El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

26 mayo 2011

¡Despertá, ya! El Salvador.

Este sábado 28 de mayo, un grupo de ciudadanos se va a reunir en Santa Tecla, en el Palacio Municipal, a las 4 p.m., para intercambiar ideas, impresiones, sentimientos e inquietudes sobre la situación en el país. Al parecer se trata en su mayoría de jóvenes. Como lo han indicado en sus mensajes, se trata de un grupo abierto, sin ninguna filiación partidaria y declaran que su principal preocupación es obtener para el país una “democracia real”. Este grupo se nombra “Despierta El Salvador, Ya”. Algunos se refieren directamente a las reuniones que mantienen en la plaza de la Puerta del Sol, en Madrid, los “Indignados”.


Por el momento, no se puede prejuzgar lo que va a salir de esa reunión. En todo caso, se trata de una respuesta espontánea ante la conducta de los partidos políticos en general, y particularmente la tentativa de acomodarle a los partidos moribundos, PCN y PDC, su resurgimiento, acordando plazos y permitiéndoles recuperar de inmediato siglas, banderas e insignias. Esto de alguna manera significaría volver a los mismos métodos que sancionó como inconstitucionales la Sala de lo Constitucional, precisamente respecto al decreto que los mantuvo en vida a estos dos partidos. En la “comisión parlamentaria” que se ocupó de este asunto, cayeron en acuerdo todos los partidos, salvo GANA. Lo que significa que de nuevo el FMLN y ARENA se van ir de la mano para salvar a sus viejos cómplices.


Por la reacción suscitada, este asunto ha sido “la gota de agua que hizo rebalsar el balde”. El descontento se ha propagado instantáneamente, hasta tal punto que según informan los diarios el tema ha sido retirado de la agenda de la próxima plenaria. Pero los diputados han demostrado con creces que cuando reculan lo hacen para tomar mejor impulso...


La situación política es muy confusa, el presidente ofrece sus servicios al patronato, a veces como mal vendedor alza la voz, se enoja, rechina y regaña. Su pleito con el partido que lo llevó al poder ha pasado a segundo plano, pues el FMLN lo declara presidente de la transición. El nuevo partido GANA ocupa un lugar indeciso, balanceante, a veces parece seguir la antigua ideología de ARENA, a veces se alía al FMLN, pero en ocasiones pareciera que se trata de una plataforma al servicio del presidente y como una plataforma de encuentros con el expresidente Saca. ARENA, afuera del poder, es un partido crispado, agresivo y como siempre al servicio de la ANEP. Los partidos PCN y PDC parecen elefantitos en la telaraña, se columpian. Todo esto parece un gran circo. Y el cambio esperado, el cambio anhelado no llega.


Por supuesto que algunos cambios han habido, no podemos negar o ignorar los repartos anuales en las escuelas, muy importantes para las familias que los reciben, la gratuidad en los hospitales, aunque el abastecimiento de medicamentos sigue con la misma ineficiencia de antes, en tiempos areneros. Hay otras medidas que ya existían anteriormente y que ha sido mejoradas o extendidas. Este aspecto social es el que sirve tanto al presidente, como a su partido, para levantar el tono cuando alguien afirma que todo sigue igual.


En efecto, todo sigue igual. Pues como lo dijeron sin querer, los dirigentes del FMLN el gobierno no ha tocado en nada al modelo neoliberal. El presidente pegó el acostumbrado berrinche. Pero si tomamos un ejemplo, la gran estructura portuaria será cedida a una empresa extranjera por presiones de la derecha y de su prensa. Se pudo perfectamente mantener esa estructura en el sector estatal, pero esto contradice los dogmas liberales. Les gustaría justamente privatizar Acajutla. En vez de aprovechar la experiencia acumulada en la gestión de este puerto, el gobierno cede a una sociedad extranjera el nuevo puerto de La Unión, poniendo en peligro a Acajutla, en vez de hacer una sola empresa nacional que administrara ambos puertos, el gobierno decide enajerar una estructura costosa y creada con el dinero de la gente. En esto veremos una “unión parlamentaria nacional”, en esto no habrá ninguna polarización.


