El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

22 junio 2007

Otra pieza sobre ILEA

IDHUCA respalda instalación de la ILEA


Sábado, Diez de Marzo de 2007

Redacción Diario Co Latino

Contrario a lo que, por una equivocación este vespertino publicó en su edición de ayer, el Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA) respalda la instalación de la Academia Internacional de Aplicación de la Ley (ILEA, por sus siglas en inglés) en el país.

Una fuente de esa institución universitaria aclaró que no sólo no están en contra de la ILEA, sino que participarán en la formación de policías, fiscales y jueces que el gobierno estadounidense realizará en El Salvador. “Nos interesa que reciban formación en derechos humanos”, aseguró.

Ayer, Diario Co Latino incluyó al IDHUCA entre las instituciones no gubernamentales que rechazaron la instalación de la referida academia, avalada en forma inconsulta por los grupos parlamentarios de derecha -ARENA, PCN y PDC- a finales de 2005.

La ILEA es parte de los esfuerzos regionales del presidente George W. Bush “en su lucha contra el narcotráfico, terrorismo, lavado de dinero, y otros ilícitos”, pero los opositores consideran que se trata de la reafirmación del control político de la mayor potencia del planeta en el istmo centroamericano.

Partidos de izquierda y organizaciones ciudadanas también la califican como una violación a la soberanía nacional y la continuación de la nefasta “Escuela de las Américas”. Por estos mismos argumentos, el gobierno de Costa Rica rechazó que se estableciera en su territorio.

Para los opositores, la instalación de la ILEA es una imposición del gobierno de Estados Unidos y es posible por la actitud sumisa de la administración del presidente Elías Saca, caracterizada por conceder cualquier petición norteamericana: base militar en Comalapa, tropas en Irak, firma del CAFTA, etc.

La creación de la ILEA fue anunciada por la secretaria de Estado de EE. UU., Condoleezza Rice, antes que por el presidente Elías Saca. Su ratificación fue en un ‘madrugón’, e incluso el entonces presidente del Congreso, Ciro Zepeda, realizó la votación ignorando las manos alzadas de varios diputados opositores que pedían la palabra.

Los llamados de atención sobre la ILEA no sólo vinieron de la izquierda y de organizaciones civiles, sino también de organismos como el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), que pidió al Estado salvadoreño tomar en cuenta los convenios de cooperación, seguridad e integración regional, antes de ratificarla.

“Exhortamos a la Asamblea Legislativa a que en los acuerdos que afecten la seguridad regional y puedan violentar la soberanía de nuestros Estados, se tome en cuenta el ordenamiento jurídico de la integración y se busque consenso con los sectores sociales”, dice el Acuerdo del 29 de septiembre de 2005, aprobado por las fracciones de los cinco países, incluida la representación de ARENA.

El congreso centroamericano consideró que la instalación de la referida academia “debe regirse por el marco de los acuerdos regionales, sin ingerencia de fuerzas externas; y señaló que la experiencia de la formación militar a través de la ‘Escuela de las Américas’ tiene un balance negativo en la historia reciente de los países centroamericanos”.

El PARLACEN retomó el argumento de que el proyecto “conlleva un contenido militarista y represivo, que afectaría la soberanía y la seguridad nacional, contrario a los esfuerzos que se han impulsado en la región para buscar solución a los conflictos por la vía pacífica y a la ratificación de la democracia como sistema de vida”.

En su Acuerdo, el organismo regional plantea que “las acciones que se asuman para contrarrestar los nefastos efectos que en nuestros países tienen flagelos como el narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo, etc., deben realizarse en el marco de los acuerdos regionales existentes y sin ingerencia de fuerzas externas”.

3 comentarios:

  1. Don Carlos, hola.

    Todo lo relacionado con los problemas de interacción social del señor Cuéllar, con lo del sospechoso sigilo y secretividad con que se ha llevado a cabo todo lo relacionado con la ILEA, etc... lo tengo claro.

