El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

10 marzo 2012

Valores de muerte o muerte de los valores

Hoy en el diario La Página en internet nos informa que la PNC y la empresa privada van a instalar un dispositivo de delación con recompensas monetarias. Le llaman a este dispositivo “Crime Stoppers”.


Voy a comentar dos cosas o tres. La primera es que nuestra auto-colonización sigue adelante. ¿No se han dado cuenta que ese programa lleva un nombre en inglés? ¿Por qué? ¿Será que fue pensado por los amos? La segunda es la siguiente, durante muchos años nos han repetido que la gente no denuncia, que esa era una de las trabas para combatir el crimen. Nos afirmaban que la gente no lo hacía por temor a ser liquidada por los criminales. Tan convencidos estaban de esto que los diputados cambiaron leyes y los presidentes las sancionaron.


¿Qué pasa ahora? Pues ahora le han puesto un miserable valor al delatador, un pírrico precio a la vida de la gente. Y lo que esperan ahora es aprovecharse de la miseria material para combatir la miseria criminal. Pero no se pide que se denuncie el crimen, sino que se delate. Cosas moralmente distintas. Esta diferencia substancial antes la teníamos clara, los valores morales van cada vez destruyéndose en el seno de nuestra sociedad. Una astuta y perenne campaña mediática se encarga de esto. Ahora para combatir el crimen de los mareros estamos dispuestos a perder todas las libertades cívicas y se decreta desde instancias oficiales del gobierno que los derechos humanos son simplemente un estorbo. El presidente simplemente siguiendo los consejos de su egocentrismo, alega que el crimen de los ciudadanos ha disminuido y que ahora eran los criminales que se mataban entre ellos. En esto no hay problema, incluso es parte de la solución. Esto no lo dijo Pedro de los Palotes, lo ha dicho la persona que ocupa el lugar más alto del Estado. Con esta ideología no vamos hacia adelante, sino que estamos ya toda la sociedad reculando a épocas sin valores civilizadores.


Desde el inicio del gobierno de Funes, que a pesar de mi falta de confianza, pensé que ideológicamente iba a ser distinto, propuse en un artículo en el Co-Latino que con el debido coraje político se dijera que la delincuencia no iba a desaparecer con algunas medidas mágicas, que este fenómeno estaba hondamente enraizado y que se iban a necesitar varios años para poder combatirlo eficazmente. Propuse que a las medidas represivas existentes, se tomaran medidas urgente de prevención, casas con talleres educativos, educar animadores de barrio, promover programas en las escuelas y en los distintos barrios dirigidos a los padres y a los jóvenes, etc. En este sentido no he sido el único, hay mucha gente que lo dijo y lo repitió, nacionales como extranjeros. Todas estas medidas y proposiciones fueron simplemente ignoradas e incluso algunos las rechazaron abiertamente.


La represión castiga a los criminales, no combate por eliminar las fuentes de la delincuencia. La represión viene después, su papel disuasivo es casi nulo. Pero la ideología eminentemente represiva del Estado oligárquico sigue en pie, sigue siendo uno de los pilares ideológicos que sustentan la estructura social salvadoreña. La derecha sigue dominando en este tema, como en muchos otros. La izquierda actual y partidaria ha abandonado toda batalla por modular de manera diferente las conciencias de los salvadoreños. La izquierda no aspira realmente a un cambio de civilización, de valores, se acomoda con toda la alegría. Su principal tema fue “necesitamos 43 diputados para seguir el cambio”. ¿Qué cambio?

7 comentarios:

  1. Anónimo3:35 p. m.

    Eso es el plan de la USAID, hasta el nombre en inglés le dejaron; es obvio. Lo mismo que instalar cámaras. En esto las alcaldias en manos del FMLN han sido muy obedientes como Oscar Ortiz en santa tecla; hasta el punto que la embajada gringa pone a Ortiz como ejemplo de colaboración; y hasta Jorge Handal junior agarró esa "reinvidicación" como tema de su campaña.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:12 p. m.

    Favor leer este articulo sobre un fenomeno de maras en Nicaragua y como se ha logrado controlar con medidas mas humanas: http://www.salanegra.elfaro.net/es/201110/cronicas/6045/
    La delincuencia se puede prevenir y controlar cuando existe la voluntad, pero como la mayor parte de veces los de arriba tambien son delincuentes ellos mismos se encargan de perpetuar el modelo delictivo para confundir. Ojala que el 'gobierno del cambio' desaparezca al igual que el 'gobierno de "yes we can" en los usa' ya que ambos han demostrado ser mas nefastos que sus antecesores...necesitamos un cambio de sistema, no un cambio de gobierno...rom

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:10 a. m.

    En tiempos de las dictaduras militares existan los delatores profesionales a sueldo de la policía y eran conocidos como “orejas”, temidos y detestados por toda la población, al grado que en el presente se usa ese calificativo, de “oreja” de una manera extremadamente peyorativa. Ahora con esas nuevas disposiciones de la secretara de seguridad pública, mediante un insultante soborno, se quiere convertir a la salvadoreñidad en su totalidad, en delatores, en “orejas”, pretendiendo así, escudar la ineficiencia de la “inteligencia policial” quien debería cumplir esa misión mediante la investigación seria.
    Además, independientemente del soborno monetario ofrecido, esa medida abre la puerta para delaciones falsas encaminadas a perjudicar a una persona que no sea del favor del delator y conociendo el sistema de justicia salvadoreño, el imputado tiene que probar su inocencia, ya que se parte de la base de que todo el mundo es culpable y se debe de probar la inocencia, el peso de la prueba cae sobre el inocente no sobre el delator,
    Atentamente
    Quijo-t

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:16 a. m.

