El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

20 febrero 2008

Safié debe de renunciar

Me resulta muy difícil entender la actitud de la Fiscalía en el caso de los presos de Suchitoto. Durante meses mantuvo la acusación de terrorismo contra los ciudadanos capturados el 2 de julio de 2007. El plazo de investigación fue largo. La Fiscalía no obtuvo ni pruebas iniciales, ni pruebas concluyentes. En realidad esto corresponde a lo que uno podía esperar. Las pruebas no podían encontrarse, pues no había delito. Hubo arresto arbitrario y detención autoritaria bajo una acusación fantasiosa e irresponsable. Era una acusación intimidatoria que lanzaba el Ejecutivo a través de la PCN y la Fiscalía al movimiento social salvadoreño. Era una advertencia y una amenaza. Pero la reacción nacional e internacional fue fuerte e inesperada para el régimen de Saca y de Figueroa. Las protestas fueron inmediatas y enérgicas, muchas organizaciones levantaron su voz y protestaron, anunciando que no admitirían la continuación de los atropellos. La terquedad del Fiscal en mantener la acusación era una argucia, un truco, pensaron que la presión iba a cesar y que los presos iba a ser olvidados. Esto no sucedió. Incluso esta semana hubo manifestaciones en El Salvador y varios países de Europa.

La Fiscalía optó por tipificar el "delito" en desordenes públicos. Al cambiar el tenor de la acusación, la jueza del Tribunal Especializado de San Salvador se declaró incompetente. Lo extraño es que haya admitido sin pruebas constituir un juicio. Pero se trata de un Tribunal de excepción, su creación y su funcionamiento obedecen criterios políticos y no delictivos. Por eso no es de extrañarse la conducta anterior de la jueza. Ahora se ha vuelto simplemente la persona que admitió una larga detención injustificada, desde el principio injustificada.

Acoto aquí mismo que en el nuevo Código Procesal Penal es el fiscal quien va a determinar por su cuenta, sin la intervención de juez, la prisión preventiva de investigación. Esta puede durar hasta cuatro años. Esto simplemente significa que un inocente podrá permanecer legalmente preso durante cuatro años. He dicho legalmente, aunque salta a la vista la flagrante injusticia y el carácter despótico de esta disposición.

Pero esta semana los fiscales llegaron tarde a la cita y como es normal, sin la presentación oral de los actos de acusación, El juez de Paz de Suchitoto, José Mauricio Henríquez decretó libertad para los trece detenidos.

El diario Co-Latino nos informaba ayer que "El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Óscar Luna, quién llegó a apoyar a los procesados, dijo que la resolución es “justa, apegada a la justicia y que imperó el principio de la legalidad”.

Luna criticó que la fiscalía no llegara “porque demuestra un grado de irresponsabilidad, ellos tenían que estar presentes, eso de alguna manera abonó para la libertad de ellos”, añadió".

La actuación de la Fiscalía no merece otro nombre que payasada. Aunque si pensamos que hubo gente privada de libertad durante tanto tiempo, sería necesario, por simple honradez, por simple ética, que el Fiscal general Safié presentara su renuncia. Incluso, pienso que los ayer inculpados, tienen derecho a tornarse hacia los tribunales y exigir reparación.

1 comentario:

  1. Nunca debió haber sido nombrado. Pero ya que lo fue, debería renunciar. Si tuviera dignidad...

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.