El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

08 mayo 2008

En torno al suicidio de Marcial

En estos días aparecieron en el diario El Mundo tres artículos de Rafael Menjívar Ochoa sobre las circunstancias del asesinato de Mélida Anaya Montes (comandante Ana María) y del suicidio de Salvador Cayetano Carpio (comandante Marcial). En las líneas que siguen voy a hacer algunas acotaciones al relato que nos ofrece Menjívar Ochoa.

Dos veces abordé el tema con Rafael, la primera en los Planes de Renderos, la segunda en París, en una terraza de café. En los Planes, le hablé lo inverosímil que me parecía la versión del suicidio. Carpio, tal cual lo conocí y dadas sus convicciones, no contemplaba el suicidio como una forma de salir de la vida. Siempre sospeché un asesinato. No obstante Rafael me refirió los detalles de sus días sin dormir y me habló que tenía también el testimonio de la esposa de Carpio, Tula Alvarenga. A pesar de todo esta versión no termina de convencerme, pero no tengo tampoco nada que pueda sustentar mis sospechas y debo aceptar la versión que nos brinda Rafael. Lo que a mí siempre me llamó la atención fue la machacona insistencia de los comunicados del FMLN y de las FPL en la presencia en el lugar de los hechos de Tula Alvarenga. No obstante incluso en la versión que nos da Rafael, la esposa no es un testigo ocular del suicidio, según dice ella salió a ver a su nieta. Lo que me sorprende es que según cuenta Rafael el calibre del arma que usó Carpio debe producir un estruendo tal que toda la casa debe inundarse y nadie puede normalmente dejar de oírlo.Tula Alvarenga afirma que no oyó nada. Ese detalle sigue aún dándome vueltas en la cabeza. ¿Es posible? ¿No es la manera de decir lo contrario de lo que se cuenta? Además su “primera reacción fue gritar “Lo mataron, lo mataron. ¿Por qué lo mataron? ¿Por qué?

Porque a Salvador nunca le conocí actitudes así, ideas suicidas. El no era así. Yo creí que lo habían matado”.

En París cuando un amigo periodista, Pierre Benoît, me llamó para anunciarme el suicidio de Carpio, no creí la versión. En ese momento pensé sucesivamente en dos cosas, las irreparables pérdidas que acabábamos de sufrir en tan poco tiempo, me dije entonces ahora ya son posibles todos los compromisos, no se ganará la guerra. La otra cosa fue la increíble ingenuidad de Carpio de caer en la trampa que le habían tendido.

Hago aquí un paréntesis. Durante la guerra, la representación del FMLN en París, de manera tácita me encargaron durante algún tiempo el “seguimiento” del diario comunista francés l’Humanité. Esto sucedió por razones prácticas, pues desde los años setenta mantuve relaciones de amistad con el encargado en el Comité Central de América Latina, George Fournial. Lo visitaba por lo menos una vez al mes, en algunos períodos las visitas fueron semanales. Fue Fournial quien me pidió un artículo para l’Humanité-Dimanche para que contara de manera general y sencilla la historia del país y la situación actual. Según me dijo ese iba a ser el primer artículo sobre El Salvador que aparecería en el semanal. Fue George Fournial quien me presentó a José Fort que era el periodista que se encargaba de los asuntos latinoamericanos en l’Humanité. Mis relaciones con José Fort se acercaron mucho a la amistad. De todos modos casi siempre que le pedí publicar un artículo comentando algún tema que nos interesaba en ese momento, pues José Fort accedió a ello. Algunas veces, no obstante tuve que insistir y a veces no lo obtuve.

Pues una de esas veces en que José Fort no quiso rotundamente acceder a mi pedido fue en los momentos del asesinato de la comandante Ana María. Esta vez tanto Roberto Armijo, como Olga Baires, me insistieron en hacer todo lo posible porque l’Humanité publicara los comunicados del FMLN sobre su muerte y se le dedicara un espacio para rendirle un homenaje. Me encaminé pues hacia los Grands Boulevards, hacia el famoso Faubourg Poissonière donde estaba los locales del diario fundado por Jean Jaurès. Cuando José Fort me vio llegar a su oficina puso una cara muy hermética. De inmediato supe que no iba a publicar nada más de las diez líneas que habían salido la víspera. Sobre su mesa siempre habían rimeros de cables de prensa, revistas y los diarios del día. Vi que una de las pilas de cables era sobre el asesinato de la comandante Ana María.

Le expuse a lo que venía. José Fort se sonrió y me dijo, no te siento muy convincente, tampoco crees que fue la CIA. Ese tampoco (toi, non plus) me sorprendió. Traté de sonreir a mi vez con una sonrisa de asiático. No me resultó el truco. Me lanzó así a boca de jarro “la CIA no tiene nada que ver en eso, tal vez se nos vengan encima otros asesinatos, han empezado a arreglar cuentas antes de tiempo o tal vez se trata de algo peor, algo en que ustedes los salvadoreños son los que menos cuentan...” Lo que reproduzco aquí son mis recuerdos, las palabras tal vez no sean las exactamente pronunciadas, pero sí contienen el sentido que les dio. Era la primera vez que José Fort me hablaba así, casi siempre me interrogaba tratando de obtener de mí alguna información que yo pudiera ocultarle. Después de lo que acababa de oír no valía la pena insistir. Lo hice no obstante, insistí sin mucha convicción, por cuestiones de consciencia. Luego me dijo, “voy a consultar con George”. Se trataba de George Fournial. En realidad lo que me estaba sugiriendo era que fuera a hablar con él, pues José ya lo había hecho. Fournial me recibió la víspera de la muerte de Carpio.

Recuerdo las bocanadas de humo, Fournial fumaba pipa. Era un hombre muy alto, imponente. El anduvo por nuestras tierras como enviado por el Komintern, en aquella lejana época su oficina quedaba en México, fue en los años treinta. Fournial nunca dejó de recibirme y a veces era él quien me “convocaba”. Le expuse a lo que venía. Como de costumbre, guardó un largo silencio, fijándome con sus ojos gris-azules. Repito que esa entrevista fue la víspera de la muerte de Carpio. Fournial hablaba un espeñol casi perfecto, tenía un ligero acento, tal vez en otro tiempo lo hablara mejor.

George Fournial me dijo que la muerte de Ana María lo había sorprendido, que también lo había sorprendido el salvajismo que usaron los asesinos. Algo le sugería que los criminales habían sufrido un condicionamiento, una terrible manipulación. Me afirmó tajante que nunca creyó en que el crimen fuera made in CIA. Estoy haciendo aquí este relato por primera vez y siento cierto escrúpulo, pues Fournial no puede ya ni corregirme, ni contradecirme. Me dijo que le pareció sospechoso que tanto los sandinistas, como los del FMLN coincidieran tan rápido en dar la misma versión y que ambos sin mayor prueba, sin más, muy infantilmente acusaran a la CIA. Aquí ha pasado algo que va mucho más allá, que tiene más peso que tu país. En esto ustedes son apenas un peón. Es así como veo esto. Y luego guardó de nuevo un pesado silencio. Luego cuando vio que iba a interrogarlo, me agregó no puedo decirte más, de todos modos ya te he dicho demasiado.

Como ustedes pueden imaginarse, sus palabras cundieron en mí, provocando largas meditaciones. Al día siguiente, cuando Pierre Benoît me llamó y me anunció el deceso de Marcial, sentí profunda tristeza, pero de inmediato pensé en que Carpio se había dejado atrapar muy ingenuamente. Y se lo dije de manera cruda a Pierre Benoît. El se mostró casi indignado, pues siempre supo que personalmente respetaba mucho a Marcial. Aunque no compartía la veneración que le prodigaban al interior de las FPL.

La segunda vez que hablé con Rafael Menjívar de este asunto, en la terraza de un café, le confié mis sospechas, mi casi convicción de que los cubanos y los sandinistas tuvieron un papel oscuro en todo lo sucedido. No tengo ninguna prueba. Y es por lo mismo que insisto que se trata de sospechas, de una casi convicción, pero no de una certitud. Lo repito para que los que me lean lo tengan en mente. He supuesto y es lo que le dije a Rafael que tanto los cubanos, como los sandinistas cayeron en una trampa finamente tramada para hacerlos creer que si ellos lograban rápidamente el cese de la guerra en El Salvador, los Estados Unidos aflojarían un poco el bloqueo respecto a Cuba y que abandonarían la ayuda a los “contra”.

Rafael Menjívar me dejó pensar entonces que compartía mis sospechas, aunque no abundó en el tema. En todo caso todas las reuniones que nos relata que mantuvo Salvador Cayetano Carpio (Marcial), no aclaran nada sobre su participación o no en la muerte de Ana María. Pero los que persisten en acusarlo, tienen que presentar pruebas, argumentar de manera consistente, la simple afirmación de su parte no tiene ningún valor. Pues ninguna prueba convincente se produjo durante el proceso que tuvo lugar en Nicaragua. El juez falló y absolvió a Salvador Cayetano Carpio de toda participación en el crimen de Ana María.

De todo modo, hay cosas que no se van a arreglar por los políticos, ni siguiendo intereses políticos. Esto es ya para los historiadores. Debemos despojarlo de obtusas posturas partidarias. La historia reciente, es cierto, sigue determinándonos y cómo se interprete los hechos de entonces tiene repercusiones actuales. Es por eso que todavía la pasión nos domina. Y esta pasión se recrudece pues vivimos momentos de lucha ideológica, vivimos momentos en que por primera vez se entreve la posibilidad de un triunfo electoral del FMLN. Esto impone a muchos que se preocupen más por la imagen, los aspectos de propaganda, de publicidad. No obstante hay hechos en los que debe contar sobre todo la busca de la verdad.

37 comentarios:

  1. Anónimo2:08 a. m.

    "De todos modos, hay cosas que no se van a arreglar por los políticos, ni siguiendo intereses políticos. Esto es ya para los historiadores".

    Concuerdo absulutamente con usted, Carlos.

    "No obstante hay hechos en los que debe contar sobre todo la busca de la verdad."

    De nuevo estoy muy de acuerdo con usted.

    Pero el trabajo realizado por Menjivar no se trata de rescatar una verdad, o de poner en claro los acontecimientos. Más bien se trata de enfocar un suceso y darle un matiz.

    Creo que el trabajo de Lafitte Fernández y de Rafael Menjivar Ochoa va encaminado en crear una matriz de opinión, tal y como Menjivar lo dijo en su blog, y resumo, más o menos, las palabras que él expresó : si Salvador Sánchez Cerén eliminó a Carpio, pues le resultaria fácil eliminar a un Mauricio Funes.

    He ahí lo condenable. Lo condenable no es el rescate de la verdad sobre esos hechos, lo condenable, senor Abrego, y creo que va a coincidir conmigo, es haber explotado el tema para que un detrminado partido politico, en este caso arena, pueda obtener réditos políticos.

    Bien sabida es la óptica con la que Lafitte escribe.

    No sea ingenuo (dicho esto sin malicia ni afán peyorativo) Don Carlos. Usted creo que no conoce cómo se tejen las cosas, HOY, dentro del periodismo nacional.

    Saludos desde Santa Tecla.

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo maestro.

    Seguimos leyendolo y siendo con sus escritos testigos de la historia y del futuro.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra Carlos que publicará esta nota.

    Cofirma que la trama que ultimamente se trató de enebrar alrededor de la muerte de Cayetano Carpio parte simplemente de especulaciones, no hay evidencia alguna de las conversaciones llevadas a cabo en Cuba cuando algunos miembros del FMLN se reunieron en la Habana.

    No hay evidencia alguna acerca de lo que Rafael menjivar dijo al afirmar:

    si Salvador Sánchez Cerén eliminó a Carpio, pues le resultaria fácil eliminar a un Mauricio Funes.

    Por otro lado a partir de una sospecha o de la sospecha de otra persona, no se puede descartar tampoco que la muerte de Cayetano Carpio haya sido llevada a cabo por agentes de la CIA.

    Si vamos a comenzar a caer en sospechas y especulaciones, podriamos caer en los abusurdos.

    Podriamos hasta decir que Cayetano Carpio antes de morir, estaba por limpiar su arma y de forma accidental salio el disparo que le quito la vida.

    En cuanto a lo del sonido. Puedo asegurarle que los sonidos de los disparos, pueden ser no ser escuchados cuando estos el sonido suele ser aislado por paredes, espacios entre otros cuartos, los materiales de insulacion pueden provenir hasta de los propios muebles de madera.

    Eso pues usted lo puede consultar con un ingeniero de sonido.

    Si partimos verdaderamente de hacer un analisis forensico que permita el estudio alrededor del caso incluimos la ciencia exacta que nos pueda brindar sospechas para poder evaluar los hechos, recrear las condiciones de ese momento.

    Yo recuerdo la muerte de un pariente nuestro, quien fue asesinado cuando se disponia a salir del saguan de la casa donde habitaba.

    Fue un disparo solamente.

    La unica razon por la que me entere de la muerte, fue cuando las mujeres que se encontraban cerca del saguan gritaron.

    Creo que usted puede sospechar, todo el mundo puede sospechar.

    Pero a partir de esas sospechas levantar una acusacion, e indicar que asi ha sido pues como usted mismo lo dice, no hay manera de conocer con centeza la historia.

    Que me perdone la esposa de Cayetano, si manifiesto que una persona que se suicida no es asi. Lo digo con respeto.

    Nadie sabe las presiones ni las condiciones a las que pueda estar una persona expuesta para llevar a cabo una resolucion de ese tipo.

    No podemos entrar en la cabeza de alguien y leer el pensamiento, ni concluir que por una conducta reflejada un individuo no pudiera proceder de manera diferente a la parte conocida de su caracter.

    El ser humano es mas complejo que eso.

    Para muchos posiblemente sea preciso limpiar el nombre de Cayetano Carpio. Si el es inocente de la muerte de Ana María, se debe hacer porque no es justo que quede su persona bajo ese estigma.

    Pero no de esta manera Carlos, no tratando de levantar especulaciones para ejercer e instrumentalizar sospechas, ni intentanto descalificar a partir de esas sospechas y especulaciones a terceras fuerzas.

    Que pruebas tenemos para falsificar la historia?

    Que evidencias existen?

    Si la ultima carta escrita por Cayetano Carpio proviene de su misma mano, hasta eso puede servir para esculcar lo sucedido.

    Son documentos que son parte de una faceta de la historia, y en tanto nadie habla del analisis forensico ni da los estudios que la ciencia pueda aportar para esclarecer este hecho, no hay certeza alguna.

    En parte me alegra que aclare que son especulaciones solamente.

    Y con esto diria que las especulaciones de Rafael menjivar, provienen tambien de las especulaciones de segundos y terceros, intentando vanamente de buscar culpable donde posiblemente no existen.

    Especulaciones que provienen de una fuente especulativa, primero la de Pierre Benoît, luego la suya.

    Con esto pues se ha creado una espiral de especulaciones tratando de forzar una historia intentando crear como dice el comentario de las 2:08 AM, una matriz de opinión.

    Asi es nuestro pueblo, de rumor en rumor lo unico que se crea es ignorancia.

    Espero publique este comentario.

    Y se le agradece mucho las aclaraciones.

    Saludos cordiales.

    Chichicaste.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:01 p. m.

    Esta mara que especula con el supuesto asesinato de Carpio es la misma mara que nos pide que no especulemos con los supuestos crímenes de la derecha: Los Galea´s boys.

    Si tienen datos objetivos para acusar a Sánchez Cerén,que lo hagan; si lo único que tienen son suposiciones que de dediquen a escribir literatura y que no mezclen sus ficciones con el periodismo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:28 p. m.

    Bienvenidos, chavos, al reino de la especulación que le sirve a terceros y a cuartos y a quintos.

    Los lúcidos secrearios del poder, negarán sin enbargo para quien trabajan en última instancia.

