El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

04 septiembre 2009

La primera cita con Christian Poveda

La primera vez que vi a Christian Poveda fue en un café cerca de Sèvres-Babylone. Era una cita para tomar contacto. Llegué con una amiga salvadoreña que ahora vive en Managua y otro salvadoreño, Mauricio Luna. Por lo que recuerdo Christian y Mauricio ya se conocían. Se trataba de ir preparando su primer viaje a El Salvador. Por aquella época, a pesar de que la unidad entre los grupos guerrilleros se iba conformando y ya existía la Dirección Revolucionaria Unificada, en París hasta estos encuentros eran “compartimentados”. Así se decía cuando era necesario para “nuestra organización” guardar el secreto.


Para esa época ya teníamos cierta experiencia para organizar ese tipo de viajes, construir el recorrido y organizar por lo menos el programa en sus rasgos más generales. Era evidente que la realización del programa dependía mucho de las situación y del “invitado”. En el caso de Christian Poveda que era un fotógrafo, que trabajaba para una agencia conocida y para algunos periódicos, sospechábamos que una vez en el país se iba a desempeñar de manera independiente. Pero al mismo tiempo para ir a algunas zonas era necesario el concurso de guías y de acompañantes que debían protegerlo.


Estoy hablando, como algunos se habrán dado cuenta, del año 1980. Fue a finales de ese año entre octubre y noviembre que tres amigos partirían para El Salvador, se trata del cineasta francés Yves Billon, del periodista Jean-François Voyer y del fotógrafo Christian Poveda.


Cada uno cumplió con su propio compromiso profesional, sobre esto todos estábamos claros. Ellos viajarían como profesionales y no como simpatizantes. Esto creo que para algunos de entre nosotros no quedó del todo claro. No obstante esto fue así, su simpatía por la causa revolucionaria no debía impedirles ser objetivos. En sus reportajes se impuso siempre la realidad. Ahora estamos recordando a Christian, sus fotos eran por sí mismas denuncias de la violencia ejercida contra el pueblo por las fuerzas represivas de la dictadura.


Recuerdo en particular dos de ellas, dos guardias están encañonando a tres hombres tendidos en el suelo, boca abajo, a su lado, de pie, un niño con las manos crispadas cubriendo su boca aterrada en un desgarrador y silenciado grito. La otra, cuerpos tendidos, inertes, en la cama de un jeep, se ven las botas con las típicas polainas de la Guardia Nacional y las culatas apoyadas sobre las espaldas de los cadáveres. La primera la llevo siempre en mi memoria, ese cipote indefenso, que le estaban robando toda su inocencia. La segunda la muerte como una carga que hay que ir a depositar en algún botadero.


Christian Poveda era un joven fotógrafo, desde entonces se veía su ojo refinado y escrutador de la realidad. Con generosidad puso a disposición del Comité de Solidaridad su trabajo que nosotros exponíamos en nuestros mítines por todo lo largo y ancho de su país. Con sus fotos ilustrábamos nuestros materiales, revistas y folletos.


Quiero ahora recordarlo y rendirle el homenaje que se merece.

13 comentarios:

  1. Carlos: un saludo desde ayutuxtepeque, fijate que me tome este día para leerte, en especial, tus testimonios de la URSS...vivimos algunas experiencias similares, lo unico que en epocas diferentes, de todos modos, gracias por tus escritos, son parte de nuestra herencia como salvadoreños....quisiera pedirte un favor, ojala lo consideres, me gustaria que escribieras sobre Virgilio Guerra como era su personalidad, su fisonomía, anecdotas que te acuerdes,

    buneo u fuerte abrazo

    Roberto Pineda robertopineda@turbonett.com

    ResponderEliminar
  2. En la entrevista del Faro menciona que se reunió con Armijo, representante de las FPL en Francia, para arreglar su viaje...?

    ResponderEliminar
  3. Roberto Armijo tomó parte ya al final. Pero los que arreglaron todo el programa y los detalles eran miembros de las FPL.

    Mi participación en todo eso fue simplemente de primer contacto, como lo he escrito.

    Armijo no era de las FPL.

    ResponderEliminar
  4. lo siento por el señor Cristian, pero las maras no entienden de codigos, desgraciadamente es mejor entenderse son un animal que con las maras.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por tu blog, este dia lo dedique a leer lo que has escrito sobre tu experiencia en la URSS

    te pediría que escribieras sobre Virgilio Guerra, comunista santaneco

    Saludos

    Roberto Pineda

    ResponderEliminar
  6. Aclaración:

    Acabo de releer la entrevista de Poveda a la que alude Las cenizas de Gramsci: las fechas suyas no concuerdan con las que he dado. En realidad, aquí lo que trabaja es la memoria personal, que puede a veces fallar.

    Lo que si estoy seguro es que mi primera cita con él fue en 1980 y la amiga que vive en Managua era la que por entonces representaba aquí a las FPL. Dije que todo era "compartimentado". En todo eso de la preparación del viaje en detalles personalmente no participé.

    Roberto Armijo acababa de ser nombrado representante del FMLN, pero cada organización tenía su propio representante y fue muy difícil lograr un trabajo realmente colectivo. Esto se fue logrando paulatinamente. Fue por esa época que apareció en nuestra jerga la palabra "el colectivo" que designaba al conjunto de representantes.

