El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

11 agosto 2007

Grupos criminales siempre han actuado con tolerancia de jefes: David Morales

David Morales, Asesor en Derechos Humanos. Foto: Roberto Márquez



Mirna Jiménez
Redacción Diario Co Latino

David Morales, asesor de Derechos Humanos, ex Procurador Adjunto de Derechos Humanos y abogado de Tutela Legal, recorre los antecedentes de los denominados Escuadrones de la Muerte de los 80 y concluye que estos se han venido mutando hasta llegar a grupos criminales y sicarios, que han venido actuando “con tolerancia de los jefes policiales”.

De ahí que al hacer un recuento de los expedientes abiertos en organizaciones como Tutela Legal del Arzobispado, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, todo indica que siempre ha habido consentimiento y tolerancia de jefes policiales y que no son casos aislados como se quiere hacer creer en el presente.

Esto se comprueba a partir de la captura de policías y expolicías que se hiciera recientemente, a quienes se les procesará por pertenecer a grupos criminales, que podrían haberse estado dedicando a limpieza social o al crimen organizado.

Luego de las capturas. ¿Cuál es su opinión de las autoridades policiales?


En un principio hay una dimensión positiva, por las capturas producidas y se ha expresado el compromiso de investigar, ahora bien, hay una insistencia muy reiterada de manifestar que se trata de un caso aislado, o de malos elementos que actúan de manera aislada, que de forma individual han cometido estos crímenes.

Ese análisis me parece que es simplista y no corresponde a las evidencias que las organizaciones de derechos humanos entre ellas Tutela Legal del Arzobispado y de la PDDH han recopilado a partir de muchos años.

¿Qué dicen esas evidencias?


Las evidencias, lo que nos da cuenta es que la práctica de este tipo de homicidios es sistemático. Tutela Legal documenta cada año la perpetración sistemática de homicidios que actúan con ese modus operandi, grupos organizados, con vehículos polarizados, hombres armados fuertemente, vestidos muchas veces con ropa de policías, hay una situación particularmente grave detectada entre el 2005 y el 2006 en el departamento de Sonsonate.

Evidentemente, estas operaciones deben de gozar de colaboración de grupos de policías y de la tolerancia de jefes locales, en algunos casos, se utiliza incluso recurso policial, hay casos en el departamento de Sonsonate que las víctimas antes de haber sido asesinadas habían sido acosados por grupos de policías.

Las características de estos crímenes permite concluir que se trata de verdaderos grupos organizados que son tolerados, si bien es positivo el caso de San Miguel, se está hablando de 31 homicidios relacionados solo eso a cuenta que no se trata de policías aislados.

En el caso de Sonsonate se trataba de un policía que tenía relación con la pandilla 18 y estaba eliminando pandilleros de la MS, esta explicación no es verosímil, porque el caso de Sonsonate refiere más de 3 homicidios. Solo Tutela legal documentó 7 a 8 homicidios el año pasado, con involucramiento de radiopatrullas y aparentemente bien organizados.

¿No podrían pocas personas realizar todas esta logística?


No es verosímil, por ejemplo, los precedentes históricos de “sombra negra” y otros porque no es el único caso… dan cuenta que el actuar es sistemático, que se trata de grupos que son tolerados, en ese sentido dimensiona la explicación del director Rodrigo Ávila, creo que no es aceptable que él debería de abrirse a la evidencia que han presentado las organizaciones de derechos humanos y la mismos medios de comunicación para investigar mayores jerarquías y donde se encuentra la tolerancia, no obstante, esto ha sido tan reiterado por muchos años que es probable que las más altas autoridades de la policía tengan anuencia por el actuar de este tipo de grupos incluyendo al mismo director.


¿El origen de estos grupos son para usted los Escuadrones de la Muerte de los 80?


Definitivamente, el origen de este tipo de prácticas está en la impunidad de los Escuadrones de la Muerte de los 80, que actuaban de manera generalizada, sistemática y masiva, eliminando personas, secuestrando, torturando, pero fundamentalmente ejecutando personas, sobre todo con fines de generar terror social y obviamente con fines de persecución política, aunque las víctimas no necesariamente eran opositores políticos, era un ataque indiscriminado contra la población civil, parte de la estrategia de contrainsurgencia, matanza de civiles, desapariciones forzadas, estas estructuras permanecieron intactas, había una red de decenas de paramilitares, escuadrones también integrados por civiles, combinados civiles y militares Escuadrones de la Red, dirigidas por Roberto D´Aubuisson, y en vista del enorme poder que tenían se garantizó su impunidad, los escuadroneros nunca fueron a juicio.

¿Pero, en esa época tampoco se conoció a profundidad los sectores que estaban atrás de esto?


Algunos fueron claramente identificados por la Comisión de la Verdad, y algunos otros por ciertos organismos, es decir, se conocía por ejemplo que las secciones de inteligencia, llamadas secciones dos, de los cuerpos de seguridad, los batallones élites, funcionaban escuadrones de la muerte, eran personajes involucrados, el Estado omitió su obligación.

La Comisión de la Verdad destacó que eso era gravísimo, que era todo un sistema, que jamás se desmontó, permaneció intacto y armado. Ya la comisión de la Verdad señaló los peligros que esas estructuras siguieran funcionando para la violencia política y que, además, incrementaran sus acciones vinculadas a la delincuencia común y organizada, porque ya los Escuadrones de la Muerte andaban en tráfico de drogas, armas, secuestros, este tipo de delitos era una metodología de autofinanciamiento para su operar criminal.

En el año 94 el grupo Conjunto para la Investigación de Grupos Armados Ilegales demostró plenamente que las estructuras seguían activas y que había una fusión ya muy grande de estas estructuras con la actividad de la delincuencia organizada y que potencialmente estas estructuras también se activaban para la violencia política, y comienza a surgir también el fenómeno del sicariato.

¿Los Escuadrones de la Muerte, actuaban también por dinero ?


Bueno, es una especie de sicariato, el sicariato alude a un asesino a sueldo, es decir, en un principio serían personas contratadas, que eran ajenas a las víctimas y al fin del contratante.
Los Escuadrones de la Muerte, tendrían el rasgo, propiamente, de asesinos a sueldos.

Eran estructuras que tenían privilegios y dinero y se lucraban de sus actividades, pero a partir de los 90 es más claro que pueden utilizarse, estructuras de delincuencia común y organizadas no grupos necesariamente que funcionen permanentemente para la violencia política, sino grupos de secuestradores, sicarios también para cometer asesinatos políticos, y esto queda demostrado en varios casos de la década de los 90, en la cual informantes de la policía que son civiles o excombatientes de los dos bandos actúan en una especie de sicariatos cometiendo asesinatos políticos.

El caso de Francisco Velis, tiene esas características, también el asesinato de Ramón García Prieto, donde puede observarse que están actuando gente estatales, miembros de la policía, incluida la nueva policía y ellos utilizan a estos civiles informantes como perpetradores de los asesinatos. Tutela Legal ha constatado que aún existen asesinatos políticos en El Salvador, Tutela Legal registró 3 en 2005 y 5 en el 2006 y en estos casos se han realizado por vicariato.

Eligio Andrade, dirigente del FMLN, en el Catón Mariona de Cuscatancingo, fue amenazado a muerte por el alcalde saliente, para las elecciones y quien presuntamente habría contratado pandilleros para que lo asesinaran.

¿Desde su punto de vista, la población puede confiar en que las autoridades van a investigar?


Las autoridades que son responsables de la investigación, tampoco gozan de credibilidad.

El director de la Policía, el inspector general de la PNC, al igual que el ministro y el viceministro se caracterizan por tolerar este tipo de prácticas, venir a decir que tienen voluntad, todo esto no les da credibilidad; además, la Unidad encargada de la Fiscalía, Roberto Delgado Montes, a quien la PDDH le ha documentado su involucramiento en validar procedimientos policiales que incluye torturas, intimidación y chantaje

3 comentarios:

  1. Anónimo5:43 p. m.

    Apreciable Sr. Abrego:
    El Diario de Hoy de San Salvado ha publicado un editorial, que me permito insertar en este comentario. La razón que me induce a ello es que el Sr. Altamirano, el editorialista, se percibe en este pais como el vocero de la derecha y su diario como el paladin de arena y por lo tanto nos está dando el punto de vista de un lado de la medalla. Yo creo que dicho editorial debería ser analizado y criticado por personas como Ud. para ilustración de este pueblo nuestro, que creo está dispusto a aceptar otrso cinco años más de lo mismo por temor a un cambio.
    Con mil perdones por irrumpir en su espacio.
    Atentamente,
    Gustavo

    "LA NOTA DEL DÍA
    Vaya compañía la que éste se ha buscado
    Miércoles, 8 de Agosto de 2007
    En ningún momento los rojos abjuraron de la violencia ni profesaron lealtad a los principios, prácticas y tradiciones de la democracia

    Mauricito "el rojo" ha declarado "sus simpatías" por el comunismo, el movimiento de Schafik, de los secuestradores Cayetano Carpio y la Mélida, de Belloso, Casetera y "Marcelo", de los matavacas y mataalcaldes. Al salirse del closet, dos cosas sorprenden: la primera, que el postulante crea que necesita confesar lo que una significativa mayoría de salvadoreños sabe desde que inició como entrevistador; la segunda, que no le avergüenza sumarse a un partido de corte totalitario que carga con un negro historial.
    Todo periodista al igual que todo ser humano tiene el derecho de sustentar ideas, de apoyar y afiliarse a movimientos políticos, de defender creencias. Pero una cosa es situarse al buen lado de la moral, de los principios cívicos, de las prácticas éticas y de la civilización y otra hacer causa común con los que predican y echan mano de la violencia, se valen del engaño para avanzar sus causas y buscan derrumbar la democracia y el Orden de Derecho para suplantarlas por despotismos.
    ¿Dónde es que existen los paraísos asentados en la doctrina y las posturas de la extrema izquierda salvadoreña? ¿En qué lugar de la tierra y en qué momento de la historia hubo un régimen comunista respetuoso de las libertades de la persona que además brindara a sus súbditos prosperidad, alegría y dignidad? ¿Cuáles son los grandes intelectuales, creadores de riqueza y empleo, personas de bien y ciudadanos ejemplares que militan en el comunismo aquí en El Salvador?
    Fuera de oponerse a todo, de predicar la revolución, de sembrar pesimismo y prometer lo inalcanzable, nadie conoce con exactitud, ni siquiera ellos mismos, lo que harían de positivo y de sensato de darse la desgracia de que llegaran al poder. En los municipios donde desgobiernan, la corrupción, la nula ejecución de obras de beneficio general, la práctica de malversar fondos públicos, la negativa a rendir cuentas, las compras amañadas y el reparto de empleos a sus compinches es lo que los caracteriza.
    En ningún momento los rojos abjuraron de la violencia ni profesaron lealtad a los principios, prácticas y tradiciones de la democracia ni se comprometieron a ajustar sus programas y esfuerzos a lo que el sentido común, la lógica y la decencia obligan. Lo único que guía sus actos y sus pasos es su propio provecho y el interés personal y sectario de sus cabecillas, capaces de vender a la madre o llevar a cabo una carnicería con tal de alcanzar sus objetivos.
    Hay reglas para la persona decente
    No hay ni instituciones ni sociedades perfectas, pero hay principios, tradiciones, valores y legados que son incorruptibles, que participan de lo eterno y que son el soporte y la referencia de todo lo que de noble, edificante, hermoso y positivo hay en el mundo de los hombres. Un individuo puede fallarle a su conciencia y errar por insensato, pero eso no resta validez ni esplendor a lo que la humanidad ha venido atesorando y que es la base de su progreso y sus grandes avances. Por el contrario, aunque se tengan o se crea tener buenas intenciones en lo que alguien emprende, si no basa su quehacer en lo que es bueno, lógico y decente, sólo fracasos y maldades puede generar. Todo salvadoreño debe pensarlo antes de acuerpar y propagar doctrinas propias de fanáticos."

    ResponderEliminar
  2. En cuanto a las investigaciones de los grupos organizados dentro de la actual policía, lo cierto es que no son nuevas las iniciativas, el caso es que dichas investigaciones cuentan con la incapacidad (o complicidad, tal vez) de las altas jefaturas, tal vez por el temor a aceptar que dentro de una institución que se supone debe velar por la seguridad, el ambiente es totalmente caótico, lleno de voluntades compradas o de voluntades llenas de temor por amenazas.

    Desafortunadamente, mientras las altas jefaturas de la insitución sigan en manos de miembros del partido en el gobierno, las cortinas de humo alrededor de hechos como éste, se seguirán tendiendo y los riesgos de los Escuadrones de la Muerte seguirán latentes.

    Saludos don Carlos

    ResponderEliminar
  3. Gustavo:

    El “editorial” del « Diario de Hoy » que has transcrito es simplemente un condensado del odio que tiene una clase contra un partido político y un periodista. El lenguaje es extremadamente violento, lleno de mentiras, de insinuaciones y de todos los estereotipos inventados por el Maccartismo.

    Este dueño de diario se ataca a un periodista, digo dueño de diario porque se me hace muy difícil calificarlo de periodista, por dos razones, por la calidad históricamente sangrienta de sus titulares de primera plana, la baja calidad estilística de sus escritos y la miseria informativa que caracteriza su diario.

    Este hombre que nos quiere espantar con el espectro del comunismo, que tanto él como sus ideólogos del Norte, han declarado muerto y remuerto mil veces. Nos quiere aterrar pintándonos hipotéticas futuras desgracias y no ve lo que todos nosotros vemos a diario en las calles de nuestras ciudades y en los caminos de nuestros campos: la miseria cotidiana de miles de familias. El terrible éxodo de nuestro pueblo hacia el Norte lo llaman “sueño americano” para ocultar que vivimos en una perenne pesadilla de vidas truncadas y despedazadas.

    Pero fijate bien que este dueño de diario pierde el hilo. Su propósito era desprestigiar y atacar a Mauricio Funes, pero su odio viceral lo aparta del tema de su escrito para llenarlo de la pobreza conceptual que lo envenena. Porque además de su odio, hay esa pobreza que no puede presentarse como pensamiento, lo que está defendiendo son los privilegios de una casta que se ha apoderado del país y que no quiere admitir que el país nunca les ha pertenecido realmente. Para poder gozar de su usufructo han tenido que torturar, asesinar y masacrar. La dictadura no es una cosa hipotética en nuestro país si gana las elecciones el FMLN, la dictadura ha sido realidad durante décadas, desde 1880 que se apoderaron de las tierras ejidales y empobrecieron al campesinado indígena, no existe una sola generación de salvadoreños que no haya sido víctima del despotismo de las clases dominantes. Y desde entonces han querido acallar toda voz que protesta, toda voz que trata de iluminar nuestras conciencias.

    Pero este pobre dueño de diario esta ahora simplemente cumpliendo lo que le han encargado en una reciente reunión de patrones y areneros, en la que participaron algunos dueños de medios de comunicación entrar en guerra, unos usando el lenguaje crudo y otros ya lo veremos pronto, que van a presentarse como moderados, como ajenos al régimen actual y proponiendo otro tipo de política. Se han dado cuenta, que tienen que jugar en los dos tableros, una el de la represión y la intimidación y el otro sacando del sombrero un hombre de consenso. Este hombre del consenso no puede ser Figueroa, todavía lo andan buscando.

    No creo que se pueda exigirle a Altamirano y cómplices imparcialidad, no creo que se les pueda exigir profesionalismo, no creo que se les pueda exigir un mínimo de ética. Ellos están enfrascados en una guerra ideólogica en la que hacen fuego con lo que se presente, la insinuación, el insulto, la calumnia y la mentira. De la misma manera que no se le pide peras al olmo.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.