    ResponderEliminar
  6. Hay un punto que deseo aclarar de inmediato. Aquí el anónimo de Santa Tecla afirma que R. Menjívar Ochoa ha escrito en su blog que Sánchez Cerén asesinó a Marcial y que puede asesinar a también a Funes. Y Chichicaste retoma esas palabras sin verificar si Menjívar Ochoa ha proferido esa acusación.
    Creo que esas acusaciones son gratuitas, pues desde hace algún tiempo Rafael Menjívar Ochoa sostiene la versión del suicidio de Marcial. No puede pues acusar a Sánchez Cerén de haber matado a Marcial.
    En sus recientes artículos afirma que el que se benefició de las muertes de la comandante Ana María y de Marcial, fue Sánchez Cerén. Pues fue él quien heredó del puesto de primer responsable de las FPL.
    Lo que conviene en estos casos es citar, dar las fuentes, apoyar así las afirmaciones.
    Por otro lado, Chichicaste leyó con demasiada prisa mi escrito. En ningún momento he traído a colación ninguna suposición de mi amigo Pierre Benoît. Mis propias hipótesis y conjeturas provienen de lo que me dijo George Fournial. Pero yo asumo que son mis suposiciones y conjeturas. He manifestado que tengo ciertos escrúpulos al traer en esta historia sus palabras, pues ya no puede ni corregirme, ni contradecirme. Pero aun si omito sus palabras, dejo en pie mis conjeturas. Mientras este caso sigue siendo un asunto político, creo que tengo ese derecho. Por el momento nadie me ha presentado textos, protocolos de las reuniones a las que se refiere Rafael Menjívar Ochoa. El día en que esos documentos sean públicos, los historiadores podrán darles el marco para su interpretación.
    La personalidad de Salvador Cayetano Carpio es controvertida. No cabe duda. Nadie puede negar que cumplió un papel significativo en la historia de nuestro país. Creo que es un proceder de otra época tratar de borrar las personas y sus nombres de la historia. Stalin lo intentó con Trotsky. Los sucesores de Stalin en la Unión Soviética “corrigieron” fotos en las queaparecía el que había sido su ídolo.
    Nosotros los salvadoreños no tenemos por qué imitar semejantes procederes. Hablemos de Salvador Cayetano Carpio sin temor, con calma y sobre todo dejemos vetos y tabúes afuera de esto.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las teorías conspirativas, y me halaga que me hagan parte de ellas (me gustan las novelas de espionaje), pero a veces me aburren por su monotonía.
    No hay conspiración entre Lafitte y yo. Eso lo íbamos a publicar en Vértice en 2002, aprovechando que me pidieron un artículo en España acerca del caso. Me puse a escribirlo y cuando me di cuenta tenía el borrador de un libro. Me puse a investigar y en un mes ya estaba lo básico, y no hice ni la nota de España ni la de Vértice, porque había demasiados datos y ramificaciones. Además pasó algo: me creó una fuerte crisis emocional, y me di cuenta de que a ratos estaba escribiendo con el hígado, no con la cabeza. Los datos, etc., estaban bien, pero debía distanciarme. Es lo que he hecho en los últimos años: ponerme serio y "objetivo" para no meter la pata; es lo que hago con todos mis libros, novelas o no. Ahora soy capaz de leer el libro fríamente, y de hablar del tema sin que se me joda algo durante días. Para las notas de El Mundo escogí un estilo de crónica policial precisamente para darle aún un mayor distanciamiento. Lástima que no se pudo hacer en, digamos, cinco partes; hubiera quedado más emocionante. (Vaya: ahora me preocupa más el mode de decirlo que sostener un punto. Es lo que todo escritor o periodista debería hacer.)
    No hay especulaciones. Hay testimonios de mucha gente que estuvo muy cerca del ajo. Las reuniones de diciembre existieron. Tengo grabaciones de gente del FMLN, de "ortodoxos", hablando del tema y justificando todo el asunto. Curioso: he hablado libremente con gente de todas las tendencias del FMLN, de las ex tendencias, etcétera. De allí vienen mis datos. Sabían para qué era, y aun así hablaron, y me dijeron cosas que a nadie más le han dicho.
    Hay datos en el diario de Ellacuría, que me prestaron para Tiempos de locura. Ellacu reporta una conversación con Farid Handal, que andaba de diplomático del PC --buen amigo de la familia, a todo esto-- en la que se habla de aislar a Marcial y cosas bastante peores. Cada dato está cotejado varias veces con diferentes personas, algunos "anónimos" y otros no. Hay muchísimo que no he puesto porque no tengo contrapartes a cosas que me encantaría poner, porque encajan muy bien. Pero así no va el asunto. Así no me enseñaron el oficio. Y se espeluznarían no de la autopsia de Marcial, sino de la de Ana María y de todo lo que encontraron a partir de la investigación que se realizó con evidencia forense. Hay documentos públicos, y no los uso porque, en serio, van más allá de lo que puedo soportar escribir. No, no tienen que ver con Marcial o Marcelo o nadie de ellos. Los expedientes están en Managua para quien quiera verlos. No seré yo quien los dé a conocer; hay límites.
    ¿Las Mélidas también están en conspiración con Lafitte y conmigo? También ellas piden que se hable y se investigue. Y estoy de acuerdo, y eso que sostienen lo contrario que yo.
    Y deberían distinguir, cuates, en serio, lo que se dice en un blog de lo que se dice en un libro. Mi temor --eso: temor-- es que en efecto Funes sea sólo un pretexto, un instrumento, para alcanzar la presidencia, y que después lo conviertan en una figura de trapo o menos (algo que él, supongo, no aceptaría). Tienen experiencia en eso, hay antecedentes, y el de Marcial es el más notorio y no el más trágico, pero sí el más público. No digo que lo vayan a matar, como insisten en sostener. Digo que es fácil, ya en el poder, deshacerse de alguien incómodo. Hay una evidente contradicción entre Funes y el FMLN; revísense las declaracions, etc., de esta semana.
    No hay "matices de opinión". Es decir: el asunto no está recargado hacia ningún lado de manera ideológica. No me interesa hacer campaña ni ideología. Lo que me interesa es que se combatan los argumentos con argumentos, los datos con hechos. Es lo que no ha pasado en 25 años.
    Repito algo que ya he dicho: ni siquiera estoy ni estaba de acuerdo con mucho de lo que pensaba Marcial, ni de lo que planeaba hacer. Es un asunto de historia. Es un asunto de decencia (una palabra que está quedando en desuso entre la gente de cierta izquierda).
    Lo que están haciendo es lo de siempre: descalificar para no tener que discutir, leer entre líneas, buscar intertextualidades que no están allí, encontrar "pistas" que, en serio, no llevan a ninguna parte. El asunto es lo que es.
    Hay información por todas partes; sólo es cosa de querer verla.
    Curioso: mi posición es bastante más moderada que la de Carlos --lo digo en honor de Carlos--; a mí las cuentas me dan para un suicidio, no para un asesinato. O no un asesinato con mano ajena.
    Les están preocupando unos votos para el 2009. Perdón: en serio que no voto por alguien que miente de manera tan abierta en sus memorias, que deberían ser reveladoras de lo que sea, no servir para:
    a) No decir nada.
    b) Decir cosas que no ocurrieron.
    Para eso también tengo datos y testimonios. ¿Qué tienen a cambio? ¿Teorías conspirativas? ¿Justificaciones?
    A Carlos lo quiero bastante y lo respeto como a pocas personas, y es precisamente por su honestidad personal e intelectual, y por ser capaz de decir lo que piensa y le consta. Muchas veces no estamos de acuerdo en temas que son bastante peliagudos, y eso no nos impide ser amigos. Al contrario: creo que ayuda bastante a que sigamos conversando y haciéndonos más amigos.
    ¿Mis objetivos? ¿Ya, la verdad? ¿Lo que me ha movido a escribir sobre el tema?
    1. Deshacerme de una historia que me duele y de la que no tenía que ser parte, muy lejana pero parte.
    2. Que se hable abiertamente de algo que nunca debió estar signado por el secreto. La verdad a veces duele, y es necesario enfrentarla para que deje de doler. Soy de la escuela de aventarse de golpe a la alberca, en lugar de pasarse cinco minutos sufriendo de a poquito. Eso me lo enseñaron hace como cuarenta años, cuando fui seleccionado infantil de natación. (¡Sí! ¡Hasta para eso me alcanzó el tiempo!)
    Así de simple.
    Mejor léanse Tiempos de locura. Allí vienen más cosas, más reveladoras y con implicaciones más profundas, que lo de las notas del Caso Marcial. Si hay algo que contradiga lo que digo, con bases documentales y testimoniales y no con esperanzas y fe, por piedad, díganmelo, porque lo que ocurrió no me gusta, y preferiría un mundo ideal, no lo que nos tocó.
    Algo más: no sé, porque no puedo saberlo, si Marcial fue inocente o culpable. Y me tiene sin cuidado. Con que se le ubique en el lugar que le corresponde, sea el que sea, me doy por muy bien servido. Ahora lo que veo es la imagen de un monstruo despiadado que no tiene nada que ver con el tipo pequeñito y dulce que llegaba a tomar té a casa. También llegaba Schafik. También Sancho. También Mincho Mejía. También Rubén Zamora. También Mélida. Alguna vez dije algo que podrá sonar pedante, y sólo es una constatación de hechos: crecí entre ellos --y otros-- y para mí son mi familia. Y es terrible cuando la gente de la familia se pone a hacer cosas tan feas como las que hicieron, nomás que ésas afectaron a todo un país. Y cada quién tiene sus modos de entender y enfrentar sus problemas familiares.
    Si se la creen, bueno. Si no, pues no; es más fácil. Por oficio no me gustan las cosas fáciles, y tampoco por ideología, ni por carácter.
    Espero, pues, argumentos. (Y esperaré sentado, me temo. Por de pronto, con sus comentarios están rompiendo un silencio ensordecedor. Eso lo agradezco.)

    ResponderEliminar
  8. Carlos:

    La expresión la escribió Menjivar en su propio blog.

    El entro a este espacio a comentar y como ve, no lo ha negado porque seria una vergüenza lo dicho dicho esta, sea que lo dicho haya sido dicho con imprudencia, y/o con un grado de maquinación eso no me corresponde evaluarlo, no tengo poderes para leer la mente de Menjivar, y la gente que leyó el asunto, lo entendió como tal porque así lo dio a entender (valgan todas esas redundancias). algo irresponsable que se le salieron de las teclas.

    La expresión anduvo rondando en la blogosfera por igual. Alla usted si quiere no irla a buscar, yo creo que ha sido una expresión irresponsable de Menjivar. Quien la lanzo al ambiente dando a entender que a Ceren podría eliminar a Funes.

    El resto de su exposición, se lo dejo para usted, respeto el nivel de honestidad que usted refleja en sus escritos, y mi entrada a este espacio es para hacerle ver que hay una gran brecha entre suposiciones a certezas para escribir algo que nos acerque a la verdad. No he entrado a intentar descalificar su derecho a tener esas conjeturas o suposiciones, he entrado exponer esas diferencias. Por lo mismo y en ese entendido, si usted no me ha comprendido, hasta la supuesta intervención de la CIA, puede ser cuestionada bajo la misma regla que le expuse. Pero tampoco puede ser descartada de un solo ramplón.

    Nada de lo que supongamos puede ser debatido, la especulaciones se encuentran en un grado inferior a los argumentos, entra al campo de las falacias hasta cierto punto. Y ni siquiera son los fundamentos de una teoría conspirativa, como las que tratan de la caída de torres gemelas en New York, porque carecen de fundamentos científicos para intentar esclarecer esos asuntos, y no he entrado a intentar descalificar su derecho a tener esas dudas he entrado exponer las diferencias.

    Por eso lo que se escriba alrededor de esto cae reamente hasta en las fantasías. Si no fuera la muerte de Marcial y su nombre, y fuera alguien mas cualquiera pudiera venir a este mismo espacio y exponer lo que he expuesto.

    El resto esta para los historiadores futuros que puedan encontrar documentos, hoy lo que se esta escribiendo es una novela de ficción alrededor de la memoria de un hombre, que dicho sea de paso a pesar de algunas cuestiones que el haya cometido durante el conflicto armado esa es parte de la historia de El Salvador, la guerra no crea santidades, arroja al ser humano a un vacío demasiado salvaje y para las poblaciones que las viven en medio de los disparos es peor, porque ellos no tienen oportunidad de dejar flores a sus muertos cuando aun no se terminan los conflictos que los originaron.

    Lamentablemente se siguen persiguiendo y asesinando a las personas en nuestro país, eso es lo que a mi me preocupa mucho mas. Y si quiero pedir justicia, debo pedirla para todos, en el ayer, en el hoy para que no se repita en el mañana.

    Saludos cordiales.

    Chichicaste.

    Condena por el asesinato de Héctor Antonio Ventura, ex procesado político en el “Caso Suchitoto”

    COMUNICADO DE PRENSA

    Condena por el asesinato de Héctor Antonio Ventura, ex procesado político en el “Caso Suchitoto”

    Ante la sociedad salvadoreña y la comunidad internacional, manifestamos:

    1. Condenamos enérgicamente el asesinato del Joven HÉCTOR ANTONIO VENTURA VÁSQUEZ, de 19 años de edad, acaecido el pasado 02 de mayo de 2008, en altas horas de la noche, en una residencia del cantón Valle Verde, jurisdicción de Suchitoto, departamento de Cuscatlán.
    El joven Ventura fue asesinado utilizando arma blanca (cortante o punzante) y recibió al menos una lesión mortal en el área del corazón; otra víctima sobrevivió al ataque con lesiones.

    2. Traemos a cuenta que la víctima es una de las 14 personas que fueron procesadas judicialmente por motivos políticos, luego de participar en una acción de legítima protesta social contra la privatización del agua en el municipio de Suchitoto, el pasado 2 de julio de 2007.
    Además, que el crimen se produce pocas semanas después de haberse obtenido el sobreseimiento definitivo para todos los procesados, poniendo en evidencia las falsas acusaciones que el Gobierno y la Fiscalía General de la República mantuvieron contra el grupo de activistas durante más de nueve meses.

    3. Destacamos que los atacantes directos, según la información preliminar, fueron al menos dos hombres, quienes ingresaron a la vivienda donde los jóvenes dormían y habrían realizado el atentado en el cuarto del fondo de la casa (donde permanecían las víctimas), a pesar de que para llegar al mismo debían cruzar al menos tres puertas.

    4. Hacemos notar que, según los criterios de análisis fáctico establecidos por el Grupo Conjunto para la Investigación de Grupos Armados Ilegales con Motivación Política en El Salvador (1994), los elementos para la calificación de hechos violentos políticamente motivados son tres: el perfil de la víctima como un opositor político; el modus operandi dirigido a la eliminación, denotando planificación y capacidad operativa; y la impunidad posterior facilitada por el Estado. Según el Grupo Conjunto, la violencia política podía adquirir la modalidad de “sicariato”.

    Por tanto, resulta evidente el perfil del joven Héctor Ventura como un opositor político, luchador social, quien sufrió poco antes de su muerte persecución arbitraria con fines políticos por el Estado. Asimismo, fue asesinado en una acción destinada para matarle a él y a su amigo que le acompañaba, lo cual fue el objetivo evidente del ataque.

    5. Sobre la potencial impunidad, los organismos que denunciamos este atroz hecho expresamos nuestra profunda preocupación ante la existencia de un patrón de casos similares, los cuales han afectado a diversos dirigentes sociales o activistas políticos de oposición durantes los últimos dos años, tras lo cual tales crímenes han sido investigados deficientemente por las autoridades policiales y fiscales.

    Ante este tipo de casos, las autoridades mencionadas suelen descartar u ocultar a priori el eventual móvil político del asesinato y omiten investigar a potenciales autores intelectuales, aunque existan indicios de que se trate de homicidios por encargo.

