El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

02 abril 2010

La crisis de la política

Meterse en política. Hacer política. El diccionario académico en internet nos da varias definiciones de la palabra ‘política’. Más abajo las voy a copiar y comentar. En ninguna de ellas se advierte algún rasgo que permita tener una actitud negativa respecto a esta actividad, ni contienen alguna apreciación despectiva. Sin embargo en muchas sociedades cuando se habla de los políticos (de las personas que se “meten en política”) con mucha frecuencia se hace en tono reprensivo. En nuestro país muy seguido hay llamados a no politizar algún problema, en casos que conciernen a la sociedad entera, que incumben a muchas personas.


Entiendo que lo que se pretende con esto de “no politizar”, no se refiere directamente a la política como actividad social, sino que se quiere prevenir del aprovechamiento del “caso” por alguno de los partidos políticos o por alguna persona con pretensiones políticas. Me llamó mucho la atención un reciente llamado a no politizar la memoria de Monseñor Oscar Arnulfo Romero por temor a que no sea beatificado, porque eso puede obstruir el proceso de canonización. No quiero por el momento extenderme sobre este caso particular, simplemente de pasada señalo que la permanente presencia del prelado en la memoria y en el corazón de los salvadoreños es un hecho eminentemente político, derivado de las posiciones en defensa de los más pobres que tuvo el arzobispo salvadoreño. Sus amigos y sus enemigos (los tuvo y los sigue teniendo) supieron valorar de manera diametralmente opuesta su manera de encarar su misión pastoral.


Volviendo al tema, este tono despectivo, reprensivo no es neutro. En cierto sentido tiene una valoración moral: lo político, la actividad política se asocia con la ambición, con el egoismo, con las intrigas, con la ausencia de reales convicciones. Los principios, las convicciones se enarbolan simplemente para ocultar oscuras ambiciones personales o partidarias. La política se asocia a la mentira, al engaño, a la hipocresía, se trata de algo moralmente sucio.


¿Esta visión tiene su fundamento? Lamentablemente es imposible negarle bases reales a este implacable punto de vista. El fraude, el robo, las malversaciones que producen enriquecimientos ilícitos son corrientes y no obedecen al interés social. En muchas ocasiones han ocurrido asesinatos ligados a la actividad política. No me refiero aquí al asesinato originado por la represión, sino por rivalidades de intereses que suceden incluso entre personas del mismo campo político, entre miembros del mismo partido.


La cuestión que se plantea socialmente es la siguiente: ¿la amoralidad es un atributo obligatorio, inherente de la actividad política? La respuesta a esta pregunta tiene repercusiones inmediatas en la vida social de las comunidades. Es innegable la importancia de la respuesta que se dé a la pregunta, al mismo tiempo responder implica asimismo una toma de partido moral y político. Por ello que sugiero que el tono reprensivo no es neutro, ni tampoco transparente o motivado exclusivamente por los hechos inmorales que he señalado. Esta actitud negativa es también inculcada, basándose evidentemente en los rasgos negativos aludidos, pero que persigue al mismo tiempo mantener alejados de los asuntos políticos a las mayorías. Esta actitud permite darle al asunto político el carácter fatal de la deshonestidad. Es por eso que se dice ya casi como un aforismo que “el poder corrumpe”. Si el “poder” corrompe, el corrompido es una víctima de las circunstancias.



Crisis global


La crisis actual de la sociedad capitalista es global, abarca todos los aspectos de la actividad social. No debe extrañarnos que la política sufra también las consecuencias de la crisis. Es por ello que es urgente analizar los aspectos políticos de la crisis del capitalismo. Arriba me referí a la definición que da el diccionario académico, se trata de definiciones de la palabra, sin entrar en detalles, ni darnos el concepto que se usa en las ciencias sociales. En la economía lexicográfica, los académicos han decidido darnos tres definiciones distintas, separadas. Estas separaciones tienen su explicación ideológica y no realmente semánticas. La primera definición tal cual aparece pudiera presentarse como la parte noble de la política y al mismo tiempo la más abstracta (teórica). El diccionario dice que “política” es “Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”. Cada uno de los sustantivos iniciales de la definición nos conducen hacia campos y actitudes diferentes, con distintas valoraciones. La palabra ‘arte’, por ejemplo, nos indica cierta pericia que se puede adquirir, pero que también se puede tratar de una predisposición, de un don. Al mismo tiempo podemos ligar el arte a la maña, a la astucia. Es precisamente esto último, lo que retienen sobre todo algunas personas de las doctrinas políticas de Maquiavelo.


