El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

24 junio 2007

Respuesta a uno de mis lectores

Estimado JC, te respondo en este espacio, por cuestiones de comodidad y de economía.


La opacidad de la instalación de la “Academia para defensa de la aplicación de las leyes” en nuestro país, reconocerás, no augura intenciones loables. Tampoco la manera en que se instaló, que es simplemente un gesto más de sumisión del gobierno de El Salvador a la voluntad hegemónica de los Estados Unidos. Pero creo que ya nos acostumbramos a esto, que apenas si provoca alguna sonrisa apenada. La ministra Condolence Rice se encargó de anunciar la creación de la ILEA en nuestro país en una reunión internacional para la sorpresa general, incluyendo entre los sorprendidos al presidente Saca. Pero El Salvador es considerado por la Administración estadounidense como un “Estado Voluntariamente Sometido” —un género especial de asociación— a tal punto que la divisa de nuestro país ya no es más “Dios, Unión y Libertad”, sino que “Ellos disponen y nosotros acatamos”.

No obstante voy a tratar de exponer de manera ordenada las razones por las cuales me parece que la instalación de la ILEA no puede aportar beneficios a los pueblos latinoamericanos. Pues no se trata solamente de un problema salvadoreño, ni aún menos de un problema del IDHUCA, ni de alguna persona en particular. Pues como sabés la ILEA acoge policías de varios países latinoamericanos.

Tratemos de sentar algunos acuerdos previos. En tu intervención decís que cedés, aunque no concedés del todo que “La Escuela de las Américas es intrínseca e irremediablemente mala”. Supongo que el matiz de ceder y conceder que aplicás en este caso es el siguiente, que aceptás la premisa por simple concesión de cortesía, pero que en el fondo, allí en donde se junta tu razón con tu consciencia, aún nadie te ha convencido de que Pinochet, Videla y tantos otros egresados de esa Escuela fueron los principales protagonistas de los crímenes que se cometieron contra los pueblos latinoamericanos. Es posible que no veás ningún nexo entre uno y otro hecho, es decir, el hecho de que en la Escuela les enseñaban a “defender la democracia” y que ellos impusieron sangrientas dictaduras en sus países... Digo “defender la democracia” y hubiera podido agregar “los valores occidentales”, pues ese era el objetivo declarado de la Escuela de Las Américas, como el de la ILEA es “impulsar el respeto de la ley y combatir el terrorismo y el narcotráfico”. Pero creo que reconocerás que tu infidencia es mucho más tenaz que la de San Pablo que pretendía meter su dedo en las llagas de Jesús El Nazareno resucitado. Digo esto pues en nuestro país no es necesaria excesiva condescendencia para obtener la certitud de que la colaboración entre los organismos del ejército estadounidense y las fuerzas represivas nacionales tuvieron nefastas consecuencias para nuestro pueblo y son estos actos que siguen siendo protegidos por la Ley de Amnistía. Los métodos represivos del Ejercito de El Salvador durante la “guerra civil” han sido puestos en evidencia por organismos internacionales y su relación con sus instructores estadounidenses resulta inmediata. Me parece pues que tu reticencia de acordar total acuerdo en que el papel jugado por la Escuela de las Américas ha sido en sí y por sí muy nefasto, es desmesuradamente excesiva.

En estos días se está hablando sobre la próxima publicación de archivos de la CIA en los que resulta evidente el papel jugado por los Estados Unidos y en particular por Henri Kissenger en el golpe de estado de Augusto Pinochet en Chile. Hay otros hechos que serán confirmados por esa tardía publicación. Por ejemplo las tentativas de asesinato de Fidel Castro que fueron supervisadas por un miembro de la famosa y adolorida familia Kennedy. Este tipo de revelaciones las hace el gobierno estadounidense de manera más o menos regular. Algunos juzgan este proceder eminentemente democrático. Pero esto tiene su misión propagandista, esto fue ayer, hoy ya es de otro modo.

