El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

02 agosto 2010

Respecto a las candidatuas “independientes”

Antes de continuar con mi excursión “filosófica”, quiero emitir algunas reflexiones sobre el fallo de la CSJ sobre las candidaturas individuales o “independientes”. No voy a entrar a comentar el fallo, sino las consecuencias que de él ya han resultado. La primera observación que hago es que el desprestigio de lo que se llama “clase política” ha llegado en nuestro país a extremos insospechados. Este desprestigio ha alcanzado a las instituciones políticas, tanto estatales, como civiles. Este desprestigio tiene un fundamento sólido en la constante conducta de los diputados, ministros y presidentes durante ya muchas décadas. 

Este desprestigio marca y determina la crisis de la política o si se prefiere, de lo político en general. Esto no es propio de nuestro país, la casi nula participación de la ciudadanía en las elecciones en la más grande “democracia” del continente es una muestra de su carácter universal de la crisis, pero hay otros ejemplos. La desconfianza en los hombres políticos, en su probidad, en su actitud desinteresada al servicio de la cosa pública, etc. trae aparejado justamente el desinterés de los ciudadanos en los problemas políticos en general y la apatía, enojo cuando se abordan estos temas.

La mayoría de comentarios sobre el fallo de la CSJ que he leído, manifiestan este desprestigio de los partidos políticos en tanto que institutos que expresan la voluntad de la sociedad. Los partidos son considerados como agrupamientos de interés privado y no como representantes de los intereses de las clases sociales en pugna en la sociedad. Esta consideración general ha tocado a todos los partidos, incluyendo al FMLN que hasta hace poco escapaba a este juicio en una parte de la población. El FMLN era considerado como el representante de los intereses de las clases trabajadoras. En la coyuntura actual su posición particular se ha desdorado y su participación en las reuniones parlamentarias y en los conciliábulos en Casa Presidencial, han venido a empeorar la valoración.

Como todo fenómeno social este desprestigio encierra aspectos positivos y negativos. Los aspectos positivos conciernen a la existencia de una valoración moral de la función política. Los ciudadanos le exigen a los políticos cualidades morales impecables en el ejercicio de su mandato, en la realización de sus funciones. Esta exigencia es la que al observar el comportamiento de algunos hombres políticos lleva a la gente a la desaprobación del actual funcionamiento de las instituciones. Surgen reivindicaciones de transparencia, de fiscalización popular, de participación directa de los ciudadanos. Estas reivindicaciones son los embriones actuales del desarrollo futuro de la democracia. No obstante el desprestigio de los hombres políticos contamina a la cosa política en general y a las instituciones mismas. Esto lleva consigo que mucha gente se desinteresa totalmente de la política y la considera como algo que no le concierne y llega incluso a considerar que ocuparse de la cosa pública es para gente de poca moral. Esto le pone trabas a las posibilidades de desarrollo de los actuales embriones de mejoramiento de la democracia, impide que se realicen.

Es en este contexto que las candidaturas “independientes” aparecen como un remedio, casi como la solución a los problemas planteados. Algunos han afirmado incluso que con estas candidaturas se inicia la democracia participativa. Por supuesto que hay proposiciones de la posible representatividad de algunos sectores (sindicatos, movimientos diversos). Pero con todo esto apenas se vislumbra, se anhela. Es decir esos comentarios han expresado de alguna manera las mismas reivindicaciones de transparencia y de representatividad en la Asamblea y en las otras instancias del poder. La pérdida de confianza en los partidos, la crítica de su funcionamiento vertical se expresa en la sobrevaloración de las candidaturas individuales. Pero esto viene a mostrar al mismo tiempo que la crítica de la democracia representativa no se ha llevado a cabo de manera radical. Pues la esencia de la democracia “representativa” no ha desaparecido, no desaparece con candidatos individuales. El pueblo en esta democracia se despoja de su soberanía y la entrega a sus representantes y en los órganos del poder ejecutivo y judicial. Este despojo es el que se pone de manifiesto en el funcionamiento de estas instituciones. Las múltiples declaraciones de Mauricio Funes de que es él, el presidente, quien decide en última instancia, es precisamente la máxima expresión de este despojo de la soberanía popular. Sus declaraciones se han podido interpretar, “el pueblo me ha dado el poder de imponer mi voluntad”. Lo mismo sucede con los diputados y alcaldes que consideran que son los propietarios de sus puestos. Es esta actitud la que ha propiciado la aparición de esos juicios negativos por parte de la población, es esta actitud la que favorece que aparezca el sentimiento que nos encontramos frente a una casta unida, con intereses comunes, sin importar el color político.

