El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

25 agosto 2009

¿Y el partido? Sssssssssss, duerme


Recuerdo que muchos me aseguraban que algunas de las declaraciones del candidato
Funes eran estratégicas… Explicando con esto que el candidato no quería asustar a cierta franja de la población, pero que una vez electo iba a tomar las decisiones que se imponen. Una de estas medidas era mantener el dólar. Otro ejemplo es su posición respecto al pasado. En todo caso, cuando dije que la tendencia social-demócrata era la que dominaba en el FMLN y que no fue casual que se escondieran detrás de la imagen mediática de Mauricio Funes para no declararse abiertamente sociodemócratas, muchos hasta se enojaron y se indignaron. Dije que la tendencia revolucionaria en el FMLN era minoritaria y que estaba aislada con la imposibilidad de reestructurarse. Entre algunos amigos mis afirmaciones sonaban mal. Se sentían heridos y recusaban enfáticos mis posiciones.


Pero los hechos son los hechos. Funes es social-demócrata y los que esperen de él algo más substancial, pues que desesperen, pero que no digan que nadie les advirtió, ni mucho menos que Mauricio Funes les mintió, que los engañó. No, Funes en esto ha jugado con las cartas descubiertas, su actitud durante la campaña fue clara: “yo decido, yo tengo mi equipo, voy a aplicar mi programa de gobierno”. Funes hizo durante la campaña una distinción muy clara entre su “programa de gobierno” y “el programa del FMLN”. Incluso los resultados y propuestas de las famosas “mesas” las declaró simple insumos de reflexión para su equipo.


Esto ultimo es muy característico de la ideología dominante. La burguesía siempre ha tratado de llenar de mucho misterio el ejercicio del poder, de presentarlo como algo muy inaccesible para el común de los mortales. Para gobernar hay que ser un perito, un especialista. Este halo misterioso de un sobredotado, de tener juntos todos los cabos que los técnicos de la burguesía nos ofrecen como una cualidad adquirida en instituciones superiores, la exhiben en discursos llenos de palabrejas que ocultan más que descubren o revelan. En todo caso, son los mismos que aconsejan y llevan a la sociedad al borde de la quiebra y luego se proponen de nuevo como consejeros para sacar del atolladero a las sociedades que ellos mismos llevaron al abismo. Pero esta empresa ideológica es vieja. La clase dominante siempre se presenta como la predestinada a gobernar, a dirigir. Lo hizo la nobleza. Lo práctica hoy la burguesía.


Lo que es extraño en nuestra realidad: el pasado presidente no era ni siquiera bachiller. No obstante nadie se lo sacó en cara, pues él se encargaba por sus permanentes declaraciones publicitarias de exponer su ignorancia. Esto funcionó. Saca despuntaba en popularidad. La publicidad era su fuerte. Supo estar presente en las pantallas, declaraba lo que se le antojaba, anunciaba lo que no hacía, negaba la evidencia, describía nuestro infierno como un paraíso. Su permanente presentarse en las pantallas, en las radios y en las primeras planas, algunas personas ingenuas consideran ahora que éso era transparencia informativa. Esto se asemeja tanto al infinito fondo de la tontería.


Funes va a gobernar con su equipo, consultará siempre a su equipo y aplicará una política de permanencia de esta sociedad. El cambio que prometió es una mejor distribución de la renta. ¿Pero de qué renta? No crean que se trata de la renta nacional. Se trata de la renta del Estado y eso es todo. La política social del gobierno de Funes tendrá como eje limitar los estragos de la sociedad capitalista. Bueno, en la medida que sus asesores tomen o no en cuenta las exigencias de la ANEP y sus consejeros de FUSADES.


La preferencia por los pobres... Ya algo hizo. Funes ha repartido “títulos de propiedad” a familias pobres, a campesinos que han luchado durante años por obtenerlos. Funes vino y se los entregó, como un gesto suyo, paternalista, como una prebenda del Estado-Funes. Esto es muy normal, se comporta tal cual debe comportarse un discípulo de Lula.