Y sin embargo las violaciones a los derechos humanos cometidas por oficiales de los Estados Unidos durante los años de ejercicio presidencial de George W. Bush son mucho más que patentes. Y también aquí, me permito decírtelo, te mostrás parco en conceder razón. Pues pretendés que esto no basta y que debe haber algo más, te cito: “Lo que no termino de entender es eso de que la ILEA es continuación de la Escuela de las Américas. ¿Por qué? Más allá de que son gringos, de que es Bush etc...”. Personalmente ignoro si es continuación, pero sé que es paralela y complementaria. Y es esto lo que voy a tratar de mostrar en lo que sigue.

Debo decir antes de proseguir que no existe en mi mente, ni en mi corazón ningún sentimiento de hostilidad hacia el pueblo estadounidense, sé que muchos ciudadanos de ese país se han mostrado solidarios con las luchas de los pueblos latinoamericanos por su autodeterminación. El pueblo de los Estados Unidos ha llevado adelante valerosas luchas por la libertad, contra la guerra, por la paz y el desarme, contra la ingerencia del gobierno de su país en los asuntos de otros pueblos. He conocido a algunos “gringos” que han sido víctimas de la represión estadounidense.

Cuando nos enfrentamos a la política internacional de los Estados Unidos, no nos encontramos en una situación similar a la de Marco Polo en Sumatra cuando vio por primera vez a un rinoceronte. Marco Polo nunca había visto rinocerontes y le costó encontrar algo concreto con que compararlo. Nosotros desgraciadamente tenemos una larga experiencia de ingerencias e invaciones y es en nuestros países en donde mayormente su política de dominación se ha encarnado. No voy a enumerar todos los hechos de ingerencia. Prefiero referirme a lo que algunos llaman la filosofía de su política exterior y los criterios que rigen lo que ellos llaman asistencia y ayuda.

Más allá del “destino manifiesto” que no es otra cosa que un sustento del que se alimenta el patrioterismo y el chauvinismo que se manifiesta de manera folclorica en el fetichismo de los símbolos nacionales. Pero este “destino manifiesto” sirve también de sustento ideológico y de justificación interna y externa de la dominación mundial. Esta dominación no es una pretensión, ni un objetivo lejano, se trata de una realidad actual y se ejerce por la fuerza de un poderoso gendarme internacional. No me voy a referir a la dominación económica, de ello hablaremos en otra ocasión. Me refiero a la capacidad que tienen los Estados Unidos de imponer cárceles clandestinas a países europeos, la capacidad real que tiene de raptar ciudadanos extranjeros, de torturarlos, de mantenerlos durante años incomunicados y de pretender juzgarlos extraterritorialmente aplicándoles tribunales militares. Esta capacidad se acompaña de otra, la de obligar a las otras naciones que estas violaciones a la ley internacional puede observarse de manera indiferente. Incluso en un país como la Suiza, se prefiere llevar a tribunales a los periodistas que revelaron los documentos de los servicios secretos suizos que demostraban y probaban las torturas que se cometían en las cárceles no tan clandestinas que los Estados Unidos mantenían en Polonia y Rumanía. “Esos documentos eran secretos, por lo tanto debían seguir siendo secretos”, comenta Christophe Blocher, un político suizo adepto de la transparencia. Los documentos aparecieron en el diario dominical “Sonntagsblick”.

La Comunidad Europea protestó “simbólicamente” por los vuelos “clandestinos” sobre los países europeos, que transportaban a los prisioneros. Los vuelos se contaban por miles e hicieron innombrables escalas técnicas. Esta complicidad no creo que fuera totalmente gratuita, pero los europeos se muestran a veces muy celosos por el respeto de la dignidad humana que uno pierde pie ante semejante dejadez. Pero estas cárceles son apenas la coda nada poética de la “lucha contra el terrorismo”.

Las torturas que se descubrieron al público en las cárceles iraquíes son parte también de esa lucha antiterrorista. La lucha antiterrorista se ha convertido en la doctrina de defensa del estado. Es el objetivo supremo. La erradicación de ese flagelo es una prioridad y no hay barreras morales alegables, aquí no valen las medias tintas.

