El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

14 octubre 2012

Un partido de nuevo tipo


A pesar de la situación de bancarrota en que se encuentra el gobierno salvadoreño, incapaz de asumir pagos corrientes de salarios, facturas, subvenciones, etc. y sobre todo tener que recurrir constantemente a préstamos para seguir pagando los intereses de la deuda y la deuda misma, esto no constituye lo esencial de la crisis que sufre el país. Claro que esto es inadmisible, sobre todo que el presidente Mauricio Funes,  el mismo que proclamaba ante su partido, el FMLN, que “el que manda soy yo”, venga ahora ante el partido ARENA a pordiosearle los votos en la Asamblea para poder pagar los servicios de una deuda contraída en condiciones leoninas, por un expresidente arenero, Francisco Flores. Hasta hoy no se sabe a ciencia cierta adónde fue a parar ese dinero. Repito que esto es grave y ya no se puede ocultar a pesar de los berrinches presidenciales y la multiplicación de declaraciones soporíficas de sus ministros y consejeros. Todo esto son síntomas mayores de la crisis, es innegable.

El gobierno tiene esas dificultades financieras porque es el principal órgano de un Estado al servicio exclusivo de la oligarquía. El gobierno padece estas dificultades porque desde décadas le permite anualmente a la oligarquía eludir impuestos por un monto de 1,100 millones de dólares.

Pero donde se refleja mayormente la crisis del sistema es que más del 60% de la población del país es considerada como viviendo en estado de pobreza extrema o relativa. No se trata pues de un estado pasajero de algunas familias que han sufrido las consecuencias de una catástrofe natural, sino que de la inmensa mayoría de la población que es víctima del sistema reinante en el país. Esta pobreza es permanente, estructural. Pero no podemos nosotros considerar esta pobreza como un número más en los cuadros de las estadísticas nacionales. Urge que cada uno de nosotros considere el desastre social y humano que esto constituye. ¿Cuánta y de qué nivel es la desposesión que atañe a tantas familias? Se trata de privaciones diarias en alimentación, en vestimenta, en servicios, en salud, en diversiones, etc. Para ellos es tan aplicable el título de la novela del peruano Ciro Alegría, “El mundo es ancho y ajeno”.

¿Ante estas enormes privaciones, ante estas urgencias, no resultan ridículas las pretensiones efemelenistas que el gobierno de Funes ha iniciado los cambios estructurales necesarios para construir otra sociedad? Lo vuelvo a decir, aun sin minimizar el alivio que puedan constituir para las familias, las medidas del reparto de uniformes, zapatos, útiles, leche, etc. a los escolares, no dejan de ser miserables remiendos en un pantalón raído.

"El FMLN no es enemigo de la gran empresa"

El lunes 6 de diciembre del 2010, en una entrevista al diario “El Mundo”, Medardo González dejaba meridianamente transparente la posición de su partido frente al sistema: “Pero el FMLN no ha planteado, ni plantea, como algo programático, no estamos planteando para nada sobre la necesidad de terminar con el capitalismo, con la gran empresa, con el gran capital. Lo que creemos es que hay que utilizar la fuerza y potencial del capital, del Estado, para salir adelante con nuestro país. Y por eso regreso al tema del dólar: nosotros en el FMLN si creemos que una de las cosas que detiene las posibilidades de poder avanzar es mantenernos anclado con el dólar. Es una acusación (posición de algunos empresarios) es más de carácter ideológica que de carácter  político. El FMLN ha venido demostrando y seguirá demostrando que el FMLN no es enemigo del empresario, no es enemigo de la gran empresa, y tampoco habla de la necesidad, de la creación de otro modelo, de otro sistema. Estamos simplemente pensando en la necesidad de seguir con nuestro país, de construir nuestro país”.

Esta es la posición del FMLN, clara, transparente, dicha con todas las letras por su secretario general. Pueden los “borregos” berrear cuanto quieran, pero su partido no es la alternativa al hoy en que vivimos. La designación como candidato a la presidencia de Funes no fue un accidente, ni tampoco es un accidente el infalible apoyo a su política, ni tampoco son accidentes todos los abandonos ideológicos perpetrados desde décadas por los cupuleros del FMLN.

Puede este papanatas de Medardo González “persignarse frente al marxismo, frente al leninismo” o no, creo que es abusivo de su parte hacer referencias hacia cosas serias que nunca estuvieron a su alcance, ni sobre las que no tiene autoridad intelectual para pronunciarse. Porque si afirma que su partido no desea subvertir la sociedad en que vivimos, como puede al mismo tiempo afirmar sin pudor “que el FMLN tiene perspectivas como partido político de izquierda, revolucionario, marxista, leninista, pero a lo que me opongo es a conceptos teóricos fatales”.

El concepto fatal al que se opone este denostador del marxismo es el de la crisis del capitalismo en nuestro país. Lo afirma con toda la desvergüenza del lacayo: “el FMLN no ha planteado, ni plantea, como algo programático, no estamos planteando para nada sobre la necesidad de terminar con el capitalismo”.

Esta es la realidad, el partido que muchos consideraron o siguen considerando como revolucionario, como la fuerza subversiva  del sistema, por la boca de su secretario general, se les da un solemne desmentís.

Lo más urgente hoy en día

Entonces la urgencia política más actual, más acuciosa es la de crear una fuerza política que asuma las tareas que la sociedad en crisis le presenta. Estas tareas son inmensas, pues los trabajadores salvadoreños han perdido en mucho su legendaria combatividad, su nivel de conciencia es ahora muy bajo. Pues desde que fueron concluidos los Acuerdos de Paz nadie se ha encargado de promover las luchas sociales, todo se ha concentrado en las estériles contiendas parlamentarias. Se hace manifiesta la necesidad de volver a la sociedad, a su interior para reanimar la combatividad y realzar el nivel de conciencia política del pueblo.

No me parece que la discusión sea ahora la de si se debe o no participar en las elecciones, sino que determinar qué es lo fundamental en estos momentos. Hay muchos momentos esenciales que hay que tratar antes de una posible participación electoral. He hablado de la desposesión social, cultural y material que sufren las familias salvadoreñas, estas enajenaciones se han prolongado en la vida nacional por una desposesión, de un rapto de la función política de la gente, de las personas. Esto es patente en el cuadro de las instituciones políticas de la democracia representativa, de la democracia burguesa. En el sistema actual ya no se trata de una delegación de poder, de depositar la soberanía popular en los funcionarios electos, sino que de un apoderamiento de parte de éstos del poder político, sin tomar en cuenta la voluntad popular. Las elecciones ya no sirven para enviar al parlamento, al gobierno representantes de la sociedad, los partidos políticos eligen a sus candidatos y los imponen. Las elecciones son apenas momentos de la vida política que les sirve a la casta politiquera para legitimar su función. El pueblo en nombre del que se dice ejercer el poder ha quedado afuera. Esta alienación política se prolonga en los partidos mismos. Es justamente esto lo que ha mantenido cierta repugnancia por parte de la gente hacia la política en general, como hacia los partidos en particular. Esta reticencia ha alcanzado también a los ciudadanos que se consideran de izquierda. Nadie puede recriminarles esto. Las razones sobran. Entonces resulta paradójico que por mi parte insista sobre la necesidad de un partido político.

El viejo modelo estalinista

Hasta hoy en la izquierda el modelo de partido ha sido el estalinista o por lo menos los modelos autocráticos, en los que el militante se ha convertido en simple ejecutor de las decisiones de la dirección. En algunos partidos todavía existe una apariencia de democracia en la preparación de congresos, en los que se discute documentos que van a fijar la línea partidaria y la táctica del momento. Pero estos documentos no emanan de los militantes, sino que de los grupos dirigentes. El militante puede discutir una formulación, un punto preciso, pero no puede cambiar substancialmente todo el documento, pues para ello sería necesario que sus proposiciones tengan la misma difusión dentro del partido que las de la dirección. Cosa imposible. En el caso del FMLN no existen ni congresos, ni discusión de líneas, ni de tácticas. En el FMLN el militante tiene derecho sólo a ratificar lo decidido en la cúpula partidaria.

Este verticalismo mal llamado “centralismo democrático” fue el que Stalin impuso en el movimiento comunista, convirtiendo su persona y sus allegados en el centro del partido. En la idea y en la práctica de Lenin el centro era el congreso, el órgano deliberante, que debería reunirse con la frecuencia que las circunstancias requirieran. Pero sobre todo eran los militantes los que elaboraban en lo esencial sus propuestas. Pero esta desposesión política en los partidos políticos, en las instancias estatales, en la sociedad en general que se operó en los países del “socialismo real” condujo a las catástrofes humanas, sociales y políticas que todos conocemos. ¿Podemos seguir haciéndonos los desentendidos?

Se trata pues de fundar nuevas prácticas, se trata de crear un partido político de un nuevo tipo. ¿Qué significa esto? Por supuesto que la respuesta no puede recaer en una sola persona, que en esto tiene que participar todo aquel que comparta la necesidad de este nuevo partido. Digo esto no para zafarme de mis propias responsabilidades al respecto. Voy adelantar algunas ideas.

Dos ideas para materializarlas

Hemos entrado en una época en que la información tiene un peso primordial en el funcionamiento social. Esta información es sobre todo conocimiento, es por ello que ante la imposibilidad de convertirla en mercancía los que detentan el poder, prefieren ocultarla, tergiversarla, devaluarla, banalizarla. Esto sucede con todo tipo de información. Y al mismo tiempo vivimos en una época en que los medios de transmisión de la información han dado un salto hacia adelante que vuelve ésta casi simultánea a su producción. Hoy es imposible no enterarse de lo que sucede en los rincones más alejados, aún menos de lo que suceden en los grandes centros. Pero lo que nos llega a la mayoría es desvirtuado, desvaluado y ha pasado por el tamiz de los órganos de control de la información de los poderosos. Aquí también vemos como se opera una enajenación en este sistema, privando a los hombres de algo valioso.