    Pero fue también alrededor de octubre/noviembre que me dediqué casi exclusivamente a animar al Comité de Solidaridad y viajar al interior de Francia animando debates, dando conferencias, etc. Tuve relaciones muy distendidas con la representación, incluso llegaba a veces representando al Comité de Solidaridad. Estas actividades de animación las asumía priritariamente el Comité y coordinábamos con la Representación, pues hubo algún Comité de provicia que exigía que el animador fuera de la Representación.

    Tuve relaciones estrechas con Rafael Menjivar que representaba a las FPL y con quien colaboré de manera asidua. También tuve contacto regular, largas y cordiales conversaciones e intercambio de opiniones con A. Martínez, quien representaba al PCS.

    Hago estas aclaraciones no para certificar lo que he escrito, que en realidad son recuerdos personales, que lo que persiguen es rendirle un homenaje a Christian Poveda. Creo que su talento como fotógrafo es innegable y esto ha quedado demostrado.

    Por otro lado aún no he visto el documental "Vida loca", así que no puedo opinar. Tal vez comente algo cuando salga aquí en Francia a finales de este mes.

    ResponderEliminar
  7. maestro las maras son un mal con el cual no se puede negociar.
    maestreo los de POVEDA no es mas que otra señal de que las maras no intentan integrarse sino destruirnos.
    maestro ojala entienda que lo de las pandillas es de esta forma:

    o las componemos o nos destruyen!

    ResponderEliminar
  8. Carlos, interesante comentario. Me entere de su asesinato gracias a mi hijo e hija, desde Francia y gracias tambien a su madre que me han mantenido al tanto de lo que ha dicho la prensa europea acerca de este hecho. Me parece algo horripilante, escandaloso, abominable. Yo tambien lo conoci estando en el trabajo exterior. No me atrevo a decir que fueron las maras porque ese es un discurso de estos ultimos años areneros, hay otra gente detras de este aborrecible asesinato...investiguemos. Su film La Vida Loca, ya esta a la venta en las calles de Sansibar: 1 dolar US la copia y mis hijos me dicen que estara en estreno en Francia este fin de mes...Saludos Carlos y te puede decir que si se entrevisto con el poeta antes de su primer viaje por aca...
    Ciao!!!

    ResponderEliminar
  9. Estimado don Carlitos

    http://www.blogotepeque.com/2009/09/campana-contra-la-violencia-el-salvador-unido-contra-la-violencia.html

    Atentamente
    XD

    ResponderEliminar
  10. Querido Tony:

    Comparto tu opinión, se trata de un crimen abominable. También comparto tu prudencia respecto a que no hay que apresurarse a condenar y a implicar a las maras sin pruebas, ni investigación.

    En todo crimen de esta naturaleza, al principio de las investigaciones no se puede descartar ninguna pista.

    Sí, ya sé que Roberto lo encontró a Christian en el "bunker", pero quien organizó y preparó el viaje, vos lo sabés, fue nuestra compañera que vive ahora en Managua. A Cesar lo que es del Cesar... Para la galería sale más bonito decir que fue el poeta... Pero es mejor contar la verdad.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:50 a. m.

    Yo ví el documental, sentí escalofrío... cuando ví la pobreza en la que viven los pandilleros, me sentí mal, aunque yo no vivo con lujos, me puse a pensar que nadie debería vivir así... cómo solucionar ese problema??? es posible hacerlo??? qué se necesita??? Buena voluntad?? amor al prójimo??? Justicia social??? Son muchas las preguntas... y las repuestas????

    Cuando ví todas esas imágenes desoladoras, nunca me imaginé que poco tiempo después leería en las noticias sobre la muerte del Sr. Poveda.... siento tristeza por él, por su familia y por el país más violento de América Latina.....


    Mireya

    ResponderEliminar
  12. carlos, realmente es lamentable la muerte de Poveda, en mi opinión personal no creo que hayan sido la maras las cauantes de esta irreparable perdida- aunque nada debe dejarse suelto ante cualquier hipótesis- , digo esto por que fueron 4 impactos certeros en el rostro, eso es de alguien entrenado, pienso y que hay mucho mas atrás de esto, un marero común y corriente no podría asestar disparos con ese profesionalsmo, pero dime, que crees tú?

    ResponderEliminar
  13. Estimada Mireya: comparto tus sentimientos y tus interrogantes. ¿Qué se puede hacer? Estoy de acuerdo que en esto hay que desplegar mucho amor al prójimo para resolver este asunto. La represión y el odio es lo que hasta hoy ha se les ha aplicado. No creo que existe una solución, se trata de experimentar, de prevenir, de socorrer. El odio no es lo que va a arreglar el problema de la violencia. Hemos entrado en círculo vicioso de sufrimiento-violencia-sufrimieto. Es esto lo que tenemos que romper.

    Poesía Urbana: Desde aquí me resulta muy difícl, en este tipo de casos, emitir una opinión equilibrada, no obstante pienso que se ha vuelto casi como un reflejo implicar a las "maras" en cada acto de violencia que se sufre en el país. No niego que tengan su constante participación en la vida diaria de los salvadoreños. Sin embargo las "maras" actualmente no actuan solas, tienen vínculos mucho más complicados con el crimen organizado, con el tráfico de drogas y de armas. Creo que esto no lo ignora nadie en el país.
    Ignoro por qué se tarda tando el ejecutivo para proponer una ley de regulación de importación, portación y venta de armas de fuego. Una ley que limite la portación y la venta de armas.

    Las caraxterísticas del crimen me resultaron sorprendentes, no voy a negarlo. Pero creo que la PNC va a llegar a resultados, es lo que espero.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.