El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

25 junio 2007

Marcha Verde por la vida y contra la contaminación


Beatriz Castillo
Redacción Diario Co Latino

Los habitantes de nueve municipios del departamento de Cabañas rechazaron los trabajos de minería que realiza la empresa canadiense “Pacific Rim” en la zona.
Los habitantes marcharon ayer en la “Primera Caminata Verde”, por varios puntos del municipio de Sensuntepeque, con el fin de “exigir que no se destruya el medio ambiente y no se ponga en peligro la salud de la gente”.
“Creo que no se debería hacer eso de las minas, los ríos serán contaminados”, dijo Ana Kelly Laínez, de once años. Laínez, viajó más de media hora desde el Cantón Santa Marta, para marchar de forma pacífica y “decir un no a las minas”.
Santos Dolores Orellana, viajó para participar en la marcha coordinada por organizaciones sociales en defensa del Medio Ambiente, desde el Cantón San Gregorio. Él teme que con la explotación de oro y plata la población sufra las consecuencias. “Creemos que no sólo va a afectar el medio ambiente con la contaminación de ríos, sino que la gente puede sufrir enfermedades, por eso nosotros no estamos de acuerdo”, explicó Orellana.
Los trabajos de minería iniciaron en el departamento de Cabañas, en el municipio de San Isidro, desde el 2005, luego que la dirección de Hidrocarburos y Minerías del Ministerio de Economía otorgara 33 concesiones a varias empresas incluyendo a “Pacific Rim” para realizar trabajos en todo el país.
Pero, el rechazo de los trabajos, según Francisco Pineda, coordinador del Comité Ambiental en Defensa del agua y la cultura de Cabañas, es porque los trabajos de explotación estarían destruyendo reservas verdes y se contaminarían los principales ríos de Cabañas. “Creemos que se deben de rechazar los trabajos, este no sólo es un problema que va a afectar al departamento de Cabañas, tendrá un impacto nacional”, sentenció Pineda.
El coordinador del comité considera que es necesario realizar reformas a la ley que permite la minería, además, que cuando se otorguen ese tipo de permisos se hagan con una “verdadera consulta ciudadana”.
Por su parte, Ramiro Velasco, del Movimiento Nuevo Cabañas, denunció que la empresa minera “está llegando a las comunidades para realizar las pruebas y buscar el material sin previo aviso o permiso. Ellos sacan rocas, hacen proceso con los venenos… y ya tenemos contaminación ”.
“Pacific Rim, realiza su trabajo en la zona de San Francisco El Dorado, en el municipio de San Isidro, justo donde vierte el río San Francisco. Lo que tememos es que exista una contaminación masiva” en la zona, ya que el río San Francisco pasa allí, en la minera, y luego se une con el río Titihuapa “que es el que desemboca en el Lempa, lo que implicaría un envenenamiento nacional”, sostuvo.
Velasco instó a las autoridades de gobierno a “frenar” tanto la exploración, como la explotación y las leyes que la permiten. “Las mineras se están llevando el 98% de las utilidades y están dejando a nivel de los gobiernos un 2% que no cubriría los daños”.
Las organizaciones y población aseguraron que continuarán pronunciándose y realizando actividades para buscar un freno a la minería.

6 comentarios:

  1. Al ver la pancarta de "NO A LA MINERIA"
    Me viene a la mente el spot de radio que se llama "Avance Minero Latinoamericano", en tal spot hablan de los avances mineros en Cuba y Venezuela, lo cual es caer en lo más bajo de la hipocrecía y la obviedad.
    "Vean señores de la izquierda, hasta sus compinches están de acuerdo con nosotros"
    Es el colmo del cinismo, pero qué le vamos a hacer, clase política, ciencias políticas (siempre he dicho que esto es un oxímoron), raza política.

    Ni modo

    Alberto Enrique Chávez Guatemala

    ResponderEliminar
  2. Alberto:

    En algunos lugares de El Salvador, las compañías mineras, le compraron a los escolares, cuadernos, lápices, sacapuntas, libros y bolsones. El monto de toda la operación es menor de lo que gana en Canadá un empleado de oficina. Para nuestros campesinos eso de seguro fue un deahogo económico. Es con esos espejos que quieren ensuciarnos el agua de todo el país.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo don Carlos, nos compran nuestro oro (la mano de obra de las personas que dejarán su vida en las minas), con sus espejitos.

    Es lamentable. Por eso molesta la forma en la que quieren vendernos la idea a todos nosotros, resulta insultante, verdaderamente molesto

    ResponderEliminar
  4. Alberto:

    Debo decirte que he visitado tu blog. Pero es muy complicado dejar un comentario. O tal vez sea yo demasiado anticuado...

    En todo caso hay algo en el artículo inicial que me recordó al "otro yo" del Dr. Merengue...

    La Marcha Verde fue realmente un éxito he visto otras fotos que me envió un amigo. Uno de los organizadores de la Marcha.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitarme, es todo un honor que visite mi humilde blog.

    Jajajaja, lo del doctor merengue es muy cierto, creo que fue el personaje de la caricatura el que me inspiró, por lo de los comentarios, ni se preocupe, con su simple visita me agrada, gracias.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:44 p. m.

    No estoy de acuerdo ni con la minería en El Salvador.
    ¿Porqué sacrificar la vida y hábitat por unos cuantos dólares?
    Ya vi esos útiles escolares que han estado regalando los de Pacific Rim a los escolares... ¡qué asco de compra de voluntades!
    Eso es ver a la gente como ingenua.
    Sí, es cierto que los niños del campo necesitan los útiles, pero no es aprovechándose de esa necesidad como esta empresa va a pretender ganarse la "buena voluntad" de los pobladores.
    Que piensen mejor, primero, que los niños a los que hoy les regalan bolsones, mañana, cuando se hayan ido luego de sacar hasta el último gramo de oro, serán salvadoreños estériles y con enfermedades generacionales, por culpa de la contaminación de la sucia explotación minera. He dicho.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.