    6. Este patrón de asesinatos a opositores políticos ha quedado demostrado en muchos casos, entre los cuales podemos citar como trágicos ejemplos los homicidios de las siguientes personas [nótese que tres de los homicidios anteriores ocurrieron también en el municipio de Suchitoto]: Eligio Ramírez, dirigente local del FMLN (Cuscatancingo, marzo 2006); los esposos Francisco Manzanares y Juana de Manzanares (Suchitoto, julio 2006, por escuadrones de la muerte); los esposos Alex Wilgberto Flores y Lidia Peñate de Flores, militantes del FMLN (Coatepeque, agosto 2006); Gerson Roberto Alvayero, miembro del FMLN y del Movimiento Antipresas (Santa Ana, enero 2007); el joven Alejandro Franco, juventud del FMLN (Cuscatancingo, mayo de 2007); periodista investigativo Salvador Sánchez (Soyapango, septiembre de 2007); Omar Huezo, miembro de la PNC y seguridad de diputado Gerson Martínez, asesinado junto al joven Henry Navarrete (San Pablo Tacachico, abril de 2008); y Alejandro Portillo, miembro de la Junta de Vigilancia de la Comunidad Chauiton (Suchitoto,
    abril 2008).

    Por tanto,

    La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD);
    La Concertación por la Paz, la Dignidad y la Justicia Social;
    El Comité de Familiares de Presas y Presos Políticos de El Salvador; y
    El grupo de ex procesados y procesadas políticas por el “caso Suchitoto”; EXIGIMOS:

    I. Al Señor Fiscal General de la República y al Señor Director General de la Policía Nacional Civil, una investigación exhaustiva e integral de este condenable hecho, cuyos resultados deben ser puestos a conocimiento del público, por su trascendencia social e internacional.

    II. Asimismo, a los mencionados funcionarios, que se abstengan de descartar a priori un eventual motivación política en el asesinato de Héctor Antonio Ventura, así como procedan a investigar con seriedad la eventual participación de autores intelectuales, quienes podrían haber recurrido a la contratación de sicarios para la consumación del crimen.

    III. Al Señor Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, que promueva de inmediato acciones de protección para preservar la vida e integridad de los testigos sobrevivientes al ataque contra Héctor Ventura y verifique exhaustivamente las diversas acciones de la Fiscalía General de la República y de la Policía Nacional Civil en la presente investigación, a fin de evitar eventuales manejos parciales u omisiones que afecten el debido proceso y que puedan obstaculizar el conocimiento pleno de la verdad sobre el crimen.

    IV. A la comunidad nacional e internacional, a mantenerse vigilante del actuar de estas nuevas formas de sicariato que por ahora tienen como objetivo a los activistas sociales, a los defensores de derechos humanos y a todos aquellos que se opongan a las políticas públicas que van en contra de los intereses de la mayoría de la población.

    San Salvador, a los 06 días de mayo de 2008.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:51 p. m.

    He seguido la discusión en este gran espacio. Siempre vengo a leer y me llena de agrado leer las publicaciones de Carlos Abrego.

    Vivo en El Salvador.

    Desde mi punto de vista, Rafael Menjivar se da mucho crédito por los últimos escritos que se han dado a conocer en los periódicos de la prensa que dicho sea de paso son medios que en estos momentos se han dado a la tarea de influir en los comicios, con propaganda electoral, lineas editoriales que no son en ningún momento parciales.
    Si yo hubiera deseado que alguno de mis escritos se diera a conocer, preferiría no meterme con esos medios y buscaría otro espacio para que mi escrito no cayera en la cantidad de propaganda que los medios de la derecha ahora se han lanzado a crear en medio de las elecciones. Al menos no expondría mi honestidad intelectual. No aceptaría de ninguna manera invitaciones para que alguna revista con una clara linea editorial utilizará mis escritos o mis conocimientos al servicio de la propaganda.
    Lo del suicidio de Cayetano Carpio se sabe desde hace mucho. No es nada nuevo y a la sociedad en general no le interesan estas cosas, esa es la verdad. Lo del suicidio no es nada novedoso es un asunto que para muchas personas está esclarecido. Me tome el tiempo de leer un poco el blog de Menjivar y encuentro que todo lo dicho por el parece literatura ficticia, ciencia ficción, carece de seriedad. Hay contradicciones en las que cae el mismo, no hay fundamentos ni bases, y como aca se han dicho, son conjeturas. Hasta cierto punto sería ilógico debatir sobre un libro de cuentos, entrar en debate para tratar de debatir si en realidad el lobo no sopló tan fuerte para que las casas de los tres cochinitos fueran derrumbadas por el aire que salia del lobo.
    Entre la fantasía y la realidad hay muchas diferencias, y aunque pueda ser que algún crédito tengan los escritos ciencia ficción que Rafael Menjivar nos ha lanzado estos son de índole literaria, no de índole histórica. Cae en el anecdotario no comprobado, rehuye a las otras imágenes que otros personajes han aportado y que fueron de ese tiempo tienen que decir, escoge lo que a él le conviene para esgrimir su escrito en su afán de esclarecer un hecho que para todo el mundo es conocido, retoma la historia de los tres cochinitos, y pregunta si la casa del primero estaba realmente hecha de paja.
    Yo también leí el asunto donde Menjivar en los comienzos de sus exposiciones daba a conocer las razones por las cuales él se había dado la tarea de iniciar esa serie de escritos. Su motivación es política aunque él lo niegue indicando que es un asunto personal.
    La realidad es que el tema de por se, se encuentra gastado, limado, sobre saturado, y, existen versiones mucho mas interesantes dentro de la escritos literarios que él expone, porque no caen en el asunto del momento coyuntural de las elecciones.
    No creo que los escritos de Rafael Menjivar preocupen para nada a la izquierda salvadoreña en estos momentos. Si nacen los cuestionamientos y él en este mismo espacio ha dicho que es por miedo a que el FMLN pierda votos es para excusarse por su falta de seriedad y su propia motivación partidista.
    Pero eso no es de ninguna manera cierto. La sociedad salvadoreña y el sector que va a decidir un cambio ya no se traga las falsedades ni la propaganda del gobierno de ARENA, a la gente no le interesa partir del pasado, hoy enfrentamos tantos problemas sociales, y desde mi punto de vista las personas no definirán su voto a partir de lo que diga Menjivar, decidirán a partir de los problemas sociales generados por una dictadura de derecha. Rafael Menjivar se ha dado demasiado crédito e infla demasiado su su importancia, es una miniatura comparada con la gran cantidad de problemas que la sociedad enfrenta en general, y como hemos visto en estos momentos a la izquierda salvadoreña ni siquiera le interesa discutir la literatura de ficción que Menjivar escribe, sus escritos son secundarios. Lo único que es incorrecto que haya lanzado una acusación contra otra persona y es posible que por ésta razón muchos de los lectores lo confronten, no es por la importancia que el mismo se a auto medicado, es por su acusación.

    Hace poco hubo un debate televisivo en la cual participó Marvin Galeas. Romeo Lemus del Canal 33 cuestionó a Galeas sobre su supuesta neutralidad como escritor, Marvin se molestó y le preguntó a Romeo Lemus si el era miembro del frente, finalmente ante las presiones de Romeo, Marvin Galeas manifestó que votaría por el partido ARENA, y que le simpatizaba Rodrigo Avila.
    El intento de Marvin Galeas para responder con evasivas que rayan en lo absurdo, fue confrontado por un entrevistador. Al final Marvin Galeas dijo lo que todo el mundo sabe.
    No es secreto para nadie la inclinación partidista que los hermanos Galeas profesan.
    Creo que caen en ridículo intentando esconder la mascara que a todas luces para el público intelectual salvadoreño es obvio.
    En este mismo asunto se encuentra Rafael Menjivar, quien por un lado pretende mostrar neutralidad, pero en sus propios comentarios indica su motivación que pone en duda la calidad de su trabajo. Creer que la gente es tonta y no tiene la capacidad para analizar sus posturas es insultar la inteligencia. Primero porque su postura no es critica formal, es tergiversada, segundo porque trabaja y ha trabajado en medios en los que las lineas editoriales son definidas a la derecha y al partido en el poder, tercero porque como Galeas tiene los dados cargados al escribir, esa es la lectura que muchas personas que lo leen poseen de él, no soy el primero que lo dice, y a veces estas opiniones no vienen solamente de personas del frente, provienen de otros sectores sociales y profesionales.

    Respeto mucho a Carlos Abrego. Le tengo mas fe a una persona que dentro de los lineamientos de izquierda puede exponer asuntos de una auto crítica. Colabora a un periódico que ha sido acusado de tener lineamientos marxistas o lo que se conoce en el medio, izquierdistas, y respeto su posición porque la auto critica nos ayuda a mejorar. Pero la auto critica se lleva a cabo desde la misma palestra que los medios alternativos ciudadanos puedan poseer, no desde los medios de propaganda que en estos momentos se generan desde los medios de la derecha.
    La izquierda, como vemos en el ejemplo de Carlos Abrego no tiene miedo de enfrentar la auto critica, la discusión, el debate. Por que en esta dialéctica renace la teoría y no se estanca.

    Mientras por el lado de la derecha el silencio es inmediato, lo que actualmente ocurre en nuestro país, los medios de comunicación de la derecha lo silencian. Ese es el pacto del silencio que los militantes del partido de la derecha firman. Pero nosotros vamos mas allá.

    Concuerdo con algunos comentarios acerca de la la rigurosidad que debemos darle al tema para no caer en la generación de conjeturas que nublen el camino para encontrar certezas acerca de lo que acontece en el pasado. Un historiador se remite a pruebas, no solo a circunstancias, por supuesto que en medio de esto la duda razonable nos da espacio para hacer conjeturas, pero en ningún momento son argumentos para llevar a cabo una discusión, porque estaríamos discutiendo de la fuerza del viento que salio de la boca del lobo feroz para derrumbar las chozas de los dos cochinitos.

    Me parece que el libro que fue publicado por la secretaria de Cayetano Carpio nos abre el camino para aportar mas datos acerca de lo acontecido. Desde mi punto de vista, es mucho mas valido leer este libro y no las conjeturas que otros pudieran generar partiendo de terceros o cuartos personajes que tienen un anecdotario y una visión parcial por no ser panorámica ya que carecen en efecto de esas pruebas. La secretaria de Cayetano es una persona que confirma el suicidio, hecho que ya se sabia, su libro es en si importante. No se puede descalificar porque posee muchas evidencias, confirma que las últimos escritos de Cayetano provienen de su propia mano. Si se trata de recuperar la figura de Cayetano Carpio e intentar hacer un juicio para limpiar su nombre, eso es un poco mas difícil. Para mi son dos temas diferentes. Se suicido, eso es ya casi un hecho. Porque se suicido es imposible conocer, rumorar acerca de lo desconocido es la tragedia del ser humano. Levantar falsos para acusar a terceros partiendo de un rumor, eso es infamia.

    Un saludo para ustedes mis hermanos.

    Espero que mi intervención no sea tomada negativamente. Gracias por la oportunidad de exponer mi punto de vista.

    Un ciudadano salvadoreño.

    ResponderEliminar
  10. A ver, nomás por curiosidad: ¿cuáles son mis motivaciones partidistas?
    Lo otro es que deberías aprender un poco de literatura. Hasta ahora no he publicado nada de "ciencia ficción", excepto un cuento, en 1994, en una revista de computación de la que era editor. Si ves "ciencia ficción" en mi blog, me parece que una pasadita por un libro sobre géneros literarios no te haría mal.
    Y nunca he dicho que soy neutral. No lo soy. Nomás que estás viendo para el lado contrario.
    Y no lees bien: nunca he dicho que hayan asesinado a Marcial. Siempre he dicho que él se suicidó, con su mano, con su pistola, regalada por Manuel Noriega a instancias de Chuchú Martínez, una .357 de cuatro bocas. Está documentado lo de la pistola; lo del suicidio se basa en testimonios.
    O sea: está bien que descalifiques, pero al menos lee lo que descalificas, ¿no?
    Y no creo que en el CoLatino estén felices de publicarme. Hay demasiada gente como tú. Hay una diferencia: ellos escriben con su nombre. Eso es respetable.

    ResponderEliminar
  11. ciudadano salvadoreño10:41 a. m.

    Después que Ceren escribía sus memorias; Rafael Menjivar opina lo siguiente:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    Con lo que diré en el siguiente párrafo no intento defender a Sánchez Ceren, si no usar el mismo esquema que utiliza Rafael Menjivar para inferir algo que no esta comprobado a partir de una especulación, rumor, incerteza:

    escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... Rafael Menjivar. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    ¿De que partimos?

    Del momento electoral que ahora vive el Salvador y toda la sociedad en su conjunto.

    ¿Porqué entonces lo que es válido para un lado no es válido para el otro?

    Ahora lancemos la pregunta:

    Porqué Rafael Menjivar, ahora que se le indica que la percepción general sobre sus escritos son de índole partidista no acepta pasar bajo el arco de la espada que él mismo utiliza para sancionar los escritos de otras personas?

    No es descalificación son exposiciones del carácter mismo que posee Menjivar, en su fallido intento. Una serie de asuntos que los lectores como yo, exponen para extrapolar lo que él menciona.

    Carlos Abrego nos indica lo siguiente:

    En sus recientes artículos afirma que el que se benefició de las muertes de la comandante Ana María y de Marcial, fue Sánchez Cerén. Pues fue él quien heredó del puesto de primer responsable de las FPL.

    Lo mismo podríamos inferir si utilizaramos las ecuaciones tan mecánicas lanzadas por Menjivar para hacer notar primeramente que del resultado de la muerte de Ana María se beneficiaba Marcial.

    Caemos en la discusión circular. Basados en especulaciones y regresamos al inicio. Caemos en falacias argumentativas.

    A Rafael Menjivar poco le importa descubrir la verdad. Él ya lo dijo en este mismo sitio:

    Algo más: no sé, porque no puedo saberlo, si Marcial fue inocente o culpable.

    Todo esto debe examinarse con rigor.

    Nadie quiere entrar a ese proceso de preguntas por temor a conocer lo que pueda salir de estos exámenes lo que resulta de especular para intentar crear una matiz de opinión. Le tememos al icono. Somos religiosos. Eso puede ser explicado solamente por la naturaleza de nuestro pueblo por medio de la antropología.

    Si decimos que la muerte de Ana Maria benefició en un lapso, a Marcial; Rafael Menjivar tendría que regresar a sus escritos y por mucho sentimentalismo que posea y que al parecer le obstaculiza el razonamiento para analisar estos y otros puntos. Tendrá que aceptar que es posible que Marcial tuviera participación en un asunto tan grave porque hasta este momento, ni yo, ni él tenemos pruebas para colocar a dos personas en ese mismo juicio. Aun cuando la ley no culpe a Marcial de la muerte de Ana María. Cometería el error de inferir que la muerte de Juan Pablo segundo, benefició a Benedicto. De beneficio en beneficio hasta los hijos son colocados en esta palestra.

    Rafael Menjivar no toma eso en cuenta, mas bien lo deja a un lado, como si la vida de Ana María no fuera importante para la familia de ella, como lo es para él su parentela. y se escuda en “es un asunto personal”. Lo puede ser también para algún lejano familiar de Ana María, que desee encontrar respuestas.

    Y aunque respeto la parte sentimental y las posibles motivaciones que puedan partir de eso, debemos permitir que los pasionismos no dominen ante los razonamientos.

    Desde mi punto de vista esa búsqueda tendría que partir de pruebas no de suposiciones, ni buscando las explicaciones mecánicas de las relaciones eliminación – beneficio que se infiere. Por que la historia es mas complicada que eso.

    Todo lo escrito por él, alrededor de Cayetano Carpio no genera evidencias, partimos de anecdotarios, no de exámenes rigurosos, de las evidencias, de lo que es facto, de pruebas contundentes; porque no hay. Esto se reduce a un asunto subjetivo.

