El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

14 febrero 2011

Escobar Galindo analiza a medias

Las frases del editorial (El FMLN Y ARENA: vidas paralelas) de David Escobar Galindo suenan bonitas y hasta cierto punto aparecen como ciertas. Pero la verdad no admite medias tintas, no basta con darle colores relucientes a la fachada, hay que ir al fondo. En el análisis que Escobar Galindo llama “comprensivo”, afirma la necesidad de ir al origen y confrontar los destinos históricos de los dos principales partidos políticos de El Salvador.


La afirmación de David Escobar que ambas entidades surgieron en los inicios del “momento más traumático de la historia nacional, es decir, en las fases iniciales de la guerra interna ya en el terreno militar”, no es del todo falsa, pero se trata de una verdad renca. Con verdades que conjean es imposible alcanzar las metas que se propone el articulista: “entender a fondo lo que son, en su propio devenir, sujetos orgánicos fundamentales de la vida nacional como éstos”.


El problema es que ni el FMLN, ni ARENA aparecen en la realidad nacional como expresiones propias en un contexto dado, ambas organizaciones son el resultado del mismo proceso de la sociedad salvadoreña, un proceso largo y hasta antiguo. Escobar Galindo no se engaña, se trata de un enfrentamiento político. No obstante la expresión política de una de las partes fue siempre oprimida. La otra desataba toda la fuerza del Estado en una represión permanente. Escobar Galindo no es un jovencito, por la tanto no puede ignorar que desde los años cincuenta, en el país hubo desapariciones, se practicaba la tortura, las palizas, destierros y no existía la posibilidad de expresar públicamente una opinión divergente, discordante. Esto no se detuvo al pasar a la década siguiente. Lo que nuestro bardo llama “combustibles socieconómicos explosivos” vienen aún de más lejos, son más antiguos y tienen la espantosa realidad del hambre, la fealdad de la miseria. Es esta la realidad primera, pues al lado de esta miseria en el país ha existido una ostentosa y desvergonzada opulencia. Es para defender y preservar esta opulencia que van a surgir todos los órganos estatales de represión, la Guardia Nacional, La Policía Nacional, La Policía de Hacienda, el Ejército y los órganos paramilitares civiles, que fueron las tristes “patrullas cantonales”.


La lucha política popular fue clandestina y la represión espectacular. A medida que el tiempo avanza y que la situación económica, social y política se agrava, las aspiraciones crecen y el movimiento popular empieza a manifestarse con fuerza. La represión también crece. Esta situación social polar va adquiriendo formas definitivas. En el seno popular surge la necesidad de oponerle a la represión, a la privación de todas las libertades, la fuerza de la resistencia.


No obstante esta idea política no va a plasmarse ideológicamente con holgada facilidad. En el seno del pueblo, en su única organización política de entonces, el Partido Comunista de El Salvador (PCS) gran parte de dirigentes y militantes de manera enunciativa se proclamaban favorables a la lucha armada contra las dictaduras, pero en la práctica no se emprendía absolutamente nada en concreto para darle efecto. Creo que volver a este hecho político es necesario, pues explica mucho de lo va a suceder luego en el devenir del FMLN. Para que se planteara política e ideológicamente la necesidad histórica de la lucha armada fue menester una ruptura en el seno del PCS. Surgen las FPL. En el seno de esta organización se va a elaborar una ideología y se va a llevar adelante una política determinada, se enuncia la “guerra popular prolongada”. Pero la lucha armada aún no es lo fundamental en los inicios de los años setenta. Poco a poco van surgiendo organizaciones de masas capaces de movilizar miles y miles de salvadoreños. Es en el seno de estas organizaciones de masas que van a elaborarse las principales reveindicaciones económicas y sociales. Estas organizaciones no son únicamente profesionales o sindicales. Ellas asumen también papeles políticos, pues reclaman para el país la posibilidad de hacer política libremente y muchas de sus exigencias eran estrictamente políticas. La fuerza represora del Estado se va a desatar ferozmente contra ellas.


La guerra comienza también de manera paulatina, surgen pequeños grupos, estos van a crecer y se harán presentes en las manifestaciones como acompañantes, como protectores de los civiles que son atacados por las fuerzas represivas.


La derecha política también desata entonces su lucha ideológica, va volviendo más crudo su lenguaje, sabe que ante el crecimiento de las luchas populares es necesario también ocupar el terreno, salir con nuevas organizaciones. La oligarquía cuenta con las “patrullas cantonales”, perciben la necesidad de llevarlas a un nuevo grado de militarización. Es en los años setenta que van a surgir los “escuadrones de la muerte”, bajo distintas denominaciones, pero todas supeditadas a mandos militares y son las encargadas de subir la temperatura de la situción social. Todo esto va echando las bases en las que se va a desarrollar la guerra y en la que va ir adquiriendo mayores envergaduras. De pasada recuerdo aquí que desde los años setenta los consejeros y asesores militares estadounidenses están presentes y activos en el conflicto, son el “aliado estratétgico” del Ejército y del poder.


Pero la guerra ya está presente en los finales de las años setenta. Es falso que la guerra comenzó en enero de 1981. Es decir tanto el FMLN y ARENA no surgen en un terreno vacío como expresiones políticas inéditas. Constituyen ambas un paso más en el terreno político. El PCS fue arrastrado hacia la guerra por el inminente peligro de perder toda credibilidad y entrar en un absoluto aislamiento. El PCS dejó de un lado su lenguaje agresivo y hostil contra las organizaciones guerrilleras y opta por incorporarse.


La formación del FMLN no produce una unificación estratégica de lucha, al contrario desde el inicio comienza una batalla interna por imponer visiones opuestas. No creo que Escobar Galindo ignore a estas alturas que durante la famosa ofensiva “final” del 10 de enero de 1981 se manifestaron con toda agudeza las discordias internas, las distintas estrategias. La ofensiva no fue una derrota, ni una victoria contundente. En los dos estados mayores se proclamaron los triunfos. Pero esta ofensiva va a cambiar radicalmente el carácter de la guerra. Por un lado de parte del Frente se consolidaron las posiciones ya conquistadas y se agregaron otras substanciales, que incluso dio lugar a proclamar algunos territorios como “liberados”. El estado mayor del Ejército también se congratuló por el triunfo obtenido, pues al cabo de la ofensiva la dictadura seguía en pie. No obstante se dieron cuenta que ante una nueva ofensiva de mayor o igual fuerza no iban a poder resistir. Es a partir de este momento que la intervención imperialista va a ser determinante. Nuevas armas, aviones y helicópteros, mayor presencia de los asesores, incluso en el terreno de los combates y en la conducción de la guerra.


Pero a pesar de que el Comando Central del FMLN cantó victoria, en su seno prevaleció el análisis derrotista del PCS. Pues si hasta este momento el objetivo de la guerra era la victoria sobre el enemigo, derrotarlo para liberar al país de la dominación imperialista y emprender las reformas radicales para transformar la sociedad, en breves semanas este objetivo se transformó en obtener las negociaciones.


La injerencia estadounidense era tal que en los "Comités de Solidaridad" el énfasis de sus campañas era exigir el cese de la ayuda militar, de la ingerencia extranjera. Esta exigencia tomaba fuerza y contundencia en el mismo seno del pueblo de los Estados Unidos. No obstante la famosa Comisión politico-diplomática recorrió los principales países en donde crecía el apoyo popular hacia la lucha de liberación en El Salvador y la exigencia de cesar toda ingerencia, en esa gira los “diplomaticos” revolucionarios exigieron que se dejara de lado la lucha contra la injerencia y se pusiera todo el esfuerzo en campañas por las negociaciones. Esto tuvo repercusiones en la baja de la solidaridad.


Por otro lado, ARENA surge para radicalizar la política anti-comunista. En eso tiene razón Escabar Galindo, no es la Democracia Cristiana el principal enemigo, lo enfrenta, pero porque no conviene en la lucha contra el FMLN. Pero esta lucha no fue verbal, hubo masacres, asesinatos. ARENA fue una pieza clave en la guerra y en la recaudación de fondos para combatir al FMLN. ARENA fue un catalizador y un gran unificador de las capas de la población dominadas por la oligarquía, les dio un cuadro ideológico fuerte, cohesionador. Este cuadro perdura y ha sido eficaz.


Estos pocos datos que he agregado al resumen de David Escobar Galindo destacan que el análisis incompleto nos deja pocas posibilidades de entender. Pues ahora en la posguerra, ambos movimientos se han convertido en partidos políticos y se enfrentan como tales. El FMLN al cambiar los objetivos de la guerra tiene mayores facilidades de adaptarse a la nueva situación. Durante todo este tiempo se ha beneficiado de su aureola de organización revolucionaria, aunque ya no pretendía a cambios radicales. Entró de lleno al parlamentarismo, dejando de lado las luchas sociales, a dirigirlas, a provocarlas. Abandonó la batalla ideológica contra el capitalismo, contra el imperialismo. Me refiero en los actos, no en palabras.


Ambos partidos sabían de la necesidad de mantener un discurso agresivo hacia su rival, en esto el FMLN ha sabido luego de su triunfo desempeñarse mejor, poco a poco se ha ido adaptando a las capas medias, que al mismo tiempo conquistó para lograr el gane de las presidenciales, ahora trata de seducirlas proclamando la necesidad de guardar el sistema tal cual está. Mientras que ARENA durante sus gobiernos mantuvo el mismo discurso, no sintió a tiempo la necesidad de renovar sus argumentos, de cambiar su discurso. Por el momento, pienso que confían en su eficacidad. Es por eso que la prensa y los ideólogos de la derecha cierran los ojos y no quieren ver los cambios estructurales en la ideología y en la política del Frente, siguen presentándolo como un partido de la revuelta y de la revolución.


ARENA sufrió una derrota a la que no se había preparado. Al desboronarse el grupo que ahora constituye GANA, se paralizó, no pudo medir la necesidad de cambios para reconquistar el poder ejecutivo y legislativo. Sus partidos satélites en parte le voltearon la espalda, sin romper, convertidos ahora en electrones libres que gravitan al rededor del mejor postor. GANA se erige en una alternativa de derecha, tal vez lo logre, pero no puede ser tampoco un objetivo de corto plazo, por razones de historia. En El Salvador la derecha siempre estuvo unificada en un bloque monolítico. Este hecho pesa en los análisis que hacen en el COENA y en su actitud frente al gobierno de Funes. ARENA confía que su radicalismo puede ayudarle en su reconquista. En todo caso, ahora tiene dos frentes, uno por la hegemonía en la derecha, por conservarla y el otro por la hegemonía a nivel nacional y desplazar de nuevo al FMLN hacia la oposición parlamentaria.


Escobar Galindo no comparte esta estrategia de ARENA, el propone un cambio de actitud, un cambio de discurso, no le molestaría una dosis de moderación. Por el otro lado nuestro editorialista se da cuenta que el FMLN ha cambiado. Finge al forzar el paralelismo. Pero se le escapa justamente este juego de muchachones caprichosos, que tienen que comportarse como adultos, como Dios manda. Al hablar del FMLN no puede omitir que se ha adaptado, que ha entendido que las cosas no son como ellos querían que fueran antes de llegar al poder. En esto el ideólogo de la derecha es claro y no puede ponerse a jugar.


Veamos que nos dice del FMLN en el poder: “al FMLN porque se vio de inmediato que la victoria traía más desafíos que satisfacciones, y eso le exige un ejercicio de racionalidad que está muy distante de sus postulados más sentidos”. Para nuestro hombre de negocios, pues además de poeta, Escobar Galindo defiende intereses personales, obedecer las leyes del capitalismo implica un “ejercicio de racionalidad”, todo que vaya en contra es falta de cordura. La satisfacción de las necesidades de la población es simple locura, eso no concuerda con el principio del capitalismo: el máximo beneficio. Esta es la racionalidad a la que se refiere Escobar Galindo, los “postulados más sentidos”, ahora ya olvidados por el FMLN, son simples ilusiones, son irreales e irrealizables.


Pero no podemos ignorar que la situación actual sigue estando “alimentada por combustibles socieconómicos explosivos”, que nada ha cambiado substancialmente en la vida diaria de los salvadoreños, el mismo alto nivel de desempleo, la misma necesidad en alimentos, vestidos, habitaciones, etc. Queda claro que satisfacer estas necesidades es irracional para Escabar Galindo, la racionalidad es acatar el precepto primordial de la constante alza de la tasa de ganancias, aunque se sepa que hay una tendencia hacia la baja, por eso la necesidad del despilfarro de capitales, por eso la busca incesante de la mayor productividad del capital invertido a costas de la sobreexplotación de la fuerza de trabajo. El objetivo de la economía capitalista no es la satisfacción de las necesidades de la población. Su objetivo es el mayor beneficio en detrimento de la vida misma, en detrimento de las población, en detrimento del medio ambiente. La racionalidad capitalista es convertirlo todo en mercancía.


Según Escobar Galindo el FMLN ha entendido esta racionalidad y ha abandonado sus dementes “postulados más sentidos”.

14 comentarios:

  1. Claudina9:57 p. m.

    Don Carlos, muy acertado su analisis, tal vez lo que yo le podria comentar como un agregado es que hemos estado viendo como se pueden manipular las cifras estadisticas, las encuestas de opinion y ahora la historia misma! Este senor escobar galindo que hasta premios le han dado por su capacidad para manejar las palabras y que se oigan bonitas ahora esta usando su capacidad para manipular la historia de nuestro pais, y a lo mejor le van a dar un premio por eso tambien los senores de arena. Dos cosas me llaman la atencion en el articulo del senor escobar: 'el acuerdo de paz puso a los dos contrincantes en un mismo nivel'. Lo que me parece importante es que aun a estas alturas existen fanaticos del fmln que todavia 'celebran' los acuerdos de paz, como algo que merece ser celebrado, sin entender que en ese momento comenzo el fin del proceso que costo tantas vidas y tanta sangre a nuestro pueblo. De igual manera, todavia se 'celebra' el dia de la raza y el dia de la independencia, demostrando una ignorancia crasa sobre el verdadero significado de esos dos bochornosos hechos de la historia (otra forma de manipular la historia). La otra idea importante en mi opinion es que 'el acuerdo de paz puso a los dos partidos en igualdad de condiciones, sin disfraces ni subterfugios', lo que para mi significa es que los lideres del fmlnceroalaizquierda siempre supieron lo que estaban haciendo y tenian claros sus objetivos de poder politico, siempre fueron unos farsantes y no merecen ser reconocidos como heroes de las luchas del pueblo, y alli se van todos en el mismo cumbo: villalobos, handal, ceren, la martinez, y todos los demas, asi que los fanaticos del fmln deberian despertar y dejar de alabarlos y menos compararlos con martires como Monsenor Romero o el Che Guevara, eso es un insulto a su memoria.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:45 a. m.

    El problema de El Salvador es politico social y economico, no militar, la guerra fue impuesta al pueblo, el pueblo no es militarista las revoluciones se hacen y abanzan en la paz no en la guerra.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:33 p. m.

    La lucha armasa se agotó. El pueblo se cansó luego que la guerra conrainsurgente logró alargar el conflicto. Grandes sectores del pueblo optaron por emigrar ya agotados por la represión brutal. Y tal como lo entendieron los gringos, habia que buscar una solución politica, porque no era militar.

    En otro orden: según mi conocimiento, el sectarismo de la izquierda provino principalmente de las organizaciones armadas, su aseveracion:"El PCS dejó de un lado su lenguaje agresivo y hostil contra las organizaciones guerrilleras", en realidad fue al revés, precisamente el lenguasje hostil provino principalmente de esas nuevas organizaciones de izquierda a tal grado que no fueron solo palabras hostiles, sino que se consumaron en los casos tragicos de Roque Dalton y otros como el desangramiento al interior de las FPL.

    ResponderEliminar
  4. Los anónimos de los comentarios 2 y 3 no han entendido el sentido de mi artículo, suponen equivocadamente que propongo emprender de nuevo una guerra de liberación. No es el caso.

    Por otro lado a lo largo de los años setenta el PCS negando la posibilidad y sobre todo la necesidad de la lucha armada, acompañando a la derecha y a su prensa, llamaba "bandidos", "bandoleros" y "criminales" a las organizaciones que llevaban ya adelante la lucha armada. Estos hechos son innegables y el trágico asesinato de Dalton cometido por los dirigentes del ERP no tiene nada que ver con el tema que he abordado. Respecto a este trágico hecho, he exigido siempre que se haga toda la luz y se lleve ante los tribunales a los culpables. Por el momento, esta exigencia no es tema prioritario del actual FMLN. Como no es priritaria la abrogación de la ley de Amnistía, que lamentablemente abarca también los crímenes de los que el anónimo del comentario 3 hace referencia. Algunos altos responsables del FMLN están interesados de que sigan ocultos estos hechos. Por mi parte, exigo la abrogación de la ley de Amnistía y las investigaciones de todos los crímenes cometidos durante la guerra, cualquiera sea el bando.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Carlos...muy acertado, cuanta claridad.

    ResponderEliminar
  6. Pretender entender el contexto de lo que escribe Escobar Galindo, per se, es equivocarse crasamente. La agenda de la derecha es bien manejada tras bambalinas, por los ideologos de la misma. Galindo, aunque no forme parte de la dirigencia; es con mucho, uno de tantos ideologos de la derecha recalcitrante. Ser imparcial y, no tergiversar la realidad es muy dificil. Mas, si siempre hay intenciones de distorsionar la historia, con propositos claros de sembrar miedos...PAra eso, cuenta la derecha con toda lamaquinaria mediatica. Quien opine que, hay que iniciar otra guerra, esta desfasad@ LA guerra que se ha iniciado es -y, debe ser-, contra la ignorancia, contra el analfabetismo, contra la inequidad, con la fuerza y el empuje del saber.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Jaime Machuca: Por mi parte no he intentado entender el contexto de lo que escribe Escobar Galindo, denuncié sus limitaciones, traté de poner al desnudo lo que oculta, etc.

    Vuelvo a repetir, hartado ya mucho de repetirlo, nadie, menos yo, propone una nueva guerra. Es falta de atención en la lectura, falta de entendimiento de lo escrito, que hace entender el análises de un hecho histórico, con la proposición guerrerista. La guerra venía produciéndose, en su conducción entraron en pugna dos o tres estrategias, después de la ofensiva de enereo de 1981 se impuso una, la otra fue derrotada. No obstante la guerra sin el objetivo claro de ganarla, duró y se prolongó. Se prolongó hasta que los Estados Unidos forzaron a sus aliados de derecha la necesidad de negociar y de firmar la paz.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:22 p. m.

    Sus escritos se leen son muy biem articulados, pero,los que tenemos tiempo de andar en esto siempre leemo lo de entre lineas.

    ResponderEliminar
  9. Entre las líneas, estimado Jaime Machuca, son espacios en blanco. No tengo nada que insinuar, lo que pienso lo digo aunque algunos se molesten.

    Y sobre la guerra, si es ese tu problema, no me cansaré de repetirlo, en este nuevo contexto que vive el país la vía hacia el socialismo no es la guerra, sino que debe ser obligatoriamente pacífica, con la amplia participación del pueblo, con su participación conciente y activa.

    ResponderEliminar
  10. Claudina11:50 a. m.

    Don Carlos y demas comentaristas, me permito abrir aqui un debate relacionado con un cambio de sistema por la via pacifica. En mi opinion, el sistema reinante en El Salvador ha sido, por muchos anos sostenido por los duenos de los medios de produccion para mantener su poder economico, con la colaboracion de los gobiernos en turno. Este sector, aun siendo una minoria de la poblacion, ha actuado en forma violenta contra cualquier fuerza que amenace la perdida de sus privilegios, y eso es parte de la historia: la matanza de campesinos en 1932, el aniquilamiento de los movimientos populares a traves de los Escuadrones de la Muerte y contando con el apoyo recibido de parte de USA y de la CIA, etc. Mi pregunta es: creen ustedes realisticamente que este sector va a ceder sus privilegios en forma pacifica? Yo no soy guerrerista pero no considero realista pensar que un dia ellos se van a despertar y van a decir: "pobrecito el pueblo salvadoreno, ya los jodimos mucho, yo acepto ser menos rico para que ellos sean menos pobres..." Si ustedes consideran esto posible, aun 'con la amplia participacion conciente y activa del pueblo' por favor convenzanme de ello, ya que yo lo veo como una utopia!

    ResponderEliminar
  11. Claudina:¡hola! Siempre he tenido en cuenta la historia violenta de nuestro país, el sistema despótico y autoritario de dominación existente en el país. Incluso este sistema no se ha terminado, su pilar central es la institucionalidad del presidencialismo. Pero esto atañe únicamente los aspectos formales de la dominación de la burguesía. El fondo ya lo conocemos. Y estoy de acuerdo que la burguesía no va a abandonar sus privilegios sin resistencia. Por eso veo con muy malos ojos, la rehabilitación institucional del Ejército que ha emprendido M. Funes, con todos los riesgos que esto entraña. He pensado que un gobierno del cambio no iba a tomar como pretexto la violencia delincuencial para mantener a la Policía Nacional Civil militarizada, incluso continuar en el mismo espíritu que el de antesn aun menos sacar al Ejército a las calles. Durante este gobierno instructores de los "Cuerpos republicanos de seguridad" (CRS) de Francia, llegaron al país a impartir cursillos. Esta institución no es de prevención, sino de represión de los movimientos populares, se trata de antimotines. Este “cuerpo” prepara para combates urbanos represivos.

    La represión es un eje de gobierno, las leyes, la ideología que los sostiene vienen de los ideólogos del imperialismo. El imperialismo jugó un papel decisivo en el resultado de la guerra. Es decir que todo esto no puede insitarnos a pensar que es posible llevar adelante una lucha pacífica de liberación nacional y de transformación social. Voy agregar a esto la actitud anti-huelgas mostrada por la dirección del FMLN, aunque no hayan amenazado con represiones, no obstante esto contribuye a deslegitimar y a desprestigiar las luchas populares.

    Sin embargo y a pesar de todas mis críticas al resultado de la guerra, de la situación social y económica en la que viven los salvadoreños, la situación política que vivimos es inédita. Esta situación permite la actividad política, permite el debate, es cierto de manera limitada por los medios disponibles y el carácter masivo de los medios de la derecha y de la oligarquía. Estos espacios han sido subutilizados por el FMLN, su actividad política se limitó al parlamentarismo y a los períodos electorales.

    ResponderEliminar
  12. Pero hay algo que permite la situación que también es inédito. Se trata de llevar adelante un combate político e ideológico por los cambios estructurales. Un combate que promueva el pensamiento revolucionario profundo, que sea capaz de profundizar la determinación conciente de las masas, que no sea una simple combatividad pasajera y momentánea. Todo esto no se da en un santiamén. Es necesario crear antes los instrumentos adecuados, por el momento no los tenemos, ni siquiera podemos imaginarlos cómo son o cómo deben de ser.

    En este respecto seguimos con ideas antiguas, con concepciones superadas cuyos fundamentos han caducado. Es por eso que a lo nuevo, a lo emergente le cuesta mucho llegar hasta nuestra imaginación y a nuestra inteligencia. Es cierto lo que señalaba ya Hegel, lo antiguo, lo viejo tiene la ventaja de existir y de haber dado ya sus pruebas, lo nuevo aún empieza a existir, todavía tiene que justificarse, no puede dar pruebas de su validez. Esta es la situación en la que nos encontramos. Por consiguiente, no pretendo convencerte en estas parcas líneas. Esto apenas es un esbozo de las tareas que hay que emprender.

    Lo que ha sucedido en Tunez y en Egipto, las revueltas en Libia y en Bahréin parecían apenas unas cuantas semanas como imposibles. La represión en esos países era constante y brutal. La movilización rotunda, mayoritaria de la gente arrazó con gobiernos títeres de las grandes potencias y rotundamente represivos y que hasta no hace mucho se consideraban como firmes e inquebrantables, la historia reciente ha demostrado lo contrario. Los pueblos han obtenido con su movilización victorias gloriosas. El peligro que corren estos triunfos populares vienen de afuera, del exterior, de las potencias imperialistas. No obstante la extensa movilización popular ha demostrado que es capaz de quebrantar las peores dictaduras. Hubo derramamiento de sangre, hubo represión, pero los enemigos de la democracia, los enemigos de los pueblos no tienen en estos momentos la misma fuerza, no existe la misma correlación de fuerzas. Esto no significa que no luchan por mantener sus privilegios, por reconquistar el terreno perdido, por poder volver a la situación que les permitía toda intervención.

    Creo que esta discusión es necesaria, desde todo punto de vista, la necesitamos, porque las tareas son inmensas y no son muy fáciles. Seguiremos conversando.

    ResponderEliminar
  13. Claudina10:28 p. m.

    Don Carlos, gracias por toda la informacion presentada y por responder a mis inquietudes. Ahora me han surgido otras interrogantes: 1. Estara nuestro pueblo dispuesto a manifestarse, como lo hizo el pueblo egipcio, aun cuando es claro que las condiciones de vida son deseperantes? 2. Quien va a tomar la batuta para organisar y concientizar a las masas sobre la necesidad de cambiar el sistema? Usted sabe que el movimiento popular fue dividido y sigue dividido por diferentes razones, al grado de que a pesar del 'volteado' del fmln todavia hay fanaticos que los siguen apoyando, y usted puede leer en el sitio de los simpatizantes como alaban posiciones como las de medardo, ceren, etc y todavia creen en 'pajaritos prenados'. 3. Los nuevos movimientos surgidos tratando de hegemonizar a los sectores populares pero con tendencias que no son verdaderamente participativas sino a traves de las palabras bonitas de los dirigentes y a traves de la influencia religiosa que todos sabemos esta dandoles todo el apoyo, pero a la larga solo consiguen crear mas division. 4. Los miles y miles de salvadorenos que residen en el exterior y que tuvieron que salir por razones de seguridad, pero que tienen un bagaje de experiencias y de conocimiento que podria ser muy util en estos momentos pero que no se si estaran dispuestos a continuar dando sus aportes, sea por temor a la represion, por haberse acomodado a sus nuevas formas de vida, o por decepcion y perdida de fe en el movimiento, toda esta riqueza de pensamiento quedaria desperdiciada a menos que se abran espacios de participacion a traves de los sitios de internet. 5. Y la pregunta del millon: como va a responder la derecha, que nunca duerme, a todos estos intentos de cambio? Como hacer para que nuestro pueblo tenga la fortaleza necesaria para mantenerse en sus luchas aun a pesar de los acosos que con toda seguridad se van a dar? Gracias otra vez. Atentamente.

    ResponderEliminar
  14. Claudina: te voy a responder un poco más tarde. Pero me parecen preguntas a las que no se puede responder a las carreras. Son temas de reflexión.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.