El monto del salario mínimo sigue siendo insuficiente para asumir los gastos mensuales de las familias, la canasta básica sigue su vuelo, el desempleo no disminuye, la actividad económica sigue estancada. Las inversiones son escasas, tanto las extranjeras, como las nacionales. El patronato no invierte en el país, prefiere exportar sus ganancias y lo que no pagan en impuestos por evasión fiscal. Mantienen la actividad a fuego lento, en espera quizá de que su principal aliado, ARENA, vuelva al poder y entonces tal vez invertir, tal vez seguir aprovechando de las mismas condiciones de siempre, usar al pais de fuente de sus rentas. La reforma fiscal no llegará, pues el patronato y su prensa siguen amenazando con la misma canción de siempre, si nos aumentan los impuestos, aumentamos los precios. Pero como todos nos damos cuenta, los precios aumentan sin que aumenten sus impuestos.


Nadie —sobre todo los que votaron concientemente por Funes, que sabían que era un “moderado”, que no era un auténtico “rojo”— esperaba que el nuevo gobierno iniciara cambios estructurales en la economía nacional. Me refiero que tocara en lo más mínimo la dominación de la oligarquía. Pero todos soñaron que el presidente iba a tener las suficientes agallas para con ayuda del pueblo imponer un nuevo reparto, a través de una reforma fiscal, que permitiera una mejora en los programas educacionales, de salud, de prevención. Muchos soñaron que se iba a terminar con los altos precios de las medicinas, que en esto iba a abandonar el dogma liberal y proceder a un control de precios, lo mismo con los productos de necesidad básica. No obstante el país está maniatado al FMI y a la Banca Mundial. Ellos nos siguen prestando a condición de no trasgredir los dogmas fundamentales. El ex presidente del FMI, Straus-Kahn, admitía los parches sociales, pero no el abandono de los antiguos principios liberales del mercado.


Creo que todo esto ha llevado a muchos jóvenes a plantearse la necesidad de cambiar las costumbres políticas, de querer intervenir más activamente en los asuntos públicos, de manera más directa. Es cierto que algunos se declaran apolíticos. Error, no son apolíticos, tal vez no siguen a los partidos políticos, pero eso es otra canción. Ocuparse de los asuntos públicos, ocuparse del cumplimiento de las leyes, la aspiración a sanear la cosa pública, es una actividad política, es precisamente esto la verdadera política, no la politequería a la que han reducido los partidos políticos nacionales el quehacer en la asamblea y en el gobierno.


La iniciativa me parece loable, tal vez los objetivos propuestos sean más grandes de lo que puedan alcanzar por ahora. Pero si ese movimiento se inventa nuevas formas de actuar, de organizarse, si introduce una participación activa de nuestra juventud en la cosa pública ya eso será bastante. Pero puede que eso crezca, que desde ahí, desde la base surja una corriente que cuestione la verdadera raíz de nuestros males, de todos nuestros males. He dicho jóvenes, aunque espero que lleguen también los menos jóvenes.

8 comentarios:

  1. Anónimo8:21 p. m.

    Todos debemos reaccionar ante la situación que estamos viviendo en nuestro país, donde vemos que los partidos politicos tienen secuestrada a la población, han creado mecanismos como en los mataderos de ganado que llevan al animal por pasillos, donde camina el mismo hacia su muerte, vemos que se han convertido en maquinas para capitalizar votos que den como producto cargos publicos desde donde les permite enriquecerse licita o ilicitamente,apalaudo la iniciativa a la que debemos sumarnos todos y debe quitarles el mote de jovenes, yo diria todas las personas que no tenemos vinculos con hechos violntos del pasado, que no fuimos combatientes de ningun bando ni tenemos cuentas pendientes con la ley , el pueblo trabajador que sufrio la guerra de los dos bandos que salio a trabajar debajo de las balas o soportar bombardeos, paros de transporte, sabotajes, escuadrones de la muerte, nos sentimos orgullosos porque nuestra armas fueron el trabajo y el estoicismo de soportar esa guerra y no salir huyendo, a todas esas personas que debemos sentirnos orgullosos de ello, a esos es el llamado.no importa si sean jovenes o viejos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:32 p. m.

