El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 septiembre 2012

El Estado no es una ficción


Cerca de una semana atrás, una amiga en el calor de una discusión, en Facebook, en un foro, me dijo que siempre quería tener la razón y que era un egocentrista. Bueno, tal vez sea cierto eso del egocentrismo, pero lo otro de que siempre quiero tener razón, pues eso tiene doble sentido. Uno, que quiero tener razón aunque no la tenga. El otro que me esfuerzo en argüir. Pero en esa discusión no recibí realmente un argumento en contra de lo que exponía. Puede ser que hubiera cambiado de opinión, pero no lo creo. 

Por qué lo digo, pues difícilmente me podrán convencer que “el Estado es una ficción” como lo ha afirmado Dagoberto Gutiérrez en varias oportunidades.

Pero hay algo sobre lo que quiero detenerme. Cuando entro en una discusión como esta, por supuesto que lo hago con mis ideas y pienso que estas son ciertas. Es decir, que cuando entro a discutir sobre algo, obligatoriamente debo pensar que tengo razón. Imagínense que entrara  en una discusión pensando que estoy equivocado. ¿Acaso eso no sería una especie de locura?

Claro que discutir sobre este tema no es baladí, no lo hago por frivolidad, porque de manera caprichosa piense que se impone llevarle la contraria al líder del partido Nuevo País. Me parece que la concepción del Estado no es un asunto secundario. Hace como unos cuatro años atrás le reprochaba al FMLN no tener una teoría sobre el Estado oligárquico, que no se habían parado a pensar en su naturaleza, que carecían de un análisis concreto. Se trata pues para mí de un tema recurrente.

En mi opinión era grave esa situación de un partido —que entonces todavía se presentaba como socialista y revolucionario y que se estaba preparando a asumir las riendas del gobierno— no procediera a plantear el problema del poder estatal de la clase dominante. En aquel entonces uno podía pensar que tenían intenciones de emprender reales cuestionamientos a la dominación oligárquica. Puesto que el meollo de nuestro atraso no tiene otro origen. La dominación oligárquica es global y la ejerce a partir de todos los aparatos de dominación, sin dejar ninguno de lado.

La burguesía oligárquica ha obtenido de nuestro pueblo, en su gran mayoría, el consentimiento de su dominación. Nadie se atreve a plantear que nuestro atraso se debe a que esta casta oligárquica es retrógrada y que en su desenfrenada sed de enriquecimiento ha conservado un nivel extremadamente bajo de los salarios y del nivel de vida de los salvadoreños. Ha sido incapaz de introducir en el país, a pesar de su creciente acumulación de capitales, un desarrollo productivo y correlativamente a esto, mantiene un bajísimo nivel educativo, una mano de obra poco preparada. Pues al negarse a dar una real contribución a las arcas del Estado, este no ha podido responder a las necesidades sociales que se han planteado al país.

Quiero decir con esto que la oligarquía siempre ha tenido una actitud rentista respecto a las actividades económicas que ejerce en el país. De manera regular y tradicional los oligarcas han exportado sus ganancias, durante años no las repatriaban. El Estado para funcionar ha tenido que irse endeudando para poder satisfacer las exigencias oligárquicas y mantener un aparato de Estado represivo siempre dispuesto a intervenir en defensa de esos intereses. Los trabajadores, las familias pobres han recibido poco, muy poco.

El gobierno actual ha hecho algunas reformas mínimas. La ANEP se conduce como si el gobierno de Funes estuviera ya construyendo el “infierno socialista”. Los oligarcas saben que no se puede darle a los trabajadores lo mínimo de derechos, pues temen que nuestro pueblo se despierte y se dé cuenta que es posible exigir sus derechos. Les cuesta ver que su Estado, el que está a su servicio, pueda ser el que sirva para ese despertar, eso es lo que temen. Es ese el origen de la quisquillosa conducta de la ANEP y su principal partido político respecto al gobierno de Funes.

Pero este Estado no puede ir muy lejos en sus “reformas”. No lo ha hecho durante casi siglo y medio de dominación oligárquica, lo que han ido aflojando ha sido lo estrictamente necesario para reproducir la población que les proporciona la fuerza de trabajo dócil y sumisa que hay en el país.

