El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

20 mayo 2010

Ante un posible naufragio

Me resulta realmente difícil entender que ha querido decir el diputado y vocero del FMLN , Sigfrido Reyes al afirmar que el presidente Funes “sigue siendo del FMLN”. Aquí mismo he dicho que al parecer Funes no ha enviado su carta de renuncia de membresía al partido que lo llevó a la presidencia. No obstante sus declaraciones y actitudes han sido claras, ha dicho que no es el presidente de un partido político y ha declarado también que ha buscado a los partidos de derecha para que le ayuden a que no se supere las observaciones que le hizo al decreto que lo mantuvo en litigio con el FMLN. Dijo claramente que no había sido víctima de presiones de parte de la derecha, que fue él quien los buscó y al mismo tiempo acusó a los diputados efemelenistas de chantajearlo con el voto de los préstamos para que accediera a su demanda de poder elegir la terna para el RNPN.

Ahora el presidente crea y dirige un organismo político, un movimiento que puede entrar en alianzas con otros partidos. El presidente dejó abierta la posibilidad que su movimiento pueda aliarse con los partidos de derecha. Es decir no tiene ninguna preferencia, las alianzas que pueda concluir no dependen de principios, sino que de las próximas coyunturas electorales. Esto ha quedado dicho, esta declaración es un acto político, la creación de ese movimiento no es un antojo, ni el ejercicio simple de un derecho, ni la opción de su libertad como individuo o ciudadano, sino la concreción de una visión estratégica para mantenerse en las esferas del poder sin necesitar ahora que lo apadrine el FMLN.

Por supuesto que esto no es aún una ruptura. El presidente Funes sabe perfectamente que tomar la iniciativa de romper definitivamente con el FMLN perdería la fachada de izquierda con que puede por el momento presumir, tanto nacional como internacionalmente. Tener como aliado al FMLN todavía es una carta ante la derecha nacional y es todavía una tarjeta de visita presentable internacionalmente. Aunque ya en el extranjero muchos se cuestionan sobre su política internacional, sobre todo en el caso Honduras. Seguir gozando del apoyo del FMLN le garantiza también cierto apoyo popular, sin embargo sabe que lo está perdiendo, que su popularidad se está erosionando.

Es por lo mismo que cuando declara que buscó apoyo de los partidos de derecha, agrega apresurado que eso no significa aliarse con la derecha. Estas declaraciones a las que me estoy refiriendo aparecieron en el Co-Latino el 30/04/2010. El presidente Funes está convencido que todos somos atarantados, como la cúpula del FMLN.

Los dirigentes del FMLN entraron a bailar al terreno político burgués, pero no conocen ni los pasos, ni la música. Pero lo peor de todo es que al entrar al baile dejaron afuera los principios que les valió el apoyo popular. Pensaron que ya dominaban las intrigas parlamentarias, que conocían al dedillo el lenguaje de las encerronas, de los pactos. Pero en el panorama nacional el FMLN no puede conseguir aliados organizados en partido afuera del pequeño partido de Dada Herezi. Y este ahora está más cercano a Funes que a su aliado histórico. Tal cual es el panorama político salvadoreño, el FMLN está obligado a fortalecerse, a reunir a todas las fuerzas que se consideren de izquierda.

Al abandonar de hecho sus principios y con ellos la lucha ideológica por conquistar las conciencias a las transformaciones necesarias que nos lleven a otro tipo de sociedad, perdieron también la capacidad de analizar la realidad concreta. La dirigencia del FMLN anda a la deriva y corre el riesgo de llevar al partido a un naufragio catastrófico. En estos momentos ese es el peligro mayor que se presenta ante nosotros. Es esto también lo que está en juego. Mauricio Funes lo sabe perfectamente. Es más, posiblemente sea también lo que puso en el tapete en sus negociaciones en Washington cuando negoció la neutralidad estadounidense en el proceso electoral.

