El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

27 marzo 2012

Sobre la tregua delincuencial

El tema de las negociaciones entre el gobierno y las pandillas y el acuerdo entre las pandillas entre sí, no es fácil de tratar. Por el momento el gobierno niega su implicación en ellas y ambas partes, gobierno y pandillas niegan la existencia de dichas negociaciones. Aunque las apariencias atestiguan de lo contrario. Pues el traslado de una prisión a otra, la presencia en las cárceles de un prelado y de un exguerrillero como mediadores, incluso el mismo reportaje de los periodistas de El Diario de Hoy, no pueden darse sin el consentimiento de las autoridades, de las más altas autoridades del estado.


Pero hay un aspecto que hace también delicado abordar el tema, es que por el momento el resultado es positivo, muy positivo. La reducción drástica de las muertes es una noticia que se ha estado esperando durante tantos años, cuyo aumento parecía como algo ineluctable. No obstante a pesar de este significativo aspecto positivo del asunto, surge toda una serie de cuestionamientos de fondo. En esto es menester no dejarse ir por los senderos de la pasión y ni tampoco por los caminos fáciles de la retórica. Aquí hay que pulsar bien cada palabra.


El mutismo de las autoridades en los últimos días, remplaza a las triunfantes declaraciones del Ministro, el general Munguía Payés, quien alardeaba, afirmando que como consecuencia de su llegada al puesto ministerial y la nueva actividad policial, la criminalidad se había reducido en estos últimos días. Todos sabemos que ésta creció desde su llegada hasta que apareció el acuerdo entre las maras. El semanal cibernético El Faro publicó la noticia de la negociación y el ministro se vio obligado a desmentir, incluso llegó a una amenaza velada contra los periodistas de este medio, evocando en su ausencia, pero frente a otros periodistas convocados por él, la muerte del fotógrafo y cineasta francés Christian Poveda, dando a entender que ese era el peligro que corrían los periodistas de El Faro.


Luego aparecieron dos personajes que afirman haber jugado el papel de intermediarios entre las dos principales pandillas del país: el obispo castrense Colindres y el escritor Mijango. El primero nos explica abundantemente que su misión es divina, que habla en nombre de Dios, que obedece a la voz del Señor y nos habla en un lenguaje con notorios dejos medievales y el otro ha mostrado un protagonismo subalterno. Pero no es el estilo personal lo que vamos a juzgar. Ni lo conveniente o inconveniente de esta mediación, ha dado resultados positivos y podemos alimentar ciertas esperanzas de que esta situación perdure.


Aunque aquí surgen ciertas dudas sobre todo el proceso mismo de esta negociación y si es válido mantener esperanzas en que a lo que se ha llamado “tregua”, se mantenga y desemboque en algo duradero.


Lo que podemos cuestionar es precisamente cuáles han sido los principios que han regido la negociación, sobre qué bases se ha negociado. En otras palabras, ¿es solamente ese traslado a otras cárceles el pago que se ha dado a los delincuentes? ¿Existen otras concesiones? Y si la respuesta es afirmativa, ¿cuáles han sido? Estas preguntas implican más allá de los detalles, principios morales fundamentales. ¿El Estado se ha dejado imponer estas negociaciones? ¿Se trata de un simple caso de correlación de fuerzas? Los criminales que han mostrado con esta baja de asesinatos, su íntima implicación en ellos, ¿pueden sinceramente presentarse, como lo han hecho es su “comunicado”, en representantes de toda la sociedad? Es menester recordar aquí que Mauricio Funes ha declarado hace dos años, con enfática solemnidad, que nunca su gobierno iba a negociar con delincuentes.


Pero esta vorágine de crímenes en que vive el país exige que se hagan todos los esfuerzos necesarios para extirparla. Si acaso es cierto que los delincuentes han tomado conciencia de la atrocidad de sus crímenes y dicen ser ellos también “parte de la solución del problema”, pues no pueden presentarle a la sociedad y a las víctimas condiciones para cesar sus fechorías. ¿Qué quiere decir esto? Pues que podemos reconocer que las condiciones de encarcelamiento no son realmente humanas, que hasta ahora se ha priorizado la represión y que no se han emprendido planes preventivos. Podemos admitir y no solamente admitir, sino que se ha sido constatado por todos, que no existen reales planes sociales para darle a la niñez y juventud de los barrios pobres, las posibilidades de construir de manera diferente sus vidas.


Es cierto que en vez de mandar al ejército a patrullar, se pudo perfectamente preparar y enviar a otro ejército, un ejército de educadores, de animadores de barrio, de trabajadores sociales. Esto no hubiera producido ningún milagro, pero sí cambios substanciales en el tratamiento del problema. ¿Es tarde para cambiar de actitud? No, lo que la situación actual nos revela es que no se puede seguir tratando ni a los delincuentes, ni a los jóvenes de los barrios pobres únicamente como una excrecencia venenosa para toda la sociedad. No se puede pues creer que la fuerza, el maltrato y la humillación militares constituyen la base de la reeducación para “jóvenes en peligro de caer en la delincuencia”, como es el plan “pedagógico” del presidente.


Sin embargo hay en esta situación un grave problema moral. Los jefes de las maras han puesto en la balanza, como moneda de cambio, vidas humanas. Hay que sopesar con toda la gravedad este aspecto. Todos nos hemos regocijado de la disminución del número de asesinatos, pero al mismo tiempo cabe sorprenderse por la facilidad con que esta reducción se ha obtenido. ¿Pueden los jefes de las maras revertir inocentemente este proceso? Esta es justamente la pregunta central de todo esto. Pues si podemos exigirle al gobierno toda transparencia necesaria en el tratamiento de este asunto, es necesario también que la sociedad sepa ¿qué es lo que condiciona que esta reducción de muertes diarias pueda volverse permanente o por el contrario trágicamente pasajera?