Cuando las atrocidades que se cometen llegan al público se presentan como ejecutadas por personas que se desviaron de la recta conducta o son oficiales subalternos. Pero Guantanamo está a la vista de todos, no se oculta, se muestra en las pantallas de la televisión y se publican detalles. Nos han acostumbrado. Ese campo de concentración público ya no hiere la consciencia de nadie. Esto de lo que estoy hablando no sucede en secreto, esto no va a ser revelado por el "destapamiento" de archivos de la CIA. Es la práctica que usan los Estados Unidos para combatir el crimen organizado, el lavado de dinero que protege y alimenta al terrorismo.

Y como todos sabemos los Estados Unidos son la víctima privilegiada de todos los ataques terroristas venidas de todos los confines del mundo. Es para protegerse de esos ataques, que pretenden destruir al país de la libertad y de la democracia que es necesario que los países amigos y también los que son menos amigos tengan la capacidad de contrarrestar la actividad de los criminales, que se vuelve necesario que los técnicos en investigación policial presten asistencia y ayuda. Un país amigo es El Salvador que asiste a los Estados Unidos en su guerra contra el terrorismo en Iraq. Es de esta manera que se presenta la presencia del escuadrón Atlacatl en la guerra criminal que le impuso el imperialismo al pueblo iraquí.

Violar la ley internacional, burlarse de las Naciones Unidas, sostener las peores dictaduras, atropellar los derechos humanos, conducir guerras todo eso es la práctica de los Estados Unidos. Los Estados Unidos que cometen crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad bajo el pretexto de combatir el terrorismo se pretenden ser el celador del respeto de la ley y fundan una Academia de adiestramiento policial. Pero este adiestramiento no es solo técnico. Es la imposición de legislaciones acordes con las leyes de los Estados Unidos y del espíritu eminentemente represivo. La ley “antiterrorista” que el gobierno de Saca le impuso a nuestro país es una muestra de las instrucciones legales y consejos legislativos que se imparten en la ILEA. Ya sabemos nosotros como se está aplicando esta ley y contra quien. Son las nuevas jurisprudencias que aparecieron en los Estados Unidos después del ataque terrorista a las Torres Gemelas que los técnicos y políticos estadounidenses pretenden implantar en los países “subdesarrollados”. Ya no existe el Habeas Corpus, se ha prolongado la detención preventiva a lapsos que lindan con el detenimiento abusivo, el secreto absoluto de la instrucción policial y las penas de cárcel que son simplemente inhumanas. Esta “justicia” implacable contra el crimen organizado no es aplicable a los ciudadanos norteamericanos que cometan delitos y que puedan ser perseguidos por algún Tribunal Internacional. Los Estados Unidos no han firmado el convenio para la instrauración del Tribunal Internacional. Es más, nuestro país es uno de los pocos que firmaron una convención no recíproca que prohibe la extradición de agentes, oficiales, militares estadounidenses para un tercer país que los reclame por violación a las leyes internacionales.

No creo que haya hecho aquí ninguna revelación, que haya agregado algo nuevo a tus conocimientos de la realidad internacional. Me pregunto sin embargo ¿por qué tanta indulgencia con los crímenes que cometen los Estados Unidos? ¿Por qué confiarles a oficiales de la policía estadounidense la preparación de policías, jueces y fiscales de América Latina? ¿No existe ningún vínculo entre la práctica de los Estados Unidos y las enseñanzas que puedan impartirse en la ILEA?

No hace mucho, en agosto del 2002, el embajador de los Estados Unidos le entregó a la Comisión de la Paz de Uruguay más de 800 documentos desclasificados de la CIA. Ese material, según el diario La República: "... hace referencia a casos de tortura en centros clandestinos de detención, asesinatos y desapariciones como una política de contrainsurgencia establecida por las dictaduras; y habla de la cooperación entre las agencias de inteligencia de Argentina, Uruguay, Chile y Brasil en detenciones ilegales y traslados clandestinos bajo la denominada Operación Cóndor." Carlos Osorio, el director del Proyecto de Documentación de Argentina del National Security Archive, dijo que "Los documentos proporcionan pistas sobre el destino de las personas 'desaparecidas' en Argentina por un desenfrenado aparato de seguridad, y cuentan la historia de una campaña de contrainsurgencia masiva e indiscriminada llevada a cabo por la dictadura militar, apuntada a subversivos reales o imaginarios, incluyendo miles de dirigentes laborales, trabajadores, sacerdotes, activistas de derechos humanos, científicos, médicos, y dirigentes políticos." Estos hechos eran conocidos por la CIA y demás autoridades de los Estados Unidos, los informes llegaban todos los días a Washington.