Lo que acabo de señalar no es una simple consideración antropológica. En el nuevo partido político no se puede pues contar con militantes desinformados y separados de las fuentes de información partidaria y política. Es esto lo que debe garantizar una participación inteligente y consciente de los militantes en la elaboración y ejecución de la política partidaria. Este es un presupuesto actual del futuro partido, la facilidad de transmisión de la información tiene que ponerse al servicio de todos los militantes. Pero no basta con un militante informado y conocedor de todo lo necesario para determinarse. Es además necesario que sus opiniones puedan circular, puedan ser compartidas, debatidas con otros militantes, sin que pasen por un filtro central, temeroso de perder algún poder decisional. Entonces el nuevo partido debe de abandonar las estructuras verticalistas y dotarse de instancias horizontales de funcionamiento. Este aspecto es imperioso.  

Estas formas organizacionales hay que inventarlas, están surgiendo en muchas sociedades, por lo menos su imperiosa necesidad está planteada. En muchas luchas políticas y económicas los trabajadores han exigido participar directamente en las negociaciones, de estar informados a cada instante de los resultados. En los movimientos sociales también se han organizado en formas de acción y de congregación horizontales. Todos pueden participar, contribuir, aportar sus opiniones, sus posiciones, sus soluciones. Las instancias deliberativas no son exclusivamente las de la dirección del movimiento, del sindicato, etc.

Avanzo pues apenas estas dos ideas, pero que me parecen fundamentales, que se pueden debatir, depurar. Todos podemos participar en esto. Como se ve, estas dos ideas no admiten que un señorón venga a prevalerse de nada, no admite la figura del hombre providencial, del famoso “líder máximo”, del gran ideólogo indiscutible y conocedor de todo. Estas dos ideas contienen al militante activo y consciente, instruido en sus necesidades y seguro de sus capacidades. Pero sobre todo contienen la igualdad real de todos los militantes. Estas dos ideas son desalienantes si se llegan a plasmar en la nueva organización.




38 comentarios:

  1. Anónimo1:34 p. m.

    A estas alturas ya sabemos lo que usted opina sobre la actual dirigencia del FMLN; a estas alturas ya sabemos que usted condena el estalinismo; cosa fácil, por otro lado, lo dificil es explicar por qué su legado pervive incluso entre quienes condenan el estalinismo.
    Da usted un largo rodeo y al final únicamente nos ofrece dos parrafitos sobre el nuevo partido.
    Poca cosa ¿no cree? Se retira usted justo en el momento en el que debe abordar el tema, un tema que, por lo demás, que está profundamente relacionado con el de una nueva visión de la democracia socialista.



    ResponderEliminar
  2. Que cosa mas bellas plasman tus ideas.

    Las consecuencias de hacer politica sin ideologia, es como querer que el sol nos alumbre de noche, pues decir que soy un charlatan, es ser eticamente honesto y partir desde tus ideas desalienantes es como cocinar arroz con mango, fijate que Farabundo Marti, conto con apoyo dentro de grupos y gente progresista en El Salvador y, que paso, que a la hora de los pijazos se le encogieron los grandes a esta gente y fueron los primeros en salir con sus ideas desalienantes, a promover un estado policial para martirizar al pueblo.

    Sin ideologia no hay lideres dispuestos al sacrificio, pues tus ideas desalienates no producen borregos necesarios ni mucho menos lideres que los motivas al sacrificio y llegar hasta martirio.

    La historia la construyen los pueblos organizados y concientes de que la lucha solo puede ganar si se mantienen unidos contra el opresor.

    Una idea ideoligizante necesaria como repuesta a tus mensajes escritos.

    Se puede soñar sin ideologia! Por favor
    Arrividerchi, Chao Monsiur.

    PS: Todavia se cree en pajaritos preñados!




    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:25 p. m.

    Usted trabaje Compa Carlos ese partido lo congresal.

    El Partido FMLN es un Partido de Nuevo Tipo caracteritiscas
    Revisionista y Reformista Electoralista aceptaron participar
    dentro del sistema capitalista de la burguesia.

    Distintamente nosotros trabajamos en ElSalvador- el Exterior
    y valoramos la importancia de lo del congreso,en eso estamos
    y de la misma manera halla por 1970 no hacemos bulla.

    Las F.P.L."Farabundo Marti"somos un partido de la clase obrera marxista leninista revolucionario de nuevo tipo
    subversivo Socialista AntiCapitalista y AntiImperialista.

    POR LA REVOLUCION PROLETARIA POPULAR HACIA EL SOCIALISMO

    Sobre el centralismo democrático:
    Una Respuesta a los Revisionista Reformistas
    del Partido Electorero del " F M L N"
    y otros partidos pequeño burgueses.


    Lenin encontró que para el funcionamiento interno de este Partido proletario es el Centralismo Democrático la base de su funcionamiento.
    Estaba diciendo que la proletarización del Partido es una práctica integral. Se trata de dominar la teoría del Marxismo-Leninismo que es la teoría del proletariado. Pero además ponerla en práctica y tomar conciencia y practica de su proletarización. Para esto no basta con sólo el elemento del porcentaje del proletariado dentro del Partido, sino que además este Partido debe asumir las características principales del proletariado. Asumir los objetivos fundamentales del proletariado como su causa propia. Proletarización significa no sólo la teoría Marxista, sino que su práctica y además los intereses del proletariado por parte del partido y tomar las cualidades fundamentales del proletariado. Con ese concepto Lenin concibió la base del funcionamiento de este partido proletario revolucionario en el Centralismo Democrático. Fíjense que Centralismo Democrático está integrado por la combinación de dos elementos: el elemento de la Centralización férrea Leninista del Partido y el elemento de su funcionamiento democrático, ambos aspectos dialécticamente combinados.
    El Partido del proletariado tiene que ser estrictamente centralizado en todos los aspectos; en primer lugar, una centralización que parte de su ideología, una sola centralización en ideología. En su línea general estratégica, político-militar, en la aplicación práctica política y militar de esta línea, tiene que venir de un sólo centro, es decir debe haber una Unidad Ideológica, una Unidad Política, basada en una sola línea estratégica político militar revolucionaria y eso permite cohesionar a todos los miembros y organismos del Partido en una sola voluntad y en una sola dirección de acción. En ese sentido, dentro del partido del proletariado no se permite la formación de fracciones ni de grupos que estén al margen de la Dirección Centralizada y en eso el Partido del Proletariado se distingue de todos los Partidos pequeño-burgueses que están formados por agrupamientos diferentes dentro de si. En el Partido hay una sola ideología, una única línea, que cohesionan en una sola voluntad y en una sola dirección de acción de todos sus miembros.
    Firme Centralización
    En el Partido no se permiten fracciones ni grupos que puedan conformar corrientes y eso es lo que le diferencia a los partidos pequeño burgueses. El Partido de la Clase Obrera no permite corrientes en su seno.
    Los partidos pequeño-burgueses tienen un montón de corrientes. Son conjuntos for­mados por pensamientos diversos. El partido del proletariado no admite corrientes, no admite grupos internos, ni admite fracciones.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:45 p. m.

    Nelson Carranza.

    Bloque Popular Revolucionario B.P.R. de El Salvador

    Movimiento Social Autonomo de El Salvador - MOSA - ES-
    "Alejandro Lopez Ramos"

    Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
    de los del Frente FMLN Electoralmente
    de Derecha a”Izquierda” Revisionistas Reformistas…
    Y como siempre no falta un pendejo " QUE NO ENTIENDE"...
    El FMLN es un partido politico de Nuevo Tipo la Quinta
    Columna el oportunismo de la izquierda tradicional de la
    ideologia de la Burguesia y de el Estado Burgues criminal.

    Los Quinto Columnistas del FMLN en competencia por salarios
    de los puestos publicos de poder y del dinero la ambicion.

    Los pajaritos preñados de la Quinta Columna del FMLN...

    Farabundo Marti prefirio que lo fusilaran pero No Traicionar
    y en cambio los que se robaron su nombre para vivir de el si
    traicionaron se hacen llamar FMLN "arroz con mango"cocacola
    y pepsicola mafiosos son estos hijos de la gran puta...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:52 a. m.

    Bravo! a si se habla nelson carranza te llevas las palmas!
    valiente como farabudo marti.
    Me llega tu idiosicracia folklour sensillo tenia tiempo de
    no leer algo muy identico a la JODARRIA un periodico escrito
    por el poeta revolucionario roque dalton he vuelto a la vida.
    Con esta estrofa se pone en ridiculo a los arribistas y a los
    ricos propietarios de la patria el territorio nacional.
    Da risas esto de la quinta columna de hijos de la gran...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:35 p. m.










    Usted ofrece una interpretación de las palabras de Medardo González, pero cabe hacer otra. Es posible, como hipótesis, que González esté ocultando el proyecto de su organización a medio y largo plazo porque considere que hay dos motivos que le impiden ser explicito: a) ciertos sectores de la población aún no están preparados para un giro más profundo en el modelo económico, b) la correlación de fuerzas en los planos interno e internacional no es propicia para dar un cambio más radical. Uno puede estar en desacuerdo con la filosofía reformista de Medardo, pero esos factores que aduciría para justificarse es posible que existan.

