El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

02 abril 2011

Funes simboliza los abandonos del FMLN

No voy a tratar del veto contra el decreto sobre la reforma del Código Electoral, aunque mis reflexiones giran en torno a este tema. Lo primero que quiero señalar es la excesiva esperanza que suscitó el fallo de la Sala de lo Constitucional al respecto, las candidaturas individuales casi se plantearon como la solución política a la conducta que adoptan los diputados en la Asamblea y la deriva derechista del presidente y del FMLN. Algunos llegaron a pensar que estas candidaturas eran el inicio de la democracia participativa. La presentación de las listas como instrumento del voto directo, las listas abiertas, la posibilidad de elegir entre los diputados y la presentación de la foto también se consideró como un avance de nuestra institucionalidad y de nuestra incipiente democracia.


En mis primeros comentarios sobre el fallo, no compartí el entusiasmo general. No pienso que las candidaturas individuales vayan a cambiar el fondo del voto tal cual se concibe dentro de este régimen. Sin embargo se podía considerar como un avance en el sentido de que esto daba la posibilidad a diferentes corrientes existentes en el país de alcanzar mayor audiencia, si lograban colocar en la Asamblea algún diputado. Era pues un embrión hacia un nuevo pluralismo. Al mismo tiempo también abría la posibilidad de una reactivación de la participación ciudadana en la política y una manera de revalorarla.


El desprestigio del quehacer político está llegando en el país a su clímax. Es natural pues que el fallo se recibiera con mucha esperanza y crecido entusiasmo. Los partidos políticos reaccionaron ante este fallo como reacciona una bestia herida y acorralada. Vieron su muerte anunciada y recibieron la estocada casi como una traición. Acudieron a la encerrona madrugadora y entrelazaron reformas constitucionales para impedir que el fallo tuviera efecto en el futuro. Se armó una discusión en el país, hubo alegaciones de todo tipo, se alegó abuso de parte de la Corte Suprema, se le adjudicó incompetencia e incluso que sobrepasaba sus atribuciones. Hubo consultas, hubo seminarios, se llegó hasta la amenaza de la destitución. Los partidos políticos continuaron hundiéndose en su desprestigio y desacreditando aún más la actividad política.


Es este el punto que me interesa tocar. Los chanchullos, la creciente corrupción, la cada vez más palpable distancia que separa a los diputados, ministros y demás funcionarios del común de los mortales, han ido socabando el pequeño interés hacia la política que tienen los ciudadanos. Hacer política, ocuparse de la política se vuelve cada vez más sinónimo de propención hacia lo ilegal, lo sucio moralmente, la hipocrecía, etc. La sociedad y el mundo de la política son dos universos totalmente separados. Cabe preguntarse ¿quién saca provecho de todo esto?


A primera vista, son los mismos hombres políticos, la casta de los politiqueros es la primera en beneficiarse de la despolitización del país. Entre menos interés hay, menos se sienten obligados de dar cuenta de su actividad a los electores. Los partidos políticos pareciera que dejan de representar a las clases sociales y pasan a constituirse en grupos autónomos de poder y a aglutinar a gente con intereses propios. Esta visión que se ha generalizado y que no deja de lado ahora a ningún partido politico salvadoreño, reposa en una aprehensión correcta de la realidad, pero se trata al mismo tiempo de una visión que no va hasta el fondo del asunto. Digo que es correcta pues es lo que se ve y es lo que demuestra la actitud de los partidos políticos en el trato de estos temas. Pero al mismo tiempo, no se va al fondo pues la política no es un asunto neutro para nuestra vida de todos los días, en ella se definen las acciones que van de una u otra manera a beneficiarnos o a perjudicarnos. La política es la defensa de intereses sociales y privados.