Uno de los objetivos de la ILEA es organizar la cooperación de las policías a nivel regional. ¿Para aplicar lo que la CIA práctica en Yemen, Polonia, Rumanía, Marruecos, Indonesia, etc.?

Repito: cárceles clandestinas, raptos, torturas, transferecias de prisioneros, ausencia de tribunales y ningún respeto de las leyes.

Personalmente no voy a estar cuando dentro de veinte y cinco años la CIA y el Departamento de Estado desclasifiquen de nuevo algunos documentos y se descubra que la ILEA...


14 comentarios:

  1. Anónimo5:46 p. m.

    Un breve resumen de las intervenciones militares de EEUU en el mundo, extraído del libro Killing Hope del historiador estadounidense William Blum, para ilustrar al amigo J.C, IDHUCA Y otros que desconocen los hechos históricos.

    J.C puede ilustrarse más en el enlace adjunto:


    http://members.aol.com/bblum6/American_holocaust.htm

    INTERVENCIONES DE EEUU EN EL MUNDO."EXPORTANDO LA DEMOCRACIA"

    Introduction
    1. China - 1945 to 1960s: Was Mao Tse-tung just paranoid?
    2. Italy - 1947-1948: Free elections, Hollywood style
    3. Greece - 1947 to early 1950s: From cradle of democracy to client state
    4. The Philippines - 1940s and 1950s: America's oldest colony
    5. Korea - 1945-1953: Was it all that it appeared to be?
    6. Albania - 1949-1953: The proper English spy
    7. Eastern Europe - 1948-1956: Operation Splinter Factor
    8. Germany - 1950s: Everything from juvenile delinquency to terrorism
    9. Iran - 1953: Making it safe for the King of Kings
    10. Guatemala - 1953-1954: While the world watched
    11. Costa Rica - Mid-1950s: Trying to topple an ally - Part 1
    12. Syria - 1956-1957: Purchasing a new government
    13. Middle East - 1957-1958: The Eisenhower Doctrine claims another backyard for America
    14. Indonesia - 1957-1958: War and pornography
    15. Western Europe - 1950s and 1960s: Fronts within fronts within fronts
    16. British Guiana - 1953-1964: The CIA's international labor mafia
    17. Soviet Union - Late 1940s to 1960s: From spy planes to book publishing
    18. Italy - 1950s to 1970s: Supporting the Cardinal's orphans and techno-fascism
    19. Vietnam - 1950-1973: The Hearts and Minds Circus
    20. Cambodia - 1955-1973: Prince Sihanouk walks the high-wire of neutralism
    21. Laos - 1957-1973: L'Armée Clandestine
    22. Haiti - 1959-1963: The Marines land, again
    23. Guatemala - 1960: One good coup deserves another
    24. France/Algeria - 1960s: L'état, c'est la CIA
    25. Ecuador - 1960-1963: A text book of dirty tricks
    26. The Congo - 1960-1964: The assassination of Patrice Lumumba
    27. Brazil - 1961-1964: Introducing the marvelous new world of death squads
    28. Peru - 1960-1965: Fort Bragg moves to the jungle
    29. Dominican Republic - 1960-1966: Saving democracy from communism by getting rid of democracy
    30. Cuba - 1959 to 1980s: The unforgivable revolution
    31. Indonesia - 1965: Liquidating President Sukarno ... and 500,000 others
    East Timor - 1975: And 200,000 more
    32. Ghana - 1966: Kwame Nkrumah steps out of line
    33. Uruguay - 1964-1970: Torture -- as American as apple pie
    34. Chile - 1964-1973: A hammer and sickle stamped on your child's forehead
    35. Greece - 1964-1974: "Fuck your Parliament and your Constitution," said
    the President of the United States
    36. Bolivia - 1964-1975: Tracking down Che Guevara in the land of coup d'etat
    37. Guatemala - 1962 to 1980s: A less publicized "final solution"
    38. Costa Rica - 1970-1971: Trying to topple an ally -- Part 2
    39. Iraq - 1972-1975: Covert action should not be confused with missionary work
    40. Australia - 1973-1975: Another free election bites the dust
    41. Angola - 1975 to 1980s: The Great Powers Poker Game
    42. Zaire - 1975-1978: Mobutu and the CIA, a marriage made in heaven
    43. Jamaica - 1976-1980: Kissinger's ultimatum
    44. Seychelles - 1979-1981: Yet another area of great strategic importance
    45. Grenada - 1979-1984: Lying -- one of the few growth industries in Washington
    46. Morocco - 1983: A video nasty
    47. Suriname - 1982-1984: Once again, the Cuban bogeyman
    48. Libya - 1981-1989: Ronald Reagan meets his match
    49. Nicaragua - 1981-1990: Destabilization in slow motion
    50. Panama - 1969-1991: Double-crossing our drug supplier
    51. Bulgaria 1990/Albania 1991: Teaching communists what democracy is all about
    52. Iraq - 1990-1991: Desert holocaust
    53. Afghanistan - 1979-1992: America's Jihad
    54. El Salvador - 1980-1994: Human rights, Washington style
    55. Haiti - 1986-1994: Who will rid me of this turbulent priest?
    56. The American Empire - 1992 to present
    Notes
    Appendix I: This is How the Money Goes Round
    Appendix II: Instances of Use of United States Armed Forces Abroad, 1798-1945
    Appendix III: U. S. Government Assassination Plots
    Index
    _______________________________________________________________

