista". Esto le cuesta tragárselo. Pero por otro lado, sus ataques no son muy certeros: están tirando hacia todos lados, sin ninguna preferencia, se parecen a un borracho que sale de la cantina y dispara a todo lo que se mueve. Ellos quieren explotar la desesperación que ellos mismos sembraron. Para ellos es eso, desesperación, nos toca a nosotros cultivar la esperanza. Pero para ello hay que ser prudentes y pacientes.

    Las críticas no me espantan. No creo que le espanten al gobierno. Lo malo sería que todos nos pusieramos a decir amén a todo. Somos a pesar de todo un pueblo de largas luchas, con una combatividad enorme. Tenemos mucho que aprender de él. Y tener confianza.

    La gente se está dando cuenta de la pudredumbre que han dejado los areneros, creo que muchos no se esperanban tanto. La derecha se va a poner más violenta dentro de unos meses. Por el momento apenas están acordando cuerdas.

    ResponderEliminar
  7. Cuando las armas son decretadas fuera de la ley, solamente los que viven fuera de la ley quedan armados.

    Los que cumplen con la ley quedan desarmados e indefensos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:42 p. m.

    Los pobres no tienen poder del dinero y politico para armarse con una pistola o protegerse en su carro o sus casas amuralladas.

    Visitador : me imagino qure vos vivis en una zona amurrallada de san salvador y sales protegido en tu vehículo y para distraerse tnes internet y tv para tener cine privado, y asi sentirte "protegido".

    Bueno pues, solicitale a tus compinches areneros armar al pueblo, vamos a ver quien tose mejor.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.