El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

13 febrero 2010

El legómetro presidencial

La cosa no es para bromas, se trata de algo serio, de algo que es más que un síntoma de algo que está inscrito incluso dentro de la Constitución, la función presidencial permite incluso todo tipo de desmán autoritario. El carácter estrictamente presidencialista del régimen puede variar según el talante de la persona que asume la función.


El presidente Funes ha despedido recientemente a cuatro personas de sus puestos de directores de agencias del Estado. La explicación presidencial fue lacónica: las personas concernidas le faltaron lealtad al presidente. La explicación no explica nada. No obstante muestra más de lo que se puede suponer: que el garante de las esperanzas democráticas de los salvadoreños tiene en gran estima, más allá del cumplimiento de las tareas encomendadas, su propio ego. El presidente Funes no ha tenido empacho en pregonarlo.


Recientemente, la prensa de derecha, que no es tan tonta como algunos lo piensan, aprovechando de esta confesión presidencial, ponía en evidencia manifiesta la contradicción entre la declaración presidencial que no era su preocupación primera adherir al Tratado de Roma con una de su ministro. El ministro fue interrogado unos instantes después, en el extranjero, sobre el mismo tema y anunció que su ministerio trabajaba sobre la preparación para adherir al Tratado. La adhesión figura en el programa de gobierno. La contradicción no es realmente ni tan manifiesta, ni tampoco una contradicción. El presidente declaraba que no era su prioridad en este momento, el ministro mostraba que realiza su trabajo preparatorio para cuando el presidente decida que es el momento, no lo tome desprevenido y entragarle ya el trabajo hecho. Pero la prensa de derecha atizaba una vez más la discordia entre nuestro quisquilloso presidente y sus ministros, esperando tal vez un nuevo llamado de atención presidencial a su ministro y su posible despido.


Sobre otro tema, el de la posible existencia de “bandas de exterminio” en el país, el presidente ha sido enfático en negarla, diciendo que no hay suficientes elementos para afirmar que existan. El vice-ministro y el director de la policía afirmaban que era una posiblididad, que no había pruebas, pero que era algo que no se podía descartar a vistas de la similitud de ejecución en las dos masacres. El comentarista de la radio “Mi gente” constataba esta divergencia de opiniones y clamó luego al Altísimo pidiéndole que el presidente no procediera al despido de estos funcionarios. Por el momento esta plegaria ha sido escuchada. Aunque el presidente después sigue afirmando que no existen evidencias. Este empecinamiento presidencial es lo suficientemente infundado que linda con la arrogancia de un dictadorzuelo, “en mi reino está todo bajo control”. Espero que la policía y la fiscalía sigan manejando la hipótesis de la existencia de las “bandas de exterminio”, tan válida como tantas otras.


Vengo ahora al tercer caso. El repentino y abrupto despido de la encargada de la Secretaría de Cultura, Bruni Cuenca. La forma es digna de un régimen totalitario. Sin que se señalen disfuncionamientos (solo el Co-Latino descubre tardíamente protestas de empleados por motivos del escalafón, que antes calló...), un llamado teléfonico le informa a una alta funcionaria del Estado que ha sido despedida, sin darle ninguna explicación. La señora Bruni Cuenca se ve obligada a conjeturas. Las conjeturas de B. Cuenca son espeluznantes: no acceder a un capricho de la primera dama y la no aceptación de remplazar a un director artístico por un amigo del presidente. Esta última sugerencia también fue por vía teléfonica a través del secretario presidencial.


En este momento que escribo aún no tengo la explicación de Casa Presidencial sobre el despido de Bruni Cuenca. Pero el desmentido que ha dado el organismo que dirige Vanda Pignato no es convincente y su tenor es simplemente mezquino y pobre.


La única hipótesis viable por el momento es que existe en Casa Presidencial un elaboradísimo aparato, cuya materia prima es la susceptibilidad del Supremo Jefe: un legómetro. Esta palabra la he elaborado de la raíz latina legalis que en español dio origen a lealtad y metro el sufijo de muchos otros medidores: éste mide la lealtad al presidente.