Es decir la valoración positiva de las candidaturas individuales expresa todo esto. Pero al mismo tiempo no se observa que estas candidaturas pueden conducir al despedazamiento del movimiento popular, a restarle coherencia a los planteamientos políticos generales, a llevar a una especie de nuevas agrupaciones en torno de intereses particulares. La defensa de intereses locales puede llevar a conflictos que le resten potencia a la manera de encarar los problemas generales, nacionales. ¿Qué puede tener de positivo que surjan líderes regionales? Estos serán tal vez caudillos locales que pueden federarse en torno a algún caudillo “nacional”. Este tipo de caudillos son los que instauran gobiernos personales, modos de gobernar despóticos, dictatoriales.

Pero al mismo tiempo estas discusiones y este entusiasmo por estas candidaturas “independientes” revelan que la manera de nombramiento de los candidatos de los partidos no satisface a la población. Los partidos tienen que tomar en cuenta esto. No creo que a la derecha le importe mucho este sentimiento. ¿Qué pasa con el FMLN? ¿Van a ser capaces de analizar el fondo de lo que esto manifiesta? ¿Van a tomar en cuenta para sus futuras listas de candidatos la necesidad de incluir el aspecto local e inmediato? Por el momento, me permito dudar, espero que los hechos me desmientan.

Todo esto es también el síntoma de una maduración política de la población, de una toma de consciencia de la necesidad de inmiscuirse mayormente en los engranajes políticos, en donde de manera directa se deciden los destinos generales del país, pero también el destino individual, familiar de cada uno de nosotros.

7 comentarios:

  1. Voy a usar este espacio para mostrar mi sorpresa, en la forma y como se unieron, con dispensas y todas las marrullerìas posibles ante un tema, que viendolo en frio es irrelevante, desde la optica de la praxis.

    Ya en frances "que asco!!!"

    Para RIPLEY : "ELIZARDO LOBO INTERPRETANDO EL ESPIRITU DE LA CONSTITUCION Y LAS 37 PAGINAS DEL DICTAMEN DE LA CORTE"

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:30 a. m.

    No fomentemos el caudillismo,y los posibles candidatos de grupusculos de poder,narcotraficantes,marereros,fanaticos religiosos, etc.eso esta lejos de ser participacion democratica .La Democracia que conocemos esta en desconposicion esta claro,nos tiene enagenados que hasta la defendemos,conciente o inconcientemente,apoyemos y participemos en el proceso de cambio,cuidando no caer en el juego politico capitalista que se propone recuperar y mantener su estado de derecha endecadencia

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:08 p. m.

    No es tan simple, en una sociedad como la salvadoreña en donde hay apatía de la población la candidatura de candidatos independientes causaria problemas, como los que se han apuntado, sobre todo infiltración de narcos, oportunistas de toda laya. Claro que surge la pregunta de que hasta que punto se diferenciarían de los actuales politicos, en realidad seria poco; pero habria que sopesar si los problemas se harian mas profundos. En lugar de ir a guatemala caeríamos en guatepeor.