Algunos se preguntarán y a todo esto ¿qué pasa con el Frente? Pues el Frente está bien, gracias. Tiene ministros, está en el poder con un flamante aliado, que aceptó entrar al partido y que no escandalizó mucho a las bases. Estos ministros van a hacer la cacha. El vice-presidente ha anunciado algunas medidas, está ya implementando algunas, los uniformes, los zapatos, los bolsones con útiles para los estudiantes de primaria y secundaria. Son medidas sociales, importantes, esto no se puede echar al trasto de la basura. Ha anunciado que pasará al régimen de salarios a los maestros que estaban bajo contratos temporales. Desea reducir el analfabetismo de un 14% (oficiales) hasta un 3 ó 4%. No voy a citar al resto de ministros. Creo que cada uno ha anunciado ya algo. Que lo hacen viendo en el retrovisor para mirar que cara pone el Señor Presidente, eso es otra cosa. El presidencialismo es la esencia de nuestro régimen republicano.


¿Eso son los ministros, pero el partido? Oh, el partido... el partido duerme, la dirección se ha reunido y por el momento no han hecho público lo que trataron. En el último material del sitio oficial del FMLN he visto una letanía de leyes votadas en la Asamblea. Ningún detalle del contenido de las leyes. Bueno, creo que el FMLN como partido “revolucionario” cumple a perfección su papel de social-democracia.


¿Y entonces la gente? Pues la gente tiene que despertar a los que duermen. Tiene que organizarse en sindicatos para defenderse, pues el cambio no va a caer del cielo. Organizarse en los barrios para obtener lo que hace falta. Bueno, el pueblo tiene que seguir reclamando lo suyo.

9 comentarios:

  1. Excelente analisis don Carlos, concuerdo con ud al 95%. Ud sabe uno no puede estar siempre deacuerdo al 100% con otra persona.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:59 p. m.

    Jajaja, totalmente de acuerdo. Tenemos que salir de la infancia y darnos cuenta que tenemos que hacer algo por nosotros mismos, no esperar la cucharada a la boca solo por llorar. Los políticos sólo están para acomodarse en sus asientos comodísimos, prender el aire acondicionado y llamar a la secretaria(supermodelo).

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:13 p. m.

    ahora entiendo los tontos fuimos nosotros que aun y cuando funes dijo la verdad, esperabamos actitudes radicales y de corte chavista

    pero sea como sea ni mauricio funes mi el FMLN tienen mas mi apoyo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:35 p. m.

    Muy buen análisis.

    Aquí la única radicalidad que percibimos es la radicalidad de nuestra decepción, nuestro desencanto extremo, nuestra desilusión mayúscula, nuestra desazón manifiesta.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena puntada, eso se llama estar con los pies en la tierra.

    Nada de pajarito preñados. Una amiga me decía en tono de desncanto.. "..mirá y a ese señor que han puesto de ministro..." (no voy a comentar cuál ministerio.

    "Mirá le dije, si para que el trabajo se haga bien depende en su mayoría de los empleados, ACTITUD de hacer bien las cosas y ejecutarlas es lo que falta"

    Dos fulanitos hacen el mismo trabajo, a uno le meten 2 denuncias mensuales por maltrato al cliente, y al otro le agradecen como que fuera médico que les curó el cáncer.. ACTITUD DE HACER BIEN TU TRABAJO, eso hará que las cosas cambien.

    INVERTIR LO QUE TENES QUE INVERTIR
    GASTAR LO QUE TENES QUE GASTAR
    EJECUTAR LO QUE TENES QUE EJECUTAR
    AHORRAR LO QUE TENES QUE AHORRAR

    ESO ES EL CAMBIO, POR LO MENOS AL PRIMER NIVEL.. calma piojos que vamos empezando.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:57 a. m.