La que he empleado para referirme al filósofo italiano, ‘doctrina’ implica una actividad intelectual que puede estar separada de la práctica, no es obligatorio, el mismo Maquiavelo es un ejemplo de un político activo y teórico. Doctrina implica ciencia, sabiduría, enseñanza. Al contrario “opinión” tiene la desventaja de recoger los aspectos negativos de la subjetividad.


La segunda definición se refiere a lo que en primer lugar tenemos presente en nuestra mente cuando hablamos de política: “actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos”. Por supuesto que estas personas tienen su arte, su propia doctrina y opinión sobre la política y las aplican en su gestión de los asuntos del Estado. Hay que señalar que esta definición enuncia claramente el principal punto, el aspecto fundamental de la política: “regir los asuntos públicos”.


Los académicos nos ofrecen otra definición de “política”: “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo”. El ciudadano, el común de los mortales, don Juan de los Palotes no tiene arte, ni doctrina políticas, según los académicos apenas pueden intervenir “con su opinión”. Pero además su intervención no es permanente y lo hacen cuando opinan, cuando votan. Esto limita enormemente la actividad de los ciudadanos (prefiero el plural, la metonimia se presta a muchos equívocos). No obstante la definición académica es abierta, pues a la opinión, al voto han agregado un indefinido “o de cualquier otro modo”. Esto me parece capital, pero sobre esto voy a volver más tarde, adelanto que en este “cualquier otro modo” se centra la posibilidad de la resolución, de la superación de la crisis de la política.


Una de las manifestaciones de la crisis de la política es la pérdida de confianza de los ciudadanos en la actividad de los políticos. Esta desconfianza se ha manifestado de manera creciente en el desinterés que muestran los electores en su participación en las elecciones. En la ideología de la democracia burguesa, uno de los principales pilares es justamente el sufragio, que empezó siendo limitado a los que pagaban mayores impuestos, a los que pertenecían a las clases dominantes y sus allegados. Poco a poco se fueron ampliando las capas sociales que tenía derecho a emitir sus votos, hasta llegar por último al voto femenino y volverlo universal. El voto es la justificación de la actividad de los políticos, es en el sufragio de donde la democracia representativa obtiene su legitimidad. El voto es un momento central, es el rito por el cual los ciudadanos delegan el poder a los políticos. La pérdida de confianza en este acto, además de debilitar la confianza y disminuir la legitimidad del poder político, deja cada vez más al descubierto el inmenso hiato existente entre los ciudadanos y sus representantes. Más allá del incumplimiento de las promesas proferidas durante las campañas electorales, se trata de las consecuencias en la vida real y cotidiana que tienen las decisiones económicas y políticas.


La crisis del sufragio, momento crucial de la democracia burguesa, ha venido a manifestar claramente el carácter clasista del Estado. No todos los ciudadanos tienen el mismo nivel de consciencia de este hecho, no obstante la crisis económica obliga a los políticos a tomar decisiones que entran en conflicto con el interés común. Otro pilar de la ideología de la dominación burguesa es que el Estado es el garante del interés común, que es el organismo que vela por los intereses de toda la nación. Es por esto mismo que el tema de la unidad nacional es recurrente en los momentos de crisis política. No crean que este tema es un invento de Mauricio Funes, lo han usado los presidentes anteriores del partido ARENA, lo usan los presidentes de otros países como Italia, Francia, Alemania, España, los Estados Unidos, etc. Se trata de un tema común a las clases dominantes y a sus representantes.


Al mismo tiempo este desaliento, esta pérdida de confianza, esta apatía, este sentimiento de sentirse abandonados de los políticos por parte de los ciudadanos, casi como una sorprendente paradoja, se acompaña con el surgimiento de nuevas y profundas aspiraciones participativas. La puesta en duda de la eficacidad de la delegación del poder, de la falta de control de las decisiones gubernamentales, la imposibilidad de influir en esas mismas decisiones una vez pasado el voto, ha ido creando en la ciudadanía la ambición de cambiar, de transformar los mecanismos mismos de la toma de decisiones. Es por ello que las aspiraciones participativas por lo general son matadas en el huevo mismo.