    Que facil es hablar de algo que no se vive, a nosotros en seis años nos han extorcionado dos veces, primero amenazando con matar a mis sobrinas y hace dos semanas con matar a mi papá.
    saben, ahora mismo tengo enfrente la cuenta bancaria y el nombre de la hija de puta mujer del marero que nos llamó de la carcel y digame que hago con esto?, a quién se lo doy?. A los militares que andan jugando que encuentran celulas guerrilleras?, a los policias que no aparecieron en la entrega del dinero hace seis años, porque el extorcionista nos aseguró que donde le entregaramos el dinero no iba a aparecer ningún patrilla. Mire que coordinación más brutal.
    Por favor, vivamos la realidad y dejen de hablar paja, ustedes no sufren el día a día de una realidad que se les escapó del control hace treinta años cuando el narcotrafico tomó control de todas las estructuras del estado, partidos politicos, maras y barrios, empresas, aduana, ejercito, y la lista es larga.
    Sí, es verdad que vivimos en un basurero, y que los pobres delataran a los pobres por pinches 100 dólares, pero no se han dado cuenta que esta sociedad es cada vez más surrealista?. Yo lo que quiero es que por lo menos algunos cabrones delincuentes caigan, aunque yo sé que no son los capos, por lo menos que por el temor a ser delatados se abstengan, que se escondan, que tengan temor del mismo ciudadano y que el pueblo entrene su defensa.
    Por favor a mi no me hablen de políticas correctas en una realidad caótica y sobre todo cuando no son ustedes los que sufren la violencia.
    Hay que mirarse para adentro como humanos antes de hablar y pensar que detras del fenomeno delincuencial estamos personas como ustedes que lo sufrimos, dejen de hacer análisis frios y tontos, buscando lo correcto cuando lo correcto no existe, bajen a la realidad a esa realidad que vivimos los pobres que tenemos que transitar a pie calles y colonias, buses y tugurios porque no tenemos alternativa, como una maldición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad que nos decís vivir, es angustiante y dolorosa, nadie te lo va a negar. Es la misma que viven otros miles de salvadoreños, pues ese fenómeno no es particular de algunos barrios, sino que existe en todo el país. Pero la experiencia no sólo nuestra, sino la que existe en otros países, ese tipo de medidas no ayudan en nada a aliviar el problema, a hacerlo desaparecer.


      Otra cuestión, en El Salvador existe un Código procedural que exige pruebas, que no todo lo que se denuncia por la denuncia mismo obliga a iniciar un juicio, ni mucho menos una condena. Entonces tu petición de que por lo menos algunos caigan, no creo que caigan por ese medio. Eso lo hacen para hacerte creer que están haciendo algo y vos en tu desesperación aceptás algo inútil y estrafalario. ¿No te das cuenta que están jugando con tu situación, con tu desesperación? Porque en definitiva de eso se trata. Cuántas leyes, cuántas medidas y la delincuencia se agrava, vos mismo lo decís.

      Por mi parte no te miento, la delincuencia no se va a acabar de la noche a la mañana, pero con la prevención si que se va a acabar, con medidas sociales si que se va a acabar. La represión no sirve para extirpar ese tipo de fenómenos, simplemente los agrava.

      Eliminar
  5. Anónimo3:11 p. m.

    Ninguna medida que no sea integral es la solución y un plan extendido a todos los rubros no existe, no ha sido planteado, ni siquiera lo que usted propone puede ser la solución, a ver si lo entiende, acá valio verga el marxismo, para que la realidad cambie estariamos hablando de otros humanos, una raza nueva y no hay medidas politicas ni economicas actuales que sepan como hacer ese switch, no siempre las cosas se arreglan por la vía económica, se equivoca, esa es la gran ceguera, sabe, usted forma parte del mismo sistema, lo sostiene con su análisis planteando esperanzas de cambio por las mismas vías. Parecemos monos mirandonos la cara en un espejito, no sabemos nada del control social, la teconología alcanzada para el control del planeta y tenemos la esperanza de cambio en tres politicas de recuperación. Sabe el sistema no ha tocado fondo pero estamos cerca, cuando lleguemos al total salvajismo, los que sobrevivan si acaso los hay van a tener que realizar el cambio. Por ahora, cualquier medida paliativa es buena, hasta los malditos cien dólares que van a encerrar a hijos de puta verdugos del pueblo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:26 p. m.

    Sigo... su contestación es contradictoria, porque habla de medidas sociales porque cree en su análisis, asunto de creer más que de conocer, como si las medias sociales son el todo, y que pasa con la alienación, con la dependencia viciosa, con la falta de trabajo, con la manipulación religiosa. Como le digo arriba, estamos en la calle con los planteamientos, el fracaso es de sistema total, no solo económico, porque sigue siendo el modelo del ser humano la vida burguesa, la comodidad, la holgazanería, el dinero fácil y la frivolidad.
    No cree que es consuelo de tontos el decir que todo El Salvador está igual, que ademas todavía toda la región está igual, cree que yo no lo sé?. Y sabe que es lo peor, no hay un solo político que nos hable en otro idioma humano, todos hablan la misma mierda de demagogia.
    Le repito, no me hable de politicas correctas, no soy pesimista, soy realista, hasta que no sea destruido toda la base del sistema, que es el dinero y las relaciones de explotación, la venta de su tiempo que es su vida para poder comer y vivir bajo un techo, hasta que no se acaben las relaciones esclavistas, porque no nos confundamos, no somos obreros, somos esclavos, del patron, de la moda, de las religiones, de la teconología, de los medios de comunicación, hasta que no destruyamos el sistema toda medida y medidota, o medidita vale madre.
    Quien es el primero en decir YO RENUNCIO AL SISTEMA.

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.