    Él dice que su interés es personal, y hasta eso es rebatible.

    Recuerden, el campo de Rafael Menjivar es literario, su trabajo no es el de historiador. Los fantasmas se encuentran solamente en su cabeza.

    Por eso intentar debatir sobre seres míticos dentro del campo literario es intentar destruir los personajes inventados en las cabezas de los escritores. Es caer en el absurdo de destruir al lobo feroz, a los tres cochinitos, y no se cuantos otros personajes que la inventiva del ser humano ha dado para entretenernos con sus cuentos, fantasías, ficciones, etc.

    Aunque se han dado casos en la literatura de grandes escritores como Julio Verne que poseían una visión futurista, para escribir sobre los viajes de la luna, la invención de los submarinos, entre otras cosas, fue la ciencia la que produjo esa diferencia, no la fantasía. Escritores como Julio Verne parten del momento; de las posibilidades de romper con lo que para muchos es improbable.
    La única manera de salvar a Menjivar de este atolladero al que lo someto, es pensar en el futuro dentro del campo literario, irme a la CIA, revivir muertos para que sean ellos los que nos expliquen que sucedió, ser el hombre con poderes super extraordinarios que atraviesa puertas y paredes. Dentro del mundo de la literatura se puede llevar a cabo todo esto, no hay imposibles, pero por hoy no me atrevo a conjurar contra los historiadores de ese modo, a la historia le dejo lo que le corresponde interpretar. No es personalismo, estos son mis argumentos.


    Javier Solis; el mágico Gonzales, Pajarito Huezo, Santa Maria, León Gómez Hidalgo. Los nombres son lo de menos.

    Usulutan 11 de mayo del 2008.

    De nuevo Carlos Abrego, Gracias por permitirme expresar mi opinión.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:12 p. m.

    Hay que buscarle nombre a este tipo de periodismo: podríamos denominarlo "Periodismo de suposición".

    ResponderEliminar
  13. Chichicaste :

    No voy a responder a todo tu cemoentario.

    1) No creo que sea necesario que consulte con un ingeniero de sonido. El ruido que produce esa arma no lo puede absorber ni muebles, ni paredes. Para que el estallido no se propague sería necesario un dispositivo de amortiguamiento acústico. No creo que en la casa en que vivía Carpio en Managua lo tuviera. No era necesario. Me sorprende esa parte del relato de Tula Alvarenga.

    También insisto que su testimonio no es directo. No es un testigo ocular del suicidio.

    2) Sobre la implicación de Salvador Cayetano Carpio en el asesinato de Mélida Anaya Montes pues lo que presentaron los acusadores ante el tribunal que trató el asunto, no resultaron convincentes, ni probatorios, pues el juez dio un fallo en el que lo absuelve por completo.

    Es aquí en donde insisto: los que siguen acusándolo, ¿tienen nuevos elementos? ¿Pueden presentarlos ante el mismo tribunal? ¿Pueden hacer públicas esas pruebas?

    Si no están de acuerdo con el fallo que argumenten, sus simples afirmaciones, no constituyen pruebas. En la insistencia en acusar a Carpio hay intereses políticos de orientar la interpretación del transcurso de la guerra y de su fin.

    El hecho que después de la fracasada "Ofensiva final" de enero de 1981, la exigencia por parte del FMLN de entablar negociaciones pasara a ser la primera preocupación política, constituye un cambio radical en la estrategia. Hasta ese momento la exigencia que había primado, fue la de "alto a la intervención norteamericana".

    En esto no hay ninguna especulación, se trata de una interpretación, de un análisis de esa coyuntura. Y las divergencias en torno a esto, que nunca se debatieron a la luz del día, ni se discuten hoy, constituyen el meollo de lo que originó muchas muertes dentro de las filas del FMLN. Muchas muertes que aún no han sido aclaradas. Muertes que exigen justicia, simplemente. Tenemos que tener claro nuestro pasado para construir el futuro. Esto lo repetimos ante la negativa de la derecha de asumir sus crímenes de guerra y sus crímenes contra la Humanidad. Lo repetimos cuando la derecha rehusa abolir la ignominiosa Ley de Amnistía. Pero nuestro pasado no lo constituye sólo el accionar del Estado y de los partidos de derecha y de sus organizaciones paramilitares. Tenemos que aclarar todo nuestro pasado.

    Es por eso que para mí sigue de pie la exigencia de abolir la Ley de Amnistía y francamente me gustaría que este tema fuera tratado durante las campañas electorales, tanto presidenciales, como legislativas.

    Al amigo de Santa Tecla le quiero decir que he tenido oportunidad de hablar aquí mismo, en este blog, de Lafitte. No comparto con muchos que sea un excelente profesional. Es hombre que se ha puesto al servicio de la derecha salvadoreña. No acostumbro a leerlo, es cierto, lo poco que he leído, me ha parecido mal dicho y muy poco sustancioso.

    Le agradezco al amigo de Santa Tecla que me llame ingenuo, otros ya me han llamado cándido. No me molestan para nada estos apelativos.

    Comparto lo que nos señala el anónimo que me precede, la familia de la comandante Ana María tiene derecho a saber la verdad y que se establezca la culpabilidad del que manipuló a los ejecutores del crimen. Esto no tuvo lugar en el juicio de Managua. Por lo menos en lo que concierne a Salvador Cayetano Carpio. Si alguien tiene pruebas que vayan más allá de lo que se presentó en el juicio, pues que no se quede callado.

    Personalmente quiero conocer la verdad. Le tuve mucho respeto a Carpio. Le debo su intervención en la URSS en mi favor y por la cual sigo en vida. Esto lo contaré en otro momento. Este agradecimiento profundo y sincero no me llevó nunca a idolatrarlo.

    En París tuve serio altercado con Rafael Menjívar (con Lito), el padre de Rafa, respecto al comandante Marcial. Lito me pidió que tradujera un folleto en que el comandante en jefe de las FPL, miembro del Comando Central del FMLN, etc. En dicho folleto la letanía de títulos que el mismo Marcial se recitaba, ocupa toda la primera página. En el folleto aparece el relato de la fuga de Marcial por la zona para - central y las diferentes peripecias. Para mí se trataba de una hagiografía redactada por el mismo interesado. Era un canto a sí mismo de pésima calidad, una muestra de antología de el culto a la personalidad. Le dije esto a Lito y me negué a traducirlo. Lito dejó de hablarme durante algunas semanas. El consiguió que le tradujeran el folleto. La traductora, una amiga común, le manifestó la misma opinión y le aconsejó no divulgar en Francia dicho escrito. Lo mismo le dijeron otras personas. Esto con mucha honestidad me lo contó el mismo Lito.

    Carpio tenía una personalidad muy cautivante. Creo que somos muchos los que caímos en cierta fascinación. No obstante quiero que quede claro, no tengo ídolos, ni muertos, ni vivos. Tampoco idolatro a Handal, también con él tuve diferendos serios. Uno de ellos ya tuve la oportunidad de relatarlo aquí mismo, en este blog.

    Idolatrar a una persona es supeditar a la voluntad ajena su pensamiento. En política enajenarse de esta manera es además cobardía intelectual.

    ResponderEliminar
  14. Javier Solís: Me divirtió tu respuesta, entre otras cosas porque das un montón de vueltas para no decir nada. No has respondido: ¿cuáles son mis motivaciones partidarias? La pregunta es simple, y pareces estar más informado que yo.
    Sigues sin leer quién escribe qué. A partir de frases de Carlos Abrego, sacas conclusiones de cosas dichas por mí. Y, sí, escribí esa nota acerca de las... uh... memorias de Sánchez Cerén, donde miente a secas: dice que estaba en la casa de Marcial en el momento del suicidio. Y no estaba. No sé si haya que creerle a la viuda cuando dice que Leonel estuvo tres días cuando llegó a Managua, tras el asesinato de Ana María, y después se pasó para otra casa. Que estaba cerca, sí, pero no alí, y no trabajando con Marcial. A eso, en serio, se le llama "mentir". Y es Leonel quien confirma, en una entrevista con Martha Harnecker, que se le dio a Marcial la "opción" de irse a otro país para que no lo acusaran de lo de Ana María. Eso no es invento mío. Y, desde luego, no te estoy dando mis fuentes; vas a tener que leer el libro --pero antes lee los artículos, lo que escribió Carlos Albrego y lo que escribí en estos comentarios, y trata de discernir quién dijo qué-- para enterarte.
    El nombre no es importante, dices, pero mencionas el mío ligado a lo que hago, y usas lo que hago para desacreditarme. Pero no todo lo que hago. Soy novelista, sí, pero en junio cumplo 30 años como periodista político; me he dedicado a eso desde el 16 de junio de 1978 desde diferentes perspectivas: de redactor a editor a columnista a maestro a lo que quieras. También estudié música, desde los 12 a los 22 o 23 años, para un total de seis años y medio. (Eso no significa que no sepa matemáticas, sino que no estudié de manera constante.)
    ¿Cuál es tu nombre? Es decir: ¿qué has hecho? ¿Cuál es tu contribución o tus credenciales para desestimar a alguien que trabaja, y cuyo trabajo es público y notorio, o no estarías tratando de rebatirme? Al Pajarito González lo respeto porque hizo todo dando la cara; a ti no. Sólo estoy jugando contigo, y obviamente la hermenéutica no es tu fuerte. No voy a gastar la mía con alguien que no sabe usarla.
    Tú no sabes acerca de mi relación con Ana María. La conocí de toda la vida, incluso más que a Marcial. Schafik fue de las personas que me enseñó a leer, junto con Fabio Castillo (Figueroa, claro) y Raúl Castellanos. La última vez que coversé con Schafik fue durante el entierro de don Jorge Arias Gómez, un excelente tipo, que compartió el exilio con mi padre, y antes de eso un montón de cenas y pláticas; eso habrá sido en 2001. De Leonel puedes leer mi opinión en mi blog, y la de mi padre, si de algo te sirve.
    En otras palabras: no tienes ni idea de quién es mi "familia". No tienes ni idea de quiénes están en mi directorio telefónico, con quiénes hablo, con quiénes no, a quiénes quiero, a quiénes no, y te estás erigiendo en vocero de alguna gente a la que no representas, en serio; me consta.
    Tienes razón en algo: tu nombre no importa. El mío tampoco, pero dependes de él para argumentar. Y mal.
    Nomás dime cuáles son mis motivaciones partidarias. Es simple curiosidad. Me encanta saber qué chambres se arman con mi... uh... nombre.


    (¡Pobre Funes! ¡Pensar que depende de gente así para llegar a la presidencia...! ¡Y para sostenerse...!)

    ResponderEliminar
  15. Carlos:

    Lo del sonido era solamente un ejemplo de como la especulación nos puede llevar a incertezas.

    Aun asi, le puedo indicar que hasta los colchones de las camas pueden ser aislantes del sonido, almohadas, agua, distancia, bueno eso es dato aparte.

    Saludos cordiales.

    Chichicaste.

    ========================

    El Salvador: exmilitares, con miedo a la justicia

    juan josé dalton/apro San Salvador.--

    Exaltos oficiales del ejército salvadoreño --encabezados por el general retirado René Emilio Ponce-- hacen esfuerzos para que, una vez que cambie el gobierno con las elecciones de marzo próximo—se mantenga de manera permanente la Amnistía General de 1993 y que continúe el perdón a miles de delitos de lesa humanidad.

    La Amnistía perdonó graves hechos de violencia política ocurridos durante la guerra civil salvadoreña (1980 a 1992), que tuvo un saldo de 75 mil personas muertas, 8 mil desaparecidas y millares de víctimas, entre lisiados, huérfanos, viudas y padres que quedaron sin sus hijos.

    Los exoficiales, en su mayoría generales y coroneles en condición de retiro, primero crearon a finales del año pasado una fundación que lleva el nombre de Asociación de Veteranos Militares de El Salvador “General Manuel José Arce”, en honor al fundador del ejército. Su mesa directiva fue integrada por algunos de los acusados por la Compañía de Jesús de haber sido los autores intelectuales del asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus colaboradoras en 1989, entre ellos el general René Emilio Ponce, quien durante el conflicto armado fue jefe de Estados Mayor Conjunto y ministro de Defensa.

    En las formalidades de la constitución legal de dicha asociación participaron el actual presidente Francisco Flores, así como los expresidentes Alfredo Cristiani --quien implementó la cuestionada amnistía-- y Armando Calderón Sol, los tres líderes honorarios del actual partido de gobierno, la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Los tres “reconocieron” la labor del ejército en la defensa de la “libertad” y contra el “comunismo”.

    Luego, a mediados de este mes de febrero los ahora “perseguidos exoficiales” se reunieron con el candidato presidencial de ARENA, Antonio Saca, a quien le dieron muestras de apoyo políticos para vencer al exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en los comicios de marzo, pero al mismo tiempo exigieron que se realicen todas las gestiones para que se preserve la amnistía.

    Dando por hecho que ARENA triunfaría en la contiene electoral, Ponce manifestó: “Un nuevo gobierno de ARENA debe impedir que la izquierda y sus aliados deroguen la Ley General de Amnistía con el propósito de causarnos el mayor daño a los que nos opusimos a sus planes de llegar al poder político por la vía armada”.

    En marzo de 1993 el entonces Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Boutros-Boutros Gali, dio a conocer el llamado Informe de la Comisión de la Verdad, que investigó los más graves crímenes políticos que se cometieron durante la guerra civil salvadoreña. Dicho documento --denominado oficialmente como De la locura a la esperanza: la guerra de 12 años en El Salvador-- manifiesta que la Comisión de la Verdad, presidida por el expresidente colombiano Belisario Betancur, había registrado 22 mil denuncias de graves hechos de violencia cometidos entre enero de 1980 y julio de 1991.

    El 60 por ciento de las denuncias se refieren a ejecuciones extrajudiciales, más del 25 por ciento a desapariciones forzadas y más del 20 por ciento a torturas. Además asoció el 85 por ciento de estas denuncias a agentes del Estado, entre militares, paramilitares. Otro 10 por ciento fue atribuido a Escuadrones de la Muerte y el cinco por ciento a la guerrilla.

    Existen casos ejemplarizantes, como el asesinato del Arzobispo Oscar Arnulfo Romero (el segundo caso de homicidio político de tan alto jerarca de la iglesia católica después del crimen de Thomas Becket en 1170), masacres campesinas de más de 200 personas y el asesinato colectivo de seis sacerdotes jesuitas. Pese a existir evidencias que incriminan a sus responsables, ninguno de ellos han sido juzgados.

    Ponce lamentó que “dentro y fuera del país (El Salvador) somos perseguidos jurídicamente por haber combatido la expansión comunista”. El exoficial estaba haciendo alusión al hecho de que la Compañía de Jesús ha querido abrir el juicio del asesinato de los seis jesuitas, encabezados por Ignacio Ellacuría, muertos el 16 de noviembre de 1989 y de cuyo crimen los religiosos acusan a seis altos oficiales (entre ellos a Ponce) y al mismo expresidente Alfredo Cristiani.

    También Ponce recuerda que en Estados Unidos, nación aliada en la guerra contrainsurgente, se han abierto juicios contra exmilitares que residen en algunas de las ciudades norteamericanas. Dos exgenerales, un coronel y un excapitán, han sido sometidos a procesos judiciales en Miami, Tennessee y San Francisco, por graves violaciones a los derechos humanos, entre ellos, homicidios y torturas.

    El Comité de Justicia y Responsabilidad, con sede en San Francisco, ha representado a torturados en contra de los exgenerales y ministros de la Defensa, Guillermo García y Eugenio Vides Casanova, en un tribunal de justicia, el cual los condenó a pagar indemnizaciones por 54 millones de dólares. En la actualidad están vigentes los procesos civiles en contra del excapitán Álvaro Saravia, uno de los presuntos autores materiales del asesinato del Arzobispo Romero, así como el caso contra el excoronel Nicolás Carranza, acusado por la muerte de varios líderes de la oposición política en la década de 1980.