La gente se da cuenta cada vez más que los políticos no se sienten los representates del pueblo, que no consideran sus funciones como una delegación del poder popular. Los políticos mismos han interiorizado el sentimiento de sentirse los detentores genuinos del poder y apenas si recurren al sufragio como a una simple ceremonia, como a una simple formalidad.


La crisis de la política salvadoreña



En nuestro país los presidentes de ARENA se comportaron como si se les hubiera entregado el poder para usufructo personal, como su patrimonio. Las clases dominantes soportaron esta conducta, porque al mismo tiempo ellas podían seguir beneficiando de los favores del Estado y seguir comportándose como los dueños de El Salvador. El presidente actual, ya desde la campaña electoral, manifestó justamente esta actitud repetidas veces. Sus repetidas afirmaciones en que era él, Mauricio Funes, el que iba a decidir en última instancia, relegando a su propio partido, a los miembros de su gobierno, a sus consejeros a un papel más que subalterno respecto al poder que iba a recibir. Una vez en funciones, su actitud no ha cambiado de forma, ni de contenido. Se comporta como el dueño del poder.


Para los que hayan olvidado un hecho significativo, las proposiciones de las mesas consultativas organizadas por el FMLN, dijo el candidato Funes que iban a ser “insumos” para la reflexión de su equipo. A esas mesas se supone que acudía la gente del pueblo, la que iba a votar por él, es decir, la que le iba a confiar su poder, no dárselo en propiedad. ¿Pero por qué Mauricio Funes iba a conducirse de otra manera? ¿Acaso los políticos, los dirigentes del FMLN no practican también la política de la misma manera? ¿Acaso las negociaciones que llevaron a cabo con Funes, no eran muestra de esta misma ideología? El secretismo es parte de la política burguesa, otro de sus pilares.


La crisis de la política salvadoreña es palpable. Las declaraciones del Sánchez Cerén y de Medardo González en los festejos del primer aniversario de la elección presidencial, las declaraciones de diversos dirigentes en las celebraciones del aniversario del PCS, las declaraciones en México de Medardo González muestran que es necesario buscar una salida al disfuncionamiento político. Pero la crisis se manifiesta también en la restructuración de los partidos de derecha, en sus conflictos, en su indecisión, en sus dudas. La crisis se manifiesta en la actividad parlamentaria, en la tardanza en tomar decisiones para elegir a funcionarios como el Fiscal General, los miembros de otros organismos judiciales del Estado.


Pero la principal manifestación de la crisis política es precisamente en que todo esto puede conducir a manifestaciones violentas. Los ciudadanos han visto que sus aspiraciones son burladas, que nadie asume la responsabilidad de resolver sus problemas más sentidos. Pareciera que la “gestión de los asuntos públicos” no lleva a la satisfacción de sus demandas.


Esto es justamente lo que dice el diccionario académico, cuando afirma que “el ciudadano interviene en los asuntos públicos... de cualquier otro modo”, además del voto y la emisión de opiniones. Todas las pretendidas reformas del Estado han llevado a lo mismo, a callejones sin salida. La resolución de la crisis política reside en encontrar esos “otros modos” de intervención popular. ¿A quién le corresponde buscarlos? Por supuesto que a los ciudadanos.


Pero en esto hay que tener cuidado como formulamos las cosas. Si he puesto en entredicho el discurso de la “unidad nacional”, no me voy a referir a los ciudadanos como si todos tuvieran los mismos intereses. Para muchos la crisis tal cual se manifiesta les conviene. En algunos países las clases dirigentes buscan precisamente la despolitización de la población. En los Estados Unidos, que se erige en el paladín de la Democracia, la abstención es una vieja y muy enraizada tradición, los inscritos en las listas electorales son una minoría y los que acuden a las urnas son aún menos. No obstante las temporadas electorales son espectáculos circenses que entusiasman al “populacho” como los gladiadores a la plebe romana. En muchos países europeos se busca eso mismo, un bipartidismo estéril y la ausencia del pueblo en el ejercicio político. Este es el peligro. Esta apatía conduce fácilmente a la marginación social de amplias capas de la población. La dominación de la burguesía se ve facilitada por este fenómeno de desisterés en los “asuntos públicos” por parte de los más necesitados.