    Sobre el primer motivo hay que decir que la izquierda – en cualquiera de sus versiones–, si quiere buscar un cambio más profundo, tendrá que ampliar su base social. Sin una base social, sin una base política de apoyo más amplia, cualquier intención de torcerle el cuello al MPC se quedará en mera letra mojada, en simple proclama de buenas intenciones. Ya que usted sí piensa que es factible torcerle el cuello al sistema, dígame cuál es su propuesta para que la izquierda crezca y supere las fronteras del actual apoyo que recibe. Solo así, su análisis pasaría de la condena ética al plano de las posibilidades políticas concretas a corto y medio plazo ¿Lo suyo es para hoy, para mañana o para un futuro no muy lejano? Si no es para hoy ¿podría explicarme por qué?

    Supongamos que Medardo sea sincero, que sus palabras no son un producto del cálculo político, que dicen exactamente lo que dicen. Seguirían en pie, sin embargo, para una postura más radical, las hipótesis que plantean –como obstáculos para la acción revolucionaria– la falta de un mayor apoyo popular y una correlación de fuerzas (internas y externas) poco favorable a un giro brusco del timón. Ambas hipótesis nos refieren obstáculos que, de ser confirmados, podrían superarse. Ahora bien ¿cómo cree usted que pueden superarse y cuándo?

    Dejemos, pues, de situar la voluntad política en un marco abstracto, coloquémosla en la dura tierra, en ese mapa de las contradicciones que ha de levantarse a partir de un análisis concreto de la realidad concreta. Un discurso, como el suyo, que no se ubica con claridad en el espacio y el tiempo de las contradicciones, corre el peligro de quedar atrapado en la condena ética o en un loable, pero limitado, voluntarismo idealista.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no creo que Medardo se ponga a mentir de esa manera. J.M. Merino se ha expresado de la misma manera. En todo caso, es lo que me alegaban con la candidatura de Funes, me decían que una vez en el poder, íbamos a ver lo que íbamos a ver. Y lo que hemos visto es más conforme con lo que suponía, que con lo que llamaban “estratégica” la candidatura de Funes.

      Creo que hay una diferencia de principio entre tus interpretaciones y las mías. Creo que según todo lo que he venido escribiendo desde hace buen tiempo, incluso ciertas críticas mías antes de que llegaran al Ejecutivo, queda claro que no considero al FMLN una fuerza revolucionaria. Máximo son social-demócratas. Y las declaraciones de Medardo y de Merino lo confirman y además toda su inactividad política durante los veinte años de los gobiernos de ARENA.

      Sobre el estado de conciencia de los salvadoreños he hablado también en repetidas ocasiones y aquí también las responsabilidades del FMLN las he señalado, pues ellos confinaron su actividad al parlamentarismo, dejando de lado toda lucha ideológica y reivindicativa. Los movimientos sociales fueron casi todos abandonados, desmantelados.


      Eliminar
    2. Pero si has seguido leyendo mi artículo y si has leído otros artículos míos considero que la lucha hay que llevarla de nuevo al interior de la sociedad. El problema no se trata de mayor o menor radicalidad. Sino de hacer los planteamientos que uno considera correctos dada la crisis del sistema. Y al mismo tiempo, dada la situación del país y de los altos grados de pobreza existentes, no se puede continuar pensando que una adaptación al sistema es lo que va a traer las soluciones.

      Desgraciadamente, también esto lo he dicho varias veces, hemos sufrido derrotas en el país profundas, una de ellas justamente se trata de derrotas en los aspectos ideológicos y las ideas revolucionarias han retrocedido en el país.

      Aquí mi posición es la siguiente, no es ocultando mis ideas que voy a hacerlas triunfar. Por consiguiente pienso que afirmar claramente las soluciones sociales que ofrece una sociedad distinta a la actual, una sociedad más fraternal, una sociedad en que el desarrollo personal sea la base del desarrollo de todos, en donde las riquezas creadas sirvan justamente para el desarrollo de cada uno.

      O sea no parto de una abstracción, sino que de la realidad concreta. Estoy consciente, archiconsciente de que las tareas son arduas y que van a ser prolongadas. Es por eso que planteo la creación de un nuevo partido de nuevo tipo.
      Mis posiciones son políticas y no éticas. Puede ser que mis proposiciones no aparezcan realizables ahora, en estos momentos. Pero con toda sinceridad, no espero del FMLN iniciativas políticas que conduzcan a la transformación social. Por consiguiente, pienso que cuanto antes se de esta toma de conciencia en la población, más cercano estarán los momentos de la transformación.

      Mi discurso ha sido de señalar la pobreza existente en el país, la imposibilidad de superarla, de hacerla desaparecer mientras exista la dominación de la oligarquía y mientras no se promueva una lucha ideológica que constantemente señale ese obstáculo al progreso del país. Mientras no se construya un organismo político que lleve adelante esta lucha. Y que esta lucha no sea sólo ideológica, sino que reivindicativa. Pero al mismo tiempo que esta lucha sea construida, pensada, organizada por la misma gente.

      Por eso hablo de un partido nuevo, de nuevo tipo. Y por eso también he comenzado por señalar las limitaciones de la forma autocrática de los partidos actuales. Primero analicé en concreto este obstáculo mayor para la democracia interna y para el aprendizaje de cada uno de los militantes, para su superación. Pero no se trata solamente de la transmisión de la información política y económica, sino que también los conocimientos necesarios a todos los militantes para que se puedan orientar en cada situación, sin tener que esperar lineamientos que vengan de una cúspide organizativa, que por lo general no sabe exactamente el problema con que se enfrenta la base. No creo que esto sea abstracto. Esto no se logra fácilmente, esto hay que irlo construyendo poco a poco, se tiene que ir construyendo por los mismos militantes, que irán mostrando la inventiva propia.

      Te agradezco tus preguntas y la seriedad de tus planteamientos. Percibo la intención de contribuir honestamente en este debate. No ha sido tu discurso descalificador. Has establecido divergencia de manera calmada y sin buscar el conflicto.

      Eliminar
  7. Anónimo5:20 a. m.

    Nuestro pueblo de El Salvador y otros pueblos del mundo han apoyado el proceso y movimiento revolucionario en el pais.
    No hay ningun marco abstracto en lo que aqui tratamos que
    es darle al proletariado y pueblo un NUEVO PARTIDO diferente
    al partido politico electorero del FMLN el proyecto de ellos
    No es el SOCIALISMO,el proyecto del FMLN es de personas por
    sus intereses personales y por esto cambiaron la linea que
    plantearon los oreros y los campesinos el comandante Marcial
    y otros verdaderos revolucionarios,la lucha de clases no se
    puede ocultar entre proletariado y burguesia y entregar las
    armas por parte del FMLN es una falta grave por la sangre.

    La EX- FPL "Corriente Burguesa"Salvador Sánchez Cerén[Leonel Gonzalez] propone a Oscar Ortiz como su compañero de "fórmula Socialista"Electorera,estan llegando Los Ambiciosos al poder al Dinero,a la Terminal su final con la Mirada en Alto "Falsos Revolucionarios",el Oportunismo de la Izquierda Tradicional de Derecha estilo PCS"elque fue apendice de la criminal burguesia,y le serviran en bandeja de Oro lo que es el trinquete de la "Alternancia en el Poder"al Partido de Ultraderecha a ARENA que es un partido de la clase politica capitalista quien los derrotara con fraude electoral en el
    2014 a ellos quedandoles solo la coexistencia con el presente regimen burgues.

    Los"Triunfadores del FMLN"no pueden tomar el poder del Estado Burgues y es este fracaso el resultado de su misma esencia politica de clase de la Pequeño Burguesia que es conspiradora y altanera,que en la practica actuan contra la ideologia intereses de el proletariado revolucionario;
    ellos presumen de el "Sabehondismo"cuando esta demostrado que en nuestro pais ellos destruyeron parte de el proceso revolucionario y movimiento revolucionario,por eso hoy tienen sus mansiones de casas,sus carros todo terreno 4x 4,
    la protecciones de la seguridad del Estado Burgues,sus hijos en los mejores colegios privados y en el extranjero becados,cargos de ministros y algunos ministerios y embajadas,y cargos institucionales,ademas premios.

    Un acuerdo "Burocratico"en el FMLN Electorero no puede defender ese triunfo de via Electoral en las urnas,la
    "Comparticion del Poder Politico",hablemos mas claro es que
    la burguesia criolla no fue derrocada y es falso decir que el FMLN la habia derrotado politicamente, economicamente y militarmente ella tiene el poder como clase.

    Biene mas Elecciones y el Voto son sinonimo de la Guerra Contrarrevolucionaria en el 2014,el Partido de la Tirania Militar Fascistoide ARENA,ganara garantizando ser la
    primera fuerza politica del regimen explotador y opresor capitalista y la hegemonia de la burguesia criolla; la cual se ejecuta en oposicion o en el gobierno de turno la linea
    es las imposiciones,y las consecuencias mas grave de esta crisis las corrupciones de los partidos politicos,la inflacion,el alto costo de la vida,desempleo,ciudadanos que se ven obligados a abandonar el pais,crimenes y vandalismo,
    robos,pillaje,bajos salarios minimos,caen sobre las espaldas de las clases explotadas
    la clase obrera,campesino,y sectores sociales.