El problema del Estado no es una cosa secundaria, que se pueda tratar superficialmente. Es justamente un problema crucial, la manera cómo lo resolvamos, nos dará las indicaciones para las batallas políticas que se imponen hoy. Pues es a partir del Estado que se estructura toda la opresión de la clase dominante.  Esta opresión se manifiesta en todas las esferas de la vida social salvadoreña. Es a partir de esta dominación que se debe encarar las luchas para cambiar la sociedad.

Plantear claramente el carácter clasista del Estado me parece imprescindible, si lo que se propone un partido o un movimiento político-social es resolver los problemas del país.  

15 comentarios:

  1. Anónimo4:27 p. m.

    Quizas se refiere a que el Estado no es una "sustancia", algo tangible que está allí, similar al "poder" . Donde está el poder?. Como afirman algunos, el Estado es una relación. Así como el poder. Las revoluciones hasta ahora han fallado porque al "tomarse" el estado , los revolucionarios han continuado usando las mismas relaciones de poder que la burguesía.Los anarquistas me parece que lo han explicado mejor desde el debate de Bakunin con Marx.

    En el diario rebelión hay un debate en torno a esto : http://rebelion.org/noticia.php?id=155742

    ResponderEliminar
  2. En el texto que me proporcionas hay varias mistificaciones y errores de simple lógica. En primer lugar, el participante que sostiene que el Estado es "un conjunto de aparatos y dispositivos de poder, un conjunto cuya aparete totalización es efecto de sus dinámicas de subjetivación. Los aparatos de Estado (aparatos represivos como el militar o el policial, aparatos ideológicos como el escolar o los religiosos, aparatos políticos, en gran medida ellos también ideológicos, aparatos biopolíticos como el médico o el psiquiátrico, aparatos sindicales que perpetúan y legitiman la condición salarial etc.) crean obediencia, sujetan y subjetivan a la vez a los individuos. Esa obediencia que cada aparato genera de distinta manera acaba por traducirse en cada uno de nosotros en la figura imaginaria de un orden total de la sociedad, de un orden político y jurídico universal más allá de los conflictos y relaciones". No explica en ningún momento ni cómo, ni cuando sucede esa transfiguración de cosas existentes fuera de nuestra conciencia, para convertirse en nuestra conciencia como única realidad a tomar en cuenta.

    Muchos como él pretenden también que el dinero (la mercacía universal) no existe que es apenas una convención. Es el mismo tipo de mistificación. La realidad del Estado se encuentra en la fuerza reguladora de las relaciones sociales. Digo "fuerzas reguladoras", se trata de fuerzas físicas que te obligan en los casos en que su entrada en acción se hacen necesarias. Te pongo un ejemplo, vos decidís no ir a ante un juez. Vos juzgás que no tenés por qué seguir aceptando la "ilusión de un poder", que ya no creés en algo "imaginario". ¿Que sucede? El juez te manda a traer con la fuerza muscular de cuatro o más policías, que forman parte como el juez del Estado. Eso no solo existe, eso se puede sufrir. Sobre lo que desarrolla sobre la "toma del poder" hay una fastidiosa confusión de palabras. "Toma de poder" no significa asir el el poder, que es a lo que reduce en su "racionamiento" la toma del poder.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:04 p. m.

    Nelson Carranza.

    Luchemos por el Estado del Proletariado

    frente al Estado de la Burguesia Criolla.

    Lo mismo un burro que un gran profesor...

    NO ! nuestro Burrito es mil veces

    mejor candidato que el Profesor

    del FMLN de Derecha Salvador Sanchez Ceren...

    Bienaventurados los que seguimos existiendo por
    la causa del Proletariado:

    MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO VERDADERO

    LA VOLUNTAD DEL PUEBLO ORGANIZADO !

    Bloque Popular Revolucionario BPR de El Salvador

    Movimiento Social Autonomo de El Salvador MOSA -

    ES "Alejandro Ramos Lopez"

    La Alternativa de Izquierda Revolucionaria

    NO - Electoral

    Propuesta el Abstencionismo Anular el "Voto"

    No Venderlo ! Con esta forma de Lucha

    Desligitimaremos a los Vende Patria !

    Con el Burrito "CARMELO"

    y la Tunquita la "CHANCHONA"

    Vamos ganando todo el Terreno del Pais

    la voluntad del pueblo de los trabajadores.