Abundan los ejemplos, el principal es la constitución del presupuesto, de su financiamiento, la recaudación de impuestos no es una cosa neutra, los préstamos que adquiere el gobierno benefician a una clase y desfavorecen a otra. Veamos también lo que ha sucedido con el gas. Tal vez se trate de un mal decreto y que se pudo hacer otro. Pero la realidad es que por querer focalizar la subvención hacia los que más tienen necesidad de ayuda, se ha producido un descalabro, que ha provocado el descontento general y la creciente amenaza de la alza de los precios. Pero esta subvención es la que ha mantenido durante todos estos años oculto el precio real del producto y su constante alza. La subvención venía a completar el pago, pero este pago se realizaba por el gobierno en detrimento de otras acciones en beneficio de los ciudadanos. Los dueños de las compañías se beneficiaban de este pago, que procede del presupuesto común, financiado por los impuesto de todos. Ahora se desenmascara una nueva alza y los dueños de las compañías hablan de nuevos modos de calcular, de no se sabe qué nuevos procederes de mezclas, en fin, un nuevo aumento del precio en definitiva. Pero los precios al detalle repercuten otras alzas, es lo que nos afirman también. En parte es cierto, pero también la diferencia de los precios de producción y los precios al detalle nos mostrarían que son los grandes monopolíos los que salen mayormente beneficiados. Es decir, en definitiva, en el fondo, la subvención favorece a los patrones y a los monopolios. Esto lo decide el gobierno, esto lo deciden hombres políticos, el ministro y su jefe, “el-presidente-soy-yo”.


Vuelvo ahora al tema. Las candidaturas individuales pueden beneficiar la reconquista de la política por los ciudadanos. No obstante el decreto sobre ellas tiene tantas trabas que las vuelve imposibles. El presidente que se muestra ahora tan celoso de la democracia aprobó con sus dos manos este decreto. Hipócritamente ahora se presenta como un fervoroso defensor de la democracia y veta el segundo decreto. Pero esta actitud no es del todo inocente. Mauricio Funes desde su acceso a la presidencia lleva una lucha constante en contra de los partidos políticos, insiste en su desprestigio y en el desprestigio de la política misma. Si volvemos a la pregunta —¿a quién beneficia este desprestigio?— veremos a quién le sirve prioritariamente el jefe del gobierno.


Funes lleva desde hace buen tiempo un distanciamiento del partido que lo llevó a la presidencia y un constante coqueteo con la derecha política y patronal. El FMLN obcecado por su pretendido papel de representante de las clases oprimidas, no se da cuenta que la población se ha manifestado por en favor de las listas abiertas y no desea más que el voto sea distorcionado por las cúpulas. Es decir los electores desean elegir directamente a sus diputados. Los dirigentes del FMLN por primera vez entablan un mano a mano con el presidente. Sorprende mucho que sea en este tema que los efemelistas reaccionen, no lo han hecho antes frente a todos los desplantes presidenciales, no lo hicieron nunca antes frente a los cambios de su línea política. Incluso cuando aún era apenas candidato le dejaron distanciarse e imponer sus antojos. En el comunicado del FMLN no todo es falso, aunque se ve que no lo hacen por defender la democracia, ni la participación política ciudadana.


En esta disputa y en la discusión general que se mantiene en el país en estos días hay un tema de primera importancia. Se trata del papel del partido político en la sociedad. Los partidos políticos sirven para organizar y reunir a los ciudadanos para defender sus intereses, para congregarse y luchar por sus ideas. El desprestigio creciente y justificado de los partidos políticos actuales, no debe ocultar el papel que debe jugar el partido de los trabajadores. Este lugar se está quedando vacío en nuestro país. El FMLN en su afán de quedar bien con su propio candidato, con el hombre que llevó a la presidencia, por querer plegarse a su política en parte social-demócrata, en parte reaccionaria y de derecha, se ha venido desprestigiando y perdiendo el arrastre pasado. La cúpula empieza a darse cuenta, a sentirlo. ¿Pero quién puede tener confianza en un partido veleta y sumiso a los caprichos de un personaje oscuro y pretencioso como el presidente actual? ¿Quién puede volver a confiar en un partido que se dice revolucionario y ofrece sus servicios al gran capital y acompaña a Funes en sus alabanzas al imperialismo? ¿Quien puede ignorar que el FMLN ha votado sin discusión, sin mayores enmiendas las leyes y decretos presentados por el Ejecutivo? ¿Quién puede ignorar que el FMLN abandonó sus demandas de abrogar la Ley de Amnistía, que no perseveró en su posición de volver a la moneda nacional? En estos momentos, ni siquiera participa en la discusión sobre qué destino darle al puerto de La Unión. Y no se trata de un problema anodino. La independenica económica reposa también en tener estructuras económicas nacionales, con capacidad de responder a las exigencias de la economía nacional. Una compañía autónoma nacional en el puerto de La Unión sería también una garantía del control de la circulación de las mercancías, de la recaudación de los impuestos, de la regulación del empleo en el sitio y el beneficio de la formación de profesionales del país. Hay otros beneficios, pero solamente señalemos estos. Entonces, la política nos determina hasta en el precio de las tortillas y si renunciamos le dejamos las manos libres a las clases dominantes que dispongan libremente de nuestros destinos.


