El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 mayo 2011

Los enredos de Sánchez Cerén

El enfrentamiento entre el Mauricio Funes y su propio vice-presidente Sánchez Cerén y el Secretario General del FMLN, Medardo Gonzalez, por las declaraciones que le dieron a una radio local, durante la manifestación del Primero de Mayo, ha sido un episodio más de un culebrón que dura ya dos años.


Según El Mundo, Medardo González, secretario general del FMLN, afirmó que el gobierno “no ha penetrado” en la estructura del sistema neoliberal y que por eso ese modelo “todavía golpea a la población”. Por su parte el vice-presidente, en su calidad de dirigente del FMLN exhortó a la clase trabajadora “a derrotar” el modelo neoliberal: “Tenemos que derrotar, que terminar de derrotar las políticas neoliberales de nuestro país, construir un nuevo modelo que viabilice las justas demandas de los trabajadores” y subrayó que en este primero de mayo, los trabajadores marcharon por las calles de San Salvador “exigiendo salario justo y digno, medidas que enfrenten el alto costo de la vida y exigen se les garantice la seguridad alimentaria, la generación de empleo y además garantizar una política que priorice el agro, como eje importante de la reactivación económica del país”. Les prometió el apoyo del FMLN a los manifestantes “desde las instancias del Estado en que participamos y sus reivindicaciones son el fundamento de nuestra lucha política”.


¿Cómo interpretar estas declaraciones? El presidente no ha tardado en dar su opinión y con su habitual aplomo decretó que se trata simplemente de “miopía”. “Este gobierno no ha llegado y este Presidente no ha llegado a administrar el neoliberalismo, o a profundizarlo”, respondió Funes durante el discurso que pronunció durante el día de El Soldado. Al mismo tiempo el presidente les recordó a sus “aliados” del FMLN que él ha llegado “a la Presidencia de la República no para cambiar el sistema, sino que para cambiar el modelo de gestión económica y social, que se basaba fundamentalmente en un modelo que apostaba a la inversión especulativa y no a la inversión productiva”.


No se crea que el FMLN va a retirarle el apoyo a la política del gobierno de Funes y que va a entrar en una fase casi de oposición, que va a organizar nuevas marchas para exigir el cumpliliento de las justas demandas de las clases trabajadoras. Como lo ha declarado Sánchez Cerén su lucha va a ser al interior del gobierno, “desde las instancias del Estado”. Pero al mismo tiempo Sánchez Cerén sabe que las “justas demandas” de los trabajadores, si bien han comenzado ha ser satisfechas por este “Gobierno de alianzas, en el que el FMLN tiene una significativa participación” es menester que “el partido y el pueblo trabajador” conquisten “un gobierno en donde el partido y la clase trabajadora logren las aspiraciones de justicia y bienestar para todos”.


Uno puede suponer que el FMLN aspira tener en ese nuevo gobierno una participación más que significativa y es aquí donde la “tactica” y la “estrategia” comienzan su tartamudeo. Pues Sánchez Cerén no se propone el objetivo de una mayoría para su partido, sino que se declara dispuesto “a construir la mayor alianza posible para hacerlo realidad, y no dudamos que el pueblo trabajador será la base fundamental de esta nueva alianza”.


De esto se puede concluir que el triunfo sobre ARENA —que permitió la llegada del candidato del FMLN a la presidencia— no tiene “al pueblo trabajador” como su base fundamental. Lo que en lengua franca significa que no responde a sus intereses.


En realidad los dirigentes del FMLN, la cúpula, con los diputados, nos repiten sin descanso, que el actual gobierno es un gobierno de alianzas. Por esta razón a este gobierno le nombran “gobierno de transición” y de “unidad nacional”. Aún no queda muy claro hacia dónde nos lleva esta transición. Se sabe que no es hacia el socialismo, para el FMLN esta es una meta tan lejana que ni siquiera entra en el horizonte. Algunos responden hacia otro gobierno con un presidente de nuestras filas, con una mayoría que le permita gobernar. ¿Es posible? Cabe dudar y la duda es la que mueve al dirigente efemelenista Sánchez Cerén a estar dispuesto “construir la mayor alianza posible”. ¿Pero con quién? ¿Quiénes serán los miembros de esa nueva y mayor alianza? Por el momento esto parece ser un secreto “tactico”. Pero el panorama político nacional no favorece tan fácilmente la creación de alianzas partidarias que permitan que sea el FMLN quien gobierne. Por lo menos a la izquierda del mapa político nacional. ¿Buscarán abiertamente o a escondidas alianzas con algún partido de derecha? ¿Con GANA? ¿Buscarán la alianza con los difuntos PCN y DC?