    En sociedades europeas talvez funciona, no sé; me parece que muy poco. ¿Cuántos diputados independientes hay en el parlamento francés, Inglés, alemán, etc?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:02 p. m.

    los dos amigos anteriores les gusta esto como está, si probamos con funes sin ponerse camiseta, la cúpula lo ungió y todos nos fuimos en ese barco, el país sigue en esa búsqueda esperamos el cambio, porqué sólo hablan de lo peor, conocemos a las personas y lo que hacen, si el narcotráfico ha entrado por los partidos, no quieren mostrar el origen de sus dineros, las gremiales, las asociaciones siempre han sido instrumentalizadas por los políticos, y no es cierto que se encuentren los más pensantes del país metidos en esa clica de la asamblea, apoyemos nueva iniciativas, nuevas ideas, muchas de esas momias ya toparon, son tan groseros que apartan ciudadanos que trabajan en función social, para colocar hasta personjes que nadie conoce ni son del lugar, la presi{on los hará cambiar, oque se aparten porque este pueblo se cansó de esperar cambios, vienbenida gente nueva.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:42 a. m.

    Nuestros demócratas guanacos, ---no Jaguares---, han existido desde antes de 1821 y, si nosotros, Jaguares salvadoreños, continuamos permitiéndolo, tales guanacos genuflexos gobernarán hasta el día del juicio, bien entrada la tarde.

    Democracia, Religión y Libertad, tienen en común ser palabras tan flexibles que cada quién las interpreta y acomoda a sus descarados intereses o del grupo solidario con ellos, ejemplos: Truman, Reagan y ambos Busch, fueron demócratas sólo para su grupúsculo sionista; pero, para japoneses, centroamericanos y musulamnes de Iraq, Afganistán, Palestina, Pakistán y más, fueron vivos diablos encarnados en tales humanoides.

    Lo mismo puede decirse de otros oscuros personajes paridos por la historia próxima y lejana... Mientras no haya auténtica solidaridad entre las diferentes etnias, no habrá nacionalismos puros; ni libertades universales, ni religiones creíbles por al menos 90% de terrícolas.

    El Salvador no está safo de esta tragedia humana; entonces, Don Carlos Ábrego y resto de Honorables opinantes en esta cuestión: ¿Cómo o qué debemos hacer para contribuir, aun con una onza de cemento bueno para evitar que el hampa politicastra acceda a cúpulas gubernamentales nuestras; pues candidaturas independientes no nos sacarán de este túnel sin luz al fondo?

    Chichipate Cañaverales.-

    ResponderEliminar
  6. Se la sirvieron en bandeja de plata a los amigotes del fulano, los oportunistas estan de fiesta, los narcotraficantes colonbianos y salvadorenos estaran listos para comprar candidatos,los mareros se han puesto a pensar por primera vez,los fanaticos religiosos estaran buscando sus candidatos{por lo menos unos 2000}.y lo mejor de todo los OPORTUNISTAS de turno estaran buscando votos criticando al FRENTE,que panorama politico!

    ResponderEliminar
  7. Hay que estar claros sobre un punto muy importante. Las cupulas formales y reales de la clase politica que se encuentran representadas en la Asamblea Legislativa por via de los legisladores, han hablado muy claro con su accion. Basicamente, con el madrugon y el criticismo acerrimo en contra de las candidaturas idependientes, las cupulas han dado a entender que estan conscientes sobre el repudio del pueblo y, dejaron claro que temen que una candidatura independiente arrase en proximas elecciones, pues saben que el pueblo apoyaria esa nueva modalidad.

    Ahora el pueblo apoyaria esa nueva modalidad porque ya se agotaron las opciones de cambio. El cambio fue lento con la derecha y se nulifico con la llegada de la izquierda. Con el gane por el fmln de las elecciones presidenciales se termina el ciclo de la guerra, pues ya llego el fmln al poder y ese era su objetivo durante el conflicto. Con la entrega del poder por la VIA DEMOCRATICA por el fmln a la proxima administracion, sea quien esta sea, comenzaria un nuevo periodo en la historia politica del pais. Y si esta comienza con un presidente independiente, entonces quizas estaria llegando a su fin la polarizacion del pais, pues ya el electorado habria eligido no en base a derecha e izquierda, capitalismo y comunismo, sino en base a ofertas politicas alejadas del contexto de la guerra fria.

    Lo importante, es que las cupulas ahora le tienen miedo al pueblo. Eso es algo novedoso, y si el pueblo puede tomar la iniciativa bajo liderazgos de calidad, entonces podria ser una cosa muy buena.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.