Lo repito, lo que se ha puesto en juego son vidas humanas. Por eso mismo no podemos resignarnos a la probabilidad que la situación precedente vuelva simplemente, como si nada. Es por eso que todo el silencio oficial es hasta cierto punto irresponsable. Todos se han sorprendido del silencio del presidente, del silencio de los partidos políticos. La clase política acaba de solicitar los votos y ante un problema crucial de nuestra sociedad guarda silencio, como si nada hubiera pasado. En esto es necesario que todos sepamos cuál es el trasfondo de lo que se ha negociado y en qué reside realmente que esta situación es considerada, en principio, como pasajera. Digo esto pues el término “tregua” no es una situación permanente.


Con esto no termina el sufrimiento infligido a toda la sociedad. Siguen las extorciones, siguen otros delitos contra familias y personas individuales; Todos sabemos que esto no se puede considerar como futura moneda de cambio. Estos actos son simplemente delitos y si basta con una orden para que ellos cesen, ¿qué esperan los responsables para darla? Con esto significo que los jefes de las maras han pretendido a un alto grado de moralidad y de preocupación por el bienestar de nuestra sociedad, se han proclamado “parte de la solución”. Ahora también ellos deben dar muestra de la sinceridad de sus palabras. Sobre todo que han proclamado que su honor reside en la palabra dada.

8 comentarios:

  1. El problema de fondo de las pandillas tiene varias ramas principales: 1-la disfunción familiar de donde provienen estos jóvenes, 2-la situación económica desastrosa en la que viven sus familias, 3-la baja educación y principios morales distorsionados.Una situación originada por un sistema social excluyente.

    El problema es grande y ni este gobierno ni los anteriores se han interesado por resolverlo desde lo profundo. Lo que han hecho siempre son medidas cosméticas, superficiales. No se puede curar una fractura en minuta con una tableta de acetaminofén.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:40 a. m.

    Exelente nota Carlos. Sere pesimista yo pero tengo la leve sospecha que las intencions de las maras no son tan "nobles" como ellos quieren que se vea. Veremos que dice el tiempo, por mi lado veo la tregua venirse abajo pronto y no se como exactamente es que ellos se ven como "parte de la solucion" aparte del hecho que son directamente responsables por muchas muertes pero de manera mas integral como lo serian?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:06 a. m.

    excelente comentario Carlos, se siente una tensa calma entre el si y el no

    ResponderEliminar
  4. Resulta preocupante pensar que al final, el control de todo lo ostentan las pandillas. Sobre todo si tenemos cuenta que quienes han declarado la tregua han sido ellos. Es decir, el poder lo ostentan ellos.

    Excelente artículo don Carlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:54 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Excelente comentario; plantea un cuestionamiento ético al que se debe dar respuesta como punto de partida del esfuerzo que se anuncia; sin duda que el que se hayan reducido los homicidios es una buena noticia, pero se hace necesario transparentar este proceso que está en marcha y construir y echar a andar una propuesta integral, que seriamente fortalezca esta oportunidad, ya que por el momento, se tiene la percepción de que estamoscaminando sobre cables de alta tensión.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:29 p. m.

    ¿Hasta ahora quieren incluir a los excluidos crónicos? a los excluidos históricos? La gran paradoja de esta coyuntura es, que ahora una parte de la sociedad salvadoreña, quiere reincorporar a quienes por la naturaleza misma del modelo y del sistema, crónicamente excluye. Lo que se haga, con seguridad seguirán siendo remiendos sociales, porque el poder económico criollo y transnacional es chato, no va a renunciar a que el ejercito de reserva laboral sea siempre amplio para seguir explotando fácilmente. Hay que estar atentos a las propuestas; pero un problema estructural, se arregla con medidas estructurales, no solo construyendo canchas de futbol para la juventud, ni cambiando de carcel a los que tienen poder de parar o reiniciar el baño de sangre social.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:12 a. m.

    NELSON CARRANZA
    April 9 2012 .

    ATENCION HERMANOS Y HERMANAS

    DEL PUEBLO DE EL SALVADOR

    Y DE LOS PUEBLOS HERMANOS DEL MUNDO

    Por este medio les estamos
    informando
    que el compañero
    Alejandro Ramos a fallecido el día de hoy
    lunes 9 de abril del 2012 a tempranas horas.

    DESDE YA NUESTRA SOLIDARIDAD
    A LA FAMILIA RAMOS LOPEZ
    Y A NUESTRA
    FEDERACION SINDICAL DE EL SALVADOR

    - F E S S –

    LA HISTORIA CONDENARA A QUIENES
    FUERON ” INDOLENTES ”
    Y NEGARON SU SOLIDARIDAD FRATERNAL
    O SE “OLVIDARON” DE UN LIDER DEL
    SINDICALISMO REVOLUCIONARIO.

    ALEJANDRO RAMOS LOPEZ
    HASTA LA VICTORIA DE NUESTRO PUEBLO
    POR QUE EL COLOR DE LA SANGRE
    JAMAS SE OLVIDARA
    NOS DUELE TU MUERTE
    PERO NOS UNIRA MAS EN LA LUCHA
    POR LA CONQUISTA
    DE UN GOBIERNO DEMOCRATICO
    G.D.R.
    REVOLUCIONARIO HACIA EL SOCIALISMO.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.