El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

13 enero 2009

Liberemos a los palestinos de las mentiras de Bernard-Henri Lévy

Sábado,10 janvier 2009, por Alain Gresh

Faltaba únicamente su voz en el debate. Acaba por fin de expresarse en un texto ejemplar que ha aparecido en Le Point, «Liberar a los palestinos del Hamas». ¿Ejemplar ? Sí, puesto que, como el de André Glucksmann, resume todas las mentiras, la mala fe de los que piensan, que más allá de tal o cual error, la política de Israel debe ser defendida contra sus enemigos, contra los bárbaros que amenazan con hundirlo. Esas notas merecen entonces un análisis detallado (pongo en negrillas las citas de BHL).

«Al no ser un experto militar, me abstendré de juzgar si los bombardeos israelíes sobre Gaza pudieron ser mejor orientados, menos intensos.» [He preferido dar mi propia traducción, C. A.]

Extraño argumento. No es necesario ser un especialista militar para saber si las acciones violan o no el derecho internacional: un filósofo puede perfectamente convenir para el caso… pues las declaraciones que confirman esta violación son multiples.

«Dado que, desde hace décadas, jamás pude distinguir entre buenos y malos muertos o, como decía Albert Camus, entre «víctimas sospechosas» y «verdugos privilegiados», también yo me siento horrorizado antes las imágenes de los niños palestinos asesinados. Dicho esto y teniendo además en cuenta que un viento de locura parece haberse instalado en algunos medios de comunicación, una vez más y como siempre cuando se trata de Israel, me gustaría recordar algunos hechos.»

Por supuesto nadie puede aceptar la muerte de un niño, sean donde sea, pero admiren este «dicho esto»… que deja suponer que esta muerte se explica por el contexto.

"Ningún gobierno del mundo, ningún otro país más Israel vilipendiado, arrastrado en el fango y satanizado, habría tolerado ver miles de obuses caer, durante años, sobre sus ciudades : lo más notable en este asunto, el verdadero tema de admiración no es la «brutalidad» de Israel, sino que, exactamente, su gran comedimiento.»

Basta comparar el número de muertos palestinos e israelíes (antes de los combates actuales) para medir el «gran comedimiento». En realidad, los bombardeos sobre Gaza jamás han cesado, sino que solamente durante el cese al fuego firmado el 19 de junio de 2008. ¿Qué decir del «gran comedimiento» de los palestinos que viven bajo la ocupación desde hace 40 años… Pues, hay que recordarlo, el origen de la resistencia no es ni el Fatah, ni la OLP, ni el Hamas, sino que la ocupación, que suscita siempre la resistencia.

2. El hecho de que los cohetes Qasam de Hamas y, ahora sus misiles Grad, hayan ocasionado tan pocos muertos, no demuestra que sean artesanales, inofensivos, etc., sino que los israelíes se protegen, que llevan enterrados en los sótanos de sus casas, en los abrigos: una existencia de pesadilla, en espera de la condena, pendientes del sonido de las sirenas y de las explosiones. Yo estuve en la ciudad israelí de Sderot y lo pude comprobar.

Bernard-Herri Lévy ha ido a Sderot (mientras que en Georgia, ha podido escribir afabulaciones sobre lugares adonde nunca fue), no lo ponemos en duda. Pero ¿ha ido alguna vez a Gaza? ¿Ha visto en qué condiciones viven los palestinos desde hace décadas? Interrogada por la televisión, una habitante de Gaza, a quien le preguntaban si ella consideraba al Hamas responsable de lo que estaba sufriendo, ella respondió es substancia: ha habido bombardeos antes de la llegada de Hamas y van a haber después ; todo eso no es sino que un pretexto.

3. El hecho de que, en cambio, los proyectiles israelíes provoquen tantas víctimas no significa, como bramaban los manifestantes de este fin de semana, que Israel se haya lanzado a una «masacre » deliberada, sino que los dirigentes de Gaza optaron por la actitud inversa: exponer a su población: vieja táctica del «escudo humano» que pone en práctica Hamas, tal y como hiciera Hizbulá hace dos años, instalando sus centros de mando, sus stocks de armas y sus búnkeres en los sótanos de edificios, de hospitales, de escuelas y de mezquitas, es una táctica eficaz pero repugnante.

Lo que es repugnante, es la disproporción de la fuerzas. Como lo dice el filósofo (este realmente filósofo) Michael Walzer, que ya he tenido la ocasión de citar, «el tiro de pichón no es una batalla entre combatientes. Cuando el mundo se encuentra irremediablemente dividido entre los que lanzan las bombas y los que las reciben, la situación se vuelve moralmente problematica ».

