El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

19 noviembre 2010

Del socialismo "pipil"

En agosto de este año escribí un artículo en el que comentaba la nota semanal de Norma Guevara de Ramirios, sobre el carácter democrático del FMLN. Titulé mi nota, “Un partido sin voz, ni pensamiento”. Todos fuimos testigos del proceso electoral del FMLN con los miles de purgados y su distingos entre los afiliados. En ese artículo me refería al concepto lenista de “centralismo democrático” y su perverción estalinista.


V. I. Lenin fue un gran táctico y un fino estratega. Durante muchos años llevó adelante una lucha revolucionaria por la creación de un auténtico partido revolucionario. La autenticidad no consistió en una simple declaración, sino que permanentemente buscó esclarecer a la luz del marxismo la situación política, social y económica de Rusia. Pero no solamente, sino que también supo analizar la situación internacional. Todo ello con una profundidad sin par, aplicando un análisis concreto de la situación concreta. Con ardor batalló por dotar al partido revolucionario de un órgano de prensa, que ayudara a los militantes, que difundiera las posiciones del partido, que llevara hasta el último rincón de Rusia, las noticias sobre las luchas de las clases trabajadoras. El órgano de prensa servía de cohesionador ideológico del partido.


La autenticidad revolucionaria del partido se determinaba por su constante y exclusiva defensa de los derechos de los trabajadores, contra sus explotadores y el Estado opresor. Lenin siempre estuvo atento a elevar el nivel de conciencia de los militantes y de los trabajadores en general. El partido era un instrumento de lucha. Para cumplir con sus objetivos era necesario configurar un modo de funcionamiento que correspondiera a las tareas y a las condiciones políticas de cada situación. La estructura organizativa en células y diferentes eslabones territoriales hasta llegar a los órganos de dirección correspondía al tipo de lucha que se llevaba a cabo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Pero esta estructura piramidal no constituía la base del centralismo democrático, sino que era una estructura de funcionamiento. El centralismo democrático es la aplicación de una política decidida por todo el partido, a través de los delegados al congreso del partido. El centro es pues el congreso. Los organismos de dirección tienen que buscar justamente la aplicación estricta de lo que se ha decidido en el congreso. Toda la batalla que se inicía en el Partido Social Demócrata de Rusia, entre los bolcheviques y los mencheviques gira en gran parte alrededor de concebir el partido y la aplicación de las decisiones del congreso.


Sin destalinizar


El FMLN no ha tenido ningún congreso. Pues el FMLN no ha sabido, ni ha emprendido realmente una desestalinización de sus concepciones, ni de sus prácticas partidarias. Las conferencias que organiza no sirven para la reflexión, ni la elaboración de un pensamiento táctico, ni estratégico. Esas conferencias están para ratificar lo decidido por la dirección. Los militantes no tienen voz y ahora sabemos que algunos ni siquiera voto. Es por eso que titulé mi artículo “Un partido sin voz, ni pensamiento”.


No obstante esporádicamente los dirigentes del FMLN sienten la necesidad de proclamarse revolucionarios, marxistas-lenistas y luchadores por el socialismo. Hace una semana José Luis Merino, miembro de la Comisión Política del FMLN presentó su libro “Comandante Ramiro” y en esa oportunidad lanzó “Nos complace la presencia aquí de Roberto Bukele. Ojala pudiéramos llenar este auditórium con empresarios y plantearles el reto de construir un país viable para todos y todas, con salud y educación, el sueño del FMLN. Aspiramos a un socialismo pipil, fruto de nuestra experiencia, auténticamente nacional. Hicimos nuestra guerra, nuestros Acuerdos de paz, y necesitamos un pacto nacional para seguir avanzando y transformando el país…esos son los retos. Necesitamos invitar a los empresarios para que nos ayuden a producir riquezas, abrirnos como fuerza para encabezar este proceso de transformaciones”.


Esta manera de exponer sus aspiraciones y de nombrar la sociedad futura gozan de cierta originalidad. Me voy a referir a esta declaración, a lo que hay en ella de embrionariamente válido y lo que hay en ella de absolutamente contradictorio.