Pero más allá de esta monstruosidad epidérmica, hay algo que nos concierne a todos. Mauricio Funes está en el puesto en que está por una amplia y muy bien llevada campaña en que se argumentaba que una franja importante de la población no confiaba en las intenciones democráticas del FMLN y que éste necesitaba de un hombre como Funes para a través de él atraer a su campo a las capas medias del país. Muchos creyeron en este argumento, sobre todo los miembros del FMLN que accedieron sin mucha reflexión a este postulado sin discutirlo, ni analizarlo. Nadie cuestionó a Funes como candidato, se impuso como una evidencia. Su capital político era ese, ser conocido como entrevistador y ser el centro de una campaña de destabilización del principal partido de oposición a ARENA. La dirigencia del FMLN sucumbió a los encantos de Mauricio Funes, pero sobre todo a sus propias tendencias oportunistas de derecha: entrar en una alianza sin pactarla, pero que nos conduzca al poder, renunciar a todo lo que pueda inducir a miedo a las clases dominantes nacionales y transnacionales, que atraiga a las capas pequeño-burguesas del país, mantener un discurso de izquierda para los pobres y los propios miembros del partido.


No obstante lo que tenemos ahora es todo lo contrario, el famoso garante de la democracia y de la “moderación de los rojos”, se ha ido comportando como un feroz petulante, que insulta a sus ministros, que los mantiene en jaque debajo de la espada de Damocles. Funes ha insultado a los diputados, acusándolos de “populismo barato”. La lista no termina en esto. No obstatne no sirve alargarla. Quiero ahora hablar del populismo presidencial. Dos medidas importantes que se realizan en el país: el reparto de los títulos de propiedad y los paquetes escolares. Repito estas medidas son importantes para el pueblo y si no vienen a resolver la gravedad crónica de la vida de la gente, en algo alivian la condición de pobreza de los salvadoreños.


El reparto de los títulos de propiedad es el simple cumplimiento de algo que los precedentes gobiernos pudieron perfectamente hacer, pero que no lo hicieron. Funes lo hace, se trata de un punto en su favor. No obstante la forma en que lo hace es de la manera de un populista acabado. No es necesario que el presidente esté siempre presente en los actos de entrega, dando la impresión que la realización de esta medida está íntimamente ligada a su persona, como si saliera de su bolsillo. Todos saben que dos personas fueron despedidas porque organizaron una entrega de esto títulos cuando Funes estaba afuera y la persona que los entregaría, iba a ser el vice-presidente.


La segunda iniciativa viene del ministro de la Educación y Vice-presidente, pero Funes también se invita y en inútiles actos ceremoniales entrega los famosos paquetes. Vi un vídeo de una de esas entregas en Santa Ana: Funes me recordó al teniente-coronel José María Lemus. Creo que todo este ceremonial populista es digno de un Perón, de una Evita, de un Haya de la Torre, etc. Estos personajes tuvieron en cierto sentido alguna altura, nuestro populista no creo que deje traza.


¿Pero cómo salir de este atolladero? No creo que el FMLN esté en condiciones políticas para reaccionar. Son parte del mismo problema, ha sido su falta de visión política de conjunto en las últimas décadas la que los llevó a la incapacidad de poder presentar en las elecciones presidenciales su propio candidato, la falta de reflexión profunda de las necesarias y urgentes reformas a llevar a cabo en el país. En estos momentos ya han pasado suficientes meses, en los que un partido político en el poder marca su diferencia con los anteriores gobernantes, el FMLN no lo ha hecho y es incapaz de movilizar a los trabajadores para reclamar la satisfacción de sus demandas. En estos momentos nadie sabe cuáles son las medidas más urgentes e inmediatas, se navega a vista. La principal causa de esto es el talante presidencial, de su legómetro, el gobierno está paralizado y pendiente de los caprichos presidenciales.


