El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

27 septiembre 2012

¿Diálogo, polémica? ¡Sepa Judas!

Mi anónimo corresponsal que cortó la discusión, ha decidido seguir la plática y hoy  me ha enviado tres comentarios, que voy a publicar aquí y también responder uno por uno.  Bueno, voy empezar por el primero, ya veré si tengo tiempo para el resto.  Lo que copio en itálicas corresponde al escrito de mi corresponsal, en negrita es mi respuesta.



”La pura ignorancia y las ganas del triunfo dialectico fácil nos hacen hablar del revisionismo universitario. Cuál tu tía, cuál revisionismo. Seamos serios, mano. Quien esto escribe no es un receptor pasivo ni repetitivo de las ideas de otros (sean idealistas o materialistas) y ni White, ni Anderson, ni Cassirier, ni Ricoeur pertenecen al ámbito del revisionismo universitario por la simple y sencilla razón de que no son marxistas. La pregunta del millón, estimado “sabio”, es si su posición teórica los vuelve anti-marxistas (sea que nieguen la lucha de clases o el predominio de la base sobre la superestructura). Para saber esto hay que leerlos, estudiarlos y debatirlos, pero, por lo que veo, algunos prefieren poner etiquetitas facilonas y demagógicas para ahorrarse el esfuerzo de pensar y debatir””.



Al referirme al revisionismo universitario, lo hice aludiendo al término de Lenin el “marxismo profesoral”. Me referí claramente al hecho de que algunos  “envilecen el marxismo”, como se expresaba Lenin,  bajo el pretexto de mejorar el pensamiento de Marx, lo mezclan con el idealismo.



No me he puesto a discutir ni con White, ni Anderson, ni Cassirier, ni Ricoeur, sino que con vos. Que sea tu deseo escudarte detrás de esos nombres, no es asunto mío. Que estos autores no sean marxistas o lo sean, en nuestra discusión es irrelevante, pues no se trata de ellos. Que no podás pensar con tu propia cabeza queda manifiesto al recurrir a ellos sin aportar tu propia posición.



El asunto, lo que yo abordaba, lo que introduje en la discusión fue una posición política de Dagoberto Gutiérrez. Pues donde ha repetido su afirmación que el “estado es una ficción” fue en foros políticos. Si esto según tu parecer encierra un problema filosófico sobre  “la naturaleza y el origen de dicha objetividad”,  creo que sobre esto te respondí  ya ampliamente y sobre lo que te he dicho allí no decís nada, no rebatís nada, en ningún momento, apenas tu alusión que me mantengo en materialismo del siglo XVIII.  (Ver mis respuestas a los comentarios en el artículo precedente).



Fijate que al decir “La pura ignorancia y las ganas del triunfo dialectico fácil nos hacen hablar del revisionismo universitario”, usás el término “dialectico” en una acepción vieja, diría ya bastante rancia, pues ya Kant, Hegel y Marx le dieron otro significado y es el que se ha impuesto dentro de los marxistas. La acepción que retenés se ha quedado no en el siglo XVIII, sino que se ha ido a vagar por la Antigua Grecia, es cierto que muchos persisten en ignorar el nuevo sentido dado por Hegel y Marx.  Pero no te digo esto para reprocharte alguna ignorancia, ni te acuso de simples ganas de vencer en nuestra discusión. Por mi parte también conozco ese uso y la crítica que hace Hegel en la “Introducción” a su “Lógica”. Tampoco te voy a reprochar que ignorés este punto.


“”Recuerde lo que le digo, usted confunde los planos de la discusión y por eso hace mala filosofía ahí donde tendría que hacer teoría social y hace mala teoría social ahí donde tendría que hacer filosofía. Como confunde los planos del debate e ignora el sentido preciso que tienen los términos “ficción” y “realidad” en una teoría como la de Castoriadis, por ejemplo, usted entra como un caballo en medio de un banquete””.