He dicho que la desaparición del FMLN, que su naufragio es el mayor peligro que se presenta ante nosotros. Por el momento, en El Salvador, no existe otra fuerza que pueda suplantar al FMLN, que acoja todo el apoyo popular acumulado durante los años de la guerra, el prestigio que logró obtener al ser el garante de mantener viva las aspiraciones populares por otras condiciones de vida. Es todo esto que lo ha mantenido creciendo hasta las últimas elecciones, es ese bagaje histórico que puede perderse. Son todos estos recursos los que sirvieron para llevar a Mauricio Funes a la presidencia. Pues por mucho que quieran engañarse los “amigos de Funes”, el grueso del voto vino del FMLN. Sin el partido Funes nunca hubiera salido de la televisión.

Tanto el equipo de Funes, como la cúpula del FMLN piensan que el primero que rompa la tácita alianza saldrá perdiendo, pues aparecerá como el responsable del fracaso de la gestión gubernamental. Funes necesita que sea el Frente el primero que rompa, para justificar su abierta alianza con la derecha. El FMLN espera que Funes rompa, que destituya a los ministros, que entregue su renuncia oficial. En este juego es el más taimado el que tiene todas las de ganar. Los del Frente al parecer no han aprendido mucho durante estos años de practicar la política parlamentaria y electorera.

Pero estas consideraciones de quién va a romper primero, son compatibles con el modo de funcionar burgués, con el modo burgués de concebir la política. Pero es incompatible con un partido revolucionario, aunque participe en las contiendas electorales. El partido revolucionario tiene que analizar la realidad con lucidez y rigor y dirigirse con honradez al pueblo. Es decir el FMLN tiene que preguntarse ¿cuál es su objetivo global, qué fines persigue? Esos fines los puede obtener realmente si sigue en un ambiguo teje y maneje con el grupo que rodea a Funes y el mismo Funes. ¿Vale la pena arriesgar toda la herencia pasada por algunas migajas “sociales” que pueda otorgarle al pueblo Mauricio Funes?

Ha pasado un año, no pueden seguir afirmando que hay sectores que marchan bien y otros menos, pero que el balance hasta ahora es positivo. No es ese el sentimiento que manifiesta la gente. No son las medidas tomadas, las que marcan realmente un cambio en el rumbo político del gobierno. No hay nada realmente que indique que la dominación del capital se ha debilitado o se le ha dado mayor fuerza a los trabajadores para que puedan luchar por sus intereses en mejores condiciones. Eso se pudo hacer en un año. Medidas como el aumento sustantivo del salario mínimo, la refundación de un Código del Trabajo que limite el despotismo patronal en las empresas. Bueno, no voy a ponerme a enumerar las cosas que se pudieron realizar sin mucho gasto, sin coste alguno para el gobierno.

Y para aquellos que piensan que estamos pidiendo que todo cambie de la noche a la mañana, que lean atentamente lo escrito. No se trata de eso, ni nadie lo pide. Pero el continuismo de Funes es patente. Y es eso lo que no puedo dejar de combatir y el FMLN ha entrado en complicidad con esta política.

Repetí, en mis artículos durante la campaña, que no existen “hombres providenciales”, que el portador del cambio es el pueblo consciente, activo, que solamente la participación activa y consciente del pueblo puede traer las transformaciones que necesitamos. Esto sigue siendo cierto hoy.

El FMLN está obligado a aportar las respuestas a todas las interrogantes populares. La dirección del Frente tiene la responsabilidad ante el pueblo salvadoreño de preservar el útil, el instrumento de sus luchas. Pero hemos entrado en un momento en que realmente se hace urgente pensar en la necesidad de crear otro partido, otro instrumento de lucha popular. Por el momento la cúpula del FMLN tiene la palabra. La alternativa es muy simple, vuelven a los principios revolucionarios o se van. El pueblo necesita claridad. Y si le echan a pique su instrumento de lucha, sabrá también nombrar a los responsables. La historia no se acaba tampoco con el fin de un partido o con su decadencia.

11 comentarios:

  1. Anónimo5:02 a. m.

    Pues no es difícil de entender cuando se entienden las formalidades y es a eso lo que se refirió. Sigue siendo del FMLN porque no ha renunciado ni lo han expulsado.

    2+2 es 4 Carlos. No se quiera hacer el pendejo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:16 a. m.

    la membresía de Funes en el Frente es como el "matrimonio" de una amiga: están casados legalmente, cada uno tiene su propia habitación, muy rara vez salen juntos y cuando esto sucede, los dos tratan de estar separados, se nota la incomodidad de los dos, ella me ha contado que en la casa casi nunca hablan. El esposo llega sólo a dormir (solo por supuesto). Cuando alguien le pregunta a ella porqué no se divorcian, ella dice que porque de acuerdo a la biblia, el matrimonio es para siempre... que tristeza, verdad???