El partido político es un instrumento de organización popular, pero es sólo un instrumento y no un fin en sí, no puede ser un medio de vida para nadie. Hasta hoy los partidos políticos existentes nos han mostrado que la ausencia de participación de sus miembros, del verticalismo, que las cúpulas pueden apriopiarse del partido y sacarle todo el provecho. En estos momentos los trabajadores, todas las clases trabajadores, todos los asalariados deben mirar bien dónde están sus intereses, deben dedicar tiempo y energías para pensar sobre el modo de funcionamiento del nuevo partido revolucionario. La situación política es nueva, surgen aspiraciones democráticas nuevas que se enfrentan a obstáculos políticos que encierra el sistema actual. La forma y el funcionamiento de los partidos actuales no pueden servirle a los trabajadores. Se necesita algo totalmente nuevo, que nazca del seno mismo del pueblo, a partir de todas sus aspiraciones. Creo que no es conveniente que tiremos al traste la idea del partido de los trabajadores. Lo que necesitamos es crear nuevos conceptos, nuevas ideas y sobre todo nuevas prácticas. Se trata de una exigencia histórica. Los trabajadores no pueden quedarse sin su instrumento de lucha, sin un instrumento organizador. El partido político le da cohesión a la acciones, les da peso y sentido. Muchos nos damos cuenta que el sistema actual en el país no responde a las necesidades de la sociedad, que este sistema ha dominado nuestras vidas y el destino del país desde hace muchas décadas. Es necesario pues cambiar real y radicalmente este sistema. El FMLN prefirió para llegar al Ejecutivo a un candidato-florero en vez de entablar una profunda discusión sobre qué sociedad queremos. El FMLN se mostró oportunista. En vez de convencer y luchar por sus ideas, si es que entonces todavía tenía ideas de cambio social, optó por ceder ante las presiones de grupos interesados por llegar al poder y servirse de él. Funes simboliza justamente todos los abandonos del FMLN.

11 comentarios:

  1. Carlos:

    Muy bien, pero falta analizar los efectos que tendrían las listas abiertas y desbloqueadas, tanto al interior del FMLN, el cambio en el acceso de diputados de los partidos pequeños por los residuos y cómo afectará en las próximas elecciones en la repartición de fuerzas dentro de la próxima legislatura y el apoyo al ejecutivo en los siguientes 2 años a partir de que tome el poder y sus efectos en las elecciones para las de presidente.
    En primer lugar, los diputados por residuos, en su mayoría captados por el PCN y el PDC, se vería sino eliminados, al menos disminuidos, pues al elegir por personas, la cantidad de votos de estos será exacta, no habrá margen para residuos, esto en cierta forma favorece a la derecha recalcitrante de ARENA, pues aún ellos tienen el poder mediático como para terminar con el prestigio de cualquier candidato, recordemos como la agarraron contra Sánchez Ceren en las pasadas.
    Segundo, el FMLN al cambiar sus estatutos y cerrar la participación a cargos de elección únicamente a los que la cúpula o los amigos de los representantes departamentales, cuyo objeto era aglutinar un solo pensamiento de dirección, limitaba el acceso de representantes y líderes comunales potables para candidatos, ese mismo cambio de estatutos con las listas abiertas limita al FMLN y deja en desventaja a la cúpula que si quiere lanzar a representantes conocidos como diputados, con márgenes posibles de ganar, no necesariamente estos serán obedientes de la cúpula, o sea que el partido o se abre o se limita electoralmente.
    Tercero, al limitarse los partidos pequeños con quien negociar en la asamblea, dadas las pocas posibilidades del FMLN de alcanzar los 42 votos, limita al mismo gobierno y eso es ganancia para la derecha, pues inutiliza cualquier ley necesaria que quiera el ejecutivo en los siguientes dos años, algo que la derecha está esperando como argumentos políticos para su campaña.
    El FMLN en su afán de no dividirse y controlar a su partido, a descuidado el contacto con la gente y el trabajo de campo se ha limitado, ahora esta pagando su actitudes antidemocráticas pues tiene que aliarse con los corruptos para poder hacer gobierno y los costos son bastante grandes pues se esta sacrificando hasta principios éticos.
    El veto en mi criterio va dirigido a la cúpula y su intolerancia de abrir espacio de debate al interior, si el FMLN no medita y sigue enfrentado a ARENA polarizando una vez más, dando seguimiento a la agenda política que por 20 años a practicado este partido y que le resultado pues ha mantenido en un crecimiento lento de simpatía del electorado, aun proclamándose defensor del pueblo, o como te explicas que en un país con niveles de pobreza, desempleo y marginación la gente vote por ARENA y las banderas del FMLN no atrae a mas de solo el 35% del los votantes. Ese debate que ha emprendido el FMLN contra el veto lo único que esta haciendo es desgastarlo políticamente.
    propaganda.