    El general Ponce, el último caudillo de la cadena de lo que fue la dictadura militar salvadoreña, manifestó finalmente: “Hay que tomar las acciones legales necesarias para evitar que el comunismo representado en el FMLN llegue al poder”.

    No obstante a las consideraciones del general Ponce y de algunos de los oficiales depurados del ejército después de concluida la guerra civil (fueron 113 los expulsados de las filas castrenses), en el seno de los exoficiales existen diversas posiciones visibles.

    Incluso, un grupo que ha formado el llamado Movimiento de Unidad Nacional (MUN), que encabeza el coronel David Mungía Payés y que se han aliado al FMLN.

    “Tenemos coincidencias con el FMLN. Estos últimos 15 años de ARENA en el poder han sido desastrosos para la sociedad y la economía. Por otra parte, hemos hecho nuestras propuestas en el tema de Fuerza Armada y Seguridad, y hemos enriquecido esta parte en el programa del FMLN”, afirmó Mungía Payés, quien durante la guerra fue jefe de un Batallón de Reacción Inmediata (fuerzas especiales contrainsurgentes).

    Consideró que en el bando de Ponce, que se dicen “apolíticos”, en realidad están apoyando a ARENA. “Algunos de mis colegas son de pensamiento de derecha, pero honorables. Otros están entre los que fueron depurados de las filas y tienen miedo a la derogación de la Amnistía”, agregó.

    “Debo señalar que más allá de las diferencias que existen entre nosotros, lo que no se debe hacer es lo que ellos están haciendo: proselitismo en el seno de los oficiales activos. Debemos recordar que la Fuerza Armada es apolítica y no deliberativa”.

    Por otra parte, el coronel retirado José Antonio Almendariz, actual diputado por el conservador Partido de Conciliación Nacional (PCN), estima que muchos de sus compañeros “tienen temor e inconformidad porque si se retira la Amnistía sólo serán sometidos a procesos judiciales los militares y no los exguerrilleros que también son confesos de crímenes”.

    Almendariz está involucrado en la captura y posterior asesinato de la médico española Begoña García Arandigoyen, quien se desempeñaba en un hospital guerrillero. El crimen de lesa humanidad --por tratarse de un asesinato a personal médico y porque se comprobó que a Begoña fue capturada viva y posteriormente ejecutada--, ocurrió el 10 de septiembre de 1990 en una región del volcán de Santa Ana, al occidente del país.

    “Yo personalmente he pedido perdón infinidad de veces en público por lo que cometí en mi odio. Hoy soy cristiano (evangélico) y se que en vez de humillarme, eso me ha granjeado un mayor perdón de Dios. Siento que me he quitado un gran peso de encima porque he pedido perdón, pero también he perdonado a quienes asesinaron de 50 balazos a mi padre de crianza...”, apuntó el excoronel.

    “Se que si se reabren heridas puede sobrevenir una nueva guerra, pero sería bueno que de una y de otra parte (ejército y exguerrilla), ayudáramos no sólo pidiendo perdón, sino en, por ejemplo, hacer esfuerzos para localizar a los desaparecidos y que sus familiares tuvieran el consuelo de darles santa sepultura”.


    QUIENES SON ESTOS MILITARES y algunos de sus crímenes de guerra porque fueron miles de capturas y de violaciones a los derechos humanos. (tomado de Nodo50.0rg )

    • JEFE DEL ESTADO MAYOR: CORONEL RENE EMILIO PONCE.

    Ministro de Defensa hasta mediados de los noventa. Como ya hemos comentado es el principal dirigente de La Tandona, goza de la lealtad de sus compañeros como jefe de los compadres. Al parecer es un hombre que dirige a través del consenso, a pesar de ser un oficial de línea dura y cercano a D'Aubuisson (el dirigente que formó ARENA).

    En 1981, Ponce, era subdirector de la Policía de Hacienda, bajo su mando un día fueron asesinados, según Amnistía Internacional, 30 no-combatientes, así como la desaparición ese mismo año de al menos 5 personas por sus "hombres" en San Salvador. Ocupa en 1988 el cargo de Comandante de la 3ª Brigada, se han reconocido torturas a cooperativistas campesinos. Nunca se investigó más.

    • SUBJEFE DEL ESTADO MAYOR: CORONEL GILBERTO RUBIO. Jefe del Estado Mayor Conjunto.

    Se graduó en posición media también en el 66, y seguramente forme parte de los Compadres. Al tener reputación de honestidad financiera es el encargado de manejar el presupuesto militar. En 1988 era Comandante de la 4ª Brigada cuando sus tropas acribillaron y torturaron a dos niños y un hombre en Chalatenango, un año antes aparecieron en la misma zona 4 hombres degollados que habían sido retenidos para interrogarlos, sus mujeres fueron violadas.

    • MINISTRO DE DEFENSA: GENERAL RAFAEL H. LARIOS LOPEZ.

    Fue nombrado Ministro en junio de 1989 después de una lucha interna por la cual el presidente Cristiani abandonó la propuesta del general Ponce. En 1987, cuando era Comandante de la Brigada de Artillería, siete hombres fueron capturados para interrogarlos en su cuartel donde fueron golpeados, colgados, drogados y privados de comida. Existen casos parecidos de cuando era Director de la Guardia Nacional.

    • VICEMINISTRO DE DEFENSA. CORONEL JUAN ORLANDO ZEPEDA. Representante del Gobierno en la Comisión de Paz.

    Se dice que era el ideólogo de La Tandona y el hombre de ARENA en las FAES, con seguridad es también Compadre.

    Su relación con violaciones de los derechos humanos destacan cuando era comandante de Brigada, en donde se realizaron ejecuciones arbitrarias. Destaca también en 1989 sus críticas a la Universidad Centroamericana, acusándola de servir al FMLN, seis meses antes del asesinato de los Jesuitas.

    • VICEMINISTRO DE SEGURIDAD: CORONEL INOCENTE ORLANDO MONTANO.

    Estuvo implicado en 1967 llevando armas en Honduras para un posible apoyo a un Golpe de Estado. Fue tercero en la promoción de La Tandona y es Compadre. Su acto más grave fue cuando, en 1986, siendo comandante del DMIFA, se degolló en su cuartel a tres hermanos para "dar ejemplo", pues al parecer colaboraban con el FMLN.

    • DIRECTOR DE LA GUARDIA NACIONAL: CORONEL JUAN CARLOS CARRILLO SCHLENKER.

    Es un miembro poderoso de La Tandona y seguro que formó parte de los Compadres. Al parecer es un comandante duro y activo. En 1987 sus hombres acribillaron por la espalda a un joven de 17 años que había desertado de su cuartel. En 1988 torturaron y asesinaron a tres civiles y sindicalistas.

    • DIRECTOR DE LA POLICIA NACIONAL: CORONEL DIONISIO ISMAEL MACHUCA.

    Se graduó segundo en la promoción del 66. En 1988 hombres a su mando arrestaron a un ex-sindicalista, nunca más se supo de él. Lo mismo ocurrió con un estudiante en San Salvador en 1989.

    • DIRECTOR DE LA POLICIA DE HACIENDA: CORONEL CIRO LOPEZ ROQUE.

    No se le considera que tenga mucha influencia en La Tandona. En 1982 capturarona un hombre en San Salvador y fue ahorcado. En 1988 sus hombres dispararon al azar en casa de una religiosa buscando a un guerrillero, murieron un viejo de 99 años y su hija retrasada, no se encontró ningún rebelde en la casa.

    • COMANDANTE DE LA FUERZA AEREA: GENERAL RAFAEL ANTONIO VILLAMARIONA.

    Es considerado un "hombre de bustillo", por lo que gozaba de su poder. En 1985 sus aviones bombardearon el pueblo de Ocotal, matando a tres personas, Villamariona dijo que fue un "fallo humano". En 1989 otro bombardeo en Torola mató a 4 niños.

    • COMANDANTE PRIMERA BRIGADA DE INFANTERIA: CORONEL FRANCISCO ELENA FUENTES.

    Era un alto dirigente de La Tandona y de los Compadres, pues la Primera Brigada es el puesto más importante del país, ya que cubre la región de San Salvador. Considerado un comandante agresivo de línea dura con las personas que eran sospechosas de simpatizar con el FMLN. Aún así sólo se ha podido demostrar que proporcionó información incorrecta sobre el asesinato de dos hombres en Tres Ceibas por sus soldados.

    • COMANDANTE SEGUNDA BRIGADA DE INFANTERIA: CORONEL JOSE HUMBERTO GOMEZ.

    Estuvo bastante tiempo en la Guardia Nacional, fuerza con bajo prestigio en las FAES. Es culpado de torturar a un médico durante 17 días, siendo además escondido del cuartel cuando hubo una visita de la Cruz Roja Internacional. En 1987 sus soldados remataron a 4 heridos rebeldes en San Fernando.

    Durante la ofensiva del FMLN de 1989 se ejecutó sumariamente a 9 personas en La Unión disparadas a quemarropa.

    • COMANDANTE TERCERA BRIGADA DE INFANTERIA: CORONEL MAURICIO ERNESTO VARGAS.

    Ocupaba uno de los puestos más importantes por un largo tiempo. Es de los pocos militares que no estaban ligados a ARENA, pues su padre fue el cofundador del Partido Demócrata-Cristiano. Se informó que en 1986 su destacamento hizo una política de "tierra arrasada" y de reubicación de la población civil en Morazán para debilitar al FMLN dejando llevar a los campesinos tan sólo comida para la subsistencia.

    • COMANDANTE QUINTA BRIGADA: CORONEL JOSE EMILIO CHAVEZ CACERES.

    Se cree que no tenía mucha influencia en La Tandona, aunque tiene fama de cruel con simpatizantes del FMLN. En 1988 su destacamento asesinó a 10 civiles en San Sebastián, haciendo el simulacro de un combate que nunca existió.

    • COMANDANTE SEXTA BRIGADA INFANTERIA: CORNEL HECTOR HERIBERTO HERNANDEZ MARTINEZ.

    No se le considera un hombre clave en la Tandona. Tiene varias denuncias por torturas y raptos indiscriminados de personas civiles, incluso extranjeras, y del Comité de Madres de Desaparecidos, Asesinados y Presos Políticos.

    ResponderEliminar
  16. Un ciudadano salvadoreño12:46 p. m.

    Rafael Menjivar:

    Disculpe si mis argumentos han herido sus emotividades. La última respuesta refleja cierto grado de molestia. Guarde calma.
    Soy de las personas que no usa falacias para reforzar sus argumentos, menos cuando debato temas. El uso de la autoridad para imponerse en las discusiones y/o debates es muy conocido. En El Salvador se usa mucho.

    El uso del Argumentum ad verecundiam no funciona conmigo. Soy inmune a los iconos y sus "dioses". Usted puede nombrar obispos, autoridades, personajes, su profesión, y llegar al extremo de decir que Ana María le cambio los pañales; pero eso acá ya ha sido superado.

    Hasta estos momentos las falacias presentadas por usted se las he refutado sin utilizar ningún otro recurso mas que la de exponer el uso para crear esas falacias.
    Sin necesidad de sacar credenciales porque para mi los argumentos son los que cuentan. Sea que la persona que emite esta opinión trabaje como obrero de una fábrica, sea que esta persona sea colector de basura, sea que la persona labore en la industria del Atún, no seré yo, el que le indique a esta persona si esta errado o no, partiendo del uso de mi autoridad o profesión para descalificarlo. Si el argumento de esa persona es válido mi autoridad no podrá cambiar el hecho de que ese argumento sea una certeza.
    Si se encuentra que el argumento no es cierto, nos dedicamos a debatirlo sin el uso de imponer nuestras autoridades, porque no es necesario. Basta la razón para demostrar que ese argumento puede estar errado y basta mi honestidad intelectual así como la humildad para aceptar que yo no tengo la razón.
    Usted parece no darse cuenta (ó probablemente es muy cínico lo cual es una peculiaridad del caracter del ser humano) que sus escritos carecen fundamentos. Mis argumentos expuestos le ofrecen a los lectores la oportunidad de desnudar las falacias que se encuentran incluidas – a veces escondidas - en toda la retórica que usted ha escrito sobre determinado tema.
    Un ejemplo de ello se encuentra en el uso de las emotividades (Argumentum ad misericordiam) para intentar vanamente la aprobación de los lectores. Eso se lo he expuesto. El apelar a un sentimiento de piedad: “Esto es una cosa personal” – y sugiriendo que esa emotividad generaría posteriormente a partir de la especulación una certeza -,

    “Estoy aterrorizado” ayer vi al hombre sin cabeza caminar las calles de la ciudad. Siento la necesidad de contar esto a ustedes, los lectores (recuerden soy el obispo, aquí están mis credenciales) para que ninguno sufra la sosobra de ese momento, esto que les digo lo corrobora la señora Toya que lo vio caminando a la orilla de su jardín y, quien dice que vestía un saco negro, una corbata raída... etc, etc, etc, ... si usted quiere creerme es asunto suyo.

    Yo, el aterrorisado. Doctor en ciencias fantasmales, autor de: los fantasmas tienen su nido. Masterado en la doctrina del mas allá, periodista de fantasmas.

    Éste es un recurso muy utilizado por los pastores como el hermano Toby, quien no solo apela al sentimentalismo si no también al recurso de la autoridad que él mismo se ha auto medicado para ganar adeptos al tabernáculo, lo mismo hace Galeas y otros que han aprendido muy bien el uso de las falacias cuando la verdad no los respalda.
    Usted se expone al escrutinio de los lectores, al público. No todos le aceptaremos sus escritos como una verdad porque como lo estamos demostrando son falacias.
    No necesito utilizar los mismos esquemas, es mas, si no se ha dado cuenta lo estoy exponiendo a los lectores. Su incapacidad para argumentar cada vez se hace evidente, guarde calma.

    Adrían Martinez.
    Sin cédula de identidad.
    Desempleado porque el gobierno de ARENA destruyó la industria.
    Mendigo – indigente a medio plazo.
    Sin casa.

    Desde un Parque de Usulutan. Por la noche comeré un jocote.

    De nuevo Carlos Abrego, muchas gracias por permitirme comentar en este, su espacio.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo5:14 p. m.

    Senor Adrian Martinez:

    Creo que usted lo ha expuesto todo con claridad.

    En la última respuesta de Menjivar, creo que escribe con la bilis que lo caracteriza cuando su ENORME EGO HA SIDO HERIDO.

    Independientemente del "pedigree político" "Ridiculum Vitae" que Menjivar presente, no deja de ser un articulista al servicio del partido en el poder.

    El forma parte del "Staf" de los articulistas de CA21, teniendo a los Galeas como patrones. En El Mundo su patrón es Lafitte, el mismo que le ayudó a entrar al EDH.

    Pero Menivar, al igual que los Galeas, YA NO ASUSTAN A NADIE CON EL BAÚL DE LOS RECUERDOS de hace decenios. Han perdido credibilidad, ya nadie les cree lo que dicen, sólo sus patrocinadores.

    Comprenda senor Menjivar : YA PASAMOS A OTRA ETAPA. OJALA Y ESTUVIERAN CONSCIENTES DE ELLO.

    Porque si Carpio fue asesinado, suicidado o lo que sea, hace casi tres decenios... QUÉ DIABLOS ME INTERESA? MI SITUACION COMO CIUDADANO "HOY", ES UNA SITUACION DESESPERANTE, y lo que me interesa resolver es sacar a los areneros del ejecutivo, para que medio se gobierne en favor de nosotros.

    Lo demás es masturbación mental!

    Atentamente,
    un ciudadano exasperado por la situación social del país.