    De estos problemas no se habla ni de sus soluciones practicas,hablan de los cargos puestos publicos o "privados"
    comiendo sin trabajar,asi es la lacra antiSocialismo y
    AntiComunismo de el Revisionismo y el Reformismo del FMLN dentro del marco la legalidad burguesa en componendas electorales;los Pseudos Dirigentes el que hace y deshace segun sus intereses personales,la Pequeño Burguesia dentro del FMLN y afuera solamente ambicionan las comodidades el status social y lo plastico se vende al mejor postor desde un dolar a los millones y dentro del podrido sistema burgues de el capitalismo llegan a controlar hasta las plazas de "empleo" ahi estos ponen a sus familiares,damas y damos,
    amigos y compadres,el lumpenismo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:03 a. m.

    FPLFM Partido de la Clase Obrera Marxista Leninista
    Revolucionario de El Salvador :

    lA TIERRA DURA Y EL MAPA DE LAS CONTRADICCIONES...

    Los hechos del FMLN tienen como fondo político una desviación de la línea estratégi­ca que se aparta de los verdaderos objetivos revolucionarios de nuestro pueblo.

    Esto se refleja al plantear el impulso de una línea de diálogo y negociación por parte de los que se tomaron
    la Dirección de las FPL y del FMLN, que en su contenido
    y práctica conlleva a una descarada concilia­ción con la burguesía,pues se hace con la búsqueda fundamental de ofrecer al imperialismo yanki una salida aceptable sin importarle los 100.000 muertos de nuestro pueblo y el papel que ha jugado la burguesía con sus aparatos represivos
    como los responsables directos de la explotación, de la pobreza y de las masacres de nuestro pueblo.

    Sobre la base de este diálogo y negociación ellos FMLN crean un Gobierno de Amplia Participación el GAP 2009-2013 compartiéndolo con la criminal burguesía antes mencionada.

    Ante estos hechos, configuración de un bandazo NO podemos
    IGNORAR que el FMLN esta en un cami­no que lo alejan cada vez más de los verdaderos objetivos del proyecto revolucionario.

    Fue en esos momentos que el compañero Marcial mantuvo una constante crítica hacia estas desviaciones y debilidades de esta dirección, tal como lo demuestran sus documentos al interior de nuestra Organización.

    Toda esta situación viene a culminar con los hechos del mes de abril con la pérdida de nuestros primeros responsables, toda la membresía de las FPLFM esperamos hasta la realización del Séptimo Consejo Revolucionario (5 meses después), un informe veraz y convincente de los acontecimientos que permitiera el esclarecimiento de los hechos y lo que obtuvimos y que hoy hacen público fue un manejo de la dirección en función de sus intereses como "grupo" con él pretenden aprovecharse de los hechos para darle un golpe definitivo a la posición correcta, que sustenta los principios originales de nuestra organi­zación.

    Razón por la que no aceptamos tales versiones y enjuiciamientos a los implicados en los sucesos de Abril.

    Por lo que consideramos que se debe hacer una investigación profunda y honesta de lo acontecido.

    Por todo lo anteriormente mencionado,y la situacion del FMLN compañeros de dirección de organización de las FPLFM Fuerzas Populares de Liberacion Faraundo Marti expresados en ciudad
    Capital San Sanvador en el Frente Metropolitano "Clara Elizabeth Ramírez " y estructuras de partido, así como gran parte del Frente Exterior de la Lucha de Solidaridad Anti
    Imperialista "Salvador Allende" FELSA,tomamos la irrevocable determinación de honor y de responsabilidad de desconocer categóricamente a la dirección actual del FMLN Y el Sector
    de las FPL social-demócratas; y retomamos los verdaderos principios del Proletariado por los que nacen las FPL.

    Por esta razón la dirección desata un irresponsable manejo de la problemática para no afrontar internamente su responsabilidad en los hechos ello, para evitarse dar una explicación de la gravedad de lo interno a las bases de las FPLFM y al pueblo salvadoreño, por el contrario,el FMLN nos desprestigian,nos insultan demostrando un bajo contenido moral revolucionario sin importarles el manejo que el enemigo de clase está dando a la problemática.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:45 p. m.

    Una cosa fundamental en estas discusiones es el lenguaje.
    Ya que hablamos de política no hay más remedio que utilizar términos políticos, pero por favor, al comunicarnos con el exterior, con la ciudadanía en general, no es necesario que escribamos como si estuviésemos redactando un manifiesto o dando un parte de guerra.Eso no nos va a volver más interesantes ni más auténticos.

    Ese tonillo del que excomulga y condena a los demás, lo más probable es que convenza a los que ya están convencidos, pero va a impedir que otros lectores más críticos dediquen su tiempo a leer algo que más bien parece escrito por una maquina de producir propaganda.

    Hay un tiempo y un lugar para la reflexión y hay un tiempo y un lugar para la propaganda. Si realmente quieren ser leídos, suelten la prosa como si estuvieran discutiendo en un bar o en la sala de una casa. No escriban como si estuvieran redactando un parte de guerra,porque se me hace que muy pocos los van a leer.No se los digo con la intención de atacarlos. Mis palabras son nás bien un consejo. Que conste, pues.







    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:09 a. m.

    Creo que ya es tiempo de tomar en serio la propuesta de Carlos Abrego. Creo que ya es tiempo de, por lo menos, leerlo a fondo antes de criticarlo. Tengo la seguridad de que algunos en efecto lo hacen pero también la certeza, a juzgar por algunos comentarios, de que otros no pretenden más que joder  con lo que expresan. Para estos últimos: ninguna consideración. No vale la pena ni siquiera mencionarlos y mucho menos hacerle eco a su escandalosa ignorancia.  Carlos Abrego es un intelectual serio y debemos, por eso, leerlo y comentarlo también con seriedad. Su esfuerzo merece por lo menos eso, pero, idealmente, lo que  deberíamos estar haciendo es llevando a la práctica, ya, su sabiduría para formar ese partido de nuevo tipo que realmente hace falta. Lo que Abrego nos propone tiene naturaleza revolucionaria en toda su esencia. Porque revolucionario es, por ejemplo,  proponer partidos montados sobre estructuras horizontales, ahora, cuando  los que existen lo hacen sobre ya caducas estructuras verticales. La democracia, he aquí otro elemento revolucionario, de un tal partido de nuevo tipo deberá tener por centro a  los miembros y sus congresos y no al líder y sus adeptos como ahora es costumbre. Todo lo que nos propone Carlos Abrego no es en absoluto antojadizo sino que está montado sobre un análisis serio y profundo de nuestra sociedad. Pero esta impresión se obtiene únicamente leyendo todo su blog y no nada más algunos de sus artículos. Lo que Carlos dice en un lado frecuentemente es algo que tiene inicio o continuación en otro. He allí la importancia de leerlo en completo. Me permitiría, humildemente, criticarle únicamente cierta falta de sistematización en todo el material expuesto. Creo que el mismo podría exponerse de un modo más pedagógico.
     
    ¡Adelante compañero! que con su esfuerzo intelectual, y el de todos los trabajadores ahora olvidados en su tragedia pero que pronto descubrirán que hay alternativa,    construiremos, más temprano que tarde, ese partido de nuevo tipo que tanto nos hace falta. Una gran falta: ahora cuando el FMLN, definitivamente, se pasó al otro lado.

    Pedro Pinares

    pedro.pinares@yahoo.es

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:55 a. m.



    Dice usted: “Puede que mis proposiciones no sean realizables ahora, en este momento”. Y de su frase subrayo un aspecto: que la acción política realista debe situarse en el tiempo, es decir, dentro del mapa de las contradicciones y posibilidades de un “momento político determinado”. Ese es el sentido que tiene para la práctica el análisis concreto de la realidad concreta.

    Usted habla de hacer una política correcta, que no sea un parche en el sistema, que lo cambie. Ahora le pregunto ¿Cuál es la política correcta que puede realizarse ahora, en este momento?

    Más allá de lo que podamos definir como política correcta, ahora, en este momento, no se cuenta con el apoyo popular y político para impulsar medidas de cambio radicales ¿nos condena esto al reformismo? No, pero eso le impone márgenes, límites, de acción incluso a una izquierda revolucionaria. Hay que ser claro, pues. Un radical honesto tiene que decirle a la gente que, hoy por hoy, no se puede conseguir todo.

    Eso nos deja otra pregunta ¿en qué se diferenciaría la obligada política reformista de un radical honesto de la política reformista del FMLN? Se diferenciaría en que el radical ha de plantear sus reformas como un paso preparatorio hacia cambios más profundos. Al FMLN, ahora, no se le puede criticar porque no lo haga todo –nadie podría hacerlo–sino porque no hace más, porque su reformismo ni siquiera es valiente y porque no prepara las condiciones para un giro social, económico y político de mayor alcance.

    La política correcta que puede realizarse ahora, en este momento, quizás sea la de un reformismo audaz que busque crear las condiciones favorables para impulsar una serie de cambios más profundos. El partido revolucionario que diga que “lo hará todo” ya, lo más probable es que no sepa distinguir la diferencia entre la realidad y el deseo.

    Para algunos la táctica ya se convirtió en estrategia, en la medida en que han olvidado o abandonado el fin último que perseguían. Y otros, por el contrario, al despreciar moralmente las consideraciones tácticas en nombre de los objetivos últimos, corren el peligro de convertir la retórica incendiaria del cambio inmediatista en una nueva forma de demagogia. Me pregunto si estas son las únicas caras de la moneda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha sorprendido que me cités falsamente, pues ponés comillas y me hacés decir algo que no he dicho. Hay que tener cuidado con los matices semánticos. No he dicho “Puede que mis proposiciones no sean realizables ahora, en este momento”, sino que “Puede ser que mis proposiciones no aparezcan realizables ahora, en estos momentos”. Hay aquí dos cosas distintas, ser y aparecer. Esto puede ser un detalle, pero no lo es, pues poco a poco le has ido dando a mis palabras unas deslizadas semánticas que desvirtúan mis posiciones. De lo que sigue en tu primer párrafo uno puede hasta concluir que soy yo quien habla de “acción política realista”. Esta terminología no es mía, pues está contaminada de pragmatismo, que en política conduce al oportunismo. Ves, esto ya no es un detalle, ni una simple desviación de sentido. Empiezo por esto, porque en casi todo tu texto, ocurre este tipo de deslices.