Lo que nos queda es unir todas nuestras voluntades, todas nuestras voces para que el cambio se haga realidad. Todos, todos juntos por el cambio, el cambio depende de la movilización popular, de nadie más. ¿Quién es capaz de oír el choque de una gota contra otra? Nadie. Pero el rugir de la reventazón en el oceano la oímos todos, se trata del ruido que hacen los choques de millones de gotas, de pequeñas gotas, que una a una no son nada, pero juntas forman el necesario impacto para hacer la historia, para realizar la famosa revolución pacífica que mencionó demagógicamente nuestro presidente Funes.

16 comentarios:

  1. ◙UMMM! TA CABRON!....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:56 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. hey...don carlos
    ya lo van a empezar a bloquiar como a mi..

    se lo digo para que sepa.

    y eso que yo soy del legometro de funes..
    jejeje

    soy fiel AL MAURICIO FUNES
    pues..
    -pero los que lo ass-seoran, dicen que no.

    Y ESO QUE NO SE A DADO CUENTA QUE DICEN QUE LA DRA BRENI CUENCA ES
    ALCOHOLICA
    DESOBEDIENTE
    MALA ADMINISTRADORA
    CON CURRICULUM PERO NADA DE SABE DE CULTURA..

    Y MILES DE EPITETOS
    ESCUPITAJOS
    mas..

    -ASI QUE..si le ofrecen un su chance-puesto en la secretaria de la cultura- mas mejor no lo acepte.
    jejeje

    su chero
    el vandelium

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:12 p. m.

    Muy buen ana'lisis don Carlos ya lo extrañabamos por aqui.
    Dejeme decirle que yo siempre he sido una persona de izquierda que he apoyado al FMLN en todas las campañas pero ahora con estas actitudes no me siento representado por este gobierno .ya no queda mucho por esperar como usted menciona la soberbia y la prepotencia del presidente Funes ha alcazado niveles extremos y la comfusion del FMLN que actua de una forma contraria al mandato popular.Como todos sabemos este no es un gobierno del FMLN pero ellos insisten hasta la saciedad que si lo es y que si estan en el gobierno entonces yo me pregunto van a aceptar que fracasaron? o se inventaran otra falacia para que en el 2012 la gente vuelva a creer en el partido? porque si no quieren que vean a su compadre Obama y al partido democrata que a cada eleccion que van pierden despues de tener gran arrastre ahora la poblacion los castiga votando por los republicanos.Creo que todavia estamos atiempo de revertir lo malo que han comenzado este gobierno.Soy del Fmln pero mal hariamos en no señalar los errores porque entoces nos combertimos en areneros izquierdistas que todo lo que hicieron los gobernantes estaba bien y que eran inventos de los comunistas o como los de TCS donde nunca se hablo de los errores de los anteriores gobiernos todo feliz en El Salvador.Los partidos de izquierda se caracterizan por devatir ideas seria bueno que el partido retome su rumbo porque de lo contrario el 2012 sera fatal para el FMLN.

    ResponderEliminar
  5. Lo que he borrado arriba no era comentario, sino que publicidad pirata, spam, abuso.

    ResponderEliminar
  6. "El famoso garante de la democracia y de la “moderación de los rojos”, se ha ido comportando como un feroz petulante, que insulta a sus ministros, que los mantiene en jaque debajo de la espada de Damocles."
    Acertada definición.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:06 a. m.

    El problema central de la dscusion sobre si funes esta o no con la gente mas pobre, y cumpliendo o no con el proyecto del fmln, reside en el hecho que la postulacion, candidatura y gobierno de funes es un hibrido politico que deja muy atras las ansias revolucionarias de la gente de izquierda, asi como los deseos de cambio de los moderados que votaron por el.

    Hay que estar claros que funes, como lo indica el Sr. Abrego esta actuando dentro de toda la legalidad que le brinda la constitucion a un regimen presidencialista, le guste o no a los funcionarios despedidos.

    Pero paradogicamente, y no obstante ser un regimen presidencialista, esta es, sin duda, la presidencia mas debil que ha tenido El Salvador en mas de 3 decadas, porque es un hibrido politico, donde el presidente no es un referente valido historico, ideologico ni politico para el partido que lo eligio, pues nunca milito en el, ni mucho menos combatio al lado de sus lideres. ES una presidencia debil, estructuralmente, porque ha compuesto su gabinete de miembros de ese partido que no siempre obedecen los mandatos presidencialistas, y quienes han adoptado una politica de, al ser reganados publicamente por el mandatario, aceptar su error manifiestando que el presidente es el jefe, pero reinciden en sus faltas de obediencia cuantas veces desean.