    Los Quinta Columnistas de la "Pseudo Izquierda" de los del Frente FMLN Electoralmente la Quinta Columna de Derecha a"Izquierda" Reformistas la expresión se usa para designar en una de confrontación politica de izquierda revolucionaria a un sector de la población generalmente minoritario,que mantiene lealtades hacia el bando enemigo en lo politico,económico,ideológico,moral. Tal característica hace que la quinta columna sea vista como un conjunto de personas potencialmente desleales a la comunidad en la que viven y susceptibles de colaborar de distintas formas con el enemigo que es la clase politica La Burguesia,Tirania MilitarFascistoide Ejercito y Policia,El Imperialismo Norteamericano enemigos Antagonicos del pueblo.

    Es necesario decirlo y llevarlo a la practica de izquierda revolucionaria ir a vincularse con el Sujeto El Proletariado Revolucionario con las fuerzas de la historia y moral y la etica de la lucha de clases antagonicas las Masas Populares de la Ciudad y del Campo contra la otra clase politica La Burguesia los Explotadores,los opresores,los represivos quienes originaron la Violencia Institucionalizada Fascista y Fascistoide en El Salvador.

    El actual Sistema Capitalista,el actual Gobierno de Amplia Participacion del FMLN Neoliberal Derechista,el presente Regimen de Capitalismo y Estado Burgues se a mantenido en el PODER POR LA VIOLENCIA ARMADA Y POR LAS ELECCIONES Y EL VOTO,esa es la historia de la Lucha de Clases
    y la criminal Burguesia inicio la Guerra Contrarrevolucionaria asesinando a nuestro pueblo laborioso humilde que busca los destinos que le corresponde y en esta historia surge la historica necesidad de la confrontación politica de la lucha politica y de la lucha armada de ser Ultraizquierdistas ejemplares los Pipiles de la Rebeliones indigenas,Pedro Pablo Castillo,Anastacio Aquino,Francismo Morazan,Gerardo Barrios,Agustin Farabundo Marti y Salvador Cayetano Carpio Comandante Marcial y los miles de heroes y martires revolucionarios REFERENTES HISTORICOS de la Guerra Popular Prolongada la GPP Continuacion de la Politica Revolucionaria por otros Medios con la autonomia insobornable de los intereses del Proletariado.

    Los que quieran ir a LA FARSA ELECTORAL FASCISTOIDE DEL 2014 lo pueden hacer este es el campo el TERRENO de los enemigos de la Clase politica La Burguesia.

    Los que tienen conciencia de Izquierda Reviolucionaria los Ultraizquierdistas vamos a ir hacer distintas actividades de Boicot Electoral contra la Farsa Electoral Fascistoide a desligitimar a mal gobierno y desconocer a las "CUPULAS"de los Partidos Politicos Electoreros de Mafiosos y Corrupos ARENA FMLN-GANA-PCN-PES-PSD-PD de los Fascistas de Derecha y Ultraderecha y de los " Centristas" Socialdemocratas Capitalistas.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:01 p. m.

    Resulta curioso que un tipo como Gutiérrez que se enfrentó con las armas al destructivo y objetivo poder del Estado, diga que es una ficción y que una persona como usted que tan lejos estuvo de esa dimensión destructiva diga que es una realidad. No sé qué entiende Gutiérrez por ficción, pero me imagino que dado que vivió de cerca la capacidad destructiva del poder estatal, algún atributo objetivo tiene que darle. En fin. Quizás el de Gutiérrez sea un desliz retórico sin consecuencias estratégicas.

    Respecto a que usted siempre tiene la razón, escuche los consejos de su amiga. Mal anda uno cuando cree que son ciertas todas las tesis que defiende o cuando uno piensa que son falsas o pobres todas las tesis que recusa. Usted, rara vez admite errores. Disculpe que se lo diga, pero, corríjame usted, nunca he leído una frase suya donde admita que estaba equivocado y que gracias por la crítica, etcétera, etcétera. Ahora que lo pienso, ese no es su estilo.

    Usted es un marxista que va de chivazo y esa postura ¿qué quiere que le diga, Don Carlos? es típica de los intelectuales pequeño burgueses. Pero bien, nadie es perfecto y usted, a pesar de lo que le digo, desarrolla una labor encomiable.