    ResponderEliminar
  2. Boris: no era el tema de mi artículo. Por varias razones, no puedo realmente proyectarme a resultados que pueden depender aún de acontecimientos que aún no han ocurrido.

    Por otro lado, hay en tu comentario algunos puntos y observaciones que me parecen atinadas, pero se reportan a un evento que aun estó por suceder.

    Propongo pensar nuestro futuro afuera del FMLN y en un partido que tenga nuevas formas organizativas y nuevas prácticas sociales.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:46 a. m.

    Carlos
    Para constituir un partido del pueblo, se necesita proyectar una "masa critica".
    En sociología se define como "masa crítica" de un fenómeno, el número de individuos involucrados a partir del cual dicho fenómeno adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y crecer por sí mismo.
    Esta estructura que conocemos como Partido del pueblo debería ser lo suficientemente flexible y desidiologizada para abarcar los diferentes intereses e identidades de todo el pueblo. Si habla de un partido de los trabajadores deja un amplio sector del pueblo afuera con quien en algun momento va a chocar, un partido de los trabajadores será el mismo esquema de los partidos tradicionales, solamente que aglutina a una clase específica. Si queremos realizar un cambio profundo hay que destruir la estructura partidaria vertical y centralizada y comprometida con una sola forma de pensamiento.

    El referendum es la forma de consulta popular para las decisiones claves de una masa heterogénea, de la población en su totalidad.
    Un partido tradicional siempre va a crear una masa de borregos(seguidores),mientras una masa crítica cuantitativa de los ciudadanos tiene la capacidad de producir cambios cualitativos e irreversibles en la sociedad.
    El funcionamiento de la masa crítica es un principio físico, cuando existe una mínima cantidad de materia para producir una reacción en cadena se necesita un esfuerzo cada vez menor para sostenerse. Una actitud crítica propositiva y participativa de la población es el motor para los cambios, siempre y cuando un partido idelogizado no lo frene.
    Hay un momento que mide este fenómeno, The Tipping Point (El Punto de pasar el Umbral) en el cual un comportamiento social o una tendencia se consolida en una dinámica propia de crecimiento. Esto es empoderamiento.
    Mariana

    ResponderEliminar
  4. Estimada Mariana : El concepto de pueblo lo utilizo poco, como también utilizo muy poco el término masa. Su significado es demasiado lato. Es tan lato que algunos lo confunden con el término “nación”. En realidad cuando hablo de trabajadores no creo que esté excluyendo tanta gente, pues a este sustantivo le agrego asalariados. Es posible que en entre ellos no entren —si se sigue una clasificación fija y dogmática— algunos sectores de la población, pero que sufren de la misma manera el peso de la dominación de la principal clase explotadora: la oligarquía.

    Es muy posible que sea pertinente el concepto de “masa crítica”, pero tal cual me lo expones, me parece, no toma en cuenta otros factores también dinámicos que asimismo contribuyen a la formación de grupos organizados: por ejemplo todo el conjunto de aspiraciones que pueden mover y aglutinar amplios sectores de la población. En la sociedad los grupos políticos se reunen a partir de una comunidad de intereses que defender, de deseos, de ideas, incluso ideales. No sé que puede significar un partido político desideologizado. Todo depende —para ponernos de acuerdo— que entendemos por ideología, este es un tema que puede entrar en nuestras discusiones. Desde ya te puedo afirmar que existe todo un conjunto de personas que se piensa libre de ideologías y que por una falta de análisis crítico de su propio pensamiento y sus determinantes, son presas fáciles de ideologías que pregonan la sumisión a las clases dominantes y contrarias a sus intereses.

