El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

02 agosto 2008

Consciencia de clase

La cúpula de la ANEP ha entrado en la campaña electoral, señalando claramente sus simpatías y sus antipatías. Siempre lo han hecho. Esta vez, quizás la manera sea un poco más tajante, más apremiante. Lo extraño sería lo contrario, que sintiendo que el partido a su servicio está en peligro, se quedaran con los brazos cruzados. Lo que me sorprende es el tema elegido. El precio de venta de los combustibles en las estaciones de ALBA Petróleos.

Por lo general, en la propaganda liberal y neo-liberal, la defensa de la libre concurrencia incluye que esta trae como beneficio la baja de los precios, la posibilidad que la concurrencia traiga como consecuencia el beneficio del consumidor en la multiplicidad de ofertas y de precios. Ahora la cúpula de la ANEP arremete violentamente contra esta sociedad comercial por practicar precios más bajos que sus concurrentes. Instan al gobierno que eche manos en el asunto y que pruebe a como dé lugar que esta compañía está haciendo chanchullo. Exigen investigaciones y nos pintan en su denuncia un panorama futuro de catástrofe.

Casi en el mismo instante, por lo menos el mismo día, un organismo denunciaba que los consumidores salvadoreños están pagando más caro que los precios paracticados internacionalmente y que las compañías monopolísticas internacionales no repercuten las bajas que se operan en el mercado internacional. El silencio al respecto de los grandes patrones de la ANEP es idéntico al de su principal vocero, El Diario de Hoy. Esto sí que ya no extraña.

Voy añadir que estos señores nunca protestaron por los bajos precios con que el Estado salvadoreño dilapidó el patrimonio nacional, cuando se propuso privatizar las empresas de servicio público. Recientemente algunos bancos pasaron a manos de sociedades multinacionales, la ANEP no pidió ninguna investigación, ni el pago de los impuestos que tal transacción conlleva.

Las preferencias « anepistas » no pueden ser una sorpresa, tal vez para algunos ingénuos que creen que el gran patronato no tiene consciencia de clase.

2 comentarios:

  1. Anónimo7:18 a. m.

    "Recientemente algunos bancos pasaron a manos de sociedades multinacionales, la ANEP no pidió ninguna investigación, ni el pago de los impuestos que tal transacción conlleva"

    ¿Cuál pago de impuestos conlleva esa transacción? En El Salvador, la compra y venta de acciones no está tasada que yo sepa.

    ResponderEliminar
  2. Anonimo: No se vendieron solamente las acciones. Esa fue una liquidacion, de seguro con beneficios.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.