El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 julio 2008

Cualquier sarampión

En el editorial de este día, 10 de julio, de El Diario de Hoy, se defiende a su manera de las acusaciones de parcialidad, de troncar la información, de pervertir los datos y falsear ciertas informaciones. En el editorial nos narra como proceden técnicamente. Nada novedoso, lo que hacen todos los diarios en el mundo. Eso no impide que exista parcialidad y toma de partido.

No obstante hay algo que me resulta curioso. Hay algunas personas que han tratado de separar la línea editorial reaccionaria y en muchos aspectos cavernaria de Altamirano y la independencia y profesionalismo de los periodistas. El editorialista desmiente esta separación e incluye a todos los periodistas dentro de la responsabilidad de la línea editorial. Lo que se publica en El Diario de Hoy es el producto de la actividad colegiada.

Lo que se puede constatar es que de vez en cuando aparecen en el diario algunos artículos que contrastan con el resto de noticias de carácter sensacionalista y a veces hay reportajes de reconocida utilidad y profesionalismo. Pero repito, esto es la excepción. Artículos de calidad y reportajes de utilidad pública son raros. Repito, existen y sería necio no reconocerlo.

No obstante nadie puede negar que el Diario de Hoy ha tomado partido anti-FMLN, anti-Funes. Esto es patente. Esto no tiene excepción. Tanto editoriales, como los artículos "informativos" son parciales, tendenciosos, su lenguaje es de guerra. Siguen aferrados al lenguaje de la "guerra fría" . La muestra viene en el mismo editorial, el editorialista pretende que el diario procura que, " los contenidos se ajusten a lo moral, lo decente, lo sensato y lo que encaje con las realidades de una sociedad". Esto lo dicen todos. En realidad se trata de una frase hueca, pues no siempre lo acatan y lo más sencillo es mostrarlo en las páginas. Pero el editorialista pretende que Funes "anda predicando" "propaganda perniciosa", incita "al odio de clases, a la perversión, a los fanatismos". Porque por tener este contenido lo que "predica" "Funes y miembros de su banda no encuentra siempre cabida en los medios salvadoreños".

Entre otras sandeces del editorialista destaco la que sigue —esto se ajusta únicamente a su propio fanatismo y a la defensa de los intereses creados que dominan al país— "Tampoco vamos a justificar dictaduras, tanto a nivel nacional, como dentro de entidades y organismos, como la que se ha enquistado en la Universidad Nacional donde lo que prevalece es la censura y la vigilancia. Esto no lo ha de entender Funes, atareado en el proceso de vender el país a una red totalitaria mundial cuya visible cabeza en este Hemisferio es el trinomio Castro/Chávez/y los narcosecuestradores de las FARC".

La cita es larga. Pero con ella queda claro el marco al que deben acatarse los periodistas de El Diario de Hoy, acusar sin pruebas a Funes y al FMLN de cualquier sarampión que se les ocurra. Con este tipo de contenidos no se hace avanzar en el país el debate democrático.

3 comentarios:

  1. Alguna vez conocí a un ex-periodista de El Diario de Hoy. Él mismo me comentaba que había decidido dejar su trabajo en aquel lugar, renunciando a un salario relativamente decente, precisamente por la censura a la que sus propios artículos era sometida.

    Esta persona es un muy buen amigo mío y la verdad es que no tengo razones para dudar de él. Obvio está, no puedo aseverar que esto sea verdad, siendo el caso que jamás (gracias a Dios) he trabajado en este lugar.

    Lo cierto es que en cada editorial de este periódico, se nota a leguas el odio y temor que el señor Altamirano le profesa a la izquierda salvadoreña y a todos aquellos que no concuerdan con sus ideas, es decir "estás conmigo o estás en mi contra".

    Buen artículo don Carlos, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:19 a. m.

    "El Diario de Hoy no es responsable de las opiniones de sus columnistas y colaboradores"
    El siguiente párrafo tomado del editorial de EDH de este día parece contradecir lo acotado arriba :

    "los medios responsables se aseguran de que los contenidos se ajusten a lo moral, lo decente, lo sensato y lo que encaje con las realidades de una sociedad. Tienen además que proteger el Orden de Derecho y la Democracia, rechazar propaganda perniciosa," ya que ese "asegurarse" de los medios responsables no parece ser otra cosa que "ajustarse" a la línea de ideología política de derecha que es la que a ultranza profesa el diario de hoy.
    El editorialista termina su entrega con una velada amenaza a su propio personal cuando dice :
    "Los medios tienen que velar por su estabilidad e independencia económica; en el caso nuestro, más de doscientos cincuenta periodistas tienen su empleo a tiempo completo"
    En realidad hay que entender que lo que el Ing. Altamirano tan obsecadamente defiende no es verdaderamente la libertad de expresión en si y por si, sino sus intereses de empresa. En el fondo lo que su discurso pregona es claro, nos dice en otras palabras, yo lo que defiendo son mis intereses, mi empresa, el modelo neoliberal del capitalismo y lo defiendo a como de lugar y en eso yo le doy crédito aunque no comulgo ni remotamente con él, pues creo que defiende, a la vez que sus propios intereses, un sistema nocivo para la generalidad de los salvadoreños y en general a la clase trabajadora.
    Esto en si, desvirtua todos los ataques hacia la izquierda y a Funes en particular.
    Atetamente,
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:30 p. m.

    No todos los periodistas que trabajan el Diario de Hoy estan de acuerdo con el maniqueismo y la mala educación de su dueño/editorialista.

    Pero si hablan se van a la calle. Así de simple.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.