No obstante me permito hacer un recordatorio. Cuando el PCS recibía sus posiciones mascadas por los borrachos de Moscú, entonces criticaban acerbamente al Partido Comunista Francés, cuando declaraba que ellos iban a construir un “socialismo con los colores de Francia”. Pero esta denominación se acompañó de tanteos teóricos, discusiones, artículos, libros y programas. Lo discutieron y decidieron en congresos. Uno podía estar de acuerdo o no. Entonces los dirigentes que ahora nos proponen un estrámbotico “socialismo pipil”, me refiero concretamente al propio José Luis Merino, pero también a Schafik Handal, a Medardo González, incluyo también a Sánchez Cerén y al desaparecido comandante Marcial y al retirado comandante Fidel Castro, todos ellos no midieron sus palabras para calificar de revisionistas, aliados del capitalismo a los dirigentes del Partido Comunista Francés.


Una sutileza publicitaria


En la denominación hay algo de picardía, una sutileza publicitaria bastante lograda, pues tiene todo para llamar la atención y volver hasta cierto punto atractiva la mercancía que nos quieren vender, mostrándonos solamente el envoltorio y escamotenando el contenido en un palabrerío en el que se mezcla la doctrina burguesa de la unidad nacional, tan querida de nuestro presidentillo, “quitamiedos”, de alianzas con el enemigo de clase, adulando sus apetitos y ofreciéndole sus servicios. Aún no se atreven a decirlo a calzón quitado, “con nosotros en el poder, mantendremos con bozal toda protesta y la gobernalidad estará garantizada”.


Sin embargo no hay necesidad de escarbar mucho para darse cuenta que ese “socialismo pipil” ha sido simplemente una ocurrencia. A su respecto podemos también tomarlo en serio y pensar que más allá del juego publicitario, se esconde una visión, una concepción de nuestra nación. ¿Por qué optar por el nombre de los indigenas que poblaron Cuzcatlán? Se me ocurre que yéndose tan atrás en nuestra historia, se tiene un pensamiento vigoroso de rescate de nuestra identidad indígena. Seré franco, no lo creo. Desde siempre hemos negado nuestra indianidad y con vergüenza nos creemos mayoritariamente mestizos. Podríamos suponer que este ilustre pensador nacional tiene analizado los razgos de la vida india que pudieramos rescatar para nuestra futura sociedad transformada. Pienso en la posesión común de la tierra y de los insturmentos de labor. He dicho posesión común y no propiedad comunitaria. Pero ya sea una formulación, como la otra, le raya los oídos a los empresarios que le gustaría ver reunidos en un auditorio para “enamorarlos”. ¿Está pensando nuestro teórico del marxismo-lenismo pipil en volver a los egidos?


Digo enamorarlos pues parece que de eso se trata, de enamorar a los electores para afianzar el triunfo en las elecciones legislativas y presidenciales venideras. Sobre esto hablaré en otra ocasión.


Un embrión de pensamiento


Pero en la declaración de José Luis Merino hay otras palabras que nos hacen pensar que hay un embrión de pensamiento, que puede desarrollarse, que es menester poner en movimiento. Pues el comandate Ramiro dice además que este “socialismo pipil” será “fruto de nuestra experiencia, auténticamente nacional”. Enumera luego eslabones de nuestra experiencia nacional, “hicimos nuestra guerra, nuestros acuerdos de paz...”. Esto no es falso, tanto en la guerra, como en los acuerdos se manifestaron las circunstancias nacionales y a pesar de que son acontecimientos recientes se están yendo de nuestra memoria nacional y van quedando versiones falsas, escamoteadas, en las que tanto los ideólogos de derecha, como los de izquierda van narrando lo que les conviene en el momento, en este momento.