    Sí, se discute para defender y atacar principios, pero también se discute para aprender ¿Qué tan dispuesto está usted a aprender, cuando discute?

    ResponderEliminar
  5. No creo que yo siempre tenga la razón. He dicho que cuando entro a discutir no puedo pensar que mis razones son falsas. Lo contrario es absurdo. Que se puede aprender en las discusiones es una perogrullada, ¿valía la pena pronunciarla? Pues algo que me parece torpe, es querer desvirtuar argumentos con etiquetas como "pequeño-burguesas". Esto tampoco me va a convencer, ni hacer cambiar de alguna postura. Simplemente me parece tonto. Galileo Galilei tal vez era monje, pequeño-burgués y sin embargo se mueve... Otros como Lenín, Engels, el mismo tucayo Marx eran pequeños burgueses. Y pienso que vos también has de serlo. Ves ese no es ningún argumento ¿es con eso que deseabas enseñarme algo?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:17 a. m.

    La nuestra es una cultura que entiende el debate en términos bélicos y es comprensible porque toda discusión es un combate en el que dos argumentos se enfrentan. Pero hay combates y combates, si hablamos de debate. Hay discusiones rigurosas, donde los contendientes no confunden la defensa de una idea con la defensa de la vanidad personal. En esas discusiones importan más los argumentos que el prestigio pequeño-burgués de quienes los defienden. Es por eso que a veces conviene recordar la mayéutica socrática, el debate caballeroso cuyo objetivo es el triunfo de la verdad y no el la vanidad de los polemistas ¿Qué quiere que le diga? A muchos intelectuales pequeño-burgueses la vanidad se les convierte en un obstáculo epistemológico y por eso conviene recordarles la perogrullada de que no solo se discute para ganar, también se discute para aprender.





    ResponderEliminar
  7. Por lo visto le ha dolido mucho a tu personita pequeño burguesa que le diga que lo que afirma es una perogrullada. Y se afana mucho en darse aires de inteligente.

    No obstante no encuentro ni en este "comentario", ni en alterior, nada útil que haga avanzar un solo centímetro el tema que he tratado en el artículo. Por consiguiente, te aviso que si lo que te proponés es decirme que soy un pequeño burgués y que eso te parece descalificarme para opinar, pues ya somos dos. Mientras no me produzcas algo válido respecto al tema, pues me voy a permitir cesar de publicar las tonterías que escribís.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:50 a. m.

    Para empezar, Don Carlos, aprendamos a plantear los problemas. Usted introduce su escrito con una referencia personal (a propósito de un debate sobre una opinión de Dagoberto Gutiérrez, una amiga me dijo que yo siempre quería tener la razón, etcétera, etcétera). Luego nos dice que usted no está de acuerdo con que el Estado es una ficción. Luego nos recuerda que el tema no es baladí y que el FMLN tampoco tiene una sólida concepción del Estado… oligárquico .Y aquí pasa usted a hacer un inventario de tópicos sobre el Estado oligárquico salvadoreño que lo mismo le pueden calzar a cualquier Estado oligárquico del mundo.

    Se ha deslizado usted de los problemas que atañen al origen y condición objetiva de una entidad política al de los rasgos que la caracterizan. No creo que Gutiérrez esté en desacuerdo con el inventario de características tópicas que usted propone y tampoco creo que le niegue a esas características un carácter objetivo.

    El problema, Don Carlos, surge ahí donde Gutiérrez plantea la naturaleza y el origen de dicha objetividad. Tema que usted no aborda porque usted se va por la tangente.

    ¿Por qué se va usted por la tangente y no acierta a rebatir el idealismo histórico de Gutiérrez? Por la simple y sencilla razón de que desconoce los antecedentes filosóficos más recientes de una discusión de naturaleza filosófica que usted trata de zanjar llevándola mecánicamente al terreno de las características tópicas del Estado oligárquico. Infórmese un poquito más, compañero, y afine sus estrategias para discutir los problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas hecho un esfuerzo por argüir. No obstante te has quedado a medio camino. Me explico. El tema principal que abordo es la afirmación de Dagoberto Gutiérrez de que el “Estado es una ficción”. La alusión al FMLN en este artículo es simplemente para mostrar que no se trata de una preocupación pasajera, ni antojadiza. Esto se te ha escapado, no lo entendiste. Dicho de otro modo, que considero que el análisis clasista del Estado es fundamental y que he tratado de abordarlo de manera constante.