    ResponderEliminar
  2. Gracias anónimo, me has refrescado cosas que a veces uno olvida.

    Don Carlos:

    Gracias. No me esperaba una respuesta tan completa, poero sin duda el tema lo amerita. Soy algo tonto y -además- cargado de prejuicios, por lo que voy a leer su entrada varias veces para digerirla bien.

    Por lo pronto, creo que el quid de la cuestión reside en la pregunta que usted planteó:

    "¿por qué tanta indulgencia con los crímenes que cometen los Estados Unidos?"

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  3. Estimado jc :

    No estoy de acuerdo con vos. No escogería ese adjetivo “tonto” para calificarte. En tus escritos y en tus réplicas has mostrado inteligencia y fineza.

    Mis respuestas no forma parte de un debate, sino que de una discusión, de un diálogo.

    Anónimo: gracias por el enlace y tus informaciones.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:08 a. m.

    JC: Sos una persona sensata. Es más, te felicito. Así es como deben plantearse las dudas y las objeciones y así es cómo deberíamos discutir.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:35 p. m.

    Don Carlos:

    Muy trabajada su carta a JC y es un buen esfuerzo para recordarnos de todas las atrocidades que los EUA han cometido en el mundo.

    Pero a mi no me quedaron claras las razones que usted tiene para decir que la ILEA es la mismo que la Escuela de las Americas.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Anónimo

    No sé si te has tomado el tiempo de leer el artículo del Washington Post. En el viene en detalle los esfuerzos jurídicos del Ejecutivo estadounidense para esquivar las leyes internacionales.

    Se trata del país de los tutores. Se trata de aplicar la visión de la seguridad que profesa el Ejecutivo de los Estados Unidos, se trata de inculcar las mismas prácticas, basándose en los mismos métodos, en los mismos argumentos.

    Si no entiendés el inglés te lo puedes hacer traducir por un traductor automático. Es lo que hice yo y se entiende muy bien.

    La doctrina de la seguridad que profesan los especialistas de los Estados Unidos y que sus agentes tratan de hacer aceptar al resto del mundo, implica sumisión a esos mismos postulados. Eso implica la criminalización de la sociedad civil.

    No veo por qué los Estados Unidos que atropellan las leyes internacionales en sus acciones internacionales, vayan a tener escrúpulos de servirse de sus alumnos para realizar lo que ellos mismos hacen.

    Hay otro aspecto. ¿Realmente creés que unas horas de Derechos Humanos van a cambiar el carácter represivo de cualquier policía? Pero me refiero a la represión contra el movimiento popular.

