El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

22 noviembre 2008

Entrevista con Paul Auster en Jornada (México)

He reproducido en Cosas tan pasajeras bis esta entrevista. Habla Paul Auster sobre el presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama. Interesante.

2 comentarios:

  1. Anónimo12:23 a. m.

    Don Carlos :
    En su entrega del 17 del corriente Usted nos informa sobre el juicio que se ha entablado en España en contre del ex presidente salvadoreño Alfredo Cristiani junto con varios militares todos acusados de asesinatos de civiles no combatientes durante el conflicto que recién hemos pasado. La ocurrencia de este evento se lleva a cabo en España porque las autoridades salvadoreñas desconocen o niegan, a contrapelo de la realidad, la implicación de dichas personas en tales crímenes.
    En relación con ese tema el señor Paolo Lüers en su blog http://siguientepagina.blogspot.com/2008/11/columna-transversal-prueba-de-carcter.html - y en el diario de hoy, publica una opinión harto interesante ya que da la impresión de excusar al ex presidente Cristiani de su responsabilidad como comandante supremo de la fuerza armada, amparado en el logro de la paz ( mejor dicho, la terminación de la balacera, ya que la batalla continúa), de la cual el señor Cristiani fue signatario. Traigo esto a colación pues es, me parece, un tema que de no resolverse, tiende a quedarse con nosotros por mucho tiempo.
    Es ampliamente conocido el trabajo del Senador Joseph Moackley (Chairman of the Comité of Rules), nombrado por el Senado de los Estados Unidos como jefe de una Comisión Especial para la investigación del caso relacionado con el asesinato de los Jesuitas por lo que me permito referirme a un trozo de su reporte publicado el 15 de Agosto de 1990 :
    ¨I bilieve that the High Command of the salvadoran armed forces is engaged in a conspiracy to obstruct justice in the Jesuit´s case. Salvadoran military officers have withheld evidence, destroyed evidence, falsified evidence and repeatedly perjured themselves in testimony before the judge. I do not believe this could be done without at least the tacit consent of the High Command¨. Y mas adelante, en los agregados, al final del literal C. MILITARY COOPERATION, concluye :
    Ït is disturbing that President Cristiani proved either unwilling or unable to exercise his authority as Commander in Chief to require Col. Ponce and the other officers to testify in person. Because of this failure, neither the judge nor the prosecutors have had a chance to question these officers in a sustained way.¨
    Dada la seriedad del senador Moackley, no puede dejar de impresionar sus declaraciones sobre el caso.
    Con mis respetos, atentamente
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  2. He leído lo que escribe Lüers. No es convincente. Usa un sofisma increíble y nos narra el proceso previo a las negociaciones imaginario, haciendo de Ellacuría el único artesano del proceso, poniendo a las partes beligerantes en igual de rechazo de las negociaciones. ¿Corresponde esto a la verdad histórica? No, el FMLN desde 1981 empezó a exigir las negociaciones, volviendo este objetivo como fundamental de todo el proceso.
    Lüers se olvida simplemente el papel que en esto jugaron los Estados Unidos y otras potencias extranjeras, se olvida que el gobierno de El Salvador dependió por lo esencial para llevar la guerra de la ayuda del imperialismo norteamericano y que la ingerencia en el proceso fue capital, incluso para que Cristiani iniciara las conversaciones.
    A Cristiani no se le acusa por haber iniciado las negociaciones, eso es simplemente absurdo. Tampoco es correcta su conclusión de que son los acuerdos los que son atacados al acusar a Cristiani de complicidad y ocultación de pruebas. Esa conclusión simplemente carece de fundamento.
    Eventualmente, en el momento de defender a Cristiani ante un Tribunal se puede abogar en su favor el papel jugado durante las negociaciones.
    Pero hay algo que debemos tener en cuenta. El asesinato de los padres jesuitas no constituye un acto de guerra, ese asesinato tiene que ver más con la represión de la dictadura que con un hecho de guerra, no es un crimen de guerra, es un crimen de lesa humanidad. Estos crímenes son imprescriptibles.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.