      Pero hasta ahora no encuentro nada en lo que me escribís que justifique o que explique la afirmación de que “el Estado es una ficción”. Me acusás de irme por la tangente porque traigo a colación los principales tópicos sobre el Estado. Pero ante una flagrante falsedad es necesario ir lo fundamental, al carácter clasista del Estado.

      Te cito: “Se ha deslizado usted de los problemas que atañen al origen y condición objetiva de una entidad política al de los rasgos que la caracterizan”. No veo donde se señala el origen del Estado en los escritos o discursos de Gutiérrez y justamente es todo lo contrario lo que ha sucedido, he argumentado sobre la realidad objetiva del Estado frente a una frase superficial de Dagoberto Gutiérrez que niega esta realidad, caracterizándola como ficción.

      Creo que al mostrar los rasgos que caracterizan una cosa de alguna manera se está aludiendo a su verdad objetiva. Parece que el hecho de seguir las “más recientes discusiones filosóficas” te ha hecho perder de vista lo elemental.

      Precisamente, me hablás de “los antecedentes filosóficos más recientes de una discusión de naturaleza filosófica”. Me decís que los ignoro y que por eso me voy por la tangente. Muy bien: un poco de seriedad, no mucha, hubiera sido que me dijeras por los menos cuáles son esos antecedentes y cuáles son las tesis que se oponen en esas discusiones. No lo hacés tal vez porque compartís conmigo la misma ignorancia. En todo caso, cualesquiera que sean esos antecedentes, ni esas discusiones, por muy filosóficas que sean, no me van a convencer de que el Estado es una ficción.

      Quiero aclararte algo: podés buscar aquí en este blog la primera vez que usé el término “oligárquica” para caracterizar la naturaleza del Estado en El Salvador y verás que he sido el que lo ha introducido. Gutiérrez lo ha retomado. Por el momento no creo que yo haya hecho una caracterización completa y exhaustiva del tema. Creo que se trata de un tema en ciernes, que necesita del aporte de otras personas, no sé si es justa esta caracterización, tampoco si sea necesario introducirla en nuestras reflexiones políticas. Por el momento otro de los términos que he usado para caracterizar al Estado salvadoreño ha sido “despótico” y en varias ocasiones he tratado de mostrar, como ese despotismo se ha diluido en la sociedad entera a partir del Estado y como esto influye en las actitudes y conductas de los salvadoreños en las familias, en los espacios públicos, en las escuelas mismas, etc. Pero también en esto no creo que haya sido exhaustivo, ni tal vez el más competente.

      Eliminar
  9. Anónimo9:29 a. m.

    ¡Ay¡ Don Carlos, Don Carlos, tiene razón su amiga, se defiende usted como un gato panza arriba.

    Mire, las discusiones tienen niveles y en ésta hay uno filosófico y otro político. El filosófico atañe a cuál es la naturaleza objetiva de los hechos sociales y el político se refiere a las consecuencias prácticas que tiene definir o no definir el carácter de un Estado. Son problemas relacionados que no hay que confundir.

    Como ya le dije, Gutiérrez puede estar de acuerdo con ese inventario de lugares comunes con que usted pretende radiografiar el carácter de clase del Estado salvadoreño. Si está de acuerdo con su tópica definición ¿dónde está la discrepancia? La discrepancia surge, creo yo, en el estatus objetivo que desde el punto de vista teórico se le concede a las características del Estado.

    Usted no puede salir del escollo enumerando la características objetivas de una entidad política cuando el tema que se discute es cuál es la naturaleza de dicha objetividad. Por eso le digo que usted, filosóficamente hablando, se va por las ramas. Lo que ha hecho es tomar un atajo facilón, eludiendo la naturaleza histórica y ontológica del problema que plantea Gutiérrez.