    Lo que no termino de entender es eso de que la ILEA es continuación de la Escuela de las Américas. ¿Por qué? Más allá de que son gringos, de que es Bush etc... ¿Por qué la ILEA es mala? Es posible (y muy probable) que esté equivocado, a juzgar por la vehemencia con la que sus detractores critican a la ILEA. Pero hay algo que no me termina de convencer.

    Por lo que he leído el argumento es el siguiente: PRIMERO: La Escuela de las Américas es intrínseca e irremediablemente mala (ante esto, cedo sin conceder del todo); SEGUNDO: La ILEA es "lo mismo" o "continuación" de la Escuela de las Américas (No logro entender por qué, lo he visto afirmado pero no demostrado); TERCERO: Ergo, la ILEA es intrínseca e irremediablemente mala también; CUARTO: El IDHUCA hace por lo tanto mal en colaborar, recibir dinero, trabajar para, un organismo intrínseca e irremediablemente malo.

    La relación entre la tercera y la cuarta proposición me parecen lógicas. Pero no he encontrado información fiable de que la segunda sea verosímil. ¿Existe esa información fiable?

    Saludos

    PD. (Gracias por visitarnos a pesar de sus ocupaciones)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:38 p. m.

    Jc: Haces bien en preguntar y la gente hace bien en mostrar suspicacia. La experiencia con la escuela de las Américas,en ciertos aspectos, no fue muy buena que digamos. De ahí egresó gente con un perfíl doctrinal bastante oscuro: mirá su historia y mirá las estadisticas.

    Tuvo que darse un debate serio antes de permitir que la nueva escuela se instalara en nuestro territorio.Y así ver cuáles eran sus planes de estudio, la filosofía que los inspira y el perfil que pretende dar a sus estudiantes. Esa era una petición comprensible, dados los antecedentes.

    Yo comprendo tus reticencias, pero comprendo también las reacciones de la gente. El Sr. Cuellar se siente atacado, pero debería comprender el temor de la gente ante una medida que no ha sido objeto de un debate público y de una política de información clara.

    Estas decisiones hay que aclararselas bien a la opinión pública. Como no se hace, todos los movimientos se dan detrás del escenario y se le ocultan al espectador. Cuellar y la institucuón que preside han fallado en su política informativa por no tener en cuenta que un sector de la población es bastante suspicaz con estas cosas. Debieron explicarle a la gente la naturaleza del proyecto en el que colaborarían, anticipandose a los posibles recelos.

    Porque te lo repíto, los recelos son comprensibles.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: Tienes razón, con los actos gubernamentales siempre hay que ser suspicaces. En lo que respecta a la Escuela de la Américas también te entiendo (cedo plenamente y sin conceder en todo) Eso lo entiendo y lo comparto en un 99%. Y también me queda claro que a más oscuridad muestren, más desconfianza debemos tener.

    No critico a quienes se oponen. En el peor de los casos sería (de estar equivocados) un exceso de celo en su denuncia.

    Más bien a lo que voy es que si el silogismo (de tres premisas y una copnclusión) que expuse arriba no está bien estructurado, podría alguien oponer (en favor del IDHUCA) el argumento siguiente:

    La ILEA puede ser mala pero no lo es de manera intrínseca ni irremediable; la ILEA tiene en su pensum la materia de derechos humanos; ¿Quienes mejor que el IDHUCA para impartirla? ¿No es eso acaso colaborar para "domar a la fiera"?
    Lo peor que puede pasar es que los policías, jueces y fiscales que se "forman" allí, salgan igual de "torturadores" ¿Qué se pierde en la práctica?

    Inclinarme por una u otra óptica depende -así lo veo yo- de la respuesta a las inquietudes que siguen en pie: ¿Existe información concreta y fiable que relacione de manera sustancial a la ILEA con la Escuela de las Américas? y si no la hay ¿Por qué la ILEA es intrínseca e irremediablemente mala?

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.