El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 diciembre 2010

La coartada perfecta

No creo que se pueda dudar de que Mauricio Funes pidió consejos para determinarse frente al golpe de Estado en Honduras. Pienso que su política posterior ha sido sugerida por la Embajada y que sus oficios de intermediario para que los organismos internacionales acepten al gobierno de Lobo provienen por recomendació u orden desde los Estados Unidos. Esto lo he escrito paralelamente a los hechos, antes de que estos documentos fueran puestos a la disposición de los principales diarios de la derecha internacional. No creo que estos documentos sean realmente revelaciones. Se trata simplemente, a lo sumo, de una corroboración.


Sobre los otros cables podemos decir que se trata casi de los mismo, corroboraciones de lo que es público, otros parecen resúmenes de la prensa derechista nacionaL No creo que se pueda dudar de la autenticidad de los documentos. El Departamento de Estado los ha certificado y los ha reconocido. Lo que podemos preguntarnos es ¿cuál es su utilidad, de qué pueden servirnos? A estas preguntas respondo de muy poco. No se trata de información nueva. Todos sabemos o sospechamos que parte del personal de las embajadas de los Estados Unidos se dedica a recolectar información sobre los países en los que ejerce su oficio. Esta información que recogen es muy variada y toca a todo tipo de temas, va desde la flora, la fauna, la hidrografía, los relieves terrestres, etc. hasta los datos sobre la sociedad. Estos también son de todo tipo: costumbres, alimentación, gustos, capacidad adquisitiva, educación, etc. La calidad de esta información no la podemos juzgar a través de los documentos revelados y escogidos por los diarios que los han publicado. Algunos son desconcertantes por los prejuicios que contienen, por los lugares comunes que rebosan en ellos.


Podemos suponer que existe personal adecuadamente instruido en Washington que recepciona esta variopinta información y sabe elaborarla, darle un orden, jerarquizarla. Creo que nadie descubra que los Estados Unidos tienen un servicio de espionaje y que es muy sofisticado. Estas notas tal vez sean la parte externa de esa actividad, se trata de algo que incluso pueden llamarlo actividad pública, espionaje abierto.


Pero el peligroso existe , como suele ocurrir, que aparezcan aquellos que vengan a justificarla e incluso otorgarles el derecho de injerencia en todos los sentidos. Pues esta información no la guardan, como puede hacerlo un aficionado que junta objetos y los colecciona. La destinan para objetivos concretos, para su actividad internacional intervencionista y para ejercer su dominación imperialista. Toda esta información general y particular, a veces individual, les puede servir para manipular la vida de las naciones extranjeras y de las personas.


Otro peligro que corremos con esto es que admitamos simplemente como normal, como natural que Mauricio Funes se mueva internacionalmente haciendo los mandados de los Estados Unidos. Habrá algunos tentados en hacerlo, recurriendo al mismo pretexto de siempre, los compatriotas que viven en los Estados Unidos. Digo esto porque pronto va a tener que dar cuentas, pronto el silencio de Funes se va a volver demasiado pesado, alguna explicación debe dar, alguna justificación. Y esto no sólo respecto a su servilismo, sino también al miedo manifestado hacia el FMLN y todas sus sospechas. Los que hasta hoy se han dedicado a justificar la política de Funes en mucho y para todo se refieren a nuestros compatriotas que han huído la miseria en nuestro país. Ellos se han convertido en la coartada perfecta.


Pero al mismo tiempo no creo que debamos darle más importancia de la que tiene este asunto de las “revelaciones”. Frente a la situación actual, en la que el mayor obstáculo a nuestro desarrollo nacional es nuestra dependencia, en la que nos estamos desesperando, en la que debemos realmente resolver cosas tan concretas, como la capacidad alimenticia de nuestro país, la satisfacción de las necesidades crecientes de viviendas decentas para nuestra gente, con todos los servicios mínimos, con un espacio decente, elevar el nivel educativo y cultural de nuestros conciudadanos. Y la realidad es que no podemos confiarnos en el gobierno de Funes, ni en el FMLN. Cada uno por su lado y con frecuencia juntos le sirven al capital y lo protegen.


Es falsa la esperanza de que las bases del FMLN se van a sublevar, que no van a admitir que la deriva derechista y oportunista de la dirección siga su camino. La dircción ha tomado medidas estatutarias y va a tomar nuevas para impedir que desde adentro o desde afuera puedan frenarlos en esa cuesta abajo en que se han metido. La próxima Convención Nacional va a ser la prueba. Medardo González acaba de declarar que el FMLN no se propone combatir el capitalismo, que quieren construir un país nuevo con la gran empresa y el gran capital, que el socialismo no implica la destrucción del capitalismo. Toda esta bazofia ideológica no va a ser reprobada por los delegados a la Convención, la dirección no lo permite, no está en la agenda. La Convención tiene como papel exclusivo ratificar lo ya decidido por la dirección. No se trata pues de un partido revolucionario, no lo es por su dirección y por el bajo nivel de las bases. No lo es por su prática.