    No creo que Gutiérrez, un luchador veterano y consecuente, niegue la realidad del Estado. Cuando dice que es una ficción alude a su naturaleza de “creación simbólica” de carácter colectivo. Está en la onda de algunos teóricos que para escapar del determinismo reivindican el papel social de la imaginación. No es que las superestructuras sean imaginarias, en el sentido de que sean falsas o subjetivas, son imaginarias en el sentido de que han sido “creadas” e “inventadas” dentro un horizonte de problemas sociales e históricos “reales”, no siendo el mero efecto mecánico de la base económica.

    Su problema, Don Carlos es que, desconociendo los antecedentes de esta polémica, pretende dirimirla asumiendo los significados que tienen las palabras ficción y realidad en el sentido común. Aquí las palabras ficción y realidad pertenecen a contextos teóricos muy precisos que usted desconoce y por eso usted –calamitosamente, tristemente– se va por las ramas. Si quiere intervenir seriamente en las discusiones, infórmese previamente.

    Le ofrezco, por cortesía, un par de nombres que podrían servir de referencia para la afirmación de Gutiérrez de que el Estado es una ficción: Hayden White con su planteamiento de la relación entre la historia y la ficción y Benedict Anderson con “Comunidades imaginarias”, el célebre trabajo sobre el origen “superestructural” del nacionalismo. Si quiere, yéndonos más para atrás, podríamos recoger el trabajo de aquel filosofo alemán que daba importancia a los símbolos y a la imaginación simbólica en la formación de las culturas y que escribió un texto muy conocido: “EL MITO DEL ESTADO”.

    Lo lamentable de este caso es que usted no aporta nada desde el punto de vista filosófico (la suya es la postura del materialismo vulgar del siglo XVIII que Marx denunció en las tesis sobre Feuerbach) ni aporta nada desde el punto de vista del conocimiento del Estado oligárquico salvadoreño.

    Gutiérrez, un político consecuente, a pesar de su idealismo histórico, demuestra que está más implicado en los debates filosóficos actuales que usted. Y eso, en Gutiérrez, es un síntoma de búsqueda y renovación teórica, por mucho que se le pueda cuestionar.

    Para refutar una tesis, hay que trabajar, compañero. Y para trabajar seriamente los debates hay que superar la filosofía del gato panza arriba. Mándele un saludo de mi parte a su amiga de Facebook.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final llegaste adonde tenías que llegar, te acercaste a los postulados idealistas de las palabras de Dagoberto Gutiérrez. Lo que me proponés es que acepte la filosofía idealista que vuelve real la idea, como si las ideas fueran primeras a la realidad misma. Pensás con todos esos ideólogos y me confirmás que este es el fundamento filosófico de Gutiérrez. No es que desconozca esas posiciones, sino que no estoy de acuerdo, también por razones filosóficas.

      El problema de esa concepción filosófica es que quiere volver más real la Idea que se tiene del estado, suplantando la realidad del Estado por esa idea, deseando darle a esa idea la consistencia de real. No se trata pues que lo que he enumerado sean simples lugares comunes, más allá que muchos puedan aceptarlos, se trata de características que tienen realidad más allá de mi conciencia, más allá de la idea que me pueda hacer del estado.

      Porque en definitiva, lo que resulta es que el instrumento de dominación de la burguesía, no es simple envoltorio ideológico, sino que instituciones reales de toda índole, incluyendo las que crean la ideología dominante.

      Esa ideología que reina en las universidades por tener el monopolio, por ser dominante no implica que repose en algo sólido. Me decís de nuevo esto: “el tema que se discute es cuál es la naturaleza de dicha objetividad” y vos con Gutiérrez respondés es ficción. Es decir que toda la realidad del estado la reducen a esto, te cito: “Cuando dice que es una ficción alude a su naturaleza de “creación simbólica” de carácter colectivo”. Es decir que vos pensás que esta “creación simbólica” tiene mayor importancia, tiene mayor “existencia” que lo que has catalogado como “lugares comunes”, pero que si se refieren a lo que está afuera de nuestra conciencia, que son independientes de nuestro pensamiento. Al contrario, a lo que se tiene en las conciencias vos le querés dar una consistencia de realidad que no tiene. Esa “creación simbólica” no tiene otra realidad que ideológica, es decir se trata de una “idea” sobre la realidad, o sea que no se trata que el “estado es una ficción”, la ficción, lo irreal son las ideas que nos presentan y nos inculcan los ideólogos sobre el Estado.

      sigue...