    ResponderEliminar
  18. Adrián (o Javier Solís): Es que no estoy enojado. De verdad me divierte. Por ejemplo, un mendigo y desempleado con internet que sólo se va a comer un jocote en el día: eso refuta por sí mismo toda tu argumentación, y a la vez es una muestra de cómo se usan los recursos que me acusas de usar. Te digo que tu hermenéutica es malísima, y que Freud tenía razón con eso de la proyección. Fascinante.
    Entre otras cosas, estás demostrando que en El Salvador las cosas son maravillosas: si un marginado total de Usulután puede ir a un cibercafé o tener internet en casa --a menos que escribas desde tu trabajo, en cuyo caso mientes--, no hace falta un cambio. No digo que no haga falta: digo que los mendigos y desempleados salvadoreños, según tú, se la pasan bastante bien, y el jocote te lo comerás por puro antojo. O alguien te paga los lujos, en cuyo caso te recomiendo que seas considerado: eso de ser vividor en nombre del desempleo no es de buen gusto. ¿Cómo quieres hacer algo por tu país --que también es mío-- con esas actitudes? Etcétera.
    En algo estamos de acuerdo, y me refuerzas: las figuras de autoridad no valen por sí mismas, y es sano cuestionarlas cuando uno lo considere correcto, pertinente o necesario. Entre otras cosas, es lo que estoy haciendo. ¿No te encanta que hayamos encontrado un punto de encuentro? A pesar de lo del jocote y de la falta de cédula --yo tampoco la uso desde que salió el DUI, pero allí la guardo--, pensamos lo mismo al menos en ese aspecto. Tú lo aplicas por internet, en un blog ajeno; yo lo aplico con los medios a mi alcance, que eventualmente incluyen la publicación de artículos y libros.
    Y sigues sin contestar la única pregunta que te he hecho: ¿cuáles son mis motivaciones partidarias? Es sencillita. Nada más eso. Dímelas --con datos y fuentes, claro--, te daré las gracias y tú estarás contento de haber dicho una verdad concreta, y yo de enterarme de algo que no sabía. Ándale, sólo eso. Te la pongo en una línea aparte, para que no se te olvide:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    Nos vemos en el próximo parque y en el próximo jocote.

    ResponderEliminar
  19. Al otro anónimo o anónima: ¡Es cierto! ¿Cómo no lo había pensado antes? Hay cosas del pasado que no le importan a nadie. Como esclarecer bien esclarecido el asesinato del arzobispo Romero, el de los seis jesuitas, el de varias decenas de miles de personas, que se juzgue a los culpables, etcétera.
    Si uno se clava en el pasado, se amarga. Gracias por la lección de vida. Ahora estamos en otra etapa y debemos pensar en lo urgente. Mi ego ha bajado varios kilos de peso gracias a tu lucidez y sabiduría. Ahora mismo me voy a almorzar para recuperarlos.

    (Curioso que sean los mismos argumentos de la derecha... A estas alturas de la pos-posmodernidad ya no supe dónde quedó la bolita. O es un asunto de doble moral, como siempre. Y tu hermenéutica es peor que la del amigo del jocote, la verdad. Ya me están aburriendo un poco.)

    ResponderEliminar
  20. Anónimo1:05 a. m.

    Estimado Carlos, no tengo el gusto de conocerlo pero el tema que aborda es de mi interés. Estaba revisando algunos blogs cuando llegue al suyo. Luego de leer su post sobre Marcial entré a los comentarios y los empecé a leer pero dejé de hacerlo para no prejuiciar lo que voy a exponerle tampoco he leído los artículos de El Mundo, me he enterado en este momento, lo haré posteriormente. Lo que le escribo lo hago desde la perspectiva de una persona que estaba en Managua en ese período y vivió desde adentro la crisis, por cierto Marcial estuvo en mi casa ese 1 de abril de 1983. desde que estuvo en Managua era tradición que cada año almorzaba en una casa de seguridad distinta para compartir con todas las estructuras. Ese año fue el turno de la mía.

    Creo que un problema que dificulta entender y aceptar como fueron los hechos es la forma en que se idealizaba la imagen de los dirigentes, sustituimos las imágenes de la iglesia por las de las organizaciones pero al final nos hacía idólatras y dogmáticos.

    Creo que llegará el momento de nuestra historia en que se cobrarán las faltas y se reconocerán los méritos de cada quien y Marcial si que los tuvo, fue visionario, valiente, ejemplo y guía pero si mando a asesinar a Ana Maria, con pruebas científicas policiales de por medio. Usted manifiesta dudas que aún le subsisten, solo recuerde que a veces la solución a algo está enfrente, es sencilla pero no la vemos o no la queremos ver por nuestras propias restricciones reales o ficticias.

    Marcial si se suicidó, el compañero que había sido asignado para vigilarlo personalmente en la casa donde se encontraba de seudónimo Federico (falleció el año pasado) y que fue como un hermano para mi, me compartió el trágico hecho que lo narro en lo numerales 3 y 4 pero antes el contexto:
    1. La Seguridad del Estado de Nicaragua ya había desenredado la madeja, después de seguir las pistas falsas de la CIA y llegar a callejones sin salida, debieron cambiar el rumbo de la investigación (acuérdese de la máxima de Sherlock Holmes: en una investigación cuando todo lo imposible ha sido descartado lo que queda por improbable que parezca esa es la verdad).
    2. Tenían capturados a todos los participantes y sus confesiones.
    3. En la casa de Santo Domingo donde lo tenían alojado se asignó un grupo a cuidarlo con la orden de no perderlo de vista ni un instante porque ya se había evidenciado el nivel de depresión que tenía porque los sandinistas se negaron a esconder el asunto (acuérdese que ellos tampoco eran unidad eran y son Frente) y que debían juzgarlo.
    4. Me cuenta Federico que en un momento Marcial le dijo que quería ir al baño y lo acompañó hasta la puerta y se quedo esperando, al momento sonó el disparo. Se había disparado en el corazón con una pistola de 4 cañones que le habían regalado en Checoslovaquia.

    Disculpe mi atrevimiento pero creo que su dificultad a aceptar que haya llegado hasta el suicidio se debe a la imagen que conserva de Marcial como dirigente pero lo que puedo decirle es que una cosa es tomar decisiones de como golpear y aniquilar al enemigo pero otra es decidir como aniquilar a tu camarada, más cuando sos consciente del salvajismo utilizado. El temor a ser expuesto como un simple criminal luego de toda su imagen legendaria no era aceptable. Lo peor es la razón que se la voy a resumir en pocas palabras: Desde cuando se comenzó a forjar el FDR y luego el FMLN Marcial sostuvo que si a la Unidad pero alrededor de las FPL porque eramos la única organización verdaderamente marxista-leninista y por tanto llamada a ser vanguardia, mientras Ana Maria sostuvo que si se hablaba de Unidad genuina debía ser equitativa porque igual expone la vida el militante de uno de los partidos pequeños que uno de las FPL.

    Por último solo le facilito algunos datos:
    - Por el nivel de compartimentación dentro de la FPL Marcial tuvo la facilidad de organizar la operación de asesinato de Ana Maria (porque fue una operación de muchos meses).
    - El comando que ejecuto el hecho fue entrenado como fuerzas especiales punto, están capacitados para planificar, ejecutar y desaparecer.
    - A quienes los entrenaron se les comunico que el único contacto hiba a ser Marcelo, no debían conocer ni dejarse conocer por nadie más de la FPL.
    - Durante su entrenamiento y durante la operación nunca supieron a quien asesinaban. Planificaron neutralizar a un objetivo y punto. Lo único que debían saber era que se trataba de un agente enemigo.
    - Los fallos de la operación fueron 2: un miembro del comando herido y un cómplice que se quebró cuando la investigación se volvió hacia adentro. De lo contrario hasta hoy la CIA habría matado a Ana Maria.
    - Con perdón de las sensibilidades que pueda herir la sra. Tula es como Margarita la esposa de Leonel, siempre han sido eso únicamente la esposa del dirigente.
    - La pruebas a que hago alusión y usted dice que no hay búsquelas en managua porque hubo un juicio abierto y público pero no se lo recomiendo porque se va a horrorizar y sueño será más perturbado
    - El fallo del juez, bueno las FPL querían libre a Marcelo y los nicas dijeron que no, entonces 15 años para Marcelo y Marcial queda legalmente limpio.

    Espero haberle aportado algo para disipar sus dudas

    ResponderEliminar
  21. ¡Por fin alguien que habla con argumentos y sin insultos ni descalificaciones! Eso se agradece.
    Pero hay algunas imprecisiones, independientemente de que se crea que Marcial ordenó o no el asesinato.
    1. La Seguridad del Estado ya había notado "algo raro" desde antes del crimen. Supieron a quién interrogar y a quién perseguir. Según entiendo, a Marcelo lo arrestaron el día del entierro de Ana María.
    2. Los escoltas de Ana María y su empleada doméstica (que en realidad era militante de las FPL también, pero no dejó sus "funciones originales") estaban en la conspiración. Está publicado en Barricada. Ellos confesaron el mismo día del asesinato, o no mucho después. Fue uno de ellos el herido de bala; era parte del plan.
    3. No sé si Las Colinas quede en Santo Domingo. Allí estaba la casa donde vivía Marcial, cerca de Jiloá. Me equivoqué en el artículo de El mundo.
    4. Los escoltas estaban fuera de la casa. No estaban dentro. Entraron cuando sonó el disparo.
    5. La versión de que Marcial se suicidó en el baño la soltó un compañero de las FPL que ahora juega un papel bien interesante en el FMLN; en ese entonces era marcialista, y después fue asesor de Schafik. Conocí la versión en su momento y de primera mano. El compañero dijo que Marcial había andado caminando por toda la casa, como buscando dónde matarse, y que se había decidido por el baño. No fue allí, sino en la cocina, si hemos de creer a su esposa, a varios otros militantes y a la gente de la Seguridad del Estado (tengo versiones de dos de ellos, de la SE). El compañero en cuestión dijo --como Sánchez Cerén, pero tampoco era cierto-- que él estaba en casa de Marcial en el momento del suicidio; llegó después con otro compañero. Busqué por todas partes y la versión coincide: se mató en la cocina. Después del suicidio aparecieron muchos que estaban allí en el momento; conocí a tres o cuatro, y ninguno de ellos estuvo. Curioso, ¿no? Ninguno de ellos recordaba que los demás estuvieran.
    6. Los que mataron a Ana María sabían a quién estaban matando. No podían no saberlo. Tenían la complicidad de la gente que estaba dentro de la casa, que estaba también bajo las órdenes de Marcelo. ESo está en el expediente.
    7. Deberías averiguar mejor quién es Tula Alvarenga. Desde los años 40 hasta 1970, fue dirigente de los trabajadores de bebidas gaseosas y de la Hermandad de Mujeres del Partido Comunista, además de presa política, exiliada y otras cosas que no la convierten precisamente en "simple esposa". Era de la dirigencia del PCS cuando la escisión, y de la gente que fundó las FPL, y lo era por derecho propio. Su currículum no es menos impresionante que el de Marcial o Ana María. No sé qué haría dentro de las FPL, y no se lo he preguntado; no sé si ella quiere que se sepa. No conozco a la esposa de Leonel y no puedo decir nada de ella. A Tulita sí. Lee los periódicos de la época (hay cosas interesantes en Historia del periodismo en El Salvador, de Italo López), Secuestro y capucha (hay una edición buena en la UCA) y el libro de Carpio sobre la huelga de 1967 (está publicado en varias partes). Allí viene.
    8. El fallo del juez... Híjole. No puedo saberlo, pero para mí se trató de un asunto de conciencia, no un rollo de línea política. Igual me equivoco. No creo que las FPL quisieran libre a Marcelo, de no ser para ejecutarlo, y quien lo dejó libre fue Violeta Barrios, en 1990, como parte de una amnistía.
    9. Lo más importante es que, en medio de todos esos detalles, uno corre el riesgo de perderse y no ver el panorama más amplio. Hay algo más importante que la inocencia o culpabilidad de Marcial y que lo espantoso que fue el asesinato de Ana María (por aquí tengo la foto de Barricada): eso pasó en medio de una crisis política muy fuerte en la que se cambió radicalmente la estrategia de la lucha, y ésta se convirtió en otra cosa. No sé si mejor o peor, porque no tengo la capacidad para decirlo, ni siquiera para intuirlo. Otra cosa, nada más, que terminó con los Acuerdos de Paz. Esas muertes fueron parte de esa crisis, y contribuyeron --las dos-- al cambio de línea dentro del FMLN. Y fue algo que ocurrió bajo la presión de fuerzas externas, que no tenían nada que ver con los salvadoreños y sus cosas, o no debían tener que ver. Realpolitik, que le dicen.
    Si te das cuenta, no estoy diciendo que Marcial fuera inocente o culpable. Legalmente es inocente, y podemos decir y hacer lo que queramos y eso no cambiará. Y es lo de menos. Lo importante es tener clara nuestra historia, para saber de dónde venimos, dónde estamos y para dónde podemos ir. "Sólo la verdad nos hará libres", ¿cierto? La tuya está bien clara. La mía también. Y son contradictorias. Ahora que hablen los que saben lo que nosotros no tenemos manera de saber.
    Me parece que en Cuba se viene una perestroika y una glasnost al estilo Gorbachov. En su momento, estoy seguro, conoceremos mucho de lo que hay en los archivos de América Latina y de la Seguridad del Estado, y va a ser traumático, pero tambíen muy sano; a la izquierda le falta una catarsis para saber qué rayos hace y qué rayos quiere. Y que queremos nosotros con ella. (Y leer un poco más no hace daño para empezar.)

    ResponderEliminar
  22. Un ciudadano salvadoreño6:21 a. m.

    Rafael Menjivar Ochoa dijo...

    Adrián (o Javier Solís): Es que no estoy enojado. De verdad me divierte. Por ejemplo, un mendigo y desempleado con internet que sólo se va a comer un jocote en el día: eso refuta por sí mismo toda tu argumentación,

    No refuta los argumentos y la presentación de las falacias, refuta el uso de la autoridad que usted ha lanzado como una herramienta para fundamentarse al demostrarle sus falacia. Si no se da cuenta le he colocado trampas para que se auto-descalifique. Aprovechando sus propias debilidades.

    Por ejemplo. Usted concluyó, a partir de generar un proceso en su imaginación que mi único alimento en ese día, sería la un solo jocote. En ningún momento he escrito que eso fue lo que he comido, escribí: Por la noche comeré un jocote. Una expresión que presentaba la idea de una probabilidad futura. Si lo comí o no lo comí no se encuentra comprobado, pues hasta ahora no lo sabe el lector, fue solo una posibilidad de lo que sucedería en el futuro. Y el futuro no ha sido escrito. Sin embargo su imaginación como escritor lo lleva a levantar mas conjeturas sobre una expresión.

    Usted dijo que trabajaba. Yo dije que era desempleado. Lo que usted y yo digamos sobre nuestra actividad para sostenernos pasan a ser un elemento secundario al presentarse los argumentos. Eso al lector no le interesa. Pero es usted, el que ha usado en primera instancia el uso del Argumentum ad verecundiam, el uso de la autoridad; para apoyar sus falacias. Lo que le interesa al lector es conocer si lo que usted y yo indicamos tiene un halo de certeza, no su autoridad ó la mía para fundamentarnos, porque eso es un asunto separado.

    Si usted ríe ó en su rostro aparecen muecas de dolor que parecen sonrizas, al lector no le interesa. Lo que le interesa es saber si es capaz de refutar ó enfrentar la fuerza de los argumentos expuestos.

    Guarde calma.

    Adrian Martinez.

    Desempleado Porqué ARENA destruyó la industria.
    Me comí un mango no pude encontrar jocotes.

    Muchas gracias de nuevo Carlos Abrego por brindarme la oportunidad de exponer estos argumentos.