Tu cólera y tus resentimientos no me sorprenden. Te repito que no discuto con otras personas, sino que con vos. Creo que no te has dado cuenta, por mis definiciones de ficción y de realidad, que pertenezco a una tendencia filosófica determinada profundamente materialista. Y que si aceptara otras definiciones que puedan dar otros autores, abandonaría mis convicciones. Por el momento, por falta de capacidad, por falta de no sé qué motivos, en ningún momento me has dado tu propia definición de ficción, ni de realidad. Ni siquiera pidiéndosela prestada a Castoriadis.




““Como usted desconoce el contenido preciso que adquieren los términos en el debate teórico más reciente, los toma del sentido común, es decir, de los rescoldos que ha dejado en la cultura moderna el materialismo del siglo XVIII. Usted está en su derecho de asumir el horizonte del sentido común, siempre que lo haga de forma crítica y siempre que conozca la trama filosófica de un debate que se plantea en torno al estatus ontológico de lo simbólico y su poder en la configuración de las instituciones””.



Aquí pienso que la cuestión no se trata “del contenido preciso que adquieren los términos en el debate teórico más reciente”, el asunto es si los acepto o no. El meollo filosófico reside en que la realidad no es algo que se demuestra, sino que se constata. Realidad es lo que está afuera de nuestra conciencia. Esta formulación no viene del siglo XVIII, sino que por primera vez se plasmó en el siglo XIX por los fundadores del materialismo dialéctico.


El problema de la existencia (lo que llamás “estatuto ontológico”) de lo simbólico no tiene nada que ver con la definición de “ficción”. Lo simbólico son convenciones sociales que aceptan tal o cual fenómeno como representando otra cosa, que adquiere un valor social. Estos símbolos pueden adquirir formas materiales o reposar en discursos. Su existencia es indiscutible, como la existencia de las ficciones, pero el problema planteado es si el estado es apenas una red de convenciones aceptadas por una comunidad o si este es el conjunto de instituciones que impone sus normas, sus valores, su fuerza a la sociedad y que todo esto se hace o no en beneficio de la clase dominante en la sociedad. Para constatar esto no necesito ir a leer o releer el idealismo “más reciente”.


Como no compartimos los mismos fundamentos filosóficos, no te puedo acusar de ignorancia, tampoco te voy a exigir que adoptes mis términos y que en tu razonar uses mis conceptos. Es esto lo que me exigís, me llamás ignorante porque no comparto tus ideas, porque no acepto que las ideas sobre el estado sean de mayor consistencia que el estado mismo. El estado no es el conjunto de ideas que los hombres tienen de él, sino que esa realidad que existe afuera de sus conciencias.



”Quien entra como un caballo en medio del banquete entra gritando ¡El Estado existe¡ como si alguien estuviera cuestionando dicha existencia. La frase provocativa de Gutiérrez no niega la existencia del Estado, lo que abre es una discusión sobre la naturaleza objetiva de dicha existencia ¿En qué se diferencian las personas de las cosas? ¿En qué se diferencian el ministerio de cultura y el volcán de Izalco, si ambos pertenecen a la realidad?”






Fijate que hasta aquí, hasta este último parágrafo no me has aportado ni un solo argumento, Afirmás mucho, insultás bastante, pero todo al modo asertorio, sería pues conveniente que lo hicieras al modo apodíctico. Adopto estas palabrejas para que me entiendas.



Con esto llego a otro punto, no es inventando jergas que uno se vuelve filósofo, no es dándole nuevas definiciones a las palabras que uno crea un sistema filosófico.



Aunque lo que quiero que quede meridianamente claro es que Dagoberto Gutiérrez al decir, sin mayor explicación, sin explicitar el contenido de lo que quiere decir, permite cualquier interpretación, como las que has venido haciendo en toda esta polémica. Creo sinceramente que el creador de un nuevo partido que tanto ha criticado al partido en el gobierno, debe de adoptar posiciones claras y contundentes. Su estilo es usar paradojas, lanzar frases cuyo sentido no reside en las palabras que la componen, sino que en lo que cada uno pueda suponer. Eso se asemeja al que lanza una red de pescador muy menuda para que caiga el pez gordo, como el pez flaco.