Respecto al hecho de que los combatientes de Hamas se escondan en las escuelas o en las mesquitas, se trata muy seguido de mera propaganda, como lo prueba el ejemplo de la escuela de la UNRWA bombardeada por el ejército israelí. Cada vez que observadores neutrales han podido ir al lugar, han constatado que las alegaciones israelíes eran mentirosas. Se comprende entonces que el gobierno israelí rehuse la entrada al territorio a los periodistas extranjeros.

Por otra parte, recordemos que Gaza es un territorio extremadamente pequeño, con la densidad de población más elevada en el mundo. ¿Dónde deben instalarse los combatientes? ¿Deben ir enfrente de las tropas israelíes para servir de blanco? ¿Quién podría reprochar a los insurgentes parisinos de 1848 o de 1870 de haber construido barricadas en las calles de la capital? Además agrego, como lo hace en su magnífico texto fechado del 10 de enero, un militante pacifista israelí, Uri Avneri, « How many division

« Hace setenta años, durante la segunda guerra mundial, un crimen odioso fue cometido en la ciudad de Leningrado. Durante más de mil jornadas, una banda de extremistas llamada «Ejército Rojo» tomó como rehenes a los millones de habitantes de la ciudad, y provocó las represalias del Wehmarcht alemán al esconderse en medio da la población. Los alemanes no tenían otra salida que bombardear a la población e imponer un bloqueo total provocando la muerte de centenares de miles de personas».

4. Entre la actitud de unos y de otros hay, sea como sea, una diferencia esencial y que no deben ignorar los que quieran tener una idea justa y cabal de la tragedia y de los medios para ponerle fin: los palestinos disparan contra las ciudades, es decir contra civiles (y eso, en el derecho internacional, se llama «crimen de guerra»), mientras los israelíes apuntan a objetivos militares y ocasionan, sin quererlo, terribles daños civiles (es lo que, en lenguaje militar, se llama «daño colateral», una palabra que, a pesar de ser odiosa, remite a una auténtica disimetría estratégica y moral).

¿Disimetría estratégica? Incontestablemente. Un dirigente del FLN argelino Larbi Ben M’hidi, arrestado durante la batalla de Alger en 1957 (luego asesinado) y al que periodistas franceses reprochaban de haber puesto bombas en cafés, respondía : « Dadme vuestros Mystère, yo les voy a dar mis bombas». Si colocar bombas en un café es condenable, ¿qué hay que decir de las bombas lanzadas de un avión sobre la población civil?

¿Disimetría moral? Los castigos colectivos inflingidos desde hace años a Gaza son, según Richard Falk, enviado especial de las Naciones Unidas en los territorios palestinos, «un crimen contra la humanidad». ¿Qué decir entonces de lo que ha ocurrido después?

Al narrar sus negociaciones con el gobierno sud-africano y de sus exigencias de poner freno a la violencia, Nelson Mandela ha escrito : « Respodía que el Estado era responsable de la violencia y que es siempre el opresor, no el oprimido, quien determina las formas de la lucha. Si el opresor utiliza la violencia, el oprimido no tiene otra salida que responder por la violencia. En nuestro caso, se trataba de una forma de legítima defensa.» (Nelson Mandela, Un largo camino hacia la libertad », Livre de Poche, p. 647).

5. Puesto que es necesario poner los puntos sobre las íes, vamos a recordar un hecho del que la prensa francesa apenas se hizo eco y del que, sin embargo, no conozco precedente alguno, en otras guerras, ni por parte de ningún ejército del mundo. Y es que, durante la ofensiva aérea, las unidades de Tsahal llamaban por teléfono sistemáticamente (la prensa anglosajona habla de 100.000 llamadas) a los habitantes de Gaza que viven en los alrededores de los blancos militares, para invitarlos a evacuar el lugar; que eso no cambia nada a la desesperación de las familias, ni a las vidas truncadas, ni a las matanzas. Pero que las cosas ocurran así, no constituye un detalle desprovisto de sentido.

Lo que nuestro «filósofo» olvida es que Israel, que llama por teléfono a la gente para que abandone sus casas, no los deja realmente ir a ninguna parte. El Alto comisario para los refugiados subrayaba que este es el único conflicto en el mundo en el que se les prohibe a las poblaciones civiles de abandonar su territorio? Y aquellos que se refugian en lugares supuestamente seguros han sido víctimas de bombardeos, como los 40 civiles asesinados en la escuela de la UNRWA. Podemos anotar que según Chris Gunness, el vocero de la UNRWA, el ejército israelí ha reconocido que ningún tiro provenía de esta escuela.

Un indicio, entre otros, de la conducta del ejército israelí lo ha sido dado por el CICR. que siempre ha hecho muestras de una gran reserva.