6 comentarios:

  1. Anónimo5:45 a. m.

    PIENSO QUE EN PARTE TIENES RAZON,NO HABRA SUBLEVACION,SIN EMBARGO,TODO ESTA DESTAPADA QUE LA CUUPULA SE HA DADO,TENDRA REPERCUCIONES QUE ,PIENSO, EN ESTE MOMENTO NO SE PODRIA HACER PRONOSTICOS,CLARO,LA TENDENCIA QUE PUEDE VERSE ES QUE ALGO TENDRA QUE PASAR,NO PODEMOS DIMENCIONARLO,ES MUY PREMATURO,PERO DE CONTINUAR ESE ESPIRAL DE ENTREGAS TOTALES DE LA CUPULA,INDUDABLEMENTE QUE VA A REPERCUTIR EN LAS BASES,ENTENDIENDO POR BASES,EL MILITANTE QUE NO TIENE ASPIRACIONES DE SER PREMIADO CON ALGUN"HUEZO",Y ESA ES LA MAYORIA.

    ALGUNAS VOCES,AUNQUE TIMIDAS,YA SE DEJAN ESCUCHAR,Y ESO ES SENAL DE DESCONTENTO.SI PODRIA SER CIERTO QUE N0 PODRIAMOS PRESENCIAR UNA SUBLEVACION,NADA NOS DICE QUE NO SE PODRIAN DAR SEPARACIONES DE HECHO.NO DEBEMOS OLVIDAR QUE ESTA A DIRECCION SE LE HA DETERIORADO EL RESPETO,Y SU AUTORIDAD ES FRAGIL,PODRIA DECIRSE QUE SOLO LA MANTIENE AL INTERIOR A FUERZA DE ENGANO.PERO LA MENTIRA CAE CUANDO ESTA SE COMFRONTA CON LA REALIDAD.
    UNA OBEDIENCIA CIMENTADA CON EL ENGANO ES COMO UNA VIVIENDA DE FORTUNA,CUALQUIER CORRENTADA SE LA LLEVA.EN TODO CAO,PIENSO QUE FALTA BASTANTE QUE VER.ME PAARECE QUE ESTA DIRECCION ES COMO LA DIRECCION TORCIDA DE UN AUTOMOBIL,SOLO CAMBIANDOLA CAMINARIA DERECHO.YA NADA PUEDE REMENDARLA. SI NO SE HACE VA AL DESPENADERO.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:59 a. m.

    QUE HORRIBLE CER DE DERECHA!!!

    ResponderEliminar
  3. Claudina9:09 p. m.

    Gracias Carlos por escribir y abrirnos la mente para que pensemos y decidamos a quien vale la pena apoyar. Ya se esta viendo y espero que muchos reflexionen sobre esto, el fmln desde que se convirtio en partido politico dejo de ser representante de las justas luchas del pueblo, desde que negociaron "la paz" con la derecha y se decidieron a compartir el poder con ellos, con los que han masacrado al pueblo por tanto tiempo, desde ese momento el mismo pueblo debio realizar que esa firma de 'la paz' fue solo una maniobra para desmantelar el movimiento popular, y lo lograron porque la misma gente que lucho por la causa ahora los siguen apoyando, y se han creido todas las mentiras. Despertemos companeros, la sangre de los que cayeron en la lucha creyendo que morian por algo bueno debe ser reivindicada, no podemos seguir apoyando a este grupo de dis-que lideres que no tienen ya ningun valor para la causa del pueblo. "La verdad siempre saldra al aire!"

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:15 a. m.

    YA ME LO IMAGINO.SOBRETODO DERECHA TUERTA,IGNORANTE.A VER,CONTAME ,QUE SE SIENTE?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:12 p. m.

    YA LO CREO,SER DE DERECHA A DE SER HORRIBLE,NO QUISIERA ESTAR EN TU PELLEJO.CONTAME, QUE SE SIENTE?.HAY CONFLICTO DE CONCIENCIA,ME IMAGINO,TU PASAS POR ESO?.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:19 a. m.

    “No se trata pues de un partido revolucionario, no lo es por su dirección y por el bajo nivel de las bases. No lo es por su prática.” (esto se refiere al FMLN).
    Su análisis, don Carlos, tan incisivo como siempre, deberá servir a toda persona que se considere de izquierda en El Salvador para una reflexión que indudablemente lo llevará a sentirse huérfano ya que el partido que supuestamente representaba sus aspiraciones, está mostrando haber abandonado los lineamientos de izquierda y se ha convertido en defensor del status quo.
    El dilema se acrecienta pues cuando se es verdaderamente de izquierda, no se puede renunciar a ello simplemente porque el partido supuestamente representante de esos ideales se ha vuelto acomodaticio, ha cambiado la visión de defensor de los intereses del pueblo por los intereses personales, tal como Usted acusa a la dirección del Frente.
    Me parece absolutamente inexplicable que el FMLN no se percate de su pérdida de las simpatías populares y no haga algo al respecto por recuperar la imagen de revolucionario. Tal vez a estas alturas del juego crea que ese pueblo no tiene otra opción que continuar confiando en ellos, o sea agachar la cabeza y cerrar la boca y por supuesto no pensar. Prácticamente un panorama totalmente antidemocrático.
    Las consecuencias de este estado de cosas será el acrecentamiento de la apatía popular, la pérdida de la confianza en el sistema de partidos y en la inutilidad del voto, se gana en las urnas pero nada se conquista en la práctica.
    Obviamente esta es una visión derrotista del panorama del país en estos momentos, una visión que pueda calificarse de pesimista (entendido éste en el sentido lato del término), pero mi pesimismo es sui generis, yo pienso que si ellos no van a hacer nada, entonces lo tengo que hacer yo y aunque esto equivalga a grita en el desierto, a arar en el mar, mi discurso continuará.
    Atentamente,
    Quijo-t

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.