Es por esto que es necesario buscar esos “otros modos” de intervención popular, pero que no aparten del voto. Pero debe tratarse de un voto con mayor consciencia política, por programas elaborados no por equipos en reuniones secretas, sino que programas ampliamente deliberados por los ciudadanos, en reuniones públicas. Los candidatos a cualquier función debe saber que se trata de una delegación. Esos “otros modos” deben tener sus propias instancias, sus propias reglas, instancias y reglas instauradas por los mismos ciudadanos, de manera transparente y profundamente democráticas. Porque la crisis de la política va aparejada por ese surgimiento de aspiraciones nuevas. ¿Qué papel puede jugar en esto el partido político?

5 comentarios:

  1. Anónimo12:47 a. m.

    Buenas don carlitos. aqui le escribo de un cafecito internek de la fresca canada. siempre me vengo a zampar a este lugar porque el ambiente es bien chivo y el cafe con pan es baratieri.

    pues leyendo su comentario, la verdad es que alla la majada mira con reprension a los politicos. incluso la majada dice que la politica es shuca, sin caer en cuenta que ella es una ciencia y que politica es la interaccion entre las gentes, vedá. mire carlitos si yo al pedirle rebaja a la cipotona canadiense en el café, ahi yo ya estoy haciendo politica con esta mamayita, verdá.

    la verdad es que la majada chuñuda y enyinada tiene razon, pero al mismo tiempo no la tiene. el volado es que como solo cerotes oportunistas hemos tenido como politicos, tonces la majada no es pendeja, vedá, y sabe que esos babosos solo a componerse llegan a los puestos en el gobierno.

    de ahi el miedo, la evrsion y la desconfianza de la majada. no es lo mismo que un frances le hable a usté de politica a que lo haga un caborn que ni tiene para el bus y que solo talegueadas y hambreadas recibio cuando era chiquito.

    alla en las francias la majada come bien, los cipotes son cholotones y chiquitos los mandan a la escuela. con educacion solida esos franceses no son cinco de yuca y no cualquier pendejo los va a domar, verdá?

    Anque le vua decir que los pueblos, todos los pueblos, pues, algunas veces la cagan, se equivocan pues y zampan al poder a jueputas como el zarcosi ese que le chupa las talegas al bush, verda?

    entonces yo no creo que sea culpa de la majada sino de la mala educacion y la ignorancia.

    vaya pues, ahi le mando saludos y aver si publica mi analisis. gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que todas las razones expuestas en el artículo, son las que hacen que mi concepto de Ciencias Políticas sea un oxímoron. Graciosamente, el artículo me ha recordado del libro VIII de La República de Platón.

    Un abrazo don Carlos, muy buen artículo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:36 a. m.

    Como siempre, don Carlos, su apreciacion siempre atina en buena proporcion. La politica en latinoamerica siempre a sido vista como una gluitinamiento de personas sin algun escrupulo para hacerse de un capital mal habido de los dineros de el pueblo. Sin embargo ese punto de vista es el que permite que siga asi. La democracia es responsabilidad de todos sus ciudadanos, no todos tenemos habilidad en la politica, pero si tenemos la palabra para opinar, recomendar, reprender, denunciar y votar en las decisiones que como pueblo tenemos que hacer.

    Estos dias he visto muchos comentarios en otros blogs con lamentos, decepciones y perdida de esperanza en el actual gobierno. No los culpo, pero somos el pueblo mismo a quien tenemos que hecharnos la culpa por permitir que la clase politica se haya vuelto una oligarquia politica, de un grupo de politicos con el unico fin de buscar su propio beneficio en detrimento de dejar a sus ciudadanos a su propia suerte.


    Ahora recordando el momento de las elecciones, unas palabras que escuche una vez "Los que estan en los gobiernos cambian, pero siempre se siguen robando las gallinas"

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:36 a. m.