« En la tarde del 7 de enero, cuatro ambulancias de la Luna Creciente Roja palestina y el Comité internacional de la Cruz Roja (CIRC) lograron obtener por primera vez el acceso a varias casas golpeadas por los bombardeos israelíes en el barrio de Zeitun, en Gaza. »

El CICR había pedido desde el 3 de enero que las ambulancias pudiesen acceder a esta barrio en toda seguridad, pero obtuvo la autorización de las Fuerzas de defensa israelíes unicamente el 7 de enero. En una de las casas, el equipo del CICR y de la Luna Creciente Roja palestina han descubierto cuatro niñitos al lado de sus respectivas madres muertas. Estaban tan débiles para poder levantarse solos. Un hombre que también fue encontrado en vida, demasiado débil para ponerse de pie. En total, por lo menos 12 cuerpos yacían sobre colchones.»

«En otra casa, el equipo de socorro del CICR y de la Luna Creciente Roja palestina ha descubierto 15 sobrevivientes al ataque, de los cuales varios heridos. En una tercera casa, el equipo ha encontrado otros tres cuerpos. Soldados israelíes ocupaban un puesto militar a 80 metros de esta casa y le ordenaron al equipo de socorro que abandonara la zona, lo que rehusó ejecutar. Muchos otros puestos de las Fuerzas de defensa israelí se encontraban en las cercanías, así como dos tanques. »

« Este incidente es chocante, ha declarado Pierre Wetach, jefe de la delegación del CICR para Israel y los territorios palestinos ocupados. Los militares israelíes no podían no estar al corriente de la situación, pero ellos no socorrieron a los heridos. Tampoco hicieron de tal manera que el CICR o la Luna Creciente Roja palestina pudiesen prestarles ayuda ».

(...)

«El CICR fue informado que otros heridos habían encontrado refugio en otras casas destruidas en el barrio. Le pidió al ejército israelí permitirle inmediatamente, como también a las ambulancias de la Luna Creciente Roja palestina, acceder en toda seguridad a estas casas para buscar a los otros heridos. Las autoridades israelíes no han confirmado todavía al CICR que ellas autorizarían el acceso”.

«El CICR estima que en el caso presente, el ejército israelí no ha respetado su obligación de tomar a su cargo a los heridos y evacuarlos, como lo prescribe el derecho internacional humanitario. El juzga inaceptable el retraso con el cual se le ha dado acceso a los servicios de socorro”.

Se podría también ver el testimonio desgarrador de un médico noruego, Mads Gilbert, que estuvo bajo las bombas. Se puede leer la versión francesa: « Es una guerra total contra la población civil palestina ».

6. Respecto al famoso bloqueo integral, impuesto a un pueblo hambriento, al que le falta de todo y que lo hunde en una crisis humanitaria sin precedentes (sic) tampoco es, en este caso, fácticamente exacto. Los convoyes humanitarios nunca dejaron de pasar hasta el comienzo de la ofensiva terrestre. Por el control de Kerem Shalom, sólo el día 2 de enero, fueron 90 los camiones de víveres y de medicinas que, según The New York Times, pudieron entrar en Gaza. Y sólo evoco esto, como recordatorio (porque es algo que no se necesita decirlo, aunque al escuchar a algunos, sea mejor deciéndolo), que los hospitales israelíes siguen recibiendo y curando, todos los días, en el momento mismo en que escribo, a heridos palestinos.

Lo que resulta difícil, cuando uno es filósofo, es informarse y bajar del cielo abstracto de las ideas para interesarse en lo concreto. El número de camiones que indica es absolutamente irrisorio cuando se conocen las necesidades de Gaza . Normalmente transitan 500 camiones por día para alimentar a la población; el bloqueo israelí que ha comenzado desde el 5 de novienmbre (después de que Israel rompiera la tregua interviniendo directamente en Gaza), no han pasado sino apenas 23 camiones en el transcurso del mes de noviembre. Y este bloqueo se ha intensificado antes de los combates: la población ha sufrido hambre y los hospitales estaban subequipados. El hecho que algunas decenas de camiones hayan podido pasar después, gracias a las enérgicas declaraciones de las Naciones Unidas, no cambia mucho a la situación.

Esperemos que los combates cesen cuando antes. Y esperemos que, cuanto antes también, los comentaristas vuelvan en sí. Ese día descubrirán que Israel cometió muchos errores durante estos últimos años (ocasiones fallidas, largo rechazo a la reivindicación nacional palestina, unilateralismo), pero que los peores enemigos de los palestinos son esos dirigentes extremistas que nunca han querido la paz, que jamás han querido un Estado y que sólo pensaron para su pueblo en un Estado concebido como un instrumento y de secuestro (siniestra imagen la de Jaled Meshaal, el sábado día 27 de diciembre, que, ante la inminencia de la respuesta israelí tan deseada, sólo sabía exhortar a su «nación» a «ofrecer la sangre de nuevos mártires». Y lo decía desde su confortable exilio, desde su escondite de Damasco). »

Recordemos, una vez más, que fue el ejército israelí quien, en la noche del 4 al 5 de noviembre, violó el cese al fuego por una incursión que provocó la muerte de cuatro palestinos. Además que, por otra parte, Israel no ha respetado jamás una de las claúsulas del acuerdo, que era la apertura de los puntos de pasaje entre Israel y Gaza, lo que ha contribuido a hambrear a la población.