    El puerto de cutuco reemplazará el puerto de Acajutla como sucedio en el pasado a la inversa.
    Un anciano jubilado me contaba cuando él trabajo en IRCA ,que era la dueña de los trenes en El Salvador, me cuenta cuando Cutuco en la Unión era el único puerto que existia en el país, por su ubicación geografica el golfo de Fonseca es el más adecuado para puerto , ya que no hay oleaje tiene los rompeolas naturales como son las islas perico Meanguera y Meanguerita, y su profundidad es la adecuada para el calado de los barcos, pero cuando se construyo el puerto de Acajautla ubicada en una playa abierta donde tubo que crearse un acceso hacia el mar abierto que no es el más adecuado , me cuenta que al principio se golpeban los barcos, se fue abandonado el puerto de cutuco hasta que desaparecio su actividad, hoy se repite la historia a la inversa en el país la actividad comercial no da para dos puertos, cutuco se construyo con la idea de abrir un canal seco hacia el atlantico, por eso nos combiene estar bien con Honduras los necesitamos para que se pueda funcionar este puerto.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:57 a. m.

    El comandante de la revolucion etilica, en medio de sus habituales cartas causticas publicadas en un rotativo de gran circulación, en medio de todo, acertadamente planteó una gran necesidad de las nuevas generaciones: abandonar la forma arcaica de hacer política y fundar un partido verde o de corte ecologista que renueve la clase política y sobre todo, la forma de hacer política. Los partidos actuales no están llenando las expectativas y aún menos, las necesidades de nuestro país, éxitos muchachos con su iniciativa, a cambiar para mejor y no para hacer un simple cambio de grupo de privilegiados!

    ResponderEliminar
  4. En El Salvador y en el mundo tenemos un sistema impuesto desde afuera que nos mantiene en estas pobres condiciones en las que nos encontramos. Ya hace años el gran Julio Cortázar nos lo dijo: http://www.youtube.com/watch?v=q31LJmTPO7I&NR=1

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:06 p. m.

    Parece que es una iniciativa de la derecha. Paolo Luers ha estado detrás de proyectos para que la derecha se "modernice". Los Poma y el grupo roble han estado detrás de proyectos como Politica estereo de El Salvador, y el movimiento "Medio Lleno". Ante la debacle del partido arena y en general a la poca confianza en los partidos; grupos de clase media alta, pertenecientes al juventud de arena están impulsando proyectos que se presentan como de modernización de la derecha.Parece que este anuncio : Despertá ya! pertenece a esa tendencia. Me huele a derecha.

    ResponderEliminar
  6. No creo que sea de derecha, por las demandas que veo en sus escritos nada tiene que ver con los temas de derecha. Pero puede que haya personas de derecha que asistan o que opinen en esas páginas. He visto transparencia, he visto preocupación por el destino del país.

    ResponderEliminar
  7. Además hay un punto importante que se me olvidaba, ellos se dicen apartidarios, es decir sin obediencia partidaria. Este es uno de los compromisos pronunciados. Creo que es posible que algunos quieran pescar en río revuelto, pero pienso que hay que tratar a estos jóvenes con respeto y transparencia. Yo expreso claramente mis ideas, se las expongo a ellos también. Las aceptan o no, las critican o no. Pero les debo respeto y además confianza.

    ResponderEliminar
  8. ERICK ZEDAN7:00 p. m.

    SENORES: QUE LES QUEDE BIEN CLARO. LA INICIATIVA "DESPIERTA EL SALVADOR" NO ES DE NI DERECHA NI TAMPOCO ES DE IZQUIERDA.
    ESTA INICIATIVA LE PERTENECE A TODOS LOS SALVADORENOS QUE DESEAN UN FUTURO MUCHO MEJOR Y PROMETEDOR.
    NO SIGAN DIVIDIENDONOS MAS.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.