    Don Carlos:
    ¿Entonces, cómo fue que el pueblo aceptó este espejismo? ¿Cómo explicarse la ingenuidad del pueblo al manifestarse en las urnas?
    No cabe duda que hay dos factores esenciales para la respuesta de estas interrogantes:
    1- El Salvador es un pueblo deseoso de cambio pero con muy poca visión de la naturaleza del cambio, es decir la esencia de lo que se puede entender por cambio.
    2- El Salvador es un pueblo sin educación política, por tanto no acostumbrado a los intringulis de la filosofía política imperante y por tanto es presa fácil de espejismos presentados como realidades. Este pueblo no es consciente de su propia realidad; si acaso sabe que está mal, pero no qué tan mal y por ende no discierne la posible solución a sus problemas.
    Se vuelve imperativo la educación de ese pueblo, es mediante la divulgación de ensayos como el que Usted nos regaló en su entrega anterior, “objetivar nuestro pasado", que un pueblo puede empezar a salir de estado nebuloso.
    Yo le pregunto don Carlos, sin ánimo de irrespeto, ¿Cómo se hace conocer Usted en ese medio, es decir, en el ámbito salvadoreño? ¿Ha notado el impacto de su discurso en el medio salvadoreño? Mis preguntas tienen por objeto incidir en su participación como educador de la población salvadoreña, que tanto la necesita. Un pueblo ignorante está condenado a ser víctima de la demagogia de falsos líderes. La insinuación que usted hace sobre la organización de grupos con intereses populares puede ser efectiva siempre y cuando se formen líderes comunales que tengan visión clara de sus objetivos, He allí la necesidad de educación. Un individuo o un pueblo ignorantes no pueden tener la capacidad de autoconsciencia.
    Con mis respetos,
    Atentamente
    Kijo-t

    ResponderEliminar
  7. Mira Carlos, no hay que complicarse tanto.

    De Funes no se esperaba más de lo que prometía. En eso estabamos claros y era URGENTE SACAR A ARENA DEL EJECUTIVO. No sé si vos abrigaste esperanzas desmedidas.

    El tipo ha sido consecuente con la línea que definió cuando era candidato. A nadie ha domado o enganado.

    De lo de que sí hay que estar vigilantes es de que CUMPLA LO QUE PROMETIO.

    Por otra parte, creo que algunas espectativas se derrumbaron con las actitudes de la camarilla que lo rodea. Ahí es donde creo que la cosa se está queriendo desviar, al pactar con la derecha. Qué es eso de las encerronas con Cristiani?

    Mira, hay cosas que casi nadie sabe. Les voy a contar una de ellas : Ya esta el CD, junto a los amigos de Mauricio y gente descontenta de Arena, así como pgente del PCN y PDC que ya van a desaparecer, queriendo transformarse en un partido que represente la tercera vía. Y por ahí viene la marginalización de la camarilla de Funes contra el Frente. A estos últimos los tienen callados y amordazados.

    Y, s­i, concuerdo con vos en que el FMLN ha dejado de ser un partido revolucionario; de entrada, al participar en el proceso electoral tipicamente capitalista y burgués, ya lo define como un partido...llámenlo como quieran.

    Pero hay que ser realista, que levanten la mano losque se consideren 100% puros marxistas y revolucionarios ortodoxos. Nombre, si en El Salvador 95% del pueblo le TEME al coco del Comunismo. Yo no soy Marxista ni Leninista ni mucho menos y me siento cómodo con un FMLN no marxista puro y duro.

    ResponderEliminar
  8. Carlos Funes, programaticamente, nunca dijo ser social demócrata, Funes es un liberal, liberal social.

    ARENA, el títere de los grupos de poder, nunca ha sido liberal, creo que ni lo entienden, la derecha y los grupos de poder no son liberales, se han servido de torcer el sistema a su favor, no saben competir en igualdades.

    La incógnita es saber como se define el Frente, sigue revolucionario (parece que no), cree en un Marxismo, o una socialdemocracia.

    Yo considero que las sociedades que han progresado lo han hecho con un capitalismo supervisado y con apoyo a lo social.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:08 a. m.

    Che, Carlos, te ves lindo con tu bufanda.
    ¿Hace frío en París? es maldito el capitalismo y la socialdemocracia.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.