El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

17 diciembre 2008

Pronombres y respeto

Ya me he referido en otras ocasiones a nuestro voseo. Dos veces cuando me referí a la tentativa de su erradicación de nuestra habla. Esto sucedió en los años cincuenta. Se traía a cuenta un artículo del argentino Sarmiento que lo consideraba vulgar y no sé que más yerbas. Esta campaña dio como resultado la aparición entre nosotros de un tuteo entre algunas personas de la clase media y alta. Su uso es un poco enfático, a veces simplemente afectado, sirviendo de distintivo de clase. En realidad se trata de un signo de pertenencia y de no pertenencia: “pertenecemos al mismo grupo” y “no pertenecemos a la chuzma”. Poco a poco esta connotación se ha ido perdiendo y el uso del tú a veces es un simple vocativo. Llegan algunos a usarlo con la conjugación del vos.

Otras veces me he referido al uso exclusivamente poético del tú, que es poco natural entre nosotros. Le hablamos a la patria en tú, a nuestras madres, a nuestras mujeres, hasta al FAS lo tuteamos... ¡FAS, tu puedes! Esto último es lo más ridículo y lo menos natural que le encuentro al uso del tú entre nosotros, al Fasito hay que vosearlo, su cuna fue el pueblo.

He invitado a nuestros poetas a asumir el voseo. Acaso le preguntamos a las cipotas ¿me quieres? ¡Nhombre! Les decimos: ¿y vos me querés? Muchos salvadoreños aprendemos realmente a tutear en el extranjero, con los extranjeros.

Ahora abordo de nuevo el tema, pues un articulista de Co-Latino, dice varias cosas sobre el voseo que me parecen inexactas. Primero, la palabra vosear no es un salvadoreñismo; segundo, figura en el diccionario de la Academia y tercero, el uso del vos hacia los mayores, en sí, no es falta de respeto. Es cierto que a los de nuestra generación no inculcaron dirigirnos a nuestros mayores y a los extraños siempre de usted. Mucha gente de mi edad se dirigió de esa forma a sus padres, aunque hubo desde los cincuenta algunas familias que admitían también el voseo familiar.

He señalado que en el diccionario académico, que existe en la red de computadoras, se puede consultar la conjugación verbal. Al lado de cada verbo hay un rectángulo azul que dice: conjugar, se pulsa ahí y aparece la conjugación, encontramos en el presente del indicativo y en el imperativo las formas del voseo. Ya no existe pues —hacia esa forma— ningún ostracismo académico.

No obstante me parece interesante señalar que somos muy particulares en el uso de los pronombres de la segunda persona. Sobre el tú, pues ya lo he dicho arriba. El vos merece un artículo aparte. Pero el usted (pronunciado generalmente ‘usté’) tiene un uso anárquico.

Me explico: tiene como en todo el ámbito latinoamericano y español la connotación de respeto y distancia con el interlocutor. Es decir se usa con interlocutores hacia los que se siente respeto, que no conocemos, con los que no nos sentimos cercanos, etc. En El Salvador lo usamos también hacia los niños, sin que esto presuponga mayor respeto, ni distancia. Hay gente que lo usa con gente con la que tiene relaciones amistosas y a veces incluso íntimas. Su uso se alterna con el voseo. Pero también puede connotar cierta distancia, cierto emplazamiento, cuando un adulto se dirige a un menor. Puede incluso ser intimidatorio.

A veces el usted adquiere hasta cierto cariño, cuando nos dirigimos a los niños y a las personas cercanas. Llegamos hasta el colmo de lanzarle un usté a los chuchos, a los pericos y loras. Así pues en nuestro país el respeto no lo expresamos exclusivamente con el pronombre usted. Creo que lo manifestamos con la entonación, con el tono de la voz. Para expresar el respeto tenemos toda una gama de gestos y posturas. Incluso tenemos una manera de aplaudir cuando queremos significar que nuestro aplauso además de la aprobación, lleva respeto. Para ello alejamos a cierta distancia de nuestro pecho ambas manos y damos palmadas cortas y poco estruendosas. Este gesto lo he visto entre nosotros, he reparado en él, no obstante ignoro si nos pertenece en propio, tal vez sea más extenso el uso.

En el artículo al que me refiero arriba hay otras cosas que se refieren a la campaña electoral. Realmente comparto las críticas que se emiten en él. Es perfectamente cierto que no existe ninguna razón para afirmar que Mauricio Funes sea partidario del aborto, en repetidas ocasiones ha expresado su oposición y comparte en todo la posición de la iglesia católica. También en esto no comparto su posición. Daré mi opinión en otra oportunidad.

4 comentarios:

  1. Anónimo5:35 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:35 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Me pareció muy interesante el artículo. ¡Qué importante es el voseo! http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/el-voseo-2009-01-07.html

    ResponderEliminar
  4. Cecilia:

    Sí, importantísimo. Sobre todo que se trata de una apropiación de nuestra lengua, la moldeamos a nuestro modo de ser...

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.