El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

06 marzo 2010

El presidente y su mayoría telefónica

En el asunto de la renta que perciben las compañías de teléfonos, el presidente Funes encontró en la Asamblea su mayoría idónea. Tan apropiada le parece la mayoría que le da razón, que hasta juzgó necesario felicitarlos y lavarlos del regaño anterior. Los diputados que votaron el nuevo decreto se pliegan a la voluntad presidencial de no abolir el cobro de esta renta que hasta el día de hoy no ha recibido ninguna justificación económica, ni técnica. La única justificación es ideológica: el respeto de las reglas del juego. ¿De que juego se trata?


Pero antes de aludir al tema de este juego, voy a volver sobre la historia de este episodio legislativo. La anulación del cobro del cargo fijo fue aprobado por la totalidad de diputados presentes en la Asamblea. El presidente reaccionó violentamente agrediendo a los diputados y los acusó de practicar un «populismo barato», de poner en peligro la economía del país, pues con esa actitud espantaban a los inversionistas por el cambio de las reglas de juego. Y prometió analizar a fondo el decreto, con la clara intención de vetarlo. Agregó que las compañías de teléfonos, sus dirigentes, por supuesto, le habían llamado por teléfono y que le habían amenazado de retirarse del país. El presidente acudió casi de inmediato a una actividad organizada por los ideólogos del patronato (FUSADES) y allí arengó a los patrones presentes para que intervinieran en defensa de sus intereses, en la preservación de la libertad que estaba amenazada y del mantenimiento de las reglas de juego.


Entraron en acción editorialistas de la derecha, el expresidente Cristiani que sin referirse a directamente al presidente Funes, retomaban sus argumentos y le daban razón. Sí, el editorialista de El Diario de Hoy retomó uno a uno los argumentos de Funes.


No obstante la airada intervención presidencial ante este decreto, sus observaciones no tuvieron la misma consistencia —por lo menos es lo que traslució a partir de lo publicado en la prensa nacional— apenas se trataba de un asunto de los términos usados. La renta que perciben las multinacionales no se llama «cargo básico», sino que «cargo por conexión a la red». El yerro es fatalmente populista...


Hubo luego declaraciones y contra-declaraciones que sería fastidioso recogerlas todas, en todo caso, la derecha se agrupó de nuevo para preservar los intereses de las multinacionales y los diputados negociaron con éstas la rebaja de menos de tres dólares del cobro mensual del peaje telefónico. El presidente confirma que es lo que él mismo había negociado… Nuestra economía ha sido salvada, las inversiones se van a volver a acercar y las reglas del juego siguen intactas. Y la gente va a seguir pagando para que los multinacionales sigan recuperando sus inversiones, como si las ganancias que sacan por la explotación de las líneas y centrales que heredaron no fueran más que suficientes.


Bueno, ¿pero de qué juego se trata? Pues del mismo juego de siempre, los que tienen toda la baraja en sus manos, ganan y los que tienen solamente su fuerza de trabajo, pues esos pierden. Es una ley que algunos piensan natural, como los terremotos o los aguaceros.


No obstante el pueblo no ha perdido todo, en vez del aumento programado, va a haber una rebaja. Algo es algo. Pero además la necesidad de transparencia en la gestión de las compañías de telefonía ha aparecido como una necesidad. Al mismo tiempo se ha demostrado de manera más que evidente lo anti-económico que resultaron las privatizaciones. El servicio sigue siendo el mismo o tal vez peor que antes, las instalaciones son ajenas, ya no pertenecen al país y lo que antes no llevaba ningún cargo particular, ahora lo tiene y por encima de eso, las ganancias se van al extranjero.

7 comentarios:

  1. Una de las cosas más preocupantes será el momento en que digamos "pero al menos disminuyeron la cuota"... cosa que, de hecho, está pasando ya.

    Nos falta mucho por aprender en el área de ser críticos con nuestros gobiernos.

    Muy buen artículo don Carlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No dejó de contrariarme la actitud del Presidente, sin embargo aplaudo mucho la actitud e iniciativa de la Asamblea Legislativa. Me sorprendieron.

    ResponderEliminar
  3. "Pero al menos disminuyeron la cuota"

    No creo que ese sea el espíritu que se deba manejar. En la política será siempre el tira y afloja, y no siempre se gana el 100%. Lo que me satisface es que les "jalaron la pita" a las empresas de telefonía y a la larga hubo una mejoría leve en todo el asunto.

    ResponderEliminar
  4. estamos mas que fregados, hoy habrà que esperar con animo de a ver que pasa, la reccion del presidente para saber con que contundencia se van a sostener los argumentos, sean estos para beneficio o no de las mayorias.

    Y con solo el amago, solo que en vez de levantar la mano para el golpe, se utiliza artilleria pesada como "populismo, barato", "medidas inconsultas" y otras que acostumbra el presidente para despotricar a cualquiera sobre todo del frente.

    mire pues...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:47 p. m.

    Ahora funes, después del esfuerzo que ha hecho de demostrarle a los poderes económicos de que es confiable para proteger sus intereses, creo que podrá con holgura salirse con la suya, cuando le interese, sin depender mucho del fmln, apoyándose en los partidos de derecha, además "palanquearse" con el fmln cuando también le sea útil. Podrá jugar a dos bandas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:28 a. m.

    Yo ya no espero nada bueno del presidente, en mi opinión ya dió suficientes muestras de que era mejor periodista que presidente, creo que no era sincero, pero lo parecía.... el dinero y el poder cambian a la mayoría de personas,...

    Nos equivocamos al creer en él.... ni modo, pero la verdad es que no había mejor candidato, los otros hubieran sido peor, la única diferencia es que los que votamos por M. Funes habíamos creído en sus palabras que no eran sinceras....

    MaríaMarta

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:32 a. m.

    Más CLARO no canta un SLIM. Ahora Funes les está pagando la factura, con pisto ajeno, a Carlos Slim, dueño de Claro Latinoamérica. ¿No que no tronabas pistolita? Tanto que habló de Monseñor Romero y su vocación por los pobres y a la hora de los quibole se carga a la derecha. Nada que ver. nos equivocamos...

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.