      Otro ejemplo, he dicho lo siguiente: “Sino de hacer los planteamientos que uno considera correctos dada la crisis del sistema”. Volvé a leer: “hacer los planteamientos que uno considera correctos”, vos me hacés partidario de “ una política correcta”. Te cito: “Usted habla de hacer una política correcta, que no sea un parche en el sistema, que lo cambie. Ahora le pregunto ¿Cuál es la política correcta que puede realizarse ahora, en este momento?”. No, no es así, que se discute, no es así que uno muestra sus buenas intenciones. Esto tal vez se practique en algunas tertulias madrileñas o bogotanas, santanecas o tecleñas, pero no cuando uno pretende buscar las soluciones para el país.

      Puedo considerar mis planteamientos correctos, los sostengo, los expongo, pero de allí que considere que exista “una política correcta” hay un brinco mortal que no me atrevo a dar. Mis planteamientos pueden ser rebatidos, discutidos, contradichos y me pueden demostrar que en definitiva no corresponden a la realidad. Pero en este despliegue de argumentos se tiene que rebatir mis argumentos, no los que mi contrincante me pone en mi boca o en este caso en mi teclado de manera abusiva.

      En el resto de tu texto has procedido de la misma manera. Mi planteamiento es el de una refundación del movimiento revolucionario en el país, con todo lo que esto impone de tareas y plazos. Y vos me querés llevar a ser el consejero del Príncipe/FMLN, no me las doy de Maquiavelo. En definitiva vos querés que te diga qué haría si estuviera en el lugar del FMLN en el gobierno, cuál sería mi política “reformista honesta”.

      Eliminar
  12. Anónimo11:58 a. m.

    II


    En nuestro país, instalado en la conciencia colectiva, hay un miedo profundo a las crisis políticas. Porque tales crisis en nuestro país suelen dejar un rastro de muerte. La propaganda oligárquica ha trabajado decenios con el claro propósito de marcar ciertas palabras. A partir de 1932, los términos comunismo, socialismo, revolución adquirieron connotaciones trágicas y maniqueas. A pesar de eso, el pueblo salvadoreño nunca perdió la esperanza en un cambio profundo. En la década de los 70, los términos execrados recuperaron entre la población su carácter de alternativa posible y por eso, entre otras razones, hubo una larga guerra civil. Cuarenta años más tarde, después del conflicto, un partido socialdemócrata que maneja un lenguaje revolucionario está en el gobierno (que no necesariamente en el poder).

    Las profundas heridas que dejó la última guerra aun no se han cerrado. Todavía existe el miedo de que vuelvan los cateos, los enfrentamientos, la tortura, el terrorismo de estado, la zozobra del día a día que vive una sociedad inmersa en el oscuro trabajo de matarse.

    Ese miedo, que no todo el mundo tiene, atempera las audacias. Algunos, aunque comprendan la necesidad de un cambio radical, temen que un golpe en la mesa pueda romper los equilibrios y acabe desatando un nuevo baño de sangre. Esos mismos que no pueden sacudirse el temor atávico, albergan la esperanza de un cambio gradual, de un cambio de proporciones manejables. Podemos reprocharles su tibieza, su ingenuidad política, su confianza en una institucionalidad que más bien parece un teatro. Para hablar con ellos, sin embargo, hay que entender que no todo se cifra en los términos de la verdad y la razón, también entran en juego las profundas heridas que dejó la guerra en muchos sectores del pueblo salvadoreño.

    Al plantear de nuevo la posibilidad de un cambio de sistema, no nos enfrentamos solo a razones contrarias, nos enfrentamos a la resistencia del miedo. Así que ocultar o revelar las autenticas ideas que uno tiene no es algo que pueda plantearse en abstracto. Usted simplifica estos problemas.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:30 p. m.

      Nelson Carranza.

      Bloque Popular Revolucionario B.P.R. de El Salvador

      Movimiento Social Autonomo de El Salvador - MOSA - ES-
      "Alejandro Lopez Ramos"

      Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
      de los del Frente FMLN Electoralmente
      de Derecha a”Izquierda” Revisionistas Reformistas…

      Esto es ablar por hablar pura paja I,II y III.

      El pueblo si quiere organizarse y luchar y en esto es que venimos trabajado los verdaderos revolucionarios y es en El Salvador y en el Exterior del pais.

      Una cosa es hablarle IR con el pueblo reactivando de nuevo el proceso y movimiento revolucionario cuesta y no es facil pero la dialectica de la practica resulta en que uno puede ver la DIFERENCIA entre REFORMISMO Y REVOLUCION lo cual son dos metodos de trabajo distinto y naturalmente si uno no ba a trabajar un sindicato o a organizar y formar una ADESCO:Esto lleba a sacar la Paja y las personas no se sacan la paja de sus ojos y hablan y escriben sin ser verdaderos revolucionarios.

      Dame un solo ejemplo,cual es el FRENTE DE MASAS de los
      del FMLN OPORTUNISTAS DE DERECHA A "IZQUIERDA" y donde es que tu participas ? Cuales sindicatos trabajas? y
      cuantas ADESCOS tu has organizado o trabajas con ellas y si estas en el exterior en donde participas ?

      Nosotros la izquierda revolucionaria tenemos una linea politica que es el Marxismo Leninismo Revolucionario y una ideologia la del Proletariado el Socialismo y NO ESTAMOS DERROTADOS estamos luchando de lo Inferior a lo Superior contra la politica e ideologia burguesa y de el Imperialismo Mundial en el pais en los USA.

      LOS derrotados son el FMLN volvieron a la burguesia y son ellos los del RETROCESO no son Anti Capitalista y
      no son AntiImperialista en la practica y los hechos.
      Y los que quieren seguir a los DERROTADOS DEL FMLN lo pueden hacer pero no son revolucionarios y vasta verle el modo de vida y su mentalida burguesa de ver cosas.

      Eliminar
    2. La situación que pintás, Álvaro, puede ser que corresponda en entero a la realidad, te voy a conceder esto. En definitiva tu descripción pesimista del estado anímico de la población salvadoreña te mueve a concluir que es necesario acomodársele, te conduce a un fatalismo inerme que te obliga a pensar que es permanente, inamovible.


      Pero de nuevo es necesario aclararte que no se trata sólo de plantear la posibilidad de una transformación social, lo primero, lo fundamental que planteo es la construcción de un instrumento político en el interior de la sociedad, un partido de nuevo tipo que lleve adelante luchas de todo tipo, globales y parciales, en el terreno económico, en el terreno político, en el terreno social y en el terreno ideológico. Se trata de cuatro frentes que están íntimamente unidos y se trata de llevar estas luchas al mismo tiempo. Es por eso que es necesario que los miembros del partido tengan la capacidad de poder actuar en plena autonomía, que tengan el conocimiento, la información y la formación necesarios para enfrentar cualquier situación y poder tomar toda iniciativa. En este sentido, se trata de una innovación mayor en la concepción del modo de militar.


      El que quiere simplificar mi planteamiento sos vos, pues lo limitás a un simple planteamiento de un cambio de sistema. Pareciera que hay una ceguera voluntaria de no querer ver lo que realmente propongo.

      Pero voy responderte sobre algo recurrente en tu modo de ver las cosas, voy a citarte de nuevo: “Así que ocultar o revelar las auténticas ideas que uno tiene no es algo que pueda plantearse en abstracto”.

      Resulta que repetimos constantemente que son los trabajadores los que tienen que liberarse por sí mismos. Si no queremos que esto sea un simple decir, una fórmula de encantamiento, es necesario darle a los trabajadores la verdad de tus intenciones políticas en tanto que partido. Porque si yo escondo mis reales intenciones de transformación, los estoy simplemente engañando, los estoy considerando como menores, incapaces de entender y sobre todo que es necesario hacer la revolución en su lugar.


      Eso es lo que muchos trataron o hacen ahora, pensar que es necesario conducir, guiar al pueblo hacia el paraíso. No, se trata de un cambio radical de hacer política, de nuevo, las luchas en los cuatro campos de los que hablado, se llevarán a cabo a partir de las proposiciones de los trabajadores mismos, a su ritmo, a su modo de percibir las necesidades. Es decir que se trata de un proceso mayor de transformaciones, que se irán dando desde abajo y no impuestas o sugeridas por la cúspide.

      Eliminar
  13. Anónimo12:04 p. m.

    III


    Las derrotas ideológica y política de la izquierda salvadoreña, sus retrocesos, sin lugar a dudas, son responsabilidad suya. Pero nos equivocaríamos si solo buscásemos la causa de tales retrocesos en los errores de concepto y de acción que ha cometido nuestra izquierda. En general, y sin que eso exima de culpa a nadie por sus dejaciones, el movimiento revolucionario internacional quedó tocado por la caída de los países del Este y por el auge del neoliberalismo. Durante los últimos años del siglo XX, el socialismo progresivamente se fue reduciendo a una visión socialdemócrata. Muchas organizaciones conservaron el lenguaje marxista, pero pusieron en práctica políticas socialdemócratas. Del socialismo quedó la fachada, la retórica, pero perdió su visibilidad como alternativa sistémica.

