El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 diciembre 2008

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Nuestro país es uno de los fundadores de la Organización de las Naciones Unidas y como tal también uno de los países que firmaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948. En el mundo esta declaración se interpretó como una consecuencia inmediata del genocidio cometido por los nazis contra los judíos. Desde entonces se oyó ¡nunca más! No obstante para nosotros los salvadoreños esa declaración se da unos años después de una matanza de 30 mil personas y pudimos haber aprovechado la oportunidad para decirnos a nosotros mismos ¡nunca más!

Se pudo entonces tratar de aclarar lo ocurrido, ver todo el entramado de la tragedia y buscar y enjuiciar a los responsables de los hechos criminales. Entonces ni siquiera hubo ley que amnistiara, simplemente se ocultó, se negó oficialmente la realidad de los hechos y como no se puede borrar un hecho de tal magnitud, aparecieron entonces quienes que minoraban las cifras, que culpaban a las víctimas, que las calumniaban. Y luego hacer referencia a esa matanza se convirtió de facto en un delito. Para nosotros los salvadoreños fue inexistente la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Inexistente en dos sentidos, como texto, pues no se daba a conocer en las escuelas e inexistente en su inaplicación. Durante décadas, antes de la guerra de los ochenta , se practicaba la persecución política, se encarcelaba de manera arbitraria por delito de opinión, se desterraba a los oponentes, se torturaba, se asesinaba.

No cabe aquí la larga historia de las violaciones cometidas contra los derechos humanos de los salvadoreños. No obstante creo que hay que tenerla siempre en mente cuando —en un día como hoy— se conmemora un hecho de trascendencia internacional.

Pues se trata de eso, no basta la existencia de un texto para que de manera automática entre en la realidad y se aplique. Los derechos no se convierten en tales porque existan las leyes. Esos textos son referentes, sirven de instrumentos para expresar aspiraciones y son la base para la convivencia en la sociedad. Pero los derechos reales, los que se cumplen son los que se obtienen en las luchas sociales. Toda libertad adquirida corre siempre el riesgo de desaparecer, de ser violada. Es por ello mismo que no se puede denigrar como superfluo la existencia de la ley misma. Porque a veces, como en nuestro caso, la ley ha precedido al derecho real, éste para poder ser buscado, para convertirse en fuerza, fue necesario que multitudes hicieran su causa la misma Declaración Universal.

Son muy pocos los textos cuya aplicación se considera universal. Por ello mismo es obligación del estado salvadoreño, firmante de la Declaración, de darlo a conocer, de volverlo un instrumento de la educación ciudadana. Ese texto debe de entrar en las escuelas, ser debatido por nuestros jóvenes. Y sobre todo ser aplicado escrupulosamente.

(Pueden leer la Declaración del hombre y del ciudadano de 1789, aquí).

2 comentarios:

  1. Anónimo5:39 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:39 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.