    Como siempre sus interesantes artículos mueven a la reflexión y éste lo es en especial grado dada la naturaleza del tópico que hoy aborda.
    Más allá de las definiciones académicas, la política, el quehacer político es inherente a toda actividad humana. Cada simple acción individual ya sea espontánea o premeditada tiene lugar en un contexto social y por ende influye sobre nuestro entorno.
    Como usted muy bien lo apunta, nuestros sistemas de gobierno basan su supuesta legitimidad en el voto ciudadano, consideran que esa delegación los legitima como dueños del poder por lo que actúan a su entera discreción, generalmente a expensas de los intereses de aquellos que los llevaron a sus cargos mediante su voto. Este desencanto es sin duda la causa de la pérdida de confianza en los políticos en sí y en el sistema, amén de los desmanes perpetrados por lo individuos en los puestos públicos. Este punto Usted lo enfatiza muy claramente cuando nos dice:
    “La gente se da cuenta cada vez más que los políticos no se sienten los representantes del pueblo, que no consideran sus funciones como una delegación del poder popular. Los políticos mismos han interiorizado el sentimiento de sentirse los detentores genuinos del poder y apenas si recurren al sufragio como a una simple ceremonia, como a una simple formalidad.”
    Ahora, ¿Cómo es que los políticos han logrado esto?, me refiero a la interiorización de ese sentimiento. Simplemente así y porque sí han decidido ese “Aquí yo mando y yo ordeno”? Tal parece que eso incluye una cierta sagacidad de parte de los políticos moviéndose dentro de un sistema que lo permite y más que todo ante la cara de un pueblo que se los permite, un pueblo que no tiene la voluntad o la capacidad de reclamar honradez de parte de sus representantes, porque el sistema no se los permite.
    Así las cosas, me es difícil entender su afirmación:
    “Es por esto que es necesario buscar esos “otros modos” de intervención popular, pero que no aparten del voto. Pero debe tratarse de un voto con mayor consciencia política, por programas elaborados no por equipos en reuniones secretas, sino que programas ampliamente deliberados por los ciudadanos, en reuniones públicas”, pues ese voto es al que le vuelven las espaldas los políticos, ese voto es el simple recurso del que se valen para llegar al cargo público y por muy elaborado que éste haya sido no deja de ser un mero ejercicio de forma, esto visto desde el ángulo del político candidato.
    Todo lo cual nos lleva al punto inicial de todo este elaborado discurso político, o sea que un pueblo carente de educación está condenado a seguir siendo víctima de los astutos políticos gangueros que pululan nuestro medio y no se trata simplemente de educación básica, sino que se trata de crear una conciencia socialista, una conciencia de clase en este pueblo nuestro.
    Como siempre, con mis respetos,
    Atentamente
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:20 p. m.

    El FMLN es tan responsable como Funes. El FMLN quería ganar a toda costa (ganar? para qué?). La ausencia de una estrategia revolucionaria del FMLN se confirma con la presente bancarrota de su estrategia gubernamental.

    Estamos viviendo las consecuencias de una larga historia de abandono del rumbo. Después de la ofensiva de enero de 1981, cada organización y el FMLN en su conjunto, omitieron, mintieron al pueblo, disfrazaron como “triunfo” las batallas (con las que no querían tomar el poder), la firma de los acuerdos (16 de enero de 1996- con el que pactaron un paquete reformista); y desde 1994, cada elección (tanto las que ganaron como las que no ganaron).

    Estamos frente a un gobierno que es una estafa. Estamos frente a un partido que no es realmente revolucionario y que es co- responsable de esa estafa. El FMLN no es un Santo Niño de Atocha “engañado por el “pérfido” Mauricio Funes.

    El problema es la ausencia de un partido revolucionario, de una estrategia revolucionaria y de una formación integral de valores revolucionarios. El pleito de Mauricio Funes con el FMLN es preocupante, pero no es el problema esencial.

    Es una pérdida de tiempo estar aconsejando al FMLN para que se porte bien, que aprenda, que se enmiende, que cambie. El problema no es administrativo; por tanto, los consejos para gobernar bien son inoficiosos. Además, que el FMLN se convierta en revolucionario necesitaría de una revolución interna que no dejaría mucho salvable.

    LA ALTERNATIVA: FORJAR LA ESTRATEGIA Y ORGANIZACIÓN DE LIBERACION HACIA EL SOCIALISMO

    La alternativa no es revivir el pasado rendir culto poner parches al FMLN elevar a otros oportunistas. La alternativa es:

    1 partir casi de cero, y de lo simple a lo complejo

    2 demostrar al pueblo que el electorerismo no es la alternativa sino la lucha política integral de varios frentes; que el reformismo no es la alternativa sino la estrategia de liberación hacia el socialismo;

    3 forjar la organización revolucionaria, con la estrategia de liberación hacia el socialismo, con su programa revolucionario con su formación integral, de valores y principios.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.