    ResponderEliminar
  23. Adrián (o Pajatito, como quieras): Ya estábamos de acuerdo en lo de la autoridad; no sé por qué cada vez te enredas más en lo mismo. Sigues sin leer y sin contestar lo único que pregunto:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    Simple. Es lo que he preguntado desde el principio. No hace falta darle muchas vueltas. Algo sabes, dilo. En serio, no te va a doler. Es más sencillo de lo que parece. Lo demás es tratar de lucirte con herramientas que obviamente no manejas; eso ya lo entendimos. Otra vez, para que no se te olvide:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    Felicidades por el mango. Felicidades por tener internet aunque no tengas empleo. Felicidades por tratar de discutir racionalmente. Felicidades por todo y me solidarizo contigo. Nomás contesta algo sencillito, algo que tú sabes y yo no, y que quizá me saque de dudas. ¿Se puede?

    ResponderEliminar
  24. Anónimo10:11 p. m.

    Proselitismo partidista desde el Estado

    Jaime López
    cartas@elfaro.net
    Publicada el 12 de mayo de 2008 - El Faro

    El proselitismo partidista desde el Estado es la práctica de aprovechar recursos o actos gubernamentales para promover a candidatos o influir en la intención de voto hacia determinado partido. Es una de las evidencias más claras acerca de la debilidad institucional de un país y del rezago cultural de sus dirigentes políticos.

    La Constitución es categórica al prohibir esta práctica. En su artículo 218 establece que “los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de una fracción política determinada”, puntualizando que “no podrán prevalerse de sus cargos para hacer política partidista”. Sin embargo, hay funcionarios que, aprovechando la complicidad de las instituciones de control o la falta de regulaciones específicas, violan sin reparo la norma constitucional.

    Para ilustrar el asunto cito una de las historias de proselitismo electoral que a diario aparecen en el país. El Ministro de Obras Públicas, aunque no es una competencia directa de esa dependencia, ordenó el dragado del río Amayo cerca de unas comunidades en La Libertad. Al llegar a inaugurar las obras no invitó al alcalde, que a pesar de ser del partido contrario es la máxima autoridad de la localidad. En su lugar, se hizo acompañar del candidato a alcalde de su mismo partido, conocido como don Jere, según reportó un medio de comunicación.

    En su discurso, el ministro de Obras Públicas dijo que el dragado se realizó gracias a la gestión de don Jere. “Él es un hombre originario de la zona, que conoce los problemas que afectan a su gente y quiere resolverlos junto a ustedes”, dijo el funcionario. La inauguración se hizo en la cancha de una de las comunidades aledañas. El lugar fue adornado con banderas del partido en cuestión. Don Jere aprovechó la ocasión para regalar camisetas a los equipos deportivos de la comunidad.

    Sin tener el contexto de lo que manda la Constitución, lo que hicieron el ministro de Obras Públicas y don Jere parecería cosa buena. Pero cometieron un abuso. No es porque las obras de dragado no vayan a servir a las comunidades aledañas al río. Sino por el hecho de que tales obras, realizadas con fondos públicos, se utilizaron para promover a un partido político, violando así la ley fundamental.

    El proselitismo partidista desde el Estado sirve para confundir, y de paso manipular a las personas. Se trata de que las comunidades crean que es el candidato o el partido político el que hace las obras. Así, restando legitimidad al Estado, los militantes que llevan adelante este tipo de proselitismo aparecen como agentes que resuelven problemas.

    Lo que parece bueno, del proselitismo desde el Estado, es que en un determinado momento ofrece soluciones a la gente. Es así porque, con frecuencia, se convierte en el único canal para tener acceso a servicios y obras. En el caso de las comunidades aledañas al río Amayo, con seguridad se sentirán aliviadas al reducirse el riesgo de desborde gracias a los trabajos de dragado.

    Pero son más las consecuencias negativas que este tipo de prácticas conllevan. En el fondo, el proselitismo desde el Estado lo que hace es crear redes clientelistas. Éstas restan autonomía política a las comunidades, esconden las deficiencias de las instituciones y en la mayoría de los casos, desvían la atención de los problemas sustanciales.

    La mejor medida contra el proselitismo partidista es la imparcialidad. Los funcionarios deben actuar con imparcialidad y además, deben parecer imparciales. Hablamos de imparcialidad como una condición propia de quien ocupa un cargo público y la vez, como demanda política y legal de la ciudadanía. Y ésto exige, tal como lo manda la Constitución, que todo funcionario público debe abstenerse de realizar o participar en hechos que sean, o que parezcan, proselitismo partidista.

    ResponderEliminar
  25. Un ciudadano salvadoreño8:39 a. m.

    Rafael Menjivar:

    Creo respondí desde hace ratos su pregunta. Lo que sucede es que su capacidad como lector, no es la misma que posee para escribir tantas falacias para crear sus fantasías:

    Después que Ceren escribía sus memorias; Rafael Menjivar opina lo siguiente:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    Con lo que diré en el siguiente párrafo no intento defender a Sánchez Ceren, si no usar el mismo esquema que utiliza Rafael Menjivar para inferir algo que no esta comprobado a partir de una especulación, rumor, incerteza:

    escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... Rafael Menjivar. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    ¿De que partimos?

    Del momento electoral que ahora vive el Salvador y toda la sociedad en su conjunto.

    .......................

    Si usted, Rafael, puede concluir de una forma tan categórica sobre los motivos ó las intenciones que tiene un autor al escribir sus memorias, yo puedo hacer lo mismo.

    Fue usted el que ha dado la pauta. No soy yo. Yo solo soy un reflejo suyo. Lo confronto como un espejo.


    .................................


    Como tema aparte, Rafael, deseaba preguntarle que piensa de todo el alboroto que ha armado la prensa y los medios de propaganda proselitista alrededor de los documentos "encontrados" en las famosas "computadoras indestructibles" que pueden soportar hasta los bombardeos de bombas BGU12, granadas, ametrallamientos y patadas.

    ¿Que piensa sobre esa información? le pregunto.

    Adrian Martinez.

    ResponderEliminar
  26. Un ciudadano salvadoreño11:05 a. m.

    Gracias Carlos Abrego por permitirme expresar mis opiniones.

    Deseaba además parafrasear estas palabras:

    "El olvido es una herramienta de la clase dominante. La memoria es un proceso social. Despojados de su memoria, los pueblos se opacan, mueren. Y suelen morir en medio de la algarabía de imaginar que el pasado no interesa, aturdidos por voces que los llaman a no recordar, apalabrados por ilusionistas que susurran que hoy todo empieza de nuevo. Las raíces pueden secarse si una voluntad de memoria no se opone a la voluntad de olvido. Sin esta fidelidad no hay ética posible.
    Nuestro mayor problema para no olvidar no es exclusiva hacia un lado del prisma social.
    El obstáculo para llegar a las certezas se encuentra en nuestra sociedad en su totalidad, esa es nuestra realidad.
    El problema de extrapolar la visión de la sociedad Stalinista, con la nuestra, posiblemente sea un error. Recuerde, ahi se vivio un totalitarismo. Para mi, son dos entes diferentes. distintas realidades.
    La tarea para el rescate de la memoria histórica no solo le pertenece a la izquierda, es una tarea de todos y pertenece a los componentes que conforman la sociedad, porque lo que obstruye la búsqueda de una verdad no es exclusivo de un ente político en particular, son todas las fuerzas que reaccionan ante esto.
    Shafick Handal antes de morir propuso la abolición de la amnistía, y usted la retoma, es necesario partir de la justicia, nos merecemos eso y mucho mas.
    Pero aun éste paso tan importante, no garantiza que encontremos las respuestas que buscamos de nuestro pasado.

    Un ciudadano salvadoreño.

    ResponderEliminar
  27. Adrián o Pedro Infante: Sigues sin contestar cuáles son mis motivaciones partidarias. A ver, va de nuevo:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    Para tenerlas, hace falta:
    1. Motivaciones.
    2. Un partido.
    (Fíjate que hasta te estoy ayudando.)
    Dime las motivaciones. "La campaña electoral" no es suficiente. Dime a qué partido respondo. Y lo harás con datos, porque en serio que tu hermenéutica sigue siendo pésima. Con que te diga "no es cierto" a lo que dices arriba basta para tirarte la argumentación. Así que por favor ponme en evidencia ante el mundo, o al menos ante quienes leen este blog. Quiero ver la credencial, el testimonio de alguien que me haya visto con el puño derecho en alto o algo así. Una foto, vaya. Lo que sea. Supongo que debe haber por allí algo que te conste y que hayas visto, o no lo hubieras dicho con tanta seguridad.
    Para corresponder anticipadamente a tu respuesta: no tengo una opinión formada acerca de lo de las computadoras y de los datos que están soltando. Quiero decir que no sé si sea cierto o no. No puedo saberlo. Me parece --sólo me parece-- que puede haber una mezcla de dos cosas: hacer ruido en contra de las FARC, el FMLN, el gobierno de Chávez, etc. (y de paso defender la operación contra territorio ecuatoriano; sobre eso ya escribí y no te lo voy a repetir), y un modo bastante inadecuado de soltar la información. Si es cierta, la está descalificando la misma Interpol; si es falsa, pues qué mala onda. Si es cierta, va a haber pocos que se la traguen, aunque quede la duda; si es falsa, queda la duda, aunque pocos se la traguen. Así no se hacen las cosas, creo, pero no tengo poder para que se hagan de otro modo; me perdonarás si no llamo a la gente de la Interpol para regañarla.
    Listo.
    Ahora vas tú:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    Espero los datos. A lo mejor me he estado perdiendo de algo.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo11:32 a. m.

    ¿Quedan secuelas si no se puede recordar?

    Hace algunas semanas, el país se horrorizó ante la noticia de una niña de 14 meses que fue abusada sexualmente por dos hombres. Y una de las dudas que más resonaban tras conocer el caso, era si la niña presentaría secuelas, puesto que es muy pequeña para recordar.

    Como se menciona en esta nota, la edad es un punto a favor para la niña, en cuanto a que no recordará la agresión en sí; pero la memoria no se constituye únicamente de imágenes (como fotografías) y lenguaje. Según la psicóloga Carolina González:

    [un niño o niña de esta edad] lo graba todo a un nivel pre-verbal, es decir, que todos los recuerdos los tiene en un nivel emocional, de sensaciones físicas, imágenes, sonidos, pero no se graban con palabras porque todavía no las tiene.

    Determinados trastornos del comportamiento y de las emociones tienen como factor de riesgo la experiencia de abuso en edades tempranas. En los primeros años, ocurre el establecimiento de la confianza fundamental del niño y la niña hacia quienes le cuidan. Normalmente, van aprendiendo a fundir las imágenes buenas y malas en una sola figura en la que se confía proveerá protección, pero en los casos de abuso, un objeto crucial de afecto (un adulto) viola severamente la confianza del o la infante.

    Por ejemplo, algunos factores de riesgo para el trastorno de personalidad limítrofe son la forma de crianza y la experiencia de unión hacia los adultos durante la infancia, la atención inadecuada a los sentimientos del niño o niña, y el abuso, físico, emocional y/o sexual. Por otro lado, hay ciertos trastornos del comportamiento social, de comienzo habitual en la infancia y adolescencia, que son comunes en niñas y niños institucionalizados, es decir, que se encuentran bajo la tutela de instituciones dedicadas a su cuidado. La característica de estos niños y niñas es que han sufrido maltrato, abandono y negligencia, y, muchas veces, continúan sufriendolos dentro de estas instituciones (lo que se conoce como victimización secundaria).

    Casos como estos resaltan la importancia de que los y las profesionales de la salud - y acaso con menos “cientificidad”, la población general- reconozcan que si bien las experiencias tempranas no determinan a la persona, sí pueden influir grandemente en su desarrollo (llamadas por tanto “factores de riesgo” y no “causas”). Es difícil decir si la niña sufrirá secuelas, o cómo se manifestarán éstas. Entran en juego elementos como el entorno en el que se desenvuelva de ahora en adelante, y aún variables de su personalidad particular. En cualquier caso, enfrentar un trauma de esta magnitud depende siempre en gran medida de las redes de apoyo social. Como afirma la licda. González, la familia de la bebé necesita orientación en cuanto a qué esperar de la niña y cómo manejarlo, así como necesita atención a los conflictos que ha generado en la familia misma la violación de uno de sus miembros.

    http://psicoloquio.wordpress.com/2008/05/11/%c2%bfquedan-secuelas-si-no-se-puede-recordar/

    ResponderEliminar
  29. Ciudadano Salvadoreño7:01 a. m.

    Rafael Menjivar:

    Aca no se está cuestionando el derecho que poseen los ciudadanos salvadoreños para ejercer su derecho a pertenecer o no a X, Y, Z, omega, partido.

    Usted puede pertenecer a X, Y, Z partido ese es su derecho. Eso no es lo que acá estamos abordando en la discusión.

    Es otro asunto.

    Para que lo tenga claro.

    No porque Clinton escriba sus memorias se puede concluir que él está llevando a cabo una actividad de campaña electoral.

    Pero de acuerdo a su "lógica"

    Cualquiera puede asegurar de forma categórica que los fundamentos para conocer la intención/motivación de Clinton al escribir sus memorias, se basan en el hecho de que él pertenece al partido demócrata.

    Semejante conclusión es absurda. Es un falso silogismo.

    De Acuerdo a su "lógica"

    Las personas que deseen escribir memorias personales deben pertenecer a un partido político.

    De acuerdo a su "lógica"

    Sanchez Ceren, escribió sus memorias a partir del hecho de pertener al FMLN. Me sorprende realmente que usted salte a semejantes conclusiones.

    Lo que le sucede a usted es que no desea enfrentarse con su...uh... espejo.

    ..............................................................................

    Sigue en pie mi cuestionamiento:

    Rafael Menjivar escribió:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    Con lo que diré en el siguiente párrafo no intento defender a Sánchez Ceren, si no usar el mismo esquema que utiliza Rafael Menjivar para inferir algo que no esta comprobado a partir de una especulación, rumor, incerteza:

    escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... Rafael Menjivar. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    ¿De que partimos?

    Del momento electoral que ahora vive el Salvador y toda la sociedad en su conjunto.

    ................................................................................

    ¿Puede Rafael Menjivar enfrentarse con su... uh... espejo?

    De nuevo Carlos Abrego Gracias por permitirme exponer mis argumentos.


    Adrian Martinez.

    Basta la razón para demostrar que un argumento puede estar errado y basta mi honestidad intelectual y la humildad para aceptar que no tenemos la razón.

    ResponderEliminar
  30. Adrián o Pipo Rodríguez: Sigues sin contestar. Mira allá arriba: el que dice que tengo "motivaciones partidarias" para escribir acerca de Marcial eres tú. Eso es una acusación directa, o al menos una aseveración que debe tener fundamentos. Va de nuevo, pues:

    ¿Cuáles son mis motivaciones partidarias?

    En este último comentario dices que no necesariamente las tengo, pero no eres categórico, nomás que de mi lógica des desprende que las tengo. De verdad que tu hermenéutica es chafa. Entonces hay de dos: o dices cuáles son mis motivaciones partidarias o te retractas. Igual de simple que lo que he estado pidiéndote desde hace varios comentarios. No te pido que te luzcas, porque no se te da; nomás que digas mis motivaciones partidarias. O, después del lento avance que hemos tenido, que te retractes.
    Otros puntos:
    1. Es evidente que la biografía de Sánchez Cerén es un modo de "limpiar" una imagen que no tendría por qué estar "sucia". Nunca fue de los "violentos" de la guerra; eso lo hizo creer él después de la guerra, y hablaba de volver a incendiar el país (textual) y otras cosas. ¿Cómo sé que es parte de la campaña? Léela. Igual de simple. Si eres tan buen lector como armas tus silogismos, no vas a encontrar nada, pero al menos inténtalo. Ojo: eso de que sea parte de la campaña no es bueno ni es malo; es política. Luis Mario Rodríguez hizo lo mismo, nomás que el gusto le duró sólo un par de días.
    2. Las memorias son para... digamos... hacer memoria. Y, en el caso de un dirigente político como Leonel, intuyo, para revelar cosas que sólo él sabe y que a todos nos serviría conocer; su experiencia es parte de nuestra historia. No habla nada de eso; nada más habla de lo feliz que fue cuando niño, de su vida familiar y lo duro que fue llevarla durante la guerra, etc. Eso francamente no cambia la historia; me importa muy poco la vida privada del señor. Luego, da información imprecisa o contradictoroa acerca de la historia de El Salvador (a veces dice unas cosas, a veces otras; allí se nota que hubo más de un redactor, y que se hizo bien de prisa) y hay cosas en las que de plano no sabe lo que está diciendo. Lee mi nota al respecto; no está todo, pero puedo abundar en otro artículo, si quieres. ¿Que cómo supe eso? ¡Hombre! ¡Leyendo el libro de Sánchez Cerén! ¿Ya lo leíste tú o te basta con la lógica para saber de qué trata?
    3. En la parte de Cayetano Carpio simplemente miente. Punto. En algo así, con el papel que él jugó, no hay espacio para que la memoria le fallara. Me parece ingenuo de su parte, por decir lo mejor. En lo personal no me expondría, para darme un poco de taco, a decir mentiras tan de bulto, que pueden ser rebatidas como tus argumentos. ¿Que cómo lo sé? Además del libro de Sánchez Cerén, he leído otras cosas, he investigado, etcétera. Y eso no llega por lógica, frente a una compu, tratando de ver cómo usar las palabras de otro sin entenderlas. Hay que trabajar. Y he trabajado; tú sólo tratas de lucirte a costillas de otro, o sea de mí. Si no, ya nos hubiéramos enterado de tus trabajos, etcétera, y no dudaría de que tu nombre es el que dices.
    Y dices:

    ¿De que partimos?
    Del momento electoral que ahora vive el Salvador y toda la sociedad en su conjunto.


    De eso partes tú. Yo no estoy en campaña. Yo nomás soy escritor y periodista (bueno, Funes también es periodista y está en campaña, lo que no significa que todos los periodistas estén en campaña; digámoslo así para que te sientas identificado).

    ¿Puede Rafael Menjívar enfrentarse con su espejo?
    Sí, un par de veces al día. Pero ése no eres tu, como decías en el comentario anterior. No seas vanidoso. Igual me gustan los jocotes y los mangos, pero no digo que soy desempleado y uso internet, ni que la industria (no sé cuál) la cerró ARENA y por eso no sé qué cosas haces en el parque, ni trato de causar lástima como parte de mi argumentación. Lo siento; te falta un montón para ser mi espejo. Quizá si dejaras de presumir de cosas que no manejas podría empezar a respetarte, pero no te lo garantizo.
    Entonces hay de dos sopas:
    1. Dices cuáles son mis motivaciones partidarias.
    2. Te retractas. Tú mismo llegaste a ese punto.
    Y, querido anónimo con nombre, para tener honestidad intelectual primero hay que usar bien el intelecto. Lo de la honestidad no llega solo, pero se puede conseguir.

    (De verdad que te estás poniendo tedioso.)

    ResponderEliminar
  31. Ciudadano salvadoreño1:00 a. m.

    Rafael Menjivar:

    Es decir que usted después de leer el libro de Sánchez Ceren, pudo de forma categórica llegar al punto de conocer la mente de este autor y en base a lo que pudo entender del libro salto de inmediato a una conclusión para afirmar lo siguiente:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    Eso es cuestionable. Hay algo que no cuadra. Explique por favor si usted toma en cuenta la fecha en que se ha comenzado a escribir un libro. Si no le fallan las matemáticas tome en cuenta las fechas posibles en las que el autor comenzó a escribir su libro. Seguramente para usted, Ceren se sentó en la mesa y ya tenía en mente ser vice presidente.

    Por ahora responda solo a ésto. Si logra convencerme que usted no ha parcializado para concluir - a partir de la lectura del libro - lo siguiente:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    yo Adrian Martinez con toda la honestidad que tengo le pediré disculpas y me retractaré, pero si no es así, no. Mueva usted es su turno.

    ResponderEliminar
  32. Adrián Honestamente: Se te acabó la moneda. La nota ya está escrita. No hay nada de mitico en el comandante; eso lo puedes averiguar si lees un poco. Es un libro escrito apresuradamente; sé de eso de escribir libros. Cuando lo leas nos compartes tu opinión; es lo menos que podrías hacer.
    Si no eres capaz de dar una respuesta simple a una pregunta simple, no voy a seguir perdiendo mi tiempo contigo. No me interesa que te retractes; tú sabes cómo desperdicias tus palabras. Yo también, y tengo una cuota. La cuota termina aquí:

    LUGAR DONDE TERMINA LA CUOTA DE DESPERDICIO DE PALABRAS CON ADRIAN

    Chau.

    ResponderEliminar
  33. Ciudadano salvadoreño12:52 p. m.

    Carlos Abrego le agradezco que me permitiera exponer mis puntos de vista.
    No creo que usted sea un iluso. Creo que si usted abrió este tema fue para discutir algunos puntos de forma pública alrededor del tema Cayetano Carpio y las versiones vertidas por Rafael Menjivar.

    Como usted señala:

    Mientras este caso sigue siendo un asunto político, creo que tengo ese derecho. Por el momento nadie me ha presentado textos, protocolos de las reuniones a las que se refiere Rafael Menjívar Ochoa. El día en que esos documentos sean públicos, los historiadores podrán darles el marco para su interpretación.
    Punto y aparte.-

    Entre Carlos Abrego y Rafael Menjivar hay una brecha muy grande. Mientras Carlos Abrego es mucho mas correcto al decir que sus hipótesis provienen de conjeturas y suposiciones, Menjivar dice que las suyas son fundamentadas en base a datos precisos. - Lo que siguiente es una Probable conjetura - Rafael Menjivar ha utilizado las conjeturas que Carlos Abrego le brindó en Francia. Esa es una posibilidad que cabe en este tema. No la vamos a descartar.

    Carlos Abrego nos dice lo siguiente:

    No obstante incluso en la versión que nos da Rafael, la esposa no es un testigo ocular del suicidio, según dice ella salió a ver a su nieta. Lo que me sorprende es que según cuenta Rafael el calibre del arma que usó Carpio debe producir un estruendo tal que toda la casa debe inundarse y nadie puede normalmente dejar de oírlo.Tula Alvarenga afirma que no oyó nada.

    Aquí comienzan las preguntas para cuestionar algunos puntos para comprobar la veracidad de lo que ha escrito Rafael Menjivar. Hasta este momento, no existe dentro de sus escritos, explicaciones a las contradicciones expuestas. Lo cual no indica la posibilidad de que Rafael Menjivar nos está engañando ya que ni siquiera se ha tomado la molestia como profesional que dice ser, de cuestionar lo que la Sr. Tula dijo. Pueda ser que no lo haya hecho para no ensuciar la imagen de su parentela.
    Es posible que esos detalles los este aclarando con Carlos Abrego de forma discreta y privada para no abrir dudas a los lectores que se encuentran leyendo el desarrollo de este tema. Claro, Rafael Menjivar no permitirá que se ponga en duda la credibilidad de sus conclusiones escritas de forma pública. En el mejor del caso, para nosotros los lectores, Rafael Menjivar no es tan hábil para evadir cualquier pregunta como él piensa.

    En el desarrollo de esta discusión, yo intentaba dar el beneficio de la duda a Rafael Menjivar para que él confrontará sus contradicciones de forma pública y explicará esos vacíos pero no lo ha hecho. Lo hubiera detallado en este mismo espacio, para que los lectores tuviéramos la oportunidad de saber cuales son los fundamentos que posee para reciclar rumores. Si no lo ha hecho, posiblemente se deba a que no tiene evidencias.

    Como bien lo indica Carlos Abrego, ni él se ha atrevido a formular su hipotesis con un 100% de certeza acerca de la naturaleza de las conversaciones que se llevaron a cabo en Cuba, ya que estas son meras suposiciones y conjeturas. Yo también pediría los documentos para conocer lo que ahí se ha hablado, los protocolos, partiría entonces de una evidencia escrita y no de anecdoctarios que no pueden ser comprobados.

    Si los fundamentos de Rafael Menjivar provienen de anecdotarios estos no tienen peso alguno. También pueden ser cuestionados.

    Rafael Menjivar intentó en un momento de la discusión aplicar el principio de la autoridad para fundamentar sus puntos de vista. A pesar de que le expuse que la autoridad sobre el tema no es una forma de demostrar que tiene razón, en las últimas intervenciones continuó utilizando ese mecanismo para descalificar al que lo cuestiona.
    Rafael Menjivar indicó en sus últimas intervenciones que después de leer el libro pudo concluir sobre los claros objetivos de Sánchez Ceren al escribir sus memorias.
    Lo cual es una mentira.

    De acuerdo a la cronología de su propio blog; ésta frase la escribió Rafael Menjivar el día 1 de febrero de 2008, en el artículo titulado; ¡Libros, libros!

    El escribe lo siguiente:

    Pues ése es Leonel --me dijo, y de haber sido otra persona hasta habría jurado que estuvo a punto de llorar.
    No veo el momento de empezarlo --después de leer a Sandino; hay prioridades y jerarquías-- y de leerlo lo más objetivamente que pueda, incluso tratando de no reír. Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral. Aun sin haberlo leído,....


    Eso no lo traje a esta discusión anteriormente pues me interesaba ahondar en el asunto de la veracidad de sus palabras. Como dije antes, le he dado el beneficio de la duda, pero ha terminado cayendo a un nivel bajo de charlatanería, eso no es aceptable.

    Lo que se ha demostrado en el ejercicio de este intercambio es el método incorrecto que Rafael posee para saltar a conclusiones. Coloqué una serie de expresiones tales como la del jocote; y lean lo que de esto salio a relucir, uh... una joya realmente... ya que en su mente comenzó a generar conclusiones erradas y se lanzó al ataque contra esa expresión. Su mayor debilidad es sacar conclusiones donde no existen evidencias, eso se puede leer a larga distancia.
    Las personas que han emitido un juicio hacía Rafael Menjivar, sobre los motivos que posee para lanzar esos rumores al público, puede tengan razón. Si Rafael Menjivar es capaz de sacar conclusiones sobre algo que no conoce, lo mismo podrán hacer los lectores.

    Los dos entes, autor y lector parten de lo mismo.

    La población salvadoreña se encuentra bombardeada de forma constante de la propaganda electoral, vuelan los rumores, la derecha especula sin tener prueba alguna, Rafael Menjivar no es un escritor independiente, trabaja con medios de comunicación con una clara orientación partidista, parte de la maquinaria propagandista de la derecha.

    Me quedo con ésta expresión y no me retracto:

    Después que Ceren escribía sus memorias; Rafael Menjivar opina lo siguiente:

    Por allí escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... mítico comandante. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    Con lo que diré en el siguiente párrafo no intento defender a Sánchez Ceren, si no usar el mismo esquema que utiliza Rafael Menjivar para inferir algo que no esta comprobado a partir de una especulación, rumor, incerteza:

    escribiré alguna nota acerca de las memorias del... uh... Rafael Menjivar. Algo es claro: el objetivo es mostrar una cierta imagen con fines absolutamente obvios, o sea la campaña electoral.

    ¿De que partimos?

    Del momento electoral que ahora vive el Salvador y toda la sociedad en su conjunto.


    Esto no es personalismo, esto es lo que hasta ahora queda demostrado. Lo malo del desarrollo de esta discusión es que Rafael Menjivar personalizó en este intercambio me parece que él tiene una idea errada de lo que es un debate y por eso el intercambio la redujo a una simple pelea o una corrida de toros, posiblemente él me vea como el torero que lo ha lidiado con un capote rojo para el se lanzó como bestia contra el capote y, al sentirse herido en su espalda por las picadas que el torero – según él – le ha hundido. Todo esto por no tener capacidad para refutar los argumentos expuestos.

    No creo que continúe en la discusión circular ya que es estéril intentar debatir con una persona deshonesta como Rafael Menjivar. Después de todo eso es lo que ha dejado plasmado en el desarrollo de esta discusión puedo concluir lo siguiente:
    -Me parece una persona que desea aplastar con información no comprobada a otras personas. Su insistencia hacia el uso de la autoridad para presentar sus conjeturas como hechos veraces, son parte de una persona poco profesional en el campo “periodístico” que él dice trabaja.
    -Me parece que no es periodista, me parece que es un propagandista que parte de subjetividades para levantar falsedades y rumores. Me parece que miente. Me parece además una persona sin ética, sin honestidad intelectual, muy similar a los Galeas, son muy parecidos.
    Igual me parece es una persona con un ego pequeño pero eso es humano, Se infla demasiado como cuando se cuestiona a un sapo leguleyo.
    -Lo que si es detestable es su falta deshonestidad y la posible manipulación de otras personas para sus propios fines que él dice son personales.
    Muchos de los escritores salvadoreños poseen la mismas fallas, eso no es nuevo en el ambito de la literatura salvadoreña, lo cual ha sido en deterioro de la cultura en general en nuestro país.
    Lo que Rafael Menjivar tenga que decir sobre algunos aspectos de la historia salvadoreña, son su versión sin envidencias, libros de cuentos. Pueda ser que sus historias hasta cierto punto se encuentren igual tergiversadas y maquilladas al gusto de su propia motivación como escritor de ficciones.
    Después de ahondar y conocer un poco sobre su carácter a través de las reacciones en este mismo espacio, todas las historias escritas por Rafael Menjivar pueden ser cuestionadas con la misma rigurosidad llevada a cabo en este mismo tema. Esto no es personalismo.

    Sus evasivas y su cobardía para no responder dejan una clara pregunta en el vacío, un hueco dentro de esas historietas anecdóticas que el escribe, las cuales dicho de paso, no han servido mas que para alejarnos de el objetivo principal que nos trajo primeramente a este tema.

    Muchas gracias Carlos Abrego. Le agradezco infinito la gentileza, igual me pareció valiente su postura. Le guardo respeto por mantener una linea definida en su pensamiento, pero sobretodo porque se percibe honestidad en sus palabras.

    Hasta luego.

    Adrian Martinez - "el torero" -

    ResponderEliminar
  34. Anónimo10:45 p. m.

    Don Carlos, ud. dice que Tula la esposa de Marcial andaba viendo a su nieta, pregunta: y la nieta vivía en la misma casa que sus abuelos o vivía en otra casa? si la respuesta es la segunda, a que distancia estaba esa otra casa? Gracias.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La compañera Tula estaba con su nieta en la misma casa de la tragedia. La nieta vivía en esa misma casa, estaba, pues, en otro cuarto.

      Eliminar
  35. Anónimo3:08 p. m.

    Ok, o sea que Tula si era apta de escuchar el disparo pero no lo escuchó. Hace unos 5 años tuve la oportunidad de hablar con uno de los miembros de la seguridad de Salvador Cayetano, departimos con chaparro made in Arcatao, pero lastimosamente (para mí) su disciplina del silencio sigue intacta. Recuerdo que por esos días de 1983-84 visitaba San José C.R. (entre otras cosas tuve el gusto de estar con Lito (papá) Menjívar) y fuí testigo del gran alboroto que causó el hecho, en los muchos miembros de las FPL que estaban(mos) en Costa Rica, reuniones aquí reuniones allá, desconcierto, interrogantes, desiluciones, deserciones, sospechas, alejamiento. Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lito Menjívar lo andaba acompañando por los diferentes países en su gira, la última etapa fue Libia. Se había previsto una visita a París, pero entonces llegó la notica de Ana María. Se fueron de inmediato a Managua.

      Eliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.