      Eliminar
    2. Esa concepción se enfrenta a dificultades inexpugnables. Afirmar la existencia de lo que no tiene realidad sensible, es privar filosóficamente hablando a la afirmación de existencia de toda prueba convincente. Cualesquiera que sean efectivamente los límites e incertitudes del conocimiento sensible tomado en sí mismo, presenta el carácter capital de ser una experiencia concreta de una relación con la realidad exterior a mi conciencia y que existe independientemente de ella. Esta experiencia es en su principio repetible por mí mismo, como por otras personas cuántas veces se quiera. Es ella la que contiene una objetividad constriñente para todos los espíritus.

      Al contrario, la pretendida existencia objetiva de “realidades inmateriales” (tu “creación simbólica”) puede ser sostenida únicamente por razonamientos de carácter abstracto. Ya en “La crítica de la razón pura”, Kant ha establecido que no se puede demostrar la existencia de lo que sea por un razonamiento, pues la existencia no es una simple propiedad lógica, un simple atributo —o el predicado, como dicen los filósofos— de un concepto. La existencia no se demuestra, se constata.

      Vos, Gutiérrez y los ideólogos que me has citado, cuya lista es, por supuesto, más amplia y que reinan en las universidades, pueden perfectamente afirmar que “vemos” las esencias por una “intuición intelectual”, el pensamiento no es un sentido y no puede establecer la existencia de los “objetos” de manera necesaria: si esto fuera posible, hace mucho tiempo que los hombres se habrían puesto de acuerdo sobre una misma filosofía. La pretendida existencia de esas realidades inmateriales (“la creación simbólica del Estado” en este caso) será siempre el objeto no de un saber, sino que de una creencia.

      Es cierto que una creencia (esa “creación simbólica”) puede adquirir históricamente la consistencia de una fe religiosa, de una ideología dominante, y ser vivida y aceptada por muchos hombres, esto es un hecho de suma importancia, pero la diferencia esencial del conocimiento sensible, esta creencia, esta ideología dominante, no se convierte en absoluto en una experiencia compartida por todos los hombres, reproducible cuantas veces se quiera, universalmente necesaria.

      Eliminar
    3. Voy a lo esencial del problema que nos toca. Cuando Dagoberto Gutiérrez afirma que “el estado es una ficción”, se expresa inapropiadamente pues la ficción no es el estado, sino que las ideas que los ideólogos burgueses nos presentan como el estado. Pero al expresarse de esa manera, Gutiérrez lo hace como en otras ocasiones, buscando crear un efecto retórico, habla paradójicamente y crea más confusión que otra cosa. Sobre todo que a lo que vos has querido minimizar, llamándolo “lugares comunes” no lo toca, como si lo que hubiera que combatir fuese esa ficción y no la realidad palpable del estado oligárquico. Por mi parte, la batalla es realmente doble, contra la ideología, pero sobre todo contra la realidad. Y para ser claro, no me voy por las ramas, sino que trato dentro de mis posibilidades de manifestar el carácter clasista del estado salvadoreño.

      Eliminar
  10. Mi interlocutor volvió de nuevo a su antiguo proceder, en vez de argüir, califica y descalifica. Y quiere poner fin a este intercambio. Pero su forma de ponerle fin es particular, pues no responde a lo que he expuesto arriba y le gustaría que acepte sin más sus improperios. Pero he guardado su comentario y como he hecho en otras ocasiones, los he publicado en la parte central del blog con una respuesta circunstanciada. Tal vez haga esto. Pues mi interlocutor dice algo muy corriente en el "revisionismo universitario" del marxismo, que vale la pena rebatir.

    Es esto que cito aquí: "En el fondo, no se entera usted de que estos componentes idealistas se incorporan al marxismo por esa necesidad que existe de seguir desarrollando la concepción marxista de las superestructuras. Por lo menos, Gutiérrez es sensible a esa búsqueda, aunque es posible que no la emprenda con mucho criterio. Su caso, Don Carlos, es distinto, usted ni come ni deja comer, ni busca ni deja buscar".