Sobre la naturaleza objetiva de la existencia del estado creo que me he explicado ampliamente, tanto en el artículo anterior, como en las respuestas que le ha dado a tus “comentarios” a ese artículo.



Me sorprende que repitás tanto que el tema es ese y no lo que yo abordo, aunque sea yo quien haya abierto el debate. Es cierto que me decís que ignoro los términos de tus filósofos y en los que Gutiérrez ha introducido el tema. Perfecto. Pero sigo sorprendido. Pues lo repetís en cada una de tus intervenciones y has sido incapaz de dar por lo menos un “chingastito” sobre “el origen y la naturaleza” del estado-ficción de Gutiérrez, tampoco no decís nadita de su “estatuto ontológico”.



Por último, si querés que publique alguna respuesta, espero que asumás tus opiniones, firmando con un nombre y un apellido identificables. Así volvemos más sana esta polémica.



Lo que sigue es la última respuesta que le dí a mi interlocutor en los comentarios:


Al final llegaste adonde tenías que llegar, te acercaste a los postulados idealistas de las palabras de Dagoberto Gutiérrez. Lo que me proponés es que acepte la filosofía idealista que vuelve real la idea, como si las ideas fueran primeras a la realidad misma. Pensás con todos esos ideólogos y me confirmás que este es el fundamento filosófico de Gutiérrez. No es que desconozca esas posiciones, sino que no estoy de acuerdo, también por razones filosóficas.


El problema de esa concepción filosófica es que quiere volver más real la Idea que se tiene del estado, suplantando la realidad del Estado por esa idea, deseando darle a esa idea la consistencia de real. No se trata pues que lo que he enumerado sean simples lugares comunes, más allá que muchos puedan aceptarlos, se trata de características que tienen realidad más allá de mi conciencia, más allá de la idea que me pueda hacer del estado. 



Porque en definitiva, lo que resulta es que el instrumento de dominación de la burguesía, no es simple envoltorio ideológico, sino que instituciones reales de toda índole, incluyendo las que crean la ideología dominante.



Esa ideología que reina en las universidades por tener el monopolio, por ser dominante no implica que repose en algo sólido. Me decís de nuevo esto: “el tema que se discute es cuál es la naturaleza de dicha objetividad” y vos con Gutiérrez respondés es ficción. Es decir que toda la realidad del estado la reducen a esto, te cito: “Cuando dice que es una ficción alude a su naturaleza de “creación simbólica” de carácter colectivo”. Es decir que vos pensás que esta “creación simbólica” tiene mayor importancia, tiene mayor “existencia” que lo que has catalogado como “lugares comunes”, pero que si se refieren a lo que está afuera de nuestra conciencia, que son independientes de nuestro pensamiento. Al contrario, a lo que se tiene en las conciencias vos le querés dar una consistencia de realidad que no tiene. Esa “creación simbólica” no tiene otra realidad que ideológica, es decir se trata de una “idea” sobre la realidad, o sea que no se trata que el “estado es una ficción”, la ficción, lo irreal son las ideas que nos presentan y nos inculcan los ideólogos sobre el Estado. 


Esa concepción se enfrenta a dificultades inexpugnables. Afirmar la existencia de lo que no tiene realidad sensible, es privar filosóficamente hablando a la afirmación de existencia de toda prueba convincente. Cualesquiera que sean efectivamente los límites e incertitudes del conocimiento sensible tomado en sí mismo, presenta el carácter capital de ser una experiencia concreta de una relación con la realidad exterior a mi conciencia y que existe independientemente de ella. Esta experiencia es en su principio repetible por mí mismo, como por otras personas cuántas veces se quiera. Es ella la que contiene una objetividad constriñente para todos los espíritus. 



Al contrario, la pretendida existencia objetiva de “realidades inmateriales” (tu “creación simbólica”) puede ser sostenida únicamente por razonamientos de carácter abstracto. Ya en “La crítica de la razón pura”, Kant ha establecido que no se puede demostrar la existencia de lo que sea por un razonamiento, pues la existencia no es una simple propiedad lógica, un simple atributo —o el predicado, como dicen los filósofos— de un concepto. La existencia no se demuestra, se constata.