    Esa perplejidad ideológica, tal como llegó a vivirse en nuestro medio, quizás facilitó que, en 1992, tras firmarse la paz, la izquierda se integrara de modo acrítico en “la institucionalidad burguesa”. Hay que recordar que por aquel entonces pareció desplomarse la conciencia del futuro que había acompañado a los movimientos de liberación. Algún teórico despistado llegó a pregonar el fin de la historia. Pero bien, si nuestro objetivo va más allá de un juicio puntual sobre la política de la actual dirigencia del FMLN, hay que desarrollar una reflexión en torno a las perplejidades de la izquierda internacional en los últimos veinte años.

    Han sido años de crisis de definición para la izquierda marxista, pero no para los movimientos sociales. Es la experiencia que estos han acumulado, la que ahora permite hablar de la posibilidad de un nuevo tipo de partido revolucionario. Es como si un rescoldo anarquista hubiese cobrado vida en las nuevas expresiones políticas asamblearias donde se respira un gran recelo hacia los partidos de izquierda verticales y burocratizados.

    Esta nueva sensibilidad se abre paso ahora en El Salvador pero lo hace de forma epitelial, sin abrir una pausa reflexiva que convoque al debate a todo el conjunto de la izquierda. Lo nuevo y lo viejo se zarandean, se insultan, se acusan, se descalifican; tienden a personalizar la discusión ideológica. Y a la larga, donde tendría que haber una discusión seria, lo que hay es ruido.

    ¿Qué importancia tiene recusar a Medardo González? Lo que interesa es recusar las ideas y la institucionalidad que él representa y hacerlo de una forma que no abata a la base y a los simpatizantes del FMLN.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez voy a empezar por lo último que ponés. De nuevo con lo mismo, no te diste cuenta que no criticaba al ciudadano González, como un hijo de vecino que lo entrevistaron, sino que como el Secretario General del FMLN, en tanto que su máximo representante. Y no lo criticaba porque se había equivocado en la fecha del día, sino porque había enunciado una posición de principio pro capitalista. Si denuncio esto y con esto provoco eczema en los militantes efemelenistas, pues eso no es culpa mía. Allá ellos que no leen los diarios, que no entienden lo que propone su dirigente o si lo comprenden y están de acuerdo, pues eso es cosa suya. Creo que ellos están de acuerdo con esos planteamientos o tal vez como vos, ellos piensan que se trata de una astucia táctica o estratégica, según se vea.

      Creo, Álvaro, que en tu tirada sobre los errores de la izquierda y la situación internacional hay cosas ciertas que he abordado en muchas ocasiones aquí mismo. Y creo que los que guardan silencio sobre todo esto son precisamente los efemelenistas.

      Sobre el punto de la discusión en la izquierda, pues esta puede ser fructífera y útil, pero para ello es necesario que todos pongan buena voluntad, que se discutan las ideas emitidas, que no se tergiversen las posiciones, que no se discuta para lucir sus recursos retóricos, darle rienda suelta a la vanidad. El ruido del que te quejás es tuyo.

      Eliminar
  14. Anónimo12:14 p. m.

    Y otra cosa, alguien que argumenta sus desacuerdos no es alguien que joda. A la larga lo que puede joder la perspectiva de fundar una nueva izquierda es esa cultura sumisa que muchos muestran hacia los intelectuales y los políticos que admiran. Hay que acostumbrarse a que alguien tosa en medio de la misa. Es el desacuerdo, chamacos, los que nos mantiene vivos. La unanimidad bovina nunca será revolucionaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu manera de responder significa que te has sentido aludido. Creo que hay mucha gente que sigue tus escritos y te admira.

      La sumision a la cúpula efemelenista es borreguismo. Hay quienes piensan que criticar al FMLN es volverse de derecha, poner en peligro al país mismo. Criticar al FMLN lo asimilan adoptar las posturas de ARENA. Es esto lo que no permite la discusión serena.

      Eliminar
    2. Anónimo6:45 a. m.

      Los abogados del diablo siempre encontrarán argumentos para defenderlo. Su temor es tan grande a contradecirlo que algunas veces aludirán a que no existe actualmente una correlación de fuerzas favorable para terminar con su dictadura, otras veces al miedo de la población a enfrentarlo, en realidad el propio miedo del que prefiere someterse a él en lugar de oponérsele, y otras tantas a todo un sin fin de ocurrencias expresadas de diferente modo pero en realidad solo demostrativas de una pobreza creativa para ejercer su oficio. Aparte de poco creativos son estos abogados bastante holgazanes porque bien podrían despejar sus dudas, si es que en realidad las tienen, investigando a fondo la hasta hoy mejor argumentada y sólida propuesta para sacar a nuestro país de la crisis en que se sumió durante toda la posguerra. El autor de dicha propuesta la ha venido desarrollando y madurando en diversos detalles y a niveles distintos de profundidad durante por lo menos siete años. Hay pues gran cantidad de material en su blog que de antemano responde a muchas de las críticas que irresponsablemente le formulan los que prefieren polemizar con él en lugar de primero seriamente leerlo. Carlos Abrego no es solo un hombre sabio, es también un hombre valiente, nadie antes de él se había atrevido a formular una crítica tan bien fundada y responsable contra los traidores de Farabundo Martí (Crítica tal que el FMLN perfectamente pudo evitar iniciando el proceso de paz con una larga autocrítica que jamás realizó) y reconocerlo no es en absoluto sumisión de borrego es simplemente humildad para reconocer méritos en quien realmente los tiene. Luego como persona estará Carlos tan lleno de defectos como todos lo estamos. Si esos defectos en algún momento atentan contra lo que pretende construir pues habrá en ese momento que combatirlos. Este no es, sin embargo, ese momento. Ahora es más bien el momento de reconocer sus méritos. De apoyarse en sus muy bien fundados argumentos y de empezar a buscar las formas prácticas para hacer realidad ese partido de nuevo tipo que todos los salvadoreños merecen. Ya habrá tiempo de discutir mucho para los que de discutir gustan, que las discusiones necesarias nunca están demás. Pero de las otras: líbranos señor.

      Pedro Pinares

      Eliminar
  15. Anónimo1:24 a. m.

    Sigue usted con su tendencia a simplificar: yo no digo que uno deba adaptarse al miedo, lo que digo es que uno no debe igonorarlo a la hora de plantear el cambio, a la hora de comunicar ideas; muchas veces la resistencia a la idea no viene de un argumento sino que de un temor que es producto de la propaganda y también de la experiencia histórica.En la medida en que usted no toma esto en consideración, su planteamiento es abstracto desde el punto de vista de la comunicación política.

    La sumisión es mala en el FMLN y en cualquier sitio donde se presente. Si se habla de un nuevo partido y una nueva política, ambas realidades no serán posibles si entre la ciudadanía continúa arraigada la cultura de la sumisión.No fraccionemos el mundo de forma maniquea, Sr Ábrego,muchos de los críticos del FMLN arrastran los vicios del FMLN.
    Hay críticas que deben hacerse extensibles al conjunto de la izquierda. La sumisión es una relación social que si no se ataja puede volver a reproducirse en la nueva izquierda.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:50 p. m.

      Nelson Carranza.

      Bloque Popular Revolucionario B.P.R. de El Salvador

      Movimiento Social Autonomo de El Salvador - MOSA - ES-
      "Alejandro Lopez Ramos"

      Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
      de los del Frente FMLN Electoralmente
      de Derecha a”Izquierda” Revisionistas Reformistas…

      Esto es ablar por hablar pura paja I,II y III.

      Hablar por hablar solo por joder la contaminacion de la mentalidad burguesa y La sumisión al FMLN simulada y calculada es La sumisión de Derecha a "izquierda"a Huevo y el Seguidismo es Un Asunto de Tontos Utiles.

      La teoria y Practica de Sartre:

      Y Acerca de la La sumisión al Miedo por el Mismo FMLN Derechizado y sus Miembros Seguidores o Simpatizantes y Amigos y lo exteriorizado por vos que no pones tu nombre y apellido es Resistencia al cambio.

      El FMLN y vos,etc,se quedaron con lo viejo La sumisión a la Derecha y Ultraderecha...el temor a lo NUEVO que es trabajar hacer en la practica e ir con el Partido de la Clase Obrera Marxista Leninista Revolucionario y es aqui donde los verdaderos revolucionarios trabajan y el "MIEDO"no lo pasamos por los huevos desde 1970,y la Izquierda Revolucionaria es unica marcha separada de la "Pseudo Izquierda" del FMLN etc...son ellos que arrastran los vicios del pasado de lo VIEJO Burgues.

      Bueno,en El Salvador,fueron las FPLFM las plantean un Nuevo Partido y las ideas fueron originales de nuestro
      lider historico glorioso Salvador Cayetano Carpio al unico que consideramos Comandante Marcial y ademas el
      dejo escrito desde la teoria y practica 6 libros del Nuevo Partido Revolucionario nada ABSTRACTO,nada delos
      miedos y nada la sumisión a nadie ahi el derrota a los
      del FMLN y ahi estan los del FMLN con la burguesia.

      Por ultimo,te aconsejo no seas pendejo o maje,tienes miedos es una paranoai... te recomiendo ir al Doctor de un amigo sincero proletario provado mil veces.

      Eliminar
  16. Anónimo8:17 p. m.