    Es una presidencia debil, desde su reducto politico minimo, funes ha permitdo sobredimensionar el poder politico de la primera dama y ha convertido a los secretarios, privado, juridico etc, de la presidencia en los ejecutores de las muertes politicas de aquellos funcionarios, a quienes el fmln puede permitir que sean removidos sin mayor conflicto.

    Es un gobierno que no vivira nunca al maximo de las expectativas de nadie pues no esta comprometido con ningun proyecto, quizas ni con uno personal del presidente, pues no hemos visto todavia el plan de gobierno del mandatario. Es una presidencia debilitada por la falta de lealtad y obediencia de funcionarios que estan conscientes de sus grandes diferencias con funes, y que creen firmemente que esas diferencias son cuestion de principios radicales, por lo que estas toman precedencia por sobre la majestad de la presidencia.

    funes pasara a la historia como el presidente mas debil politicamente de la historia moderna de este pais, y quizas como el hombre que, o debilito al fmln ante los votantes, o pavimento el camino para la instauracion perpetua del fmln en el poder, segun sea el resultado de las proximas elecciones parlamentarias, municipales y presidenciales, y segun sea la preferencia politica de quien asi considere a funes.

    Pero este hibrido politico ha tenido un gran efecto de confusion generalizada sobre la izquierda salvadorena que puede llevar a sus comentaristas a ser inconsecuentes con las que debieran ser sus posturas politicas. Un referente de ello es que el Sr. Abrego denomina las acciones de funes sobre los despidos y sobre reparticion de titulos como dignas de un "dictadorzuelo" y de un "populista acabado", mientras que termina juzangandolo de instrumentalizar terminologia de revolucion pacifica demagogicamente.

    Estas son las mismas acusaciones de dictadorzuelo que elevan en venezuela al respecto de la "REVOLUCION PACIFICA" de hugo chavez, cuyos ministros tienen una vida until de aproximadamente 14 meses en promedio antes de ser o removidos o rotados. Son las mismas acusaciones de populista acabado y demagogo que hacen sobre chavez cuando, como ocurrio el domingo pasado, expropia edificios enteros en television sin abrigarse al derecho previamente......

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:47 a. m.

    es que Funes parece que no tiene respeto por los ministros de su gabinete

    no pierde oportunidad para desacreditarlos de forma prepotente ante los medios

    jamas me gusto esa petulancia de Funes durante la campaña, pero pense que la presidencia lo hiba a cambiar

    y lo cambio porque empeoro, parece que la presidencia se le subio a la cabeza

    ResponderEliminar
  9. Como dice la canción "Guajira de Unidad" del cantante Argentino Piero: ...a El Salvador quién lo salva?... algo habrá que hacer...

    Estamos ya hartos de este jueguito del funesto vs. Frente, creo que la movilización debemos hacerla contra los propios dirigentes del Frente ya que con el perdón de los lectores estos no tienen los huevos para terminar con este jueguito que tanto daño le está causando al pueblo Salvadoreño, o cambian de actitud o buscamos verdaderos dirigentes que defiendan al pueblo. No se si estos señores creen que van a lograr algo asi como cuando llevaron a Hector Silva a la alcandia, no señores, esto no es lo mismo, como dije ya estamos cansados, no podemos esperar otros cinco años, sino diganme cuanto hemos avanzado desde los "acuerdos de paz" no mucho, estamos peor creo.
    Que bueno Carlitos que esta de regreso, es como cuando hemos tenido un temporal y deseamos con tantas ansias la salida del sol, reciba un fuerte abrazo de este su admirador y que siga mucho mejor.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:32 p. m.

    "La espada de Damocles" un buen ejemplo de aquellos que gobiernan siempre estan con una amenaza en sus cabezas.

