El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

04 junio 2012

"Siempre ha sido así"


Hace unos días y con sobrada razón, el exrector de la UCA, José M. Tojeira señalaba en un artículo publicado por el “Colatino” que los temas coyunturales, tan numerosos y en apariencia extremadamente acuciosos, nos impedían mirar con detenimiento lo que en la estructura social sigue sin resolverse. Concuerdo indudablemente en este punto capital con el padre Tojeira.

José M. Tojeira atina también al apuntar en la prodigiosa inversión que se ha dado en el panorama político: ANEP y Fusades “que siempre defendieron un sistema político débil y corrupto, dirigido y puesto al servicio de los económicamente más poderosos, aparecen ahora como defensores de la democracia”, mientras que el partido de izquierda se muestra “metida en disputas de poder, aliándose además con la derecha política más desprestigiada, cae en la tentación coyuntural y se muestra como enemiga de la democracia”.

Mientras el FMLN sigue peleándose con la Sala de lo Constitucional y volviendo con extrema recurrencia a su obstinada oposición al voto por persona y la aparición de las fotos en las papeletas electorales, la situación real del país permanece sin cambios estructurales: “La “guerra de los ricos contra los pobres”, como le llaman algunos profesores de ética, continúa enriqueciendo a los que tienen más en detrimento de los que tienen menos. Y la coyuntura, mal manejada por los políticos, haciéndonos olvidar la realidad”.

El padre Tojeira se dirige al FMLN, en un llamado que suena ya casi desesperado: “el FMLN corre el riesgo no sólo de perder votos (más de los que ya ha perdido), sino de olvidarse de que su verdadera tarea es levantar a este país de la pobreza, del bajo nivel educativo, al tiempo que lo libere de esa estructura socioeconómica que sigue permitiendo que los ricos de este país vivan cada vez mejor mientras los pobres sufren sistemáticamente el olvido y la marginación”. Este llamado que es también un apremiante recordatorio de los iniciales objetivos del FMLN, contiene una premisa que me parece necesario aclarar.

En la estructura social salvadoreña uno de los componentes fundamentales son los partidos políticos y el papel que juegan dentro de esta misma estructura tiene repercusiones en la vida inmediata de la gente. Cada partido enuncia sus fines y se coloca en el panorama político de uno o del otro lado, a pesar de que en sus enunciados todos afirman el deseo de beneficiar el pueblo y sacar al país de su estancamiento. Las esperanzas que sigue abrigando el padre Tojeira en el FMLN reposan en las declaraciones, manifiestos y programas pasados. Es decir que existe una identificación entre el partido actual y el partido que se declaró tener como “verdadera tarea” liberar al país de su obsoleta “estructura socioeconómica”. Este último partido ya no existe. Durante los años de oposición del FMLN la inercia nos obligó a dar por verdaderas las intenciones “revolucionarias” que sus dirigentes machaconamente repetían con un estilo bastante dogmático.

No obstante el FMLN ha ido cambiando paulatinamente, en su acomodamiento al sistema político, en su participación en las instituciones del Estado y en el mismo funcionamiento interno poco o nada ha quedado del pasado. Dentro de la estructura social del país no existe hoy un partido político que se plantee como tarea suya “levantar al país de la pobreza, del bajo nivel educativo”, y al mismo tiempo liberarlo de la estructura socioeconómica que permite todas las escandalosas desigualdades sociales que sufre nuestro país.

Se trata pues de un problema mucho más grave, más profundo, que simplemente de insistirle al FMLN que recuerde y asuma su misión histórica. El FMLN ha dado muestras palpables de que no puede asumir lo que ya no le corresponde. Ellos han preferido aliarse a la derecha (“aliándose además con la derecha política más desprestigiada”, dice el mismo Tojeira), proclamar su fidelidad al gran capital y al sistema mismo.

Todo ese juego de frío y caliente, de va y viene que mantienen con el presidente Funes no solo muestra su falta de miras políticas, sino que pone al desnudo un vergonzoso oportunismo. Un día son partido de gobierno o en el gobierno, otro pareciera que ya están en la oposición. Los dirigentes del FMLN, en sus conciliábulos semanales, se dedican a calcular cuál actitud es más rentable electoralmente. Por el momento, parece que lo que prevalece en esas cuentitas de apotecario es permanecer en el gobierno y echar pujidos de vez en cuando. Esta es la realidad del partido FMLN. ¿Podemos confiarle las tareas históricas que señala José M. Tojeira?

Lo que ha planteado el exrector de la UCA ha de sonar a los oídos de los miembros de la cúpula partidaria como un exabrupto radical y extremista. No obstante lo que plantea el padre Tojeira está puesto en nuestra historia como algo inaplazable, como urgente. No podemos salir de nuestra miseria si no nos liberamos de la estructura socioeconómica que funciona exclusivamente en beneficio de los ricos y que agobia a los pobres.

Pero al problema de la ausencia de un organismo político que se proponga esa liberación de la opresión social, se agrega otro. Algunos pueden reconocer la urgencia de transformar las estructuras sociales y económicas del país, tal vez abunden, pero son muy pocos los que las consideran posibles. Este otro aspecto forma parte también de la estructura social y política del país. Esta convicción no ha surgido de repente. Los medios de comunicación y propaganda que le sirven al capital se han encargado de promover esta imposibilidad, presentándola como una magnífica utopía, como un sueño de ilusos, pero la dura realidad nos demuestra que el sistema actual es el único que garantiza la libertad. A esta propaganda de la oligarquía se le suman nuevos e inesperados refuerzos: las alegaciones de los dirigentes efemelenistas de la necesidad de ser realistas, de ser pragmáticos. También ellos sostienen la imposibilidad de romper con estas estructuras sociales y económicas, ellos afirman que eso ha dejado de ser para ellos un objetivo inmediato o de medio plazo. También ellos llaman de extremistas o de ilusos a los que reclaman los primeros pasos por la vía de las reformas estructurales.

Tenemos pues que emprender un esfuerzo explicativo para además de mostrar la necesidad de las reformas estructurales, volver patente su posibilidad. Los argumentos están en la realidad misma, en la vida misma en que estamos sumidos. Se trata pues de buscar los argumentos, de llevarlos a la gente, de insistir mucho, pues la realidad agobiante también es fuerte en su certitud de ser la única posible. El conformismo nos lleva a repetir “siempre ha sido así”.  

1 comentario:

  1. Marcela3:50 a. m.

    Hoy queda bien decir ciertas cosas frente a la opinión pública:
    el oportunismo se llama pragmatismo, y
    la traición se llama realismo.

    Secundo tu posición Carlos, es agobiante la situación de nuestro pueblo, pero es altamentemente preocupante el conformismo de las personas, el ser inhumano entre nosotros mismo, el no indignarnos, el desviar nuestra atención, y la verdad es que no siempre ha sido así, y en la medida que iniciemos una verdadera conciencia de clases NO SIEMPRE SERÁ ASÍ!

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.