    Tenemos linea politica revolucionaria y metodologia adelante con el Marxismo Leninismo Revolucionario en El Salvador :

    Construir el partido de la Clase Obrera !

    Por la Emancipacion del Proletariado.

    el partido politico electorero del FMLN es de Derecha
    de personeros aburguesados y despues de la derrota 2014
    donde la gran burguesia criolla y el imperialismo los va
    a revolcar con sus propias reglas y juego electoral todo
    el escenario fue creado por el mismo FMLN coexistencia...

    ResponderEliminar
  17. Anónimo10:58 a. m.

    Una pregunta socrática para el Sr, Carranza:
    ¿Cree usted que a un militante revolucionario, a un auténtico portavoz del cambio que viene, le está permitido razonar demagógicamente?

    Antes de que responda, permita que le haga una sugeremcia, que por favor investigue tres palabras en la wikipedia: demagogia, falacia y razonamiento.

    Muchas gracias, por su atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6:27 p. m.

      Nelson Carranza.

      Una pregunta Democráta,Plutocrática,Burocrática y
      Tecnocráta,Pendejacrática,demogagocrática,falaciacrática,razonamientocrática; investiga estas palabras...

      Bloque Popular Revolucionario B.P.R. de El Salvador

      Movimiento Social Autonomo de El Salvador - MOSA - ES-
      "Alejandro Lopez Ramos"

      Los Quinta Columnistas de la “Pseudo Izquierda”
      de los del Frente FMLN Electoralmente
      de Derecha a”Izquierda” Revisionistas Reformistas…

      Esto es ablar por hablar pura paja I,II y III.


      Mira No seas "Bavoso"lo cosas las llamamos por lo que es su nombre a mi wikipedia me hace los mandados...

      Te devuelvo nuestro CAMBIO REVOLUCIONARIO !

      ¿Cree usted que a un militante revolucionario, a un auténtico portavoz del cambio que viene, le está permitido razonar demagógicamente?

      Contacta con los Pseudo Dirigentes del FMLN de DERECHA y de "IZQUIERDA" a Salvador Sanchez Ceren [ Leonel Gonzalez],Medardo Gonzalez[ Milton Mendez],Roberto Lorenzana,Jose Luis Merino[Ramiro]a toda la pelota de
      Pequeños Burgueses de este "FRENTE"porque sigue siendo eso un "FRENTE ELECTORAL" Electorero y a si FORMULALES
      esta misma pregunta a ellos y luego cuando tengas las respuestas de ellos la "WIKIPEDIA" de ellos:
      La demagogia,la falacia y razonamiento.

      Te ordeno !Pongas aqui las "PENDEJADAS"de ellos FMLN.

      Nosotros,los verdaderos revolucionarios somos claros
      solamente la verdad es revolucionaria y se prueba.

      Hata hoy los FMLN sus corrientes y tendencias,grupos y emisarios practican eso lo corrupto y servilista:
      La demagogia, falacia y razonamiento Aburguesado.

      Nuestra Transparencia es La Revolucion:

      Tenemos linea politica revolucionaria y metodologia adelante con el Marxismo Leninismo Revolucionario en El Salvador :

      Construir el partido de la Clase Obrera !

      Por la Emancipacion del Proletariado.

      Muchas gracias, por tus atenciónes.

      Eliminar
  18. Anónimo11:12 a. m.

    Sr Ábrego, pienso en la calidad argumentativa de sus aleros
    ¿no le parece deplorable?

    Ya que usted habla tanto del partido nuevo, convendría que abordase, para sus lectores, el tema del estilo de pensamiento en la nueva izquierda. El arte de razonar y de hacerlo con criterios éticos, sin recurrir abusivamente a las falacias, es un tema de importancia, si lo que se quiere es promover una cultura del debate racional entre las bases del nuevo partido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente creo que cada lector puede con absoluta perfección ver las diferencias de estilo y de observaciones sobre la realidad. Creo que con bastante nitidez se ve quien es quier y lo que cada cual se propone.

      Por lo general los lectores saben hacer distinciones, no urgen que a cada vez venga a sacar el buen grano de la mala yerba, ni tampoco es mi papel erigirme en maestro de nadie.

      Eliminar
  19. Anónimo1:18 p. m.


    La falacia es algo más que un argumento incorrecto, es una razón mal construida que posee carácter persuasivo. En sus formas extremas, la falacia es el “todo vale” en el terreno de una discusión. Imagínense una pelea entre luchadores técnicos y rudos, el técnico trata de respetar las reglas lógicas y cierto criterio de verdad y el rudo se vale de golpes bajos para ganar la pelea.

    La pregunta que yo le hacía al Sr Carranza era si un revolucionario, que apela a la verdad y a la razón, tiene licencia para recurrir a las falacias.

    Imagínense una escena en la que Newton expone por primera vez la ley de la gravedad. Imagínense que alguien para recusarlo dice que esa ley tiene que ser falsa porque Newton es, por ejemplo, un homosexual. Donde tendría que verificarse si esa ley es cierta o falsa sería en el terreno de la ciencia, en la estructura de su demostración y en las evidencias empíricas que la confirman o la falsean como hipótesis. Que Newton sea gay o evangélico, que tenga caspa o halitosis no son datos que deban pesar a la hora de evaluar su teoría. Pero a un argumentador falaz eso no le importa y para desacreditar la teoría lo que hace es desacreditar a Newton.

    Aquí tienen el claro ejemplo de una falacia ad-hominem. En vez de atacar los argumentos de una persona, se la acusa de tener amistad con Galeas, de ser comprada, degenerada, revisionista, pederasta, homosexual y dentro de ese registro falaz caben los insultos que sirven para desprestigiar a un adversario: “Sabés lo que te digo, yo me paso tus argumentos por la entrepierna”.

    Todos, en algún momento de nuestra vida, caemos en alguna que otra falacia, el problema surge cuando las falacias predominan en nuestra forma de razonar y cuando esa persistencia boicotea los debates que deberían discurrir por los carriles de la lógica y del respeto a la verdad. Desde el punto de vista ético, el estilo falaz de argumentar no le está permitido a un revolucionario.

    El estilo falaz de argumentar es algo viejo en la izquierda salvadoreña. En 1975, en un debate interno sobre la línea política del ERP, Roque Dalton fue acusado de ser bohemio, pequeño burgués aventurero y de ser un agente infiltrado al servicio de la CIA. Las falacias y la mentira preludiaron su ejecución y para justificar su ejecución se recurrió a las falacias.

    ¿Qué debe hacer un nuevo partido y una nueva izquierda frente al estilo falaz de solventar las disputas, si ese estilo también forma parte de la vieja cultura que se pretende superar? Un cambio político es, implícitamente, un cambio cultural. Un nuevo partido no será posible sin una nueva cultura y esa nueva cultura no será posible si se admite que las falacias corroan el debate público.

    ResponderEliminar
  20. Acabo de recibir una respuesta al "comentario" anterior. No lo publico para no darle continuación a una discusión que se ha apartado tanto del tema inicial de la discusión.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo12:43 p. m.

    Usted habló de que en el nuevo partido las bases no serían únicamente las receptoras de los textos y los discursos de la dirigencia sino que también producirían documentos para el debate. Y me parece muy bien, al menos en principio. Ahora bien, exponer la idea es fácil, realizarla es otro tema.

    Lo que usted no abordó fue el problema de cuáles competencias tiene que desarrollar la base para elaborar documentos, análisis concretos de la realidad concreta.

    La creación de textos como producto del ejercicio de un análisis y un debate colectivos exige que la base sepa manejar conceptos para agrupar, evaluar y explicar sus múltiples experiencias. Han de remontar el vuelo desde el sentido común a la conciencia teórica y eso no es fácil. Si un texto es producto de un debate activo y creativo reclama el dominio del arte de la discusión. Y seamos francos, muy poca gente en la izquierda sabe discutir, ni siquiera sus dirigentes.

    ¿Usted cree que es posible crear nuevas estructuras políticas sin poner en movimiento la cultura dialéctica que les daría vida? Si no introducimos estos temas, corremos el peligro de caer en una visión abstracta y necanicista de la política. Como ve, no andamos tan lejos del tema como usted supone.










    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo, Álvaro, que te precipitás demasiado, pues en ningún momento he dicho que los militantes van a tener que redactar documentos. He dicho que ahora en algunos partidos es el grupo dirigente el que redacta un documento y que los militantes no pueden realmente reformar esos textos. Por el tipo mismo de organización verticalista.

      En primer lugar, creo que uno de los progresos teóricos que hay que adquirir es dejar de lado, las antiguas acepciones de la palabra “dialéctica”, pues en el novísimo pensamiento revolucionario esta palabra corresponde a un concepto superior al que se usaba en la retórica.A partir de Hegel se trata de un modo de pensar cualitativamente distinto. Vos habrá oído hablar de la puesta sobre los pies que operó Karl Marx de la dialéctica hegeliana, en todo caso, la dialéctica marxista es una lógica de la contradicción en la esencia misma de las cosas. La dialéctica materialista como parte integrante de la concepción científica del mundo (dialéctica objetiva). En este sentido, la dialéctica no se reduce a la filosofía marxista. En todo caso se trata de una teoría de las formas generales de las relaciones y procesos, lógica concreta del objeto concreto. (Esto de manera escueta y general).

      Pero vuelvo sobre la cuestión de los textos de la dirección, este tipo de textos tendrían obligatoriamente que desaparecer, pues según lo que propongo se trata de la aparición de estructuras horizontales, en la que las antiguas jerarquías deberán desaparecer. Si, en la lucha se hace necesario redactar un texto, en cualquier nivel de su complicación y si esta redacción corresponde al momento concreto al que se enfrenta la estructura partidaria concreta, pues habrá entre sus miembros quien pueda asumir la tarea, si esto no es así puede perfectamente solicitar a otra estructura la ayuda necesaria. El problema es político. No es un problema de redacción, de acomodamiento técnico de los argumentos.