    Los datos de la criminalidad en El Salvador y de la impunidad reinante no ha bajado, sino que ha aumentado en estos dos últimos años. ¿Será que no aplican lo que han aprendido en la ILEA?

    Pero desde aquí nos enteramos de lo que está pasando en el país, los constantes atropellos, las intimidaciones que utiliza la PNC contra la población. Las humillaciones que le infligen a los jóvenes. De eso me di cuenta durante mis visitas a El Salvador. La policía está completamente militarizada y se comporta como un ente extraño a la sociedad. Diría mejor, un cuerpo hostil.

    Te copio aquí un párrafo de un artículo que he publicado en este blog: “Que cada uno asuma su responsabilidad”.

    “Recientemente un organismo, cuya integridad moral nadie discute, ni pone en duda, Tutela Legal del Arzobispado, denunciaba la participación de la policía en ejecuciones extra-judiciales, reseñaba cinco asesinatos políticos. En su informe sobre 2006, Ovidio Mauricio Gonzáles, nuevo responsable de la institución, denunció “que en 26 de los casos atribuidos a grupos que actuaron bajo el perfil de un “Escuadrón de la Muerte” , 8 señalan a la Policía Nacional Civil, por “sus características fácticas” y lamentaron la falta de operatividad de los órganos encargados de la persecución del delito.” (Co-Latino, 3 de mayo de 2007). Ningún otro órgano de prensa salvadoreño, con sitio en internet, dio cuenta de estos datos. Hablo particularmente de La Prensa Gráfica y el Diario de Hoy”.

    ¿Acaso es posible que estos hechos hayan sido cometidos por simple ignorancia por parte de los policías de los Derechos Humanos? Creo simplemente que ellos conocen el reglamento de la PCN y las leyes contenidas en la Constitución y los diferentes Códigos. No obstante existen serias sospechas que la PCN esté vinculada a muchas ejecuciones. Todos sabemos que hace tres años raptaron a muchachos santanecos del INSA, en julio de 2004. Si no lo sabías, pues en ese momento estaba yo en El Salvador y puedo servir de testigo. Y me extrañó mucho que ni el alcalde santaneco en tanto que miembro del FMLN (ahora ya pertenece a otro partido), no protestara contra esos atropellos durante las Fiestas Julias. Ese mismo julio, fui testigo de la apaleada que policías le asestaron a un grupo de jóvenes, delante del INSA, que desfilaban pacíficamente y luego me enteré de los arrestos arbitrarios que siguieron a la represión. No creo que esto haya mejorado.

    Esos cursos de Derechos Humanos en la ILEA son una simple coartada.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:41 a. m.

    Gracias por su comentario. Ya busco las lecturas que me recomienda. Pero me sigue quedando la duda de los argumentos para afirmar que la ILEA es una continuacion de la Escuela de las Americas.

    ¿Sabia usted que, ademas del IDHUCA, hay organismos internacionales, sumamente respetables, del sistema de las naciones unidas que esta dando capacitaciones a la ILEA?

    Y un detalle mas. Me da un poco de pena, pero preferiria que me trate de usted.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo :

    La lectura que le recomiendo está en este mismo blog. En el envío “Washington Post”.

    Tenemos evidentemente divergencias sobre la ILEA y los objetivos del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Llega un momento en que lo que a unos les resulta obvio, les parece a otros oscuro. No obstante no se trata de un artículo de fe.

    Mis pruebas no son de carácter fáctico, de tenerlas estarían ya en Tribunales y aún así se pueden debatir. He tratado de compartir una convicción. No veo por qué en su tentativa de dominación mundial, los Estados Unidos no usarían un organismo como ese para lograr sus fines. Sobre todo por la opacidad y falta de control de esa institución.

    Por otro lado, porque considero respetable el IDHUCA que he intervenido y porque no me satisfacen las explicaciones que han dado. Pero también aquí la divergencia es sobre el carácter de la Academia y también de la utilidad de los cursos que imparten. Un organismo como la Agencia de la Energía Atómica, también de las Naciones Unidas, durante meses estuvo tergiversando para permitirle a los Estados Unidos su campaña propagandística que le sirvió para agredir a Irak y violar la Carta de las Naciones Unidas y a continuación la Convención de Ginebra y la Convención contra la Tortura. De la lucha por la democracia, contra las armas de destrucción masiva, han convertido esa agresión en parte de lo que Estados Unidos llama “guerra contra el terrorismo”. Nuestro país contra la opinión salvadoreña sigue participando en esa guerra de agresión. Su participación insisto es presentada como parte de la lucha contra el terrorismo. ¿Debemos también en esto aceptar sus decires?

    No creo que los policías ignoren las leyes de sus países que se basan en los derechos del ciudadano y el respeto de la persona humana. Los cursos sobre los Derechos del Hombre deben impartirse en los grados de secundaria.

    Aunque prefiero el trato de confianza, no tengo ningún inconveniente de usar el trato distanciador del usted. Me incomoda mucho que me llamen “señor” y que antepongan un “don” a mi nombre. Lo dije una vez, hay quienes siguen haciéndolo. Al mismo tiempo tengo que aceptar y respetar la costumbre.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:41 p. m.

    Carlos, revise el articulo que comenta y de verdad, esta super interesante para conocer un poco mas sobre los abusos que comete EUA en materia de derechos humanos. Pero no encontre por ningun lado referencias a la ILEA y sigo sin saber los argumentos que sustentan las afirmaciones de que la ILEA es la continuación de la Escuela de las Americas.

    Mi inquietud y mis preguntas hacia usted vienen de constatar que hay demasiadas mentiras en todo esto (como que escuadrones de la muerte entrenan en el complejo Katia Miranda), demasiados ataques personales y excesiva bajeza, contra una organización que trabaja valientemente en la defensa de las victimas de la impunidad este pais.

    Tanta saña, solo me mueve a la desconfianza. Más aun, cuando veo que nadie da argumentos claros que vinculen a la Escuela de las Americas con la ILEA, que seria lo que justificaria las criticas (aunque no los ataques) al IDHUCA.

    Mas encima, como le comentaba antes, no solo el IDHUCA a impartido cursos en la ILEA, sino organizaciones sumamente respetables del sistema de Naciones Unidas. Y no me refiero a la Agencia de la Energía Atómica, sino a organizaciones que brindan asistencia humanitaria a victimas de trafico y trata de personas.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo:

    Sinceramente creo que hay una confusión. La ILEA no es para mí la continuación de la Escuela de la Américas. Simplemente afirmo, he afirmado que no veo ninguna diferencia entre los objetivos de los Estados Unidos al crear la ILEA y los que rigieron cuando se creó la Escuela de las Américas.

    ¿Los Estados Unidos tienen sí o no pretensiones hegemónicas? ¿Con qué tipo de organismos han tratado los Estados Unidos a lo largo de su historia asentar su dominación? Por el momento no veo que esas pretensiones hayan cesado y que sus métodos arbitrarios se hayan extinguido. Porque hasta que no se me demuestre claramente que la política de los Estados Unidos se haya encaminado hacia el respeto de la autodeterminación de los pueblos, no veo por qué tengo que consentir a darle mi entera confianza. La política del gobierno de G. W. Bush se ha mostrado de manera agresiva en demasiadas ocasiones, las violaciones a las convenciones internacionales son repetidas. ¿Podemos darles simplemente un finiquito moral porque nos prometen que van a dar técnicas de investigación criminal a las policías latinoamericanas?

    Creo que su indignación es muy renca. Por el momento en mi blog no he mencionado a los escuadrones de la muerte entrenando en el parque Katya Miranda. Es Cuellar quien menciona a Katya Miranda en su carta, no yo. No obstante he leído en blogues salvadoreños denuncias que Unidades de tácticas operativas salen a horas tempranas de la madrugada a entrenarse en el complejo Katya Miranda. No veo que tiene que ver esto ni con el IDHUCA, ni con su presidente. Personalmente no puedo pronunciarme, ni verificar esta información. Pero tampoco veo que usted esté en capacidad de afirmar que se trata de una mentira.

    Parece que tengo que masticar previamente mis argumentos: cuando mencioné a la Agencia de la Energía Atómica, era un ejemplo de una organización de las Naciones Unidas que se plegó a los mandatos de los Estados Unidos y esto a la vista de todo el mundo y después de haber recibido mandado preciso del Consejo de Seguridad. Lo que quería decir es que pertenecer a las Naciones Unidas tampoco indica absoluta neutralidad. Y además la posición de los Estados Unidos dentro del organismo internacional le permite incluso desviarlos de su destino inicial. Por lo menos se sabe que lo ha intentado, como el ejemplo de la UNESCO en el que fracasó rotundamente. No hay pues ninguna saña. Simplemente una interrogante. ¿No hubiera sido preferible que la IDHUCA se quedara afuera de la ILEA?

    También afirmo que la impunidad que gozan los criminales en El Salvador depende en mayor grado de la falta de voluntad política del gobierno de Saca. Afirmo que el miedo ha sido usado por el gobierno de Flores y el de Saca para promover una campaña de agravación del regimen de penas carcelarias en el país, sin darle a la policía los medios necesarios para que mejore sus investigaciones. Afirmo que bajo la impulsión del gobierno de Flores y de Saca la PCN ha sido militarizada y es usada más para la represión que para la investigación del crimen y la protección de los ciudadanos. Tanto el gobierno de Flores, como el de Saca han utilizado el miedo para llevar adelante diversas campañas, una de entre ellas fue la campaña electoral de Saca y en la que se anunció como objetivo principal acabar con las maras a través de la “mano super dura”. La seguridad ciudadana no es una prioridad del gobierno de Saca. Repito que si el gobierno de Saca estuviera dispuesto a terminar con la criminalidad, ya hubiera legislado sobre la importación, tenencia y uso de las armas de fuego. Estas armas están implicadas en la inmensa mayoría de crimenes de sangre cometidos en el país. Cuando digo legislar me refiero a que exista una ley que limite sensiblemente la importación, que haya un estricto control de los que poseen armas. No se trata sólo de declarar algunas zonas prohibidas al manejo de armas. No me salgo del tema. Pues la impunidad es un argumento que se esgrime para justificar la creación de la ILEA en El Salvador. Y repito que ese argumento no me convence. Es así de simple.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:00 p. m.

    Carlos:

    Que bueno que coincide conmigo en que no hay argumentos que sustenten que la ILEA es la continuación de la Escuela de las Americas. Esto, por supuesto, no significa que la ILEA es buena y hay que darle un finiquito moral. Por el contrario.

    Tambien comparto con usted en que hay que ver las iniciativas de los EUA con desconfianza y la ILEA debe ser recibida con suspicacia.

    Por esta razon, encuentro sumamente positivo que organizaciones como el IDHUCA esten monitoreando lo que pasa alli. Si la ILEA es o se convierte en una escuela de asesinos, el IDHUCA y las otras organizaciones respetables que estan alli, seran las primeras en denunciarlo publicamente, con pruebas y sustento.

    Finalmente, se que no es usted el que ha mencionado lo del complejo Katya Miranda, sino otras personas en los blogs que usted recomienda. Pero ya la misma Alcaldesa de San Salvador (quien administra el complejo) y la madre de la niña han expresado que esto no es verdad.

    ResponderEliminar
  12. Carlos:

    (me acabo de dar cuenta de que no le gusta el "Don". Tiene razón, ya se lo quité de mi blog también)

    Ya terminé de leer su amable y clara respuesta y he tenido tiempo de hilvanar unos cuantos pensamientos que -por lo largos- he puesto en mi blog. Me gustaría, si le parece que hay puntos de vista nuevos, me diera su opinión.

    ResponderEliminar
  13. Estimado jc :

    Desde que entró tu artículo a la red lo leí. Pero hasta el momento no he tenido el tiempo necesario para sentarme a escribir. Voy a hacerlo desde que algunas ocupaciones locales me lo permitan. Prefiero no adelantarte nada por el momento, para que la brevedad no induzca a error.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, estaré pendiente (acuérdese que he dejado algunas cosas en el tintero como lo que me cuestionaba de mi "ceder y conceder" en el caso de la Escuela de las Américas y otras ideas sobre ese inagotable tema del antiamericanismo)

    Saludos y suerte con sus ocupaciones diarias

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.