Vos, Gutiérrez y los ideólogos que me has citado, cuya lista es, por supuesto, más amplia y que reinan en las universidades, pueden perfectamente afirmar que “vemos” las esencias por una “intuición intelectual”, el pensamiento no es un sentido y no puede establecer la existencia de los “objetos” de manera necesaria: si esto fuera posible, hace mucho tiempo que los hombres se habrían puesto de acuerdo sobre una misma filosofía. La pretendida existencia de esas realidades inmateriales (“la creación simbólica del Estado” en este caso) será siempre el objeto no de un saber, sino que de una creencia.



Es cierto que una creencia (esa “creación simbólica”) puede adquirir históricamente la consistencia de una fe religiosa, de una ideología dominante, y ser vivida y aceptada por muchos hombres, esto es un hecho de suma importancia, pero la diferencia esencial del conocimiento sensible, esta creencia, esta ideología dominante, no se convierte en absoluto en una experiencia compartida por todos los hombres, reproducible cuantas veces se quiera, universalmente necesaria.



Voy a lo esencial del problema que nos toca. Cuando Dagoberto Gutiérrez afirma que “el estado es una ficción”, se expresa inapropiadamente pues la ficción no es el estado, sino que las ideas que los ideólogos burgueses nos presentan como el estado. Pero al expresarse de esa manera, Gutiérrez lo hace como en otras ocasiones, buscando crear un efecto retórico, habla paradójicamente y crea más confusión que otra cosa. Sobre todo que a lo que vos has querido minimizar, llamándolo “lugares comunes” no lo toca, como si lo que hubiera que combatir fuese esa ficción y no la realidad palpable del estado oligárquico. Por mi parte, la batalla es realmente doble, contra la ideología, pero sobre todo contra la realidad. Y para ser claro, no me voy por las ramas, sino que trato dentro de mis posibilidades de manifestar el carácter clasista del estado salvadoreño.



4 comentarios:

  1. Anónimo12:04 p. m.

    ay don carlos le pusieron una cascarita y se ha dejado tropezar con gente que se las lleva de "filosofo" no le de mas bola que hay cosas mas interesantes de discutir...y lo peor que va a perder a sus asiduos lectores (tal vez eso pretende su interlocutor)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:51 p. m.

    Los "filosofos" salvadoreños deberían de ponerse a discutir y hacerse preguntas más simples, pero fundamentales para el devenir histórico de éste país. Por ejemplo, una pregunta sencilla es: ¿Por qué los pobres de éste país votan por Arena? ¿Qué es lo que atrae a la población votar por areneros escuadroneros, cuasi fascistas? ¿Habrá alguna explicación freudiana? ¿Será que los pobres de El Salvador votan por sus verdugos porque Arena representa la imagen de su padre autoritario?.

    Sepa judas por qué, en realidad yo no lo sé, porque las explicaciones acerca de la ignorancia, analfabetismo no me convencen. Metámonos a tratar de resolver ese entuerto y luego definimos otras cosas fundamentales.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:51 p. m.

    Nelson Carranza.

    La "Bancarrota" del Estado Burgues Capitalista de Explotacion y Opresion REPRESION ? NO !

    En El Salvador solamente los RICOS los de ARENA- FMLN "VAMPIROS" Estan Contentos análisis,

    Y Con las "Farsas Electorales" Elecciones y el voto para los CORRUPTOS todo es "DEMOCRACIA",

    Por esto es necesario todo el pueblo organizado al Boicot Politico El Abstencionismo No Votar!

    Cuanta Razones tenemos los verdaderos revolucionarios para DIFERENCIARNOS !

    Otro Robo SOLAMENTE 21 MILLONES DE DOLARES PARA "EL VOTO EN EL EXTERIOR"...

    Cuanto MILLONES DE DOLARES SE ESTARAN ROBANDO ADENTRO DEL PAIS EN EL SALVADOR ?