Doy un ejemplo de la versión actual de los dirigentes y de otras personas de izquierda. Los que dominan la cúpula provienen en su mayoría del antiguo PCS. Todos casi por unanimidad ocultan el papel que jugó Cayetano Carpio, “el comandante Marcial”. Ocultan la guerra de insultos que prodigaban a los “aventureros, extremistas de las FPL” porque habían emprendido una guerra de guerrillas imposible de llevar a cabo en nuestro país y que no tenía el asentimiento de los jefes de Moscú. Esa fue la posición del PCS durante la década de los setenta. Entraron a la guerra después de fracasar en sus politiqueria golpista y electorera, con alianzas con sectores “progresistas” del Ejército y de la burguesía. Entraron a la guerra y después del primer fracaso hicieron todo lo posible por acabar con la guerra. Desde el fracaso de lo que los del ERP se apresuraron en llamar “ofensiva final”, me refiero a la ofensiva del 10 de enero de 1981, desde entonces por iniciativa de los miembros del PCS se propuso entrar en negaciaciones, de abrir un diálogo. Esto vino poco a poco a cambiar el objetivo de la guerra. La guerra se inició por lograr una transformación radical de nuestra sociedad, por el socialismo, por el socialismo a llanas. Pero durante los años siguientes el objetivo se volvió lograr las negociaciones, mostrar la fuerza para negociar. Esto se puede establecer leyendo y analizando históricamente los documentos públicos del FMLN y de las distintas organizaciones que conformaron el Frente. En todo esto hubo también ingerencia foránea, poco clara, por no decir totalmente oscura de los cubanos y nicaragüenses.


Sí, el socialismo que van a construir los salvadoreños será a partir de las carácterísticas nacionales, tomando en cuenta nuestra historia, nuestro modo de ser, nuestra situación, nuestras circunstancias. Decir esto es enunciar algo muy general, abstracto. Para que esto tenga valor, para que signifique algo, es menester que tengamos un conocimiento claro de lo que realmente nos constituye, de lo que somos realmente. En esto urgimos muchos estudios prácticos de historia, de sociología, de economía, etc. Se necesita un debate nacional, se necesita saber discutir, se necesita posibilidad de discutir. En esto no pueden haber dogmas de partido, ni de Estado.


El legado teórico

Pero el socialismo no es solamente una construcción nacional. No se trata pues de ir inventando todo. El movimiento de la clase obrera mundial por el socialismo ha dejado un legado teórico rico y concreto. No podemos pues pensar que podemos apartar esta herencia con un simple adjetivo de “pipil”. El socialismo no puede conformarse con mantener el Estado burgués funcionando con todos sus aparatos ideólogicos y represivos. La explotación que sufren los trabajadores, no puede ocultarse con “pactos nacionales” con los empresarios. Esta explotación es menester extirparla de la sociedad. El Estado burgués si fue un adelanto respecto a los estados feudales, tanto en las libertades individuales, como en el ejercicio de la democracia, es también un límite, un obstáculo para el desarrollo de las libertades personales y una traba gigantesca al desarrollo del ejercicio popular de la democracia. Todos vemos, como ahora, con un presidente de izquierda, propuesto por un partido de izquierda, lo que tiene mayor peso es su opinión, sus compromisos con Carlos Slim, con el FMI, con la Banca Mundial, con los intereses regionales del imperialismo. Nosotros vemos como en la Asamblea se entra en jueguitos dilatorios por intereses mesquinos, por intereses egoístas de los empresarios.


El socialismo no puede dejar de lado un problema crucial, como es el asunto de la propiedad de los medios de producción. Este no es un problema que se puede ir posponiendo, es necesario justamente que lo abordemos claramente, con seriedad y coraje. Pues es necesario que veamos, cómo aquí, en El Salvador, vamos a transformar el Estado burgués en Estado socialista. Es necesario que esto lo tengamos claro. Pero además ¿qué significa Estado socialista? No podemos seguir pensando que lo que ha existido en los países del “socialismo real” correspondió al Estado socialista. Esos estados fueron totalitarios, le negaron a sus pueblos el pleno ejercicio de la democracia.