      Por supuesto que la elevación del nivel teórico general de un partido de nuevo tipo es imprescindible. No obstante esto no se adquiere en disputas retóricas de poca utilidad, sino con un trabajo, un estudio serio y permanente de todos los miembros, sin que nadie se erija en guía porque maneje su labia de manera perfecta. Es por eso que uno de los puntos que esbocé en mi artículo es la obligación de compartir la información y los conocimientos con todos los militantes. Por el momento, muchas cosas se manejan en secreto, otras se ocultan por un palabrerío inútil. El militante tiene derecho de participar en todas las decisiones del partido y para ello es necesario que tenga toda la información y el conocimiento necesario para poder deliberar y de poder determinarse. La elevación teórica vendrá poco a poco, con la práctica en el nuevo partido.

      O sea, en la creación del nuevo partido se va a ir tomando en cuenta la situación concreta de nuestro país, del nivel actual de consciencia de los trabajadores. Comprendo perfectamente que las estructuras y la práctica del nuevo partido no se puedan ahora visualizar. Su modo de existencia es embrionario, por consiguiente no se puede ver ni el tronco, ni las ramas, ni mucho menos sus frutos. Los partidos existentes son realidades presentes y hasta cierto punto aparecen mejor dotados que el proyecto que propongo. Sin embargo al mismo tiempo podemos ver en estos partidos también todas sus limitaciones y todo lo que ha impedido que los militantes se apoderen de la política misma de su propio partido. Los militantes ahora no tienen la posibilidad de dominar el conjunto de los problemas que se les plantea.

      Eliminar
  22. Anónimo3:05 p. m.


    Ya hemos hablado antes de la falsa oposición que usted establece entre la dialéctica aristotélica y las dialécticas en sentido hegeliano y marxista. Tal parece, según usted, que adoptar las últimas exige el abandono de la primera. Para que no sea dogmática, su recomendación debería ir acompañada por un esclarecimiento de lo que son ambas dialécticas, los campos en que operan y las funciones que cumplen en el terreno sobre el cual debatimos. Lo que veo en su texto es que dice generalidades escolares sobre las dialécticas hegeliana y marxista, que no dice nada sobre la naturaleza de la antigua dialéctica y su campo de análisis e intervención y que, por lo tanto, en ningún momento hace un estudio comparativo satisfactorio, con sus pros y sus contras, que fundamenten su consejo de abandonar la vieja dialéctica. Ni expone bien aquello por lo que, según usted, hay que optar ni expone con justicia en ninguna parte aquello que se debe dejar de lado. Dado que es usted quien hace la recomendación y no la fundamenta, es usted quien debe justificarla y para hacerlo tendrá que demostrar que comprende muy bien la naturaleza de aquello que debe abandonarse.

    Un amante del progreso teórico, como usted, debería de estar al día sobre los debates actuales en torno a la dialéctica, lamentablemente veo que no es así. Si estuviese un poquito más informado, se daría cuenta que la actualidad, al menos en el campo de la investigación filosófica, se mueve en sentido contrario al que usted señala. Los nuevos teóricos de la argumentación (Perelman, Toulmin, Van Emeren, Walton), que tanto influyen en ciertas teorías de la racionalidad política, hacen lo contrario de lo que usted aconseja y lo que hacen es retornar críticamente a las antiguas acepciones de la dialéctica. Van Emeren y Walton examinan los argumentos en un contexto de diálogo. Para ellos, el juego de los argumentos se mueve a través de las discrepancias de opinión; argumentar es conversar. Es curioso ¿verdad? Para Platón el pensamiento se tejía a través de un diálogo crítico, el pensamiento era un combate ritual ceñido a reglas.

    Lo que quiero decirle es que el paisaje del pensamiento se mueve y eso altera de forma constante nuestra relación con el pasado de la filosofía. Que Toulmin revalorice hoy los Tópicos de Aristóteles y que Perelman destaque la importancia de la Retórica para el desarrollo de una moderna teoría de la argumentación, obligan a replantear el prejuicio positivista de quienes antaño daban por superada esa zona del pensamiento aristotélico. Toda esta revalorización no se hace contra Hegel o Marx, se hace más bien contra el enfoque positivista que convirtió los protocolos de la argumentación científica en el modelo al que debía ceñirse la lógica en los diversos campos en que esta se aplica. Aristóteles inspira de nuevo porque admite que algunos campos como la ética y la política no pueden ser objeto de un razonamiento semejante al matemático. Ambas, la ética y la política, como dimensiones en que interviene la razón práctica, toleran un razonamiento probable, plausible –puede que si, puede que no– abierto a la deliberación y al conflicto de opiniones. Si existe contradicción o afinidades entre la nueva revalorización de la dialéctica aristotélica y su versión hegeliana o marxista habría que hacer un nuevo estudio, lejos de todo prejuicio. Fundamentemos mejor nuestros consejos, Sr Ábrego, y mucho más si no conocemos muy bien la postura que defendemos y las implicaciones de las tesis que atacamos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que vos desde hace algunos correos, con la más inútil pretensión de erigirte en maestro, querés llevarme a tu atrasada y limitada concepción de la dialéctica. La técnica argumentativa es justamente lo que te hace falta. Pues no basta con decir que lo que he dicho sobre la dialéctica es escolar, sino que hay que demostrar en qué he dicho algo falso. Lo escolar es obligatorio ante un interlocutor que ignora precisamente las bases del asunto, en este caso la dialéctica materialista.

      No es que exista oposición, es que hay un cambio cualitativo del que no te has dado cuenta y tu insistencia en usar ese término con el sentido que le das, es porque te sentís simplemente picado por lo que te dije ya hace unas semanas.

      Vos pensás que la retórica es la solución al problema de los debates, que encontramos entre salvadoreños. Sin darte cuenta que lo que nos separa no es eso. Se trata de diferencia de principio y que no son las técnicas discursivas las que pueden acercarnos, sino la comprensión fina de nuestra realidad.

      Vos me pedís que te de los pro y los contra de ambas dialécticas, en una respuesta a tus observaciones. No sé si te das cuenta de lo absurdo de tu pedido, de lo tonto, diría ya un poco fatigado de tu insistencia. Pues ya anteriormente deseabas que aceptara la terminología de filósofos idealistas, sin darte cuenta que al hacerlo debo también aceptar las premisas de su filosofía. Para vos eso no tiene ninguna importancia, pues tu eclecticismo te permite volverte un acérrimo crítico del FMLN y el otro pedir que se le tenga clemencia pues criticarlo es hacerle el juego de la derecha. Un día vos sos un ultrarrevolucionario, el siguiente sos de nuevo un social-demócrata.

      Fijate que tan poco al tanto estás y que pretencioso sos, me mentás Chaïm Perelman, ¿acaso has tenido en tus manos su “Traité de l’argumentation” (1988), no lo creo, tampoco que lo hayas estudiado con la atención que lo he hecho. No mencionás a Lucie Olbrechs-Tyteca, ni a otros como Michel Meyer, que si usan “dialéctica” en el antiguo sentido de llevar un diálogo para llegar a la verdad. Perelman, con Lucie Olbrechs-Tyteca, redactó esta obra cumbre ya hace más de un cuarto de siglo. Pero fijate que en la “lista de términos” que viene al final del libro, la entrada de “dialéctica” es importante, pero no tanto como lo deja pensar tu pretensión. En un libro de cerca de 700 páginas encontramos apenas 16 veces la palabra “dialéctica”.

      Creo, Álvaro, que tu diletantismo pretencioso, lo podés lucir con otras personas, pero no conmigo, “te conozco, mosco”. El argumento en sí no es un modo de razonar, para alcanzar la aceptación de tus posiciones es necesario otra cosa que un argumento.

      Vos quisiste corregirme, pero en tu gran ignorancia de la filosofía materialista, quisiste remitir al siglo XVIII la formulación que hice de “realidad”, pero fijate que ya allí pudiste corregirme desde el punto de vista materialista, pues por aceptar tu terminología, en vez de usar la palabra que mejor convenía usé “realidad” en vez de “materia”. Y la formulación que te di le pertenece a Lenin y se ha convertido en una de las categorías filosóficas más importantes del marxismo actual. Y es justamente a partir de esa categoría en que radicalmente se diferencia la filosofía materialista de la idealista.

      O sea que yo no puedo andar saltando de una filosofía a la otra, como si movido por una suerte de frenesía consumista cambiara de pensar por las tapas que lucen las vitrinas de las librerías madrileñas.

      Eliminar
  23. Anónimo3:21 p. m.

    Si usted mamejase un concepto pleno, complejo, de la retórica se daría cuenta de que no es una simple técnica para redactar textos, tiene utilidades e implicaciones políticas. La retórica es una técnica para argumentar y comunicar ideas con eficacia en el terreno de los debates políticos. Evidentemente, tiene otras acepciones y otras utilidades, pero yo asumo el uso que tuvo en la Grecia del siglo V antes de Cristo. Podría extenderme, pero por hoy ya es suficiente.

    ResponderEliminar
  24. Álvaro: se me olvidó agregar que no iba a seguir perdiendo el tiempo con vos.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo8:19 p. m.

    MUY ILUSTRATIVO SU DEBATE.GRACIAS.CABALLEROS ..

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.