    A ver si puede responder a esta PREGUNTA HONESTA EL FMLN O ARENA ETC ?


    http://bpr-elsalvador.blogspot.com

    Bloque Popular Revolucionario BPR de El Salvador

    Movimiento Social Autonomo de El Salvador MOSA - ES

    ES “Alejandro Ramos Lopez”

    La Alternativa de Izquierda Revolucionaria NO – Electoral

    Propuesta el Abstencionismo Anular el “Voto”
    No Venderlo ! Con esta forma de Lucha
    Desligitimaremos a los Vende Patria !
    Con el Burrito “CARMELO”
    y la Tunquita la “CHANCHONA”
    Vamos ganando todo el Terreno del Pais
    la voluntad del pueblo de los trabajadores.

    NO A LA FARSA ELECTORAL DEL 2014 :

    Es Necesario el Aumento General del Salario Minimo
    Para todo el pueblo los Trabajadores del Pais.

    Apoyamos a los Trabajaodores Obreros y Campesinos
    y de los Sectores Sociales de Comunidad Universitaria.

    Federacion Sindical Revolucionaria F.S.R. de El Salvador
    Movimiento Obrero Organizado Sindical y Gremial de El Salvador
    - M O E S – en defensa de los verdaderos intereses populares.

    La Burguesia Aumentandose la plusvalia Ultraderechista de ARENA
    explotando y oprimiendo imponiendose con
    la violencia institucionalizada.
    Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
    de los del Frente FMLN Electoralmente
    de Derecha a”Izquierda” Reformistas…
    Y como siempre no falta un pendejo " QUE NO ENTIENDE"...

    Las mil tetas,etc...
    son para los corruptos y contrarrevolucionarios del FMLN-ARENA…
    A marcales la tarjeta roja el proximo 2014 en las elecciones
    Pasandoles Solamente la Factura Midamoslos con la Bara que Miden…

    El Salvador > Política > Gobierno con fondos para implementar voto en exterior

    Gobierno con fondos para implementar voto en exterior
    El proyecto costaría al país $21 millones, según un estudio del PNUD.

    Escrito por Valeria Menjívar
    Jueves, 27 septiembre 2012 00:00

    politica

    Franzi Hato Hasbún, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, aseguró ayer que el Gobierno cuenta con los fondos para ejecutar el proyecto del voto desde el exterior para las elecciones presidenciales del 2014.

    Según un estudio técnico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se necesitan $21 millones para desarrollar el plan. Esos serían los fondos necesarios para que el plan se implemente a escala mundial.

    “El presidente (de la República, Mauricio Funes) ha apartado (los fondos). El presidente ha dicho que tiene una partida para la financiación de la producción del voto en el exterior. Es una promesa (de campaña) que el presidente aprecia muchísimo”, dijo el funcionario ayer.

    Empero, recordó que la última palabra la tiene la Asamblea Legislativa, porque los legisladores deben estudiar la propuesta que envió el Ejecutivo, como resultado de un trabajo interinstitucional, y fijar las reglas del juego.

    Eugenio Chicas, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), también explicó que debe ser la Asamblea la que defina las reglas para que la institución empiece a elaborar todos los programas del plan. “Estamos a la espera de que la Asamblea Legislativa resuelva el marco legal para que haya voto desde el exterior”, afirmó Chicas.

    No obstante, en el parlamento aún no se ha discutido el proyecto de ley. Los diputados de la comisión de reformas electorales han indicado que primero se resolverá y aprobará la ley de partidos políticos, y luego, según la agenda, se discutiría el plan del voto desde el exterior.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:16 a. m.

    Agencia Salvadoreña de Prensa Socialista(SALPRESS)Comunicado Rebelde FPL"Farabundo Marti" El Trabajo 11 de Octubre 2012 NO ! A la Farsa Electoral en El Salvador 2014 Sobre el centralismo democrático: Una Respuesta a los Revisionista Reformistas del Partido Electorero del " F M L N" Y otros partidos pequeño burgueses.

    bueno se les ba a terminar el circo de las próximas elecciones:POCO Y BUENO.

    VER http://bpr-elsalvador.blogspot.com

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.