Pero, sobre todo, ¿que es lo que impide la firma de la paz? Recordemos que durante muchos años, los dirigentes israelíes han afirmado que el único obstáculo a un acuerdo era Yaser Arafat. Después de su muerte, Majmud Abbas (Abou Mazen) fue electo. Fue saludado en Israel, en los Estados Unidos y en Europa como un dirigente moderado. Ya hace cuatro años que es el presidente, ya hace cuatro años que el negocia en nombre de la Autoridad Palestina con el gobierno israelí. El Hamas no hacia parte de esas negociaciones, no obstante ellas han fracas ado, porque Israel rehusa la aplicación de las resoluciones de las Naciones Unidas, el retiro de sus tropas de los territories ocupados en 1967. Todos los estados árabes han aceptado la iniciativa de paz del rey Abdala que proponía la paz en cambio de los territorios, e Israel la ha rechazado una vez más…

Hoy en día, una de dos. O bien los Hermanos Musulmanes de Gaza restablecen la tregua que rompieron y, en el mismo impulso, declaran cáduca y la Carta basada en el rechazo de la «entidad sionista»: se unirán entonces al amplio frente del diálogo que, gracias a Dios, sigue creciendo en la región, y se hará la paz. O bien se obstinan en seguir viendo en el sufrimiento de los suyos únicamente un carburante para sus pasiones recocidas, su odio loco, nihilista y sin argumentos. Y en ese caso, habrá que liberar de las sombrías garras de Hamas no sólo a Israel, sino también a los palestinos.

¿Cómo hay que liberarlos? Recordemos que la mayoría de palestinos ha votado por el Hamas en las elecciones libres suscitadas por los Estados Unidos y la Unión Europea. Han votado para protestar contra la incuria de la OLP y contra el fracaso del proceso de Oslo que el Fataj había promovido. En nombre de «nuestros valores» hemos rechazado el veredicto de las urnas… El pueblo vota mal, cambiémoslo. O más bien, impongámosle una buena dictadura o una buena ocupación que lo va a civilizar. Este fue el razonamiento de los soviéticos cuando intervinieron en Afganistán en diciembre de 1979 y que George Marchais evocaba el « derecho de pernada ». Acaso haya que sorprenderse que Philippe Val, en su editorial de Charlie Hebdo, «Gaza: la paloma, el halcón y el bobo de capirote », evocara esta invasión: « Los mismos soviéticos, en 1979, habían sentido el peligro (el islamismo), para bien o para mal (sic), invadieron Afganistán. Henos aquí vueltos a los tiempos del colonialismo: nosotros vamos a civilizar a todos esos indígenas que aceptan el derecho de pernada, la poligamia, el velo, etc. y los vamos a liberar del yugo de los integristas.

1 comentario:

  1. Anónimo12:33 a. m.

    COMUNICADO DE PRENSA


    El Comando de Campaña del FMLN del Municipio de San Salvador informa a la ciudadanía, a los medios de comunicación y a las autoridades competentes que:
    1. hemos tenido información fidedigna de que el partido ARENA planifica realizar esta noche actos vandálicos en la ciudad de San Salvador, disfrazados como activistas de nuestro partido.
    2. que el día de ayer pretendieron generar víctimas fatales para generar un clima de desestabilización frente a la inevitable victoria de la Doctora Violeta Menjivar el próximo 18 de enero.
    3. que siendo nuestro partido, el FMLN, un partido pacífico y democrático, hemos girado instrucciones a todos los activistas del FMLN en el municipio para que suspendan las actividades de calle de este día, la noche de hoy y mañana por la mañana, a fin de evitar confrontaciones innecesarias y mejorar el clima electoral de la ciudad capital.
    4. que responsabilizamos desde ya al partido ARENA por cualquier acto vandálico que realicen este día, durante la tarde y la noche de este día.
    5. llamamos a las autoridades de ARENA a que suspendan estas actividades terroristas y se dispongan a respetar el ejercicio democrático de los capitalinos y capitalinas.
    6. invitamos a todo el pueblo al gran cierre de campaña de Violeta Menjivar mañana miércoles 14 de enero, que se iniciará en las imediaciones de la UES, recorrerá todos los distritos y concluirá a las 7 PM en el monumento a la Constitución, en el Bulevar Constitución.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.