    En el caso de nuestro pais, que nacio con otras naciones por grupos de familias pudientes que querian sacudirse los tributos que pagaban al imperio español aprovechando la confusion en las guerras napoleonicas. Y que por desgracia, esa ambicion se mantuvo por mas o menos 200 años, y aun sigue. La posicion geopolitica de los paises latinoamericanos a sido la de el saqueo desmesurado por otras potencias. En el caso de el presidente Funes no es la excepcion.

    Los EU aun quiere mantener su influencia en nuestros paises, aunque sea por la fuerza. Rusia esta comenzando a hacer trabajo diplomatico en nuestros paises.

    Que quiero decir con todo esto??, sinceramente no quisiera estar en los zapatos de Funes. Esta en una situacion tirante por todos lados, como una telaraña que puede romperse en cualquiera de sus hilos que la sostienen y que puede caer.

    Tratar de mantener contento a todos los grupos no es facil, todos queremos ser ganadores, pero no es asi, para que alguien gane otro tiene que perder.

    Lo otro es que somos un pueblo muy dejado, queremos que otros nos resuelvan los problemas, demasiado haraganes. Ahora queremos que otro deshaga el nudo de la madeja de algodon. El nudo de problemas que a veces es mejor cortar los nudos que tratar de deshacerlos.

    Pero quien lo hara??

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3:22 a. m.

    se habla mucho de nuestros comentarios de estar socabando la confianza en el pueblo salvadoreno hacia el nuevo gobierno de cambio.
    la verdad esta vez esta mucho en juego,lo primero la esperanzas al fin de estos siglos de una patria secuestrada por estos tipos y estar al frente del gobierno que haria por lo menos fundar las bases para desmontar este andamiaje de saqueo,muerte,y ultraje,lo que vemos es lo mismo,
    mientras no se corrija el rumbo..seguiremos haciendo el trabajo de opinar que ya se demostro que funciona y presiona ..

    ResponderEliminar
  12. Anónimo5:01 a. m.

    Nada màs bajero que ahora salir conque la Dra. Cuenca tiene vicios. Lo que demostrò es que los tiene bien puestos y que no se dejò manipular. Y qque tenìa un equipo de trabajo lo suficientemente capaz y valiente como para no agachar la cabeza ante las manipulaciones del ejecutivo.
    No me extraña que el señor vandelium sea de los confiables del señor presidente, si a lejos se le nota que defiende al dictador ese.

    ResponderEliminar
  13. Hay un hecho que señala, Don Carlos, y es la personalidad de Mauricio Funes. No es la primera vez que el mismo se echa zancadilla. Creo que debería de aprender a calmarse, a no dejarse llevar tan fácilmente por ella. Si no, seguirá siendo comidilla de la derecha y arruinando el trabajo de la izquierda.

    ResponderEliminar
  14. Es paradòjico que Funes, victima de los militares con su hermano, se comporte como uno de ellos, patàn, autoritario, petulante.

    Se va a quedar solo, sin duda.

    ResponderEliminar
  15. Es paradòjico que Funes, victima de los militares con su hermano, se comporte como uno de ellos, patàn, autoritario, petulante.

    Se va a quedar solo, sin duda.

    ResponderEliminar
  16. Siendo conocedores de los aires de prepotencia, soberbia y sumados a los frecuentes ataques de verborrea por parte del presidente de las transnacionales, deja mucho en que pensar la destitución de la Dra. Cuenca, pues en lo personal tuve el placer de conocerla y es una persona muy competente y accesible, razón por la cual escudarse en el argumento de que "perdió la confianza" me parece una justificación absura, ridícula y propia de ignorantes.
    Pero si hay algo que me llama la atención es el manejo de las orquestas juveniles, ya que en el país Pro arte como institución privada se ha lucrado de los bienes públicos, y hasta hoy en día es el parásito del CENAR, y dicha orquesta fue un proyecto vilmente robado al CENAR, y ha trabajado en detrimento de dicha institución pública.
    En lo personal no creo en justificaciones baratas por parte del presidente pero el tiempo dirá si realmente se pretendía poner fin a este tipo de abusos como el anteriormente expuesto o simplemente la dra. le era incómoda debido a intereses mezquinos.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.