    El partido de los trabajadores (asalariados) por supuesto que va a chocar con otros sectores. Pero la sociedad en la que vivimos, no es homogénea y cada clase social tiene sus propios intereses. Pero dentro de estos intereses existen aquellos que pueden ser perfectamente conciliables y aquellos que no lo son. Estos últimos son antagónicos, irreconciliables, existen entre los explotadores y los explotados. Este tipo de oposición no se resuelve sin luchas intensas en las que se aclara el papel que juegan todos los sectores de la sociedad y se descubren las posibles alianzas. Pero en este tipo de lucha obligatoriamente existe vencedores y vencidos. Por ahora, en estas luchas los trabajadores y sus posibles aliados has sufrido muchas derrotas, la prueba de ello, es que seguirmos sin satisfacer necesidades que nos permitan un libre desarrollo de nuestas personalidades, vivimos en condiciones que no permiten el desarrolo armonioso de todos y cada uno.

    ResponderEliminar
  5. He propuesto que pensemos en un nuevo tipo de partido, sus formas organizativas, sus actividades nuevas. Y estas nuevas formas que propongo buscar, van justamente opuestas al verticalismo, al centralismo burocrático. Por lo tanto en esta búsqueda caben todas las proposiciones y todas las ideas que nos eviten caer en las rutinas y moldes pasados y existentes en los partidos tradicionales.

    Es posible que ese modelo dinámico que describes se pueda aplicar a las sociedades. Pero temo que lo que ocurre en las sociedades es muchísimo más complejo que ese esquema. Pues los obstáculos y frenos existen y existen ahora aún mayormente, puesto lo que tiene ahora existencia son los viejos modelos, la sociedad capitalista funcionando y reproduciéndose, incluso mostrando en muchos de sus momentos una innegable efectividad y eficacia. Lo que nosotros podremos proponer aún no existe, hay que buscarlo, hay aún que crearlo. Y hasta que pueda existir y que comiencie a dar sus frutos puede que pase cierto tiempo, posiblemente mucho tiempo.

    En el famoso prefacio de Hegel a su Fenomenología del Espíritu, el filósofo alemán nos dice que “de la misma manera que en el niño, leugo de una larga nutrición silenciosa, el primer soplo de aire interrumpe esta progresividad del proceso de simple crecimiento, —que hay, pues, un salto cualitativo— y que es en ese momento que el niño ha nacido, de la misma manera el espíritu en formación madura lenta y silenciosamente en dirección de su nueva figura, va arrancando pieza tras pieza del edificio de su mundo anterior, y solamente algunos síntomas aislados señalan que ese mundo ha comenzado a vacilar; la frivolidad, como el aburrimiento, que se instalan en lo que existe, el presentimiento vago e indeterminado son los prodromos de que algo diferente se ha puesto en marcha”. Creo que es lo que nos está ocurriendo en el país, esta vieja sociedad se está desmoronando, con sus viejos partidos, con sus viejas intrigas, con sus viejas encerronas. Es necesario que se geste ya el nuevo partido que pueda conducirnos a todos hacia una nueva sociedad, que dentro de nuestras posibilidades le dé a cada uno y a todos los medios necesarios para llevar una vida decente y honrada.

    ResponderEliminar
  6. EL PARTIDO PERFECTO DONDE EXISTE EN QUE PARTE DEL MUNDO, TODAS LAS CRITICAS PARA EL UNICO PARTIDO DE IZQUIERDA EN EL SAVADOR, SE MATERIALIZAN EN TODA UNA CRITICA A LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA, QUE ESTA EN PLENO PROCESO DE CAMBIO,LAS GRANDES DIFERENCIAS ESTAN EN LOS RECURZOS NATURALES Y LOS RECURZOS HUMANOS EL AVANZAR EN NUESTROS OBJETIVOS POLITICOS,NO ES LO MISMO "VER TOREAR DESDE EL REDONDEL QUE ESTAR TOREANDO"

    ResponderEliminar
  7. Diaz: Hasta en esto salís por la tanjente. Sos incurable, ¿quién, dónde se ha hablado de partido perfecto? Como siempre en vez de discutir lo expuesto te vas de lado. Por otro lado, el único cambio que se ve con meridiana claridad es que el FMLN ya no es un partido de izquierda. Es una híbrido de social-democracia populista y partido de derecha.

    Decís "Las grandes diferecias están en los recursos naturales y los recursos humanos", te pregunto, pues lo dejas sin decirlo, ¿las grandes diferencias entre qué y qué? Por otro lado, nunca nadie se pone a ver torear adentro del redondel, es muy peligroso. Se torear desde las gradas, desde las tribunas.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:29 a. m.

    excelente articulo Don Carlos, muy acertado.
    Sobre la gente que pide, personas o grupos des ideologizados, nunca he comprendido a que se refieren, pues la ideologia , seal cual sea es parte misma de la forma de pensar, en todo hay ideologia, hasta en la religion.

    ResponderEliminar
  9. Ud.me entiende Don Carlos,perfectamente.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:46 p. m.

    Las candidaturas individuales es un mecanismo de "forma" que no resolvera la crisis politica que lleva al pais en picada hacia el estado fallido. Desde 1992 todos los partidos se han blindado en sus ideologias y perdieron la brujula "de pais".
    el problema del fmln es de "caracter", no saben que son y a ultima hora se colgaron del proyecto socialismo XXI lo cual no tiene ningun fundamento filosofico ni programa.
    La masa critica de la que comenta arriba, fue extirpada desde las primeras criticas a inicios de los 90, como todo partido estalinista.
    ahora toda la clase dirigente del fmln pertenece a las clases dominantes, y quien los mueve de sus posiciones miopes y sus acciones torpes?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo6:27 p. m.

    La ideología es una forma de control social, y claro que está siempre presente en esta sociedad capitalista ya que si no fuera así hablaríamos desde la total libertad, cambiaría todo.
    Desde una ideología se manipula a la sociedad, a la masa, asi sea una ideología de izquierda. A propósito Carlos, no hay que darle un sentido peyorativo a la palabra masa, es propia, los seres humanos podemos actuar desde la individualidad y también como masa, como todo fenómeno natural.
    Desde una idelogía se falsea la realidad, se manipula a la sociedad desde intereses determinados, asi sean de derecha o izquierda socialista como gusten, contrapone entre vencedores y vencidos, construye una identidad ficticia, explota los sentimientos más profundos humanos para identificarse con un grupo modelado a su medida desde una falsa conciecia.

    Por supuesto que la sociedad debe ser desideologizada, es la premisa para una nueva sociedad, el siglo XX nos ha heredado la manipulación de masas en base a idelogías.
    Hay un excelente documental brithanico que se puede encontrar en el internet, se llama The Century of the Self, la manipulación de masas diseñada por el sobrino de Freud, Edward Bernays y la CIA, son cuatro partes estupendas, sobre la manipulación del ser humano desde el inconciente individual y colectivo, en base a ideologías, a la construcción de identidades ficticias. En los seres humanos como somos ahora no actúa el ser, actúa la idelogía.
    Si queremos hacer políticas más allá de vencedores y vencidos, hay que dejar a un lado las idelogías antagónicas y construir sobre la base de principios humanos, por favor, no vaya a relacionar principios humanos con religión, sino de adquirir el verdadero caracter de humanidad.
    Precisamente porque propone la construcción de un partido diferente no puede caer en lo que ya falló, en anteponer una ideología de clase a otra de clase, el concepto debe ser diferente y abarcante, liberador. Desde una posición de vencidos y además de odio no creo que cambie mucho la historia, el partido que propone en escencia sera igual a todos los demás. Debemos actuar desde el poder de la verdadera conciencia para sí.
    Carlos, no le estoy cuestionando la teoría marxista, lo que estoy cuestionando es el marxismo idelogizado con el que se han creado dógmas y verdades absolutas que no transforman la realidad, sino, una experiencia de décadas del comunismo ya hubiera transformado parte del mundo y no se hubiera convertido en una tiranía. El siglo XXI debe ser el de la conciencia de sí y para sí, autonomía e identidad del individuo en el mundo y el mundo en el indivíduo, no solamente desde la identidad de explotado y de clase. Mire a los dirigentes políticos, funcionarios públicos,cree usted que tienen formada la conciencia de sí y para sí? . A la luz del mundo en el siglo XXI hay que atreverse a interpretar en otros caminos y en otras dimensiones el marxismo.

    Mariana

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.