El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

06 abril 2009

Saramago y Funes (En "Rebelión")

Funes & Funes

José Saramago
cuaderno.josesaramago.org


Hace años, bastantes ya, en un viaje que de Canadá nos llevó a Cuba, hicimos parada en Costa Rica y El Salvador. De esta última visita quiero hablar hoy. Como siempre sucede cuando voy viajando por ahí, dí algunas entrevistas, la más importante de ellas a Mauricio Funes, ahora presidente electo de El Salvador. No lo conocía de antes. Tuve la grata sorpresa de encontrar, no a un periodista más o menos al servicio del poder, encargado de convencer al recién llegado escritor de las virtudes de un régimen basado en la más feroz represión, responsable directo, desde el gobierno a las fuerzas militares, de los abusos, arbitrariedades y crímenes cometidos por el Estado y por las poderosas familias de terratenientes, señores absolutos de la economía del país, sino a un interlocutor culto e informado de todo cuanto atañía, no sólo al largo martirio sufrido por el pueblo, sino también sobre la problemática posibilidad de un cambio que todavía no parecía vislumbrarse en el horizonte social y político en la sociedad salvadoreña. No volvimos a vernos, aunque Pilar ha mantenido, desde entonces, y en momentos personales y políticos muy duros para ellos, una correspondencia frecuente con Vanda Pignato, la esposa de Mauricio, que, a partir de ahora, seguramente se intensificará.

El otro Funes que aparece en el título es el de Borges, aquel hombre dotado de una memoria que lo absorbía todo, todo lo registraba, hechos, imágenes, lecturas, sensaciones, la luz de un amanecer, una onda de agua en la superficie de un lago. No le pido tanto al presidente electo de El Salvador, salvo que no olvide ninguna de las palabras que pronunció la noche de su triunfo ante los miles de hombres y mujeres que habían visto nacer finalmente la esperanza. No los desilusione, señor presidente, la historia política de América del Sur transpira decepciones y frustraciones, de pueblos enteros cansados de mentiras y engaños, es hora, es urgente cambiar todo esto. Para Daniel Ortega, ya basta con uno.

2 comentarios:

  1. Anónimo12:49 a. m.

    José Saramago es un hombre sumamente influyente en el mundo literario, social y político contemporáneo y esa su estatura vuelve muy halagadora la apreciación que hace sobre Mauricio Funes presidente electo de El Salvador cuando lo llama un "interlocutor culto e informado". Más adelante continúa Saramago y hace a Funes una petición que al mismo tiempo suena a consejo gratuito al decirle: "le pido ...que no olvide ninguna de las palabras que pronunció la noche de su triunfo ante los miles de hombres y mujeres que habían visto nacer finalmente la esperanza. No los desilusione, señor presidente". Una petición-consejo llena de enorme simpatía para el pueblo salvadoreño, para todos aquellos que en alguna forma contribuimos a la victoria de Funes, pero, escéptico como soy, me pregunto, Hay necesidad de esta petición? alberga el señor Saramago dudas de que Funes nos vaya a defraudar? Yo estoy seguro de que todos o casi todos los salvadoreños estamos conscientes de las limitaciones que el nuevo gobierna afronta para resolver los múltiples problemas que nos deja Arena pero esa consciencia nos vuelve o por lo menos debe volvernos solidarios y echarle el hombro al nuevo gobierno, en esto somos nosotros los que no debemos fallar ni a Funes ni, sobre todo, a El Salvador.
    Atentamente,
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:21 a. m.

    Puchica, ese articulo es mas viejo que Matusalen...

    Ya lo publicaron los gatos frentudos, maestro. Pongase buzo!

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.