    Me imagino que en el caso del presidente y el frente, es que mientas el primero tenga su carnet, seguirá siendo "miembro" del frente... je je je

    Mireya

    ResponderEliminar
  3. Fantastico Articulo! don Carlos.
    Me pregunto si los dirigentes del Fente leeran estos articulos o simplemente prefieren hacer oidos sordos al clamor popular.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Anonimo de las 5:02. Lo que no entendiste fue que preguntaba sobre todo por el significado politico de esa actitud. Es eso, qué significa negar la ruptura, qué persiguen.

    ResponderEliminar
  5. EXCELENTE ARTICULO!!!!!!Sr. Carlos Abrego, con el respeto que usted merece, le pido siga...DESPENDEJANDO A ESTOS POLITICOS; IGNORANTES, CORRUPTOS.
    Como usted bien lo explica, aquí el mas: TAIMADO Y HABIL SERA EL GANADOR DE ESTE MATRIMONIO POR CONVENIENCIA.
    Sr. ABREGO, NO SE DE MUCHAS VACASIONES; EXTRAMOS SUS ARTICULOS.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:00 p. m.

    Este episodio quizá marcará el hundimiento de la izquierda salvadoreña, sobre todo si se realiza la propuesta de formar otro partido de "izquierda". La izquierda de el salvador continuará con su tradición canibalística. En realidad una caracteristica de toda la izquierda a nivel mundial, que no tiene capacidad de reinventarse y dar respuesta a la problemática mundial y de cada país. Es patética la incapacidad de la izquierda mundial.

    ResponderEliminar
  7. Excelente escrito Don Carlos, con sus análisis nos despierta cada vez más!!! Es terrible toda esta situación, ojalá los del Frente, sigan sus consejos pq son muy sabios!

    ResponderEliminar
  8. Don Carlos es bueno volver a tenerlo acá para leer sus excelentes artículos, aunque no estoy del todo deacuerdo con ud ni con muchos que piensan que el frente no tiene rumbo.

    Yo creo que el frente a tenido la necesidad de contener sus aspiraciones, porque como ud lo dice, el que rompa la alianza come mierda.

    He leído dos artículos en simpatizantes que me parecen también muy objetivos al igual que los suyos. El que mas me agradó:

    NI EL FMLN NI SU AGENDA TERMINAN EL 2014 !! http://www.simpatizantesfmln.org/blog/?p=8556

    El punto mi estimado Carlos, es que no me parece lo mas sano, como lo han hecho muchos, haciéndole el trabajo a la derecha, de decir a los 4 vientos que el frente no tiene rumbo, o que sus dirigentes no saben nada. Hay que darles mas crédito después de 30 años siguen ahí y si no fuera por el frente, ninguno de los que podemos expresarnos libremente, podría hacerlo actualmente.

    Bueno denuevo un gusto poder leer su blog mi estimado Carlos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:54 p. m.

    Es que es hasta vergonzoso ver a los dirigentes del FMLN seguir asegurando algo que ha todas luces es ya una mentira

    ResponderEliminar
  10. Anónimo3:05 p. m.

    JoeCoolSv: no soy el que debe responderte; pero no me aguanté las ganas de hacerlo.

    Estamos de acuerdo en que las luchas del FMLN han abierto espacios de democracia en El Salvador.

    Pero lo que yo creo es que el FMLN de hoy dista mucho del FMLN que luchó en las montañas. El FMLN de hoy ha perdido el rumbo, porque todos los que murieron luchando lo hicieron para que en El Salvador hubiera justicia y mejores condiciones sociales y económicas para todos. ¿Y qué está haciendo el FMLN para alcanzar esos nobles ideales? A mí me parece que nada.

    El FMLN de hoy está muy flojo, le falta fuerza para imponer las ideas que respalden a los más desposeídos de nuestro país. El FMLN de hoy no debería, por ejemplo, cansarse de seguir denunciando a diario toda la corrupción que hubo en los gobiernos de ARENA ni la corrupción que ha sido denunