El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

29 agosto 2010

Una masacre más en el sucio mundo

La masacre de Tamaulipas ha consternado a la gente que descubre en las pantallas de la televisión la muerte multiplicada de los emigrantes. Este descubrimiento súbito, que irrumpe en los hogares, indigna. Es también el momento en que surgen los grandes de nuestro mundo a mostrarse lacrimosos, compungidos y, por supuesto, alarmados, indignados también. Hacen declaraciones, condenan, prometen, se conduelen. Algunos hasta aprovechan para levantar el polvillo de alguna polémica. Esta indignación mediática, de fachada, sirve para muchos de catarsis.

Pero esta mascarada no los purifica, no les quita de encima su responsabilidad directa en lo que ha sucedido en Tamaulipas y en la interminable lista de muertes anónimas, que no se asoman a las primeras planas, porque no son espectaculares, pero que son tan numerosas, tan compactas que forman el cuerpo del tenebroso témpano, del cual la masacre de Tamaulipas es una de sus crestas.

He hablado de responsabilidad directa. Pues las decisiones que toman los dirigentes de gobiernos, de empresas, de partidos políticos repercuten directamente en la vida diaria de la gente. Es esta vida llena de precariedades, de sufrimientos, de privaciones la que en la desesperación hace surgir el sueño, la ilusión de otra vida, de la posibilidad de otro tipo de indigencia, de otro tipo de precariedad, la vida ilegal y arriesgada en los Estados Unidos. Saben que irse de sus países hacia el “paraíso” no prometido, es un calvario lleno de azares, pero sobre todo de adversidades. El paraíso tiene muchos ángeles guardianes enviados por los grandes jefes de Washington a las orillas cercadas, alambradas, pero aún más allá de ese muro que separa dos mundos, los ángeles se convierten en demonios por arte de tratados y advertencias amenazadoras del Gran Gobierno.

El absurdo sueño surge de la miseria, la insoportable miseria que desvaloriza la vida, que el famoso grito de la ranchera mexicana, “la vida no vale nada”, se vuelve tan real, pero al mismo tiempo angustiante en la vida de todos los días, en la que no hay trabajo, en la que hay que salir a ver si se halla algo, una oportunidad, un algo que se sabe casi imposible. Ya no se trata más, para esas familias, de un temido día siguiente, es el hoy, este hoy en el que hay que dar de comer a los hijos, que es insoportable.

Es esta vida la que crea el flujo migratorio. Es esta vida la que hay que cambiar. La promesa de hacerlo se ha desvanecido en un palabrerío de justificaciones, que alegan que “no todo se puede hacer en un día, ni en un año”. Nadie ha hablado de cambiarlo todo de un solo tajo. Pero en esta actitud hay convicciones profundas, convicciones hostiles al cambio prometido. En esto no se puede andar tergiversando, yéndose por las ramas. La pobreza de nuestra vida no surge por generación espontánea. Esta pobreza antigua ha sido creada, ha sido producida por un sistema que no puede prolongarse, que no puede subsistir de otra manera. El puñado de oligarcas que acaparan riquezas, que viven en opulencia, que desperdician capitales, que destruyen siembras porque no son rentables, que prefieren exportar sus capitales a plazas financieras y que piden a los gobiernos siempre mejores condiciones para la inversión, la suya propia y la extranjera. Este puñado de oligarcas que crea monopolios y que clama por la libre concurrencia como la condición misma del sistema. Pero no se dan cuenta que ellos mismos entran en contradicción contra el libre mercado. ¿Cómo puede concurrir un vendedor ambulante frente a un monopolio de distribución?

La pobreza no es la misma en todas partes

Es necesario pensar en esto. La acumulación de riquezas por un lado crea miseria en el lado opuesto. Sucede en el ámbito nacional, pero también en el ámbito mundial, globalizado. La constante acumulación de capitales proviene del movimiento mismo del capital. Es una ley. Una ley implacable, es una ley que obliga a muchos capitalistas a desaparecer de la arena por los golpes bajos de sus contrincantes, las ofertas de compras, los ofrecimientos de alianzas y fusiones. Este movimiento hacia el monopolio conduce a destruir en los centros capitalistas unidades de producción, a dejar en la calle, sin empleo a millares de personas. Estos capitales expatrían sus empresas hacia lugares en donde la sobreexplotación es vista casi como una ayuda. Este sistema marginaliza a millones de seres humanos, hundiéndolos en la desesperación.

La pobreza no es la misma en todas partes. Pero siempre es pobreza, pues es relativa a la riqueza que la produce. En los centros capitalistas los pobres reciben ayudas, alguna recompensa, alguna migaja caritativa prodigada por el Estado Providencia, del que va quedando solo la sombra. Las garantías laborales, las condiciones de trabajo más o menos protegidas, todas las conquistas obreras son destazadas poco a poco de manera inclemente por el sistema. En estos grandes centros del capitalismo la pobreza también tiene como frontera la miseria. Los vagabundos, los chichipates, los pordioseros, los vendedores ambulantes surgen en los subterráneos del metro y aparecen también en los andenes, al lado de las vitrinas.

Los grandes medios de comunicación de masas reproducen los discursos explicativos de hombres políticos, que azuzan a sus compatriotas con el peligro exterior, con esas hordas de salvajes que huyen del hambre y que vienen a amenazar nuestro sistema de protección social, que vienen a poner en peligro nuestro modo de vida. El odio echa de nuevo sus raíces, la bestia parda se asoma de nuevo hasta en los ministerios, en los parlamentos. El discurso fascista se banaliza, la persecución de etnias, de migrantes es presentada como una necesidad para preservar las sociedades civilizadas. Este odio es regado con la cotidiana propaganda que vierte miedo y zozobra.

Esta realidad que se agrava de día en día, los grandes “pensadores” modernos nos la venden como una fatalidad. He dicho nos la venden, pues estos defensores del sistema no conocen otro dios que el mercado. Estos creadores de “explicaciones” nos dibujan guerras de civilizaciones, nos prometen la salvación con el fin de las ideologías y nos llaman a que nos admiremos de los grandes triunfos del capital reinante. Sí, el capital no está moribundo, pues después de cada agravación crítica, algunos monopolios salen revigorizados, sin preocuparse de los cadáveres que han dejado en la arena de la libre concurrencia.

¿Qué hacer? Siempre surge esta pregunta, en cada encrucijada es necesario responder, las respuestas tienen que ser siempre nuevas. Pero en el fondo se trata siempre de lo mismo, ¿cómo salir del atolladero, como rescatar a los que están naufragando? En nuestro país el sistema oligárquico es viejo. Los problemas sociales que padecemos son crónicos, recubren a toda la sociedad, están en todas sus instancias, se multiplican. ¿Puede este sistema aportar la solución a nuestros problemas? ¿No basta ya todo el tiempo de nuestra vida independiente para ver que es incapaz de hacerlo? Su incapacidad reside en que su objetivo primordial, su objetivo fundamental es la acumulación de riquezas. Sí, volvemos a lo de siempre.

El otro flujo: las remesas

La solución no está escondida. En nuestra historia dolorosa la hemos vislumbrado en muchas ocasiones. En nuestro país corrió la sangre en busca de realizarla, se forjaron proyectos, se creyó que estábamos cerca y poco a poco la esperanza se fue evanesciendo. No podemos negar que la lucha ha permitido que hoy existan nuevas condiciones, no todo quedó como antes de la guerra. Pero la transformación del sistema no llegó. No podía llegar, pues los mismos de siempre siguieron gobernando los destinos del país. Ellos nunca se propusieron cambiar nada de nada. ¿Ahora, qué podemos hacer ahora?

Es necesario nombrar claramente y sin ambages la solución, se trata de romper con el sistema. Desbaratarlo. Es urgente que entre los intereses que defiende el actual presidente, con sus desalianzas y nuevas alianzas, con su “nuevo” partido y su salida, una vez en la silla, su grupito de compadres y comadres, que le sirvieron a la oligarquía y le siguen sirviendo, que se apuntan en las clases que imparten la Banca Mundial y el FMI, con toda esa gente y con esas intenciones, no, no podemos romper con el sistema. Mauricio Funes se considera sobre todo y ante nada el garante de las “reglas del juego” capitalista. Su principal problema político es que la oligarquía y sus partidos políticos lo tratan como a un nuevo “cholero”. Por ahí se hincha como el sapo de la fábula, en otras se arrodilla, como si los patrones fueran nuevos mesías.

Nuestro problema de hoy consiste en que no tenemos partido revolucionario. El grupillo que se ha encaramado en la tarima, nos quiere adormecer con un estribillo conformista: “las condiciones actuales no se prestan”. ¿Han emprendido algo para cambiar las condiciones? ¿Pero acaso ahora no tienen ministros? ¿Cuándo se tuvo mejores condiciones para tomar directamente medidas sociales que limiten la explotación capitalista? “No tenemos todo el poder”, repiten. Entonces se trata de luchar, de ganarse a la gente hacia las posiciones de transformación, de llevar una lucha al interior del Estado. Prefieren esperar. Decretan ahora, que su gobierno del “cambio” es apenas de “transición”. ¿Hacia dónde, hacia qué? Silencio sepulcral.

Un argumento que se yergue es el resultado del flujo migratorio: “tenemos miles y miles de compatriotas en los Estados Unidos, no los podemos poner en peligro”. ¿En peligro de qué? Pero ¿acaso no estamos poniendo en peligro a todos los que se escapan del país, acaso esta masacre de Tamaulipas no viene a recordarnos a todos los muertos en el camino, a todas esas mujeres que se han visto obligadas a quedarse allí mismito, en la frontera, en Tapachula, en algunos de los pobres, destartalos prostíbulos o en lujosas tabernas de tolerancia?

¡Ah! no nos olvidemos del otro flujo: las remesas. El grueso de las remesas vuelve, ese dinero trae pasaje de vuelta. No voy a decir que es inútil, por supuesto que muchas familias logran satisfacer algunas de sus necesidades con esos envíos, pero los que resultan ganando son siempre los mismos: los bancos y los grandes comerciantes. Ese dinero llega desperdigado, llega a particulares para satisfacer necesidades particulares. No se puede encarrilar hacia otro destino, a otros fines. De todas maneras en nuestra sociedad que no genera ahorros, por su pobreza, toda entrada sirve para el consumo. Muchos denigran ese consumo, diciendo que esas familias “se gastan el pisto en babosadas consumistas”. Es posible. No obstante para muchas familias ese dinero les ayuda a sobrevivir.

Pero la cuestión que se plantea es ¿podemos hipotecar el destino del país a cambio de las remesas? No hace mucho, durante el gobierno de Saca, se llegó un experto de la Banca Mundial y disertó sabihondo consejos para nuestros gobernantes de entonces: uno de ellos era mejorar el nivel educativo de nuestra gente, darles una educación técnica suficiente para que fuera más fácilmente exportable. El resultado, predijo, será menos problemas migratorios y un monto superior de remesas. Este experto le sirve al capital, argumenta en beneficio del capital, como los consejeros del presidente Funes, que fueron a la misma escuela. Esta gente canta delante de la bandera con estrellas: “la propiedad privada fue su dogma y su guía”.

La contradicción fundamental

Los dirigentes del FMLN no tienen nada que oponerles, no tienen otro himno. Pues ellos aceptan convencidos, sumisos que no hay solución, que no hay salida. Los de arriba, los del Norte son muy fuertes, no podemos nada sin ellos, no somos nadie sin ellos. Lo que a duras penas podemos hacer, es darle una pintadita a la fachada del resquebrajado edificio de nuestra sociedad. Los cimientos putrefactos, que son los que generan la miseria, deben quedar intactos.

No se les puede hablar de estrategia, no se les puede mencionar la contradicción fundamental entre el capital y el trabajo. La opulencia oligárquica y la pobreza de los trabajadores son la contradicción que exige resolución a través de urgentes transformaciones sociales. Esta contradicción ha madurado, ha llegado hasta el extremo, esta contradicción antagónica, que mantiene en lucha a las clases sociales, es la que caracteriza la situación actual de crisis de sistema social y económico que reina en nuestro país. Esta contradicción que se encuentra en el desarrollo histórico de nuestra sociedad, que lo frena, la revolución debe resolverla, para abrirle el camino a otra sociedad, a una nueva construcción social que ha sido preparada por el mismo desarrollo social. El parto de esta nueva sociedad obligatoriamente va a ser doloroso, la vieja sociedad resiste, se nutre de su pasado, de la fuerza que le da la situación dominante de la oligarquía. Por eso es necesario que nuestro pueblo vuelva a erguirse con toda su fuerza, vuelva a tomar la iniciativa.

La peor masacre es la que seguimos cometiendo al soportar una sociedad que ha caducado, que obstaculiza nuestro desarrollo de nación, que nos encierra en la dependencia, que no puede aportar ninguna solución radical a nuestros males. El pueblo debe reconquistar sus medios y sus instrumentos, es eso lo que ahora está planteado.

Carlos Abrego

13 comentarios:

  1. Anónimo2:23 a. m.

    Don Carlos usted siempre en la actualidad de nuestra histórica realidad, si relee el poema de amor de Roque, lo leí nuevamente hoy, es nuestro calvario, por eso creció la esperanza del cambio, estos actuales frentiolos defienden una revolución que está solo en sus mentes, no quieren enfrentarse a la crudeza que usted les aguijonea, andan fundando consulados, albergues, si el problema es aquí, las desigualdades, las faltas de oportunidades, ya viene el nuevo ingreso a la U y 10000 otra vez fuera, más carne para esos depredadores, los principales culpables están AQUÍ. Gracias don Carlos, saludos, está en algo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:24 a. m.

    Carlitos usted ha escrito la realidad de miseria y explotacion de los pueblos latinoamericanos,la opresion,la tremenda desigualdad economica y social empuja a emigrar a tanto salvadoreño.De los mas de 2,000,000 de salvadoreños en los EEUU y los mas de 400 de los nuestros hermanos que intentan salir del salvador cada dia es debido ala AUSENCIA de trabajo digno,de trabajo decente.Con las medidas de ajuste economico estructural con el primer gobierno arenero se inicia emigracion masiva a todas las partes del mundo especialmente EEUU.La tremenda explotacion,el desempleo grande provocado por las privatizaciones ordenadas por los organismos financieros internacionales llamese BANCO MUNDIAL, EL FONDO MONETARIO,EL BID hace a estos responsables de tanta pobreza por esta oligarquia retrograda que se robaron las instituciones del estado siendo la mas importante la BANCA.Con el resto de gobiernos areneros vienen las privatizaciones de las instituciones mas importantes en esa fecha las telecomunicaciones,las empresas electricas,se desregula toda la economia,mas la dolarizacion trae mas pobreza al pueblo salvadoreño que lo hace emigrar como la respuesta a tanto dolor de morir los hijos de los mas pobres del salvador.Parte de la enorme corrupcion del estado neoliberal les facilita alas transnacionales grandes ganancias, mas la TREMENDA EVASION FISCAL DE ESTOS LADRONES DE LA VIDA DE LOS SALVADOREÑOS hace que la deuda publica de casi 18milmillones de dolares no le permite al estado hacer inversiones publicas en educacion,en salud,en politicas ambientales , en llevar agua potable a mas de 1,500,000 salvadoreños en hacer politicas AGRARIAS que pueden aliviar la carga de tener la seguridad alimentaria principalmente en el area rural,politicas de viviendas dignas de las cuales faltan mas de 500,mil para los mas pobres del salvador.Esta deuda social del estado salvadoreño no cumplida es porque las transnacionales y esta putrida oligarquia salvadoreña retrograda NO PAGAN LOS IMPUESTOS lo que obliga a tener mas DEUDA EXTERNA alos salvadoreños que si pagan los impuestos.Con este gobierno mierdero de funes y del FMLN estamos bien jodidos pues funes se ha entregado alos intereses americanos y ahora alas transnacionales y alos grandes comerciantes poco inteligentes del salvador que viven de el consumismo que dan LAS remesas FAMILIARES.El famoso partido del fmln es sumiso a todo lo que hace funes contra el pueblo,estos cabrones de mierda desde hace ratos entregaron el alma a sus nuevos amos los gringos y las transnacionales.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:12 p. m.

    Ve vos Don Charlie Abrego este tema te ha hecho que saques la caja de lustre filosofica.....

    No porque hayas escrito con verborreya callejera, sino porque en este tema has tomado los que consideras ingredientes filosoficos claves para darle una lustrada a la izquierda revolucionaria, y mencionas los puntos estrategicos mas relevantes para la justificacion y conduccion de una revolucion total e inmediata en El Salvador.

    El argumento es que La masacre de migrantes es utilizada por los politicos para darnos atol con el dedo, en tiempos de un gobierno y clase politica acomodaticios al capital, el cual es ultimadamente el culpable de la migracion, debido a la inequitativa distribucion de riqueza. Siendo la solucion filosofica la instauracion de un verdadero gobierno revolucionario (con cambio de cupula fmlnista como solucion estrategica). Un gobierno que inclusive pudiera manejar las remesa a su voluntad, pero principalmente, que tenga una cupula gobernante comprometida de verdad y con la fuerza y medios para descartar la resignacion politica imperante actualmente y que es justificada por un "para vos nuay, al menos hoy bajo estas condiciones politicas". Un gobierno con un nueva cupula que renovaria lo que ves como nuestra sociedad caducada, dependentista y arqueo-oligarca, pero si, y solo si, se cumple tu observacion de que "Por eso es necesario que nuestro pueblo vuelva a erguirse con toda su fuerza, vuelva a tomar la iniciativa".

    Ve vos Don Charlie Abrego, yo iba a poner aqui que como sos un verdadero sacerdote de la revolucion, te estoy oyendo dar misa, la misma misa que se ha dado desde octubre de 1917......IDentica......sobre la nomenklatura liderando al pueblo anti capitalista, iluminado y combatiente, auto sacrificado y sobre todo, comunitario.

    Y no ves que iba yo a poner otras cosas sobre como en esta misa, nunca han tomado en cuenta, que la verdadera naturaleza humana parece ser capitalista en su mayoria. Iba yo a poner que el pueblo salvadoreno parecia no haberse alzado nunca con la fuerza que pide la misa revolucionaria, porque no se tuvo ni tan siquiera el trinfo por desgaste que alcanzaron los vietnamitas.....Lo cual, iba yo a poner, prueba que el pueblo salvadoreno no es 100% revolucionario.

    Ve y no ves que hasta te iba a preguntar si una revolucion anticapitalista iba a tener su pol pot, para solventar la sobrepoblacion del pais y las necesidades que esta genera, y khmer Rougiarnos para que ya no haya migracion.

    Pero cuando hice el corte, la copia y el pegue de la cita en comillas que inserte arriba y que es tuya Don Charlie Abrego, vas a creer que me cayo la peseta, de esas que ya nuay para nadie y que eran de plata con el cura narizon en el reverso, no ves que me cayo la peseta que estas pidiendo otra guerra, para poder asi alcanzar el parto doloroso de la historia del que siempre han hablado en la misa revolucionaria desde octubre 1917.......

    Y a mi eso me parece repetitivo hasta la inutilidad.

    Y a mi me asusta que pidas eso.

    Pero no me asusta porque creo que te has excedido, no porque crea que tenes razon al pensar que esa es la via para la revolucion, sino porque reforzastes mi idea que una guerra o conflicto estilo honduras, cortisimo pero mucho mas sangriento que el de los catrachos, estara siendo inevitable bajo condiciones diferentes que las actuales, pero que son posibles a mediano plazo.

    Asi que vamos a ver reventazon de cuetes en algun momento......

    Y eso me asusta, a pesar de haber comprado cuetes y haberlos tenido durante la reventazon pasada....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:16 p. m.

    Ve vos Don Charlie Abrego este tema te ha hecho que saques la caja de lustre filosofica.....

    No porque hayas escrito con verborreya callejera, sino porque en este tema has tomado los que consideras ingredientes filosoficos claves para darle una lustrada a la izquierda revolucionaria, y mencionas los puntos estrategicos mas relevantes para la justificacion y conduccion de una revolucion total e inmediata en El Salvador.

    El argumento es que La masacre de migrantes es utilizada por los politicos para darnos atol con el dedo, en tiempos de un gobierno y clase politica acomodaticios al capital, el cual es ultimadamente el culpable de la migracion, debido a la inequitativa distribucion de riqueza. Siendo la solucion filosofica la instauracion de un verdadero gobierno revolucionario (con cambio de cupula fmlnista como solucion estrategica). Un gobierno que inclusive pudiera manejar las remesa a su voluntad, pero principalmente, que tenga una cupula gobernante comprometida de verdad y con la fuerza y medios para descartar la resignacion politica imperante actualmente y que es justificada por un "para vos nuay, al menos hoy bajo estas condiciones politicas". Un gobierno con un nueva cupula que renovaria lo que ves como nuestra sociedad caducada, dependentista y arqueo-oligarca, pero si, y solo si, se cumple tu observacion de que "Por eso es necesario que nuestro pueblo vuelva a erguirse con toda su fuerza, vuelva a tomar la iniciativa".

    Ve vos Don Charlie Abrego, yo iba a poner aqui que como sos un verdadero sacerdote de la revolucion, te estoy oyendo dar misa, la misma misa que se ha dado desde octubre de 1917.IDentica.sobre la nomenklatura liderando al pueblo anti capitalista, iluminado y combatiente, auto sacrificado y sobre todo, comunitario.

    Y no ves que iba yo a decir como en esta misa nunca han tomado en cuenta que la verdadera naturaleza humana parece ser capitalista en su mayoria. Que el pueblo salvadoreno parecia no haberse alzado nunca con la fuerza que pide la misa revolucionaria, porque no se tuvo ni tan siquiera el trinfo por desgaste que alcanzaron los vietnamitas.Lo cual, iba yo a poner, prueba que el pueblo salvadoreno no es revolucionario.

    Ve y no ves que hasta te iba a preguntar si una revolucion anticapitalista iba a tener su pol pot, para solventar la sobrepoblacion del pais y las necesidades que esta genera, y khmer Rougiarnos para que ya no haya migracion.

    Pero cuando pegue la cita en comillas que inserte arriba y que es tuya, vas a creer que me cayo la peseta (de esas que ya nuay para nadie y que eran de plata con el cura narizon en el reverso) que estas pidiendo otra guerra, para poder asi alcanzar el parto doloroso de la historia de la misa revolucionaria de octubre 1917.

    Y a mi eso me parece repetitivo hasta la inutilidad.

    Y a mi me asusta que pidas eso.

    No me asusta porque crea que tenes razon al pensar que esa es la via para la revolucion, sino porque reforzastes mi idea que una guerra o conflicto estilo honduras, cortisimo pero mucho mas sangriento que el de los catrachos, estara siendo inevitable bajo condiciones diferentes que las actuales, pero que son posibles a mediano plazo.

    Asi que vamos a ver reventazon de cuetes en algun momento.

    Y eso me asusta, a pesar de haber comprado cuetes y haberlos tenido durante la reventazon pasada.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:33 p. m.

    Ve vos Don Charlie Abrego este tema te ha hecho que saques la caja de lustre filosofica.....

    Porque en este tema has tocado los que consideras ingredientes filosoficos claves para darle una lustrada a la izquierda, y mencionas los puntos estrategicos mas relevantes para la justificacion y conduccion de una revolucion total e inmediata.

    El argumento es que La masacre de migrantes es utilizada por los politicos para darnos atol con el dedo, en tiempos de un gobierno y clase politica acomodaticios al capital, el cual es ultimadamente el culpable de la migracion, debido a la inequitativa distribucion de riqueza. Siendo la solucion filosofica la instauracion de un verdadero gobierno revolucionario (con cambio de cupula fmlnista como solucion estrategica). Un gobierno que tenga una cupula gobernante comprometida de verdad y con la fuerza y medios para descartar la resignacion politica imperante actualmente y que es justificada por un "para vos nuay, al menos hoy bajo estas condiciones politicas". Un gobierno con un nueva cupula que renovaria lo que ves como nuestra sociedad caducada, dependentista y arqueo-oligarca, pero si, y solo si, se cumple tu observacion de que "Por eso es necesario que nuestro pueblo vuelva a erguirse con toda su fuerza, vuelva a tomar la iniciativa".

    Ve vos Don Charlie Abrego, yo iba a poner aqui que como sos un sacerdote de la revolucion, te estoy oyendo dar misa, la misma misa que se ha dado desde octubre de 1917, sobre la nomenklatura liderando al pueblo anti capitalista, iluminado y combatiente, auto sacrificado y sobre todo, comunitario.

    Y no ves que iba yo a decir como en esta misa nunca han tomado en cuenta que la verdadera naturaleza humana parece ser capitalista en su mayoria. Que el pueblo salvadoreno parece no haberse alzado nunca con la fuerza que pide la misa revolucionaria, porque no se tuvo ni tan siquiera el trinfo por desgaste que alcanzaron los vietnamitas.Lo cual, iba yo a poner, prueba que el pueblo salvadoreno no es revolucionario.

    Ve y no ves que hasta te iba a preguntar si una revolucion anticapitalista iba a tener su pol pot, para solventar la sobrepoblacion del pais y las necesidades que esta genera, y khmer Rougiarnos para que ya no haya migracion.

    Pero cuando pegue la cita en comillas que inserte arriba y que es tuya, vas a creer que me cayo la peseta que estas pidiendo otra guerra, para poder asi alcanzar el parto doloroso de la historia de la misa revolucionaria de octubre 1917.

    Y a mi me asusta que pidas eso.

    No me asusta porque crea que tenes razon al pensar que esa es la via para la revolucion, sino porque reforzastes mi idea que una guerra o conflicto estilo honduras, cortisimo pero mucho mas sangriento que el de los catrachos, estara siendo inevitable bajo condiciones diferentes que las actuales, pero que son posibles a mediano plazo.

    Asi que vamos a ver reventazon de cuetes en algun momento.

    Y eso me asusta, a pesar de que a mi nunca me han dado miedo los cuetes.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Anónimo (3:16 PM): Personalmente no me considero sacerdote de nada. Aclaro esto para que no haya ningún mal entendido. Me repito es cierto. Lo digo yo mismo. Hay cosas que se mantienen, pero que deben cobrar y cobran nuevos aspectos.

    El peligro polpotiano nos amenaza por el bajo nivel cultural de nuestro país. Pero no sé qué ha podido insinuar que eso puede ser alguna solución o que yo pueda sugerirlo o pensarlo. No hay en mis escritos nada que pueda hacer suponer que eso entra dentro de mis deseos. Al contrario, siempre he temido que eso pueda suceder, por el alto nivel de violencia existente en el país, por el autoritarismo reinante en la sociedad, en toda la sociedad, incluyo aquí las estructuras políticas civiles. Ese peligro, pues es siempre un peligro, lo veo también en la incapacidad que muestran muchos “militantes” de argumentar, de aceptar críticas, su capacidad de creer, de tener fe en la palabra de sus líderes.
    El hecho mismo de que nuestro pueblo se dejó entusiasmar por una persona, a la que levantó como profeta, como al que iba a poner fin al sistema opresivo que reina en el país, pues eso también me da miedo y también la pauta del trabajo doloroso que hay que emprender para concientizar. Esto de concientizar significa que todos debemos aprender a pensar por nuestros propios medios. Digo doloroso, pues requiere tiempo necesario en platicar con los vecinos, tiempo en leer, en instruirse, tiempo para analizar. Y esto no tiene que hacerlo la dirección, ni “sacerdotes” de la revolución, sino que todos, todos si es posible, aunque me conformo con una mayoría. Es eso lo que puede y debe apartar el peligro polpotiano.

    /Sigue abajo/

    ResponderEliminar
  7. No, no estoy pidiendo una nueva guerra. No hace mucho, unos meses antes del cambio de presidencia, escribí un artículo sobre la “vía pacifica hacia el socialismo”. Me refería a El Salvador, a esa posibilidad de desarrollar ese proceso en nuestro país. Aunque para esto es necesario un tenaz y doloroso trabajo político. Pero concebir ese camino hacia la revolución es necesario que muchos, no un puñado de personas, se pongan a pensar en ello y ha tratar de ponerlo en práctica. No podemos ahora seguir aceptando que las estrategias las construye un líder, un dirigente, las estrategias tienen que ser elaboradas por los colectivos, por el intelectual colectivo que constituye el partido revolucionario. Este tema lo he abordado de pasada en otras ocasiones.

    Lo que no acepto de ninguna manera es el fatalismo conformista.
    Decís que el pueblo salvadoreño tal vez sea capitalista. Aunque conceptualmente lo hayas expresado impropiamente, he entendido lo que has querido decir. Sí, mayoritariamente el pueblo salvadoreño sigue dominado por la ideología capitalista, burguesa. Sí, nuestro pueblo sigue dominado por la oligarquía. De eso no me cabe duda. Es este uno de los puntos que he abordado en otras ocasiones, cuando le reprochaba al FMLN su falta de lucha ideológica. Durante veinte años se dejaron imponer en casi todos los puntos cruciales de la aprehensión de la realidad nacional, las explicaciones que dan los medios y los “pensadores” de FUSADES. No han sido capaces de oponerle al matraqueo mediático una argumentación que convenza a la gente de la necesidad de cambios estructurales en la estructura de nuestra sociedad. He escrito “cuando le reprochaba”, este imperfecto verbal significa aquí que ya no lo hago. Es eso lo que significa. No puedo seguir reprochándoles algo de lo que los juzgo incapaces. Y los juzgo incapaces por varias razones, la principal es que para poder combatir la ideología capitalista es necesario querer salir del capitalismo. No creo que sea este la intención de los dirigentes del FMLN.

    No sé si has visto que he cambiado de tono respecto a los dirigentes. Pero ahora no creo que sea suficiente. Los militantes que han aceptado esta dirigencia, sus sucesivas reconducciones, también tienen su responsabilidad. Ellos han aceptado una purga de más de 50 mil adherentes del FMLN. Esta pasividad es muy peligrosa. Es esta pasividad también la que nos puede llevar al polpotismo. Ite misa est.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:00 p. m.

    Ve vos Don Charlie Abrego, si yo como aqui me estado sentado, como la martina de la cancion...

    Y esque en realidad estaba preguntadote cuales soluciones a la mano hay. Claro que yo se que vos no has pedido polpotearnos, pero a la base de nuestros males, entre otros, esta la sobrepoblacion y mi pregunta era como una revolucion actuaria con respecto a esa condicion...

    Con lo de la guerra, pense que estabas pidiendo accion de calle porque la opcion electoral parece haber sido extinta porque ya a funes, el profeta mesianico inventado, lo metieron a gobernar por via del voto, sin resultar nada particularmente bueno. Mientras que la cupula fmlnista actual no va a volver a dejar que la gente vote sino es por ellos y de manera forzada, pues sino, no habrian hecho la purga de los 50-70mil de su propio padron.

    Entonces los espacios de acceso del poder los cierran, ademas del sistema imperante, la realidad de haber votado por un gobierno que no actua, y la accion de una cupula que no gobierna.

    Por eso me parecio que pedias accion de calle, Don Charlie Abrego.

    Si he visto que has cambiado de tono sobre los dirigentes, y creo que eso es apropiado y necesario. Y tenes razon, la pasividad del pueblo, es lo que hace posible que las cosas se implementen ante la mirada boba de los que nos mostramos, sino indiferentes, al menos apaticos....o sea, responsabilidad individual ejercida, serviria para garantizar gobierno efectivo.

    Ve vos, y se me ocurre que ni Ronald Reagan podria haberlo dicho mejor.

    Pax Boviscum.....

    PD y lo de considerarte sacerdote de la revolucion es porque sos pensador y filosofo....Como que solo estan vos y el Dagoberto.....pero aquel se va mucho en paja.....jajaja

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:09 p. m.

    No existe capacidad de la izquierda, por hoy, de emprender un proyecto "socialista". ¿Qué entendemos por socialismo hoy, luego de la caída del muro? la mayoria de la izquierda lo entiende como de volver al Estado, incluso Chávez en Venezuela, las medidas que está implementando son de orden Keynesiano, pero la propaganda de derecha lo pone como "socialista", incluso Cuba se ha abierto a las inversiones del capital transnacional, sobre todo en inversiones en turismo, y prospecciones petroleras. La actual dirigencia del frente está sin propuestas, solo el problema de las maras es para pararle el pelo a cualquiera. No hay solución al problema de las maras, lo que plantean de invertir en empleos, es limitado. Esos mareros en su mayoría son irrescatables. ¿Cómo a un delincuente de 25-30 años lo van a "rescatar", y esto es uno de los tantos problemas.Entonces para los dirigentes del FMLN lo mas adecuado por hoy es "adaptarse", en este momento de confusión, y ninguna izquierda por hoy tiene la varita magica y tampoco la derecha, por supuesto.

    Como dicen: Estamos jodidos todos ustedes!!.

    ResponderEliminar
  10. Don Abrego Ud. se dio la respuesta al inicio de su deseperado articulo,Ud. no quiere reconocer que no hay nadie que tenga la experiencia de nuestro proceso Revolucionario que la deirigencia actual del FMLN,las soluciones son ha corto, mediano y ha largo plazo,se esta hablando de un pais no de un gallinero,los problemas son apremiantes y merecen soluciones inmediatas,todos estamos de acuerdo, pero eso no significa que aprobechando esa situacion queramos imponer nuestro criterio,no hay que caer en la estrategia de la contra rrevolucion, enpujando a los descontentos al suicidio,sumemonos al FMLN,y su proyecto Revolucionario, y recuerde "vistanme despacio que tengo prisa"

    ResponderEliminar
  11. Estimado Diaz: No acaban de sorprenderme los miembros o simpatizantes del FMLN. No veo en qué momento de mi “desesperado” artículo escribí algo que te pueda hacer pensar que considero a la dirigencia actual del FMLN con alguna experiencia revolucionaria, ni tampoco que estemos en presencia de un proceso revolucionario.

    La situación salvadoreña no es revolucionaria. Para ello sería necesario que la dirección abandonara sus posiciones oportunistas y socialdemócratas, sus acomodamientos al sistema reinante en el país. Pero además de abandonar esas posiciones, tendría que emprender una activad hacia los trabajadores, para movilizarlos, para darles una conciencia de clase. En estos momentos, incluso los miembros del FMLN están dominados por la ideología ambiente, por el fatalismo, esperando que el paso del tiempo traerá las soluciones.

    Me parece, estimado Diaz, que en ningún momento he dado pábulo para que pienses que hablo de un gallinero y no de un país. Semejante estupidez que me atribuyes, debés de demostrarla, no basta simplemente con afirmarla. Debe siempre de existir un mínimo de respeto y un mínimo de honestidad intelectual.

    Dividir las soluciones a esquemas de “a corto, mediano y largo plazo”, no pasa de ser eso, un esquema simplista. Tampoco se trata de imponer soluciones, nunca, en ningún momento he dicho que haya que imponer nada. Eso es lo que hace la dirección del Frente cuando le impone a la base un sistema de elecciones, en el que excluye a más de cincuenta mil militantes. Es lo que hizo la dirección, cuando le impuso a la base un candidato, con el que entró en contradicción casi de inmediato.

    Digo que tu sistema de “plazos” es simplista pues hablamos de un proceso, los procesos siempre nos guardan sus sorpresas de aceleración y desaceleraciones, de altibajos, etc. En estos momentos se está desperdiciando un momento de alta. La gente ha mostrado que tiene esperanza, que tiene fe en el cambio. Pero se le deja sin mayor explicación. La gente va cayendo en la desesperación, en el pesimismo. La dirección es incapaz de explicar como es posible que su gobierno tenga como principal aliado al imperialismo norteamericano. Es lo que declara el presidente. Y los dirigentes del FMLN insisten en que apoyan en todo al presidente y que su gobierno también es del FMLN.
    Hay medidas que he venido repitiendo y que están en las propuestas del programa del Frente que se pudieron aplicar desde el primer año: aumento de los salarios mínimos (esta ha sido una constante exigencia del FMLN), el control del precio de la canasta básica, legislación de una Código del Trabajo que ayude a las luchas reivindicativas de los trabajadores, etc. Esto no es hacer la revolución, esto no es cambiar de sistema, esto es apenas aliviar en poco el sufrimiento de la población. Esto no lo promueven los dirigentes del FMLN, ni los diputados.

    Por consiguiente, la dirección del Frente no puede pretender a ser dirigente de ninguna revolución ni a corto plazo, ni a mediano plazo, ni a largo plazo. Tiene que abandonar su cargo o asumir su papel socialdemócrata.

    En estos momentos, los que están en una desviación en contra la revolución son los dirigentes del FMLN y los militantes que les siguen ciegamente, sin reflexión.
    Decís que no hay que “imponer nuestro criterio” y a los que no están de acuerdo con la dirección del Frente, con la pasividad y conformismo de los militantes, los llamás contrarrevolucionarios. Pero no sos capaz de responder a ninguno de mis cuestionamientos. Mantengo que el FMLN es “un partido sin voz, ni pensamiento”. Me gustaría que alguien contestara al artículo que lleva ese título.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:44 p. m.

    la tragedia de tamaulipas nos recordo que las cosas no estan funcionando bien en nuestro pais.se mantiene la inercia de nuestras instituciones en cuanto asegurar lo mas basico para subsistir en nuestra patria,seguridad,alimentacion.educacion,mientras una elite de poder se lucra de las remesas y no le interesa resolver tales problemas ,ya que siguen construyendo plazas comerciales de consumo donde terminan las mentadas remesas.en el salvador no existe produccion para exportar .el cafe
    que fue lo fuerte anos atras quedo rezagado.hoy lo unico que se exporta el capital humano.para beneficio de esta elite y este dia sumada una dirigencia del frente que solo le interesan las elecciones para darle salarios a un grupo selecto de lameculos..

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8:21 p. m.

    Yo también, mantengo el fmln es: UN PARTIDO SIN VOZ NI PENSAMIENTO. Pero nadie se atreve a darle replica, ni habrá mi estimado sr. Abrego. Por amor de Dios, si solo se necesitan el minimo de dos dedos de frente para darse cuenta que el FMLN no esta en nada. En buen espanol. YA SE ENAMORAN DE LOS LUJOS QUE LES PROPORCIONAN LOS CARGOS PUBLICOS O...... ES QUE NO TIENEN HUEVOS.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.