El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

01 septiembre 2009

Amira Alqarem vino a pedir justicia


Ayer, lunes 31 de agosto, amaneció cubierto en La Haya. Llovió un momento, pero un viento bastante fuerte despejó el cielo y apareció el sol. El resto del día fue caluroso y lleno de luz. Fue este 31 de agosto, alrededor de las cuatro de la tarde, en el que Amira Alqarem se presentó, acompañada de sus abogados, médicos y decenas de amigos, venidos principalmente de Francia, ante la Corte Penal Internacional. Amira es una muchacha de apenas quince años. Vino a pedir justicia. A reclamarla.

Todos tenemos presente la agresión israelí contra los habitantes de la franja de Gaza. Los jefes militares le dieron a esta operación un nombre que no deja dudas sobre las intenciones criminales: “plomo fundido”. Los bombardeos fueron intensos y constantes desde el 27 de diciembre del 2008 hasta 18 de enero del 2009. Las cifras finales muestran la desproporción de la agresión y la desigualdad de las “fuerzas” en presencia. 1417 palestinos muertos, 5303 palestinos heridos. Del lado israelí se cuentan 3 civiles muertos y 10 soldados. Entre los muertos palestinos se cuentan 246 combatientes y 313 niños. Entre los heridos hay 1606 niños y 828 mujeres. La destrucción de escuelas, habitaciones, lugares de culto religioso, edificios oficiales fue sistemática, las ruinas hasta el día de hoy testimonian de la intensidad de los bombardeos.

Amira Alqarem es una víctima de esta agresión. Amira vivía en el barrio Tal Al Hawa, situado al sur-oeste de la ciudad de Gaza. Su padre era vendedor de calzado y en esta calidad tenía permiso de ir a Israel para comprar las mercancías de su negocio. En la casa, situada en una zona residencial, al lado de una mesquita y próxima a una facultad de ciencias aplicadas. En el barrio no hay ningún objetivo militar.

El padre de Amira, Fathi Dawson Alqarem, pensó que su familia no corría ningún peligro particular si se quedaban en su casa, pues el barrio no representaba ninguna amenaza para el ejército israelí. La mayoría del resto de habitantes huyó del lugar hacia el centro de la ciudad, pensando que allí estaría en mayor seguridad. Fathi Dawson se propuso para ejercer temporalmente las funciones de muecín (es la persona que convoca a oraciones desde lo alto del alminar de una mezquita).

Hacia el final de la agresión, cuando el ejército israelí penetró en el territorio de Gaza con tanques e infantería y procedió a una escalada en el tiroteo y la destrucción, algunas unidades se acercaron al barrio de Amira Alqarem. Algunos tanques se estacionaron en unos baldíos al este de la casa de la familia Alqarem. El barrio hasta ese momento no había sufrido muchos bombardeos.

No obstante la situación se puso tensa desde la madrugada del 14 de enero, con la llegada de los tanques, hubo algunos disparos. El tráfico aéreo se intensificó, se hicieron presentes muchos helicópteros. El barrio no había sido blanco sistemático de los bombardeos, lo que era coherente con el carácter no estratégico militarmente del lugar. Se trata de un barrio residencial. Las destrucciones de edificios fueron ocasionadas principalmente por los disparos de los tanques: la facultad, el alminar de la mesquita y las casas de habitación. Algunas fotografías recientes muestran que las principales destrucciones no fueron la obra de bombardeos.

Hacia las seis y media, Fathi Dawson Alqarem salió de casa y se dirigió hacia la mezquita para convocar al rezo de la noche. Luego hacia las nueve de la noche el hermano, la hermana y Amira se acomodaron en la planta baja para pasar la noche en compañía de su padre.

A medianoche, una explosión despertó a los tres niños Ismat, Ala y Amira, la casa había temblado. Los tres corrieron hacia la puerta destruida y se encontraron con un ambiente aclarado por la luna y lleno de polvo y humo. Buscaron en vano a su padre, hasta que percibieron el cuerpo inerte que yacía en el suelo, cerca de la casa, cubierto de sangre. Vieron que no daba más señal de vida. Al lado se había formado un pequeño cráter de varias decenas de centímetros de profundidad.

Los tres niños se arrodillaron al lado de su padre. Pero pronto decidieron que era menester ir a buscar ayuda. Fue en ese momento que Ismat y Ala se alejaron de la casa.

De repente se oyó el estruendo de otra explosión. Amira, que se había quedado al lado de su padre, se desplomó, sintió el dolor intenso de una herida en la pierna derecha. Sangraba y sufría de dolor.

Su hermano Ala y su hermana Ismat, en busca de socorro, se acercaron a carretera, situada al noroeste de la casa. Habían atravesado ya algunas casas y recorridos algunas callejas hasta llegar a la gran calle. Estaban en descampado. Dieron gritos pidiendo auxilio. En ese momento un disparo los fulminó. Los cuerpos se desperdigaron en decenas de metros. Los cadáveres estaban irreconocibles. Cuando dos días después algunos vecinos volvieron al barrio y al no encontrar a Amira la dieron también por muerta. Creyeron que los restos de cuerpos humanos dispersos también eran los de Amira.

Con ese tercer disparo y al constatar que sus hermanos ya no gritaban más, Amira pensó que los habían matado. En ese momento Amira Alqarem decidió ponerse al abrigo y volver a la casa para refugiarse. Llena de miedo, con mucho trabajo se arrastró hacia la casa. En ese momento hubo una cuarta explosión. Amira vio que las piernas del cadáver de su padre fueron arrancadas.