    Como ven, su "marxismo" es una mezcla de idealismo y materialismo. El marxismo es un materialismo consecuente, no sólo porque se opone al idealismo, sino porque incluso señalo los límites metafísicos del antiguo materialismo de Feuerbach y similares. El materialismo dialéctico de Marx es justamente esta puesta sobre los pies de la dialéctica hegeliana, la sometió a crítica, la despojó de todo idealismo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:13 p. m.

    Nelson Carranza.

    Cuanta Razones tenemos los verdaderos revolucionarios para DIFERENCIARNOS !

    Otro Robo SOLAMENTE 21 MILLONES DE DOLARES PARA "EL VOTO EN EL EXTERIOR"...

    Cuanto MILLONES DE DOLARES SE ESTARAN ROBANDO ADENTRO DEL PAIS EN EL SALVADOR ?

    A ver si puede responder a esta PREGUNTA HONESTA EL FMLN O ARENA ETC ?


    http://bpr-elsalvador.blogspot.com

    Bloque Popular Revolucionario BPR de El Salvador

    Movimiento Social Autonomo de El Salvador
    MOSA - ES “Alejandro Ramos Lopez”

    La Alternativa de Izquierda Revolucionaria
    NO – Electoral

    Propuesta el Abstencionismo Anular el “Voto”
    No Venderlo ! Con esta forma de Lucha
    Desligitimaremos a los Vende Patria !
    Con el Burrito “CARMELO”
    y la Tunquita la “CHANCHONA”
    Vamos ganando todo el Terreno del Pais
    la voluntad del pueblo de los trabajadores.

    NO A LA FARSA ELECTORAL DEL 2014 :

    Es Necesario el Aumento General del Salario Minimo Para todo el pueblo los Trabajadores del Pais.

    Apoyamos a los Trabajaodores Obreros y Campesinos y de los Sectores Sociales de Comunidad Universitaria.

    Federacion Sindical Revolucionaria F.S.R.
    de El Salvador
    Movimiento Obrero Organizado Sindical y Gremial de El Salvador - M O E S – en defensa de los verdaderos intereses populares.

    La Burguesia Aumentandose la plusvalia Ultraderechista de ARENA explotando y oprimiendo imponiendose con
    la violencia institucionalizada.

    Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
    de los del Frente FMLN Electoralmente
    de Derecha a”Izquierda” Reformistas…
    Y como siempre no falta un pendejo " QUE NO ENTIENDE"...

    Las mil tetas,etc...
    son para los corruptos y contrarrevolucionarios del FMLN-ARENA…
    A marcales la tarjeta roja el proximo 2014 en las elecciones Pasandoles Solamente la Factura Midamoslos con la Bara que Miden…

    El Salvador > Política > Gobierno con fondos para implementar voto en exterior

    Gobierno con fondos para implementar voto en exterior
    El proyecto costaría al país $21 millones, según un estudio del PNUD.

    Escrito por Valeria Menjívar
    Jueves, 27 septiembre 2012 00:00

    politica

    Franzi Hato Hasbún, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, aseguró ayer que el Gobierno cuenta con los fondos para ejecutar el proyecto del voto desde el exterior para las elecciones presidenciales del 2014.

    Según un estudio técnico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se necesitan $21 millones para desarrollar el plan. Esos serían los fondos necesarios para que el plan se implemente a escala mundial.

    “El presidente (de la República, Mauricio Funes) ha apartado (los fondos). El presidente ha dicho que tiene una partida para la financiación de la producción del voto en el exterior. Es una promesa (de campaña) que el presidente aprecia muchísimo”, dijo el funcionario ayer.

    Empero, recordó que la última palabra la tiene la Asamblea Legislativa, porque los legisladores deben estudiar la propuesta que envió el Ejecutivo, como resultado de un trabajo interinstitucional, y fijar las reglas del juego.

    Eugenio Chicas, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), también explicó que debe ser la Asamblea la que defina las reglas para que la institución empiece a elaborar todos los programas del plan. “Estamos a la espera de que la Asamblea Legislativa resuelva el marco legal para que haya voto desde el exterior”, afirmó Chicas.

    No obstante, en el parlamento aún no se ha discutido el proyecto de ley. Los diputados de la comisión de reformas electorales han indicado que primero se resolverá y aprobará la ley de partidos políticos, y luego, según la agenda, se discutiría el plan del voto desde el exterior.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.