Es esta incógnita que se vuelve espesa, opaca, oscura. Si los dirigentes del FMLN se atrevieron a criticar al gobierno de Funes, en el que tienen una “participación significativa”, por su incapacidad a satisfacer las demandas por las que los trabajadores marcharon el Primero de Mayo: “salario justo y digno, medidas que enfrenten el alto costo de la vida” y medidas que garanticen “la seguridad alimentaria, la generación de empleo” y “una política que priorice el agro, como eje importante de la reactivación económica del país”, si se atrevieron a criticar, es porque han sentido la necesidad de calmar el profundo rumor de insatisfacción que sube en el país.


Esto se manifestó también en las marchas del Primero de Mayo, pues no hubo una sola marcha unitaria. En este día tan simbólico de la unidad de los trabajadores fueron muchos los que no aceptaron la compañía del partido en el gobierno e incluso en la marcha a la que fueron “invitados” se oyeron gritos contra el gobierno y el presidente Funes.


Sánchez Cerén no se privó de señalar a los que escuchaban su discurso, que ya hay ahora “algunos movimientos, organizaciones y dirigentes” que han mostrado “su inconformidad de nuestra participación este Primero de Mayo, pues comprendemos que su visión ignora esta realidad y promueven movimientos políticos no partidarios que buscan impedir que el FMLN llegue a gobernar El Salvador". La realidad que estos movimientos, organizaciones y dirigentes ignoran es la promesa de “construir la mayor alianza posible” para hacer realidad las insatisfechas aspiraciones del pueblo trabajador. Pero hay en esas palabras de Sánchez Cerén una acusación que pretende intimidar y acallar las críticas hacia el FMLN.


Pero Sánchez Cerén al acusar a esas organizaciones de querer “impedir que el FMLN llegue a gobernar El Salvador”, reconoce al mismo tiempor que en este “gobierno de alianza” con los “amigos de Funes” y de “unidad nacional” no gobierna. Pero lo que propuso y se propone es una mayor alianza... El círculo se vuelve vicioso y los enredos de Sánchez Cerén no ayudan a aclarar la situación.

2 comentarios:

  1. Anónimo4:27 p. m.

    Saludos Don Carlos.
    Las palabras del Vice presidente, en estos momentos el pueblo salvadoreño las escucha huecas, o poco creibles , como cuando un mentiroso compulsivo te jura y promete algo ya no le creen, en el pueblo salvadoreño han surgido sentimientos de desconfianza, resentimiento y hasta odio hacia el fmln , principalmente entre sus mismos militantes, personas que creian en un proyecto y una sociedad diferente, que creian en ellos, trabajaron para ellos,el pago fue expulsión del padron interno del partido, por unas miseras elecciones internas declararon no gratas muhos militantes, ellos hacen una clasificación como castas dentro del partido y cada una tiene sus derechos, comenzando por simpatizante, votante, colaborador, militante y cuadro, pero el fmln como dios insaciable exige más sacrificios humanos como los exigio en la guerra donde cayeron muchos combatientes que fueron olvidados, algunos enterrados y otros comidos por los animales, ellos tienen mucha experiencia en instrumentalizar la gente y despues olvidarse de ellas. ¿De donde saldra esa nueva alianza? ¿con quienes la haran?, muchos movimientos sociales no quieren saber nada de ellos, los militantes de GANA creen que votaran por el fmln?, es sumamente desagradable oirlos hablar de socialismo y de luchas reinvidicativas de los trabajadores, cuando en este gobierno" que no gobiernan" se han mostrado antitrabajadores, y respecto a esto ultimo que no son gobierno, no hay nada más ridiculo que no se sabe si reir o llorar, al ver que como niños fueron despojados del dulce de la boca, por otros más vivos, mostraron el total desconomicimiento del aparato de gobernar, su estrucutura y funcionamiento, hubicando funcionarios que al desconocer el trabajo de las instituciones terminaron siendo instrumentalizados y manejados por las estructuras dentro de las instituciones ya existentes , acomodandose por ultimo, conformandose con devengar un sueldo y resolver sus necesidades personales, en conclusión esto ha sido un mal gobierno, donde ni entre el mismo gobierno hubo entendimiento , nunca más.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:43 p. m.

    un candidato "puro"del fmln, seria --en el hipotetico caso que ganara el ejecutivo-- una debacle total del país aunque el presidente mauricio funes ,no les ha mostrado los colmillos, sino que les ha movido la cola, no quieren invertir en el país, que pasaria, ya me imagino dejarian que el país se ahogara economicamente ya casi lo estan haciendo en este gobierno.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.