Extenuada por el dolor, Amira se quedó dormida en la veranda de su casa. Al día siguiente se despertó y como pudo fue a beber agua de la cañería.

A partir de ese momento, Amira no va a tener otra idea, ni ninguna otro propósito que de buscar ayuda. Se acercó al cuerpo de su padre para tomar su celular, pero no funcionaba. Su voluntad le dio la lucidez para extraer el chip del celular. En ese momento decidió ir a la casa de una tía que quedaba a unos quinientos metros de la suya. Se arrastró todo el día, iba protegiendo su pierna con un plástico. Pero al llegar encontró la casa de su tía totalmente vacía. Amira se quedó dormida en la calle.

Al día siguiente, descubrió una casa que conocía. Era la casa de un periodista. La hija del periodista era amiga de su hermana Ismat. Amira pudo entrar a la casa pues el cerco estaba parcialmente roto. Bebió el agua que había quedado en una botella. Encontró cojines y vestimentas, se acomodó, extenuada perdió varias veces el conocimiento. El 17 de enero el dueño de la casa, Eid Imad, volvió a eso de la una de la noche, aprovechando que los tanques habían recibido la orden de retirarse. En la casa encontró a la muchacha, desangrando y sufriendo de su herida. La condujo de inmediato al hospital de Shifa. Allí la atendieron y cuando su estado se estabilizó los cirujanos pudieron intervenir para tratar su pierna.

Desde el mes de julio Amira Alqarem se encuentra en Francia para recibir nuevos tratamientos y largas sesiones de reeducación. Esta es su historia. Amira sobrevivió. Y ha decido exigir justicia por la muerte de su padre, de su hermana y de su hermano. Todos víctimas civiles.

Ayer, 31 de agosto, en La Haya, por primera vez un juez internacional recibió la demanda de una menor contra el Estado de Israel. Es también la primera vez que una persona particular interpone querella ante esta Corte Penal Internacional.

Amira Alqarem comienza ahora un nuevo combate. No podemos dejarla sola. Ayer un grupo de militantes y amigos la acompañaron hasta La Haya. Hubo una reunión de prensa en una sala de un hotel cercano a la Corte. Luego un pequeño desfile la acompañó hasta el edificio de la Corte, en el 174 de la calle Maan. Al salir la vimos contenta, sonriente. El juez le había dado un recibo que confirmaba el depósito de su querella contra el Estado de Israel por "crimenes de lesa Humanidad y crímenes de guerra". Ahora empieza todo el proceso. Aparecerán obstáculos, nosotros debemos permanecer vigilantes y exigir justicia para Amira Alqarem y su familia.


3 comentarios:

  1. Anónimo6:59 a. m.

    Amira Alqarem es posiblemente la víctima civil, (al menos) número 2,500.000 del ejército israelí representante de un estado genocida. Luego del acto protocolario de la aceptación de la querella viene el largo proceso de depuración en el que, como Usted muy atinadamente advierte, aparecerán obstáculos, cosa que ya hemos visto en procesos anteriores como en el caso contra Ariel Sharon. Estos obstáculos son generados por el poderoso lobby israelí internacional que posee gigantescas vinculaciones y es capaz de ejercer enorme presión sobre instituciones y personas.
    Este estado de cosas no augura un futuro satisfactorio para ver justicia en el caso de Amira y esto debe de conducirnos a buscar opciones diferentes para contrarrestar ese poder del lobby israelí, debe buscarse en acciones de tipo individual y colectivo como lo propone Naomi Klein en su artículo “Israel: Boycot, Divest, Sanction”, de Enero 8, 2009, publicado en su blog Shock Doctrine.com.
    Otra acción complementaria importante creo, puede ser dialogar con judíos, pues creo que entre ellos debe de haber personas decentes que no comulgan y posiblemente antagonizan las acciones de este régimen genocida que gobierna al estado de Israel, y no tanto por la injusticia de esas acciones sino por el hecho de que eso va en contra del judaísmo mismo. Pero esas voces judías de protesta –si las hay- no se escuchan por ninguna parte. Francia, en particular, cuna y albergue de muchos judíos, debería ser un lugar donde esas voces deberían hacerse oír. En El Salvador carecemos de esa simpatía por el pueblo palestino porque hemos crecido con una especie de desconfianza hacia los palestinos que han llegado a nuestra tierra y ese sentimiento es más fuerte que nuestro interés por la justicia, de la que conocemos muy poco.
    Teodor Herzl habrá de revolverse en su tumba cuando su sueño se ha convertido en la pesadilla actual.
    Atentamente
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  2. Liliana CK , Paris12:26 p. m.

    No,Herzl , recontento! un colonialista como el Smith que fundò Rodesia: un estado judio baluarte contra la barbarie (musulmana/morena/mora etc); Sionismo no es judaismo y no que el judaismo sea mejor o peor que otras religiones o culturas -tiene de todo, humanismo y xenofobia, ingredientes bien repartidos en las doctrinas; hay judios o gente procediendo de familias judias que se maniestan publicamente contra la politica sionista de Israel; podes ver en: IJSN.NET en inglés pero hay tambien documentos en castellano y en UJFP.org, en francés; veras el despliegue de actividades de apoyo al pueblo palestino y las posturas de critica contundente hacia los aparatos sionistas en Israel y fuera.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:48 p. m.

    a Liliana CK :
    Merci.
    Kijo-t

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.