Como ven los problemas teóricos y prácticos surgen a borbotones. Aqui no puedo detenerme en ninguno de ellos. No obstante solo la enumeración nos indica que un partido que reclama un “pacto con los empresarios” sin difinir, ni aclarar en qué consiste el socialismo pipil que nos proponen, no puede ser el único conductor de un proyecto nacional de tal envergadura. El socialismo salvadoreño lo vamos a construir entre todos, pero con un bagage que tenemos que ir adquiriendo, diciéndonos las cosas claramente, pero también abiertamente, sin tapujos. Agrego también calmadamente, sin excomuniones, sin estigmatizaciones.

11 comentarios:

  1. BUENAS ESTIMADO DON CARLOS:

    VEO QUE NADIE LE HA COMENTADO SU POSTEO,-AUNQUE ES DE ESENCIA-

    las razones pueden ser (si me permite elucubrar):

    1.NO ENTIENDEN LO QUE LES DICE

    2.ENTIENDEN PERO SE HACEN LA VIEJA FRESQUERA..

    dicho popular de la gente que vende en las calles,-no ven nada,ni saben nada de cualquier crimen-,mas por cuestiones de amor a la vida que de amaurosis,es decir que sean ciegos.


    3.o lo que seria lo peor, que ya no es ese el discurso que han escogido los señores de la cupula del fmnl
    y
    el gobierno
    y
    la comunidad mundial-imperios incluidos-

    pues eso de ser revolucionario de verdad,te hace pasar muchos penares.


    Y COMO QUE POR AHI VA LA COSA.

    hoy la pregunta que ni se pregunta es:

    ¿QUIEN ES MAS LISTO?
    LOS IMPERIOS
    O
    LOS REVOLUCIONARIOS DE LOS 70S 80S..pues en los 90s, se acabaron!!

    o lo que seria en el lenguaje militar..

    !SALVESE QUIEN PUEDA!!

    pues como que ya todo esta pactado,-ahi quedaron los muertos- los ideales de un pais mejor para todos...

    QUE A CADA CUAL SEGUN SUS NECESIDADES Y A CADA CUAL SEGUN SUS CAPACIDADES.

    Asi que el lema que parece decirles el fmnl a sus bases,

    al pais entero,-MIENTRAS TRANZAN CON LOS DEL DINERO


    ES ESE:

    -!salvense si pueden!-

    pues nosotros,..ya nos salvamos!

    ya tenemos dinero,buenos puestos politicos,empresas.

    De oprimidos,pasamos a oprimidores,de explotados a explotadores.

    Como decia alguien,el que tenga oidos,-que oiga- el que tenga ojos- que mire-
    el que medio tenga inteligencia- que medio piense-


    el vandelium
    del salvador.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:40 p. m.

    y yo,que tengo ya mis abriles entre pecho y espalda.

    VI a todos esos señores,y señoras, de la cupula del FMNL cuando empezaron su trajinar en el mundo de la politica.

    LOS COMPAS decia yo,si que son revolucionarios y con huevos- si asi decia- pues no era facil eso de ser clandestino,pues la guardia nacional ,el ejercito no eran los niños cantores de viena..

    !eran puros asesinos!!

    PERO SI QUE,ALGO LOS HIZO CAMBIAR.

    y no los culpo,-el que nunca a tenido y llega a tener,loco se puede volver-

    dice un dicho.

    LA COSA QUE NO SABEN LOS FMNL DE LA CUPULA..que los otros señores,la oligarquia y los demas,no han sido derrotados.

    una pinche eleccion presidencial,han ganado!!!

    y lo peor es que..ni el fmnl a ganado ,SI NO EL SEÑOR MAURICIO FUNES,-titirica que le mientan-

    -GRUÑON EN BRASILEÑO-

    asi que..
    COMO ESOS NO ESCUCHAN LOS CONSEJOS DE LOS VIEJOS

    Y EL QUE NO OYE CONSEJO,NO LLEGA A VIEJO..

    hay deje al FMNL
    -la cupula-

    la majada de las bases...hay van a salir adelante.

    hay dejelos con su alucine de poder

    QUE DESPUES LOS VA A VER..
    COMO la oligarquia dejo a los ex-pescados...

    DANDO LASTIMA.

    fin

    EL VANDELIUM

    ResponderEliminar
  3. Esquivel2:49 p. m.

    Socialismo Pipil...

    A ustedes, analistas políticos se les puede comparar con lo que en un tiempo fueron los grandes teólogos modernos, buscandole la 5ta pata al gato, con ideas dignas de versos de Nostradamus.

    Olvidan acaso, que dentro del mismo objeto de "ser humano" existe la belleza de "el arte de hablar y escribir".

    Está obviando usted, que el humano tiende a adornar las palabras con adjetivos innecesarios, que solamente son necesarios para reforzar la potencia de una idea, mas no su ideal.

    ¿Si la frase hubiera sido -"Un Socialismo Guanaco"- estaría usted escribiendo sobre escupitajos y no sobre posesiones comunes?

    ResponderEliminar
  4. Esquivel, en primer lugar, cuando escribo lo hago siempre como un simple ciudadano. Por otro lado, me gustaría que opinaras sobre el fondo de lo que he escrito.

    Divergimos sobre el uso de los adjetivos, en los discursos políticos, estos deben de ser sobre todo significativos. Por otro lado, no veo dónde está la belleza del adjetivo usado por Merino. Veo mucha demagogia y poco pensamiento.

    Por el momento, sigo esperando argumentos, análisis, respuestas a la altura del momento que vivimos.

    Si hubiera sido "socialismo guanaco", el fondo de mi crítica no hubiera cambiado.

    Los teólogos de hoy son justamente, los que no quieren pensar, los que se dejan embrujar por un discurso esteril y antiguo.

    ResponderEliminar
  5. el vandelium de meque12:07 a. m.

    chiche caen esos:

    cabal,-MIRELO COMO ES EL COMENTARIO-

    NO DE DE PAJAS DON CARLOS ABREGO..

    el partido comunista, que es el partido oficial del salvador,no lo quiere,

    y todo el que le comente sus post, es visto bien feo.

    EN MI BLOG RECIBE TANTOS INSULTOS AMENAZAS
    CONTRA
    usted..

    pero asi bien clarito,nada que por las ramas,en los dias de la eleccion presidencial

    -que me puse a pensar-
    QUE
    USTED
    NO ES BIEN

    AMADO DE LOS ALTOS DIGNATARIOS DEL PARTIDO COMUNISTA-HOY FMNL..

    Y QUE
    YA SON LOS QUE MANDAN EN EL SALVADOR.

    asi que
    -buena suerte-
    esos

    del partido comunista
    lo odian don carlos abrego.

    ResponderEliminar
  6. Me gustaria saber si existe un Estado Socialista,aparte del socialismo tropical, como lo llaman los cubanos,que nos pueda servir de ejemplo o solo existen teorias de socialismo,si es un proceso y que depende de las condiciones sociopolitico de la poblacion para su aplicacion o del desarrollo capitalista,por que si es asi,tenemos un largo camino,pero si tenemos un partido con esos principios que en base a nuestra realidad trata de aplicar e impulsar en un ambiente reacio,esta mal, no entiendo los analisis y criticas al FMLN y su dirigencia, que por cierto tienen que ser socialista y comunistas no puede ser de otra manera,de eso debemos de estar completamente seguros, siempre mantienen con firmesa que es un proceso hacia el socialismo asi tenga sabor a loroco o socialismo PIPIL.

    ResponderEliminar
  7. No sé qué cubanos le llaman a su socialismo "tropical" y en qué circunstacias lo hagan, pero no creo que ese socialismo sea un modelo, ni nunca lo ha sido para nadie. Lo acaba de recordar el mismo Fidel Castro.

    No creo que haya modelos a repetir o a transplantar. En eso he insistido varias veces. Pero al decir esto no he dicho mucho, es apenas el enunciación de un principio. Es lo que hacen los dirigentes del FMLN.

    Me parece que cuando hablamos de una vía hacia el socialismo que debe ser original, adaptada a nuestra realidad, es necesario enunciar, analizar cuáles son las carácteristicas nacionales que le darán a nuestro socialismo, su diferencia con los otros. Es esto que los efemelenistas no hacen y en eso consiste una de mis críticas. Espero que esta vez haya sido más claro.

    Te repito, no se trata de cocina, ni de folclor, sino que de pensamiento, de enunciar ideas, eso se hace con conceptos, poniendo en movimiento la dialéctica concreta de esos conceptos. Por lo tanto, al decir "pipil", si no se trata de una broma de mal gusto, si se trata de expresar de alguna manera nuestra particularidad, que se diga, se enuncie de qué se habla. ¿Por qué "pipil"? ¿Es porque somos aún todos indigenas? ¿Es porque en la sociedad pipil hubo algo que debemos reivindicar para la construcción de nuestro futuro? ¿Cuál es ese algo? Estas son algunas preguntas que se me ocurren al responderte, pero de seguro hay otas, a las que hay que responder, a las que es menester pensar antes de ir a hacer el gracioso.

    ResponderEliminar
  8. Cuando se habla de socialismo pipil o con sabor a loroco se trata de desmarcarse de modelos, para tener uno basado en nuestros recursos humanos, naturales y economicos,es el pueblo el que tiene el pie en el aceledaror,el partido es el timonel,de como se va aplicar porque medios y todos los detalles,esto es un proceso que lla tiene su tiempo y mire por donde vamos,lo que sucede es que unos hasta ahora que se dieron cuenta,y todavia estan preguntando que pasa? Los cubanos llevan mas de 40 anos,con su socialismo caribeno,y dodavia hay cotrarrevolucion,esto si es un ejemplo se puede Ud, imaginar.

    ResponderEliminar
  9. Diaz: Lo que veo es que no respondes a una sola de mis preguntas. Te conformas con repetir lo ya dicho. No es así que vamos a avanzar.

    De la misma forma que que el PCS promovió el fatalismo geográfico para no entrar en la lucha armada en los años sesenta y setenta, ahora el socialismo caerá sobre nosotros fatalmente. El pueblo que ahora en su gran mayoría está dominado por la idiología nticomunista, es el quien "tiene el pie en el acelerador".

    Entonces me podés explicar por qué tuvieron que recurrir a un candidato para "quitar el miedo". No te das cuenta que estás entrando en una contradicción garrafal. ¿No te da miedo contradecir a tu ideologo "Ramiro"?

    El partido "timonel" tiene que esconder sus intenciones detrás de un candidato, que aplica una política continuista y obediente a los mandatos del FMI y que tiene como principal aliado a los Estados Unidos, país imperialista por excelencia.

    ResponderEliminar
  10. Iluminar el camino en situaciones de crisis no es el desempeño que han demostrado los partidos políticos en el país, su costumbre en más la de intrigar o ocultar sus reales objetivos. Funes y los partidos políticos que lo acompañan en el gobierno, están jugando un rol que al sistema económico imperante.

    Tomemos como ejemplo los sucesos recientes dentro del CD. Siguen y ajustan a las reglas del capitalismo, es decir al mercado y la obsesión a cualquier costo de los beneficios particulares buscando espacio y cuotas de poder; no para negociar el beneficio social, no anteponen las necesidades de la población.

    Es mal denominado llamarlo al gobierno actual de izquierda, donde no ha demostrado una lucha de clases que beneficie a los trabajadores y cuando sirve claramente a los interés del capital. No argumentan una idea clara de lucha, junto a los trabajadores; les basta con permitir a una sindicalización gubernamental, que hasta el momento no ha mostrado una lucha organizada.

    Reyes...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:50 a. m.

    Don Carlos Abrego,permitame felicitarlo por su análisis profundo de la realidad Salvadoreña...Sus artículos denotan conocimiento profundo de la Situación Nacional de nuestra país y del mundo, usted nos educa, nos prepara para que entendamos las falacias del descalabro del FMLN, sin fanatismos de ningún tipo!!!... Saludos Señor Carlos, que la virgen María me lo proteja y le de mucha salud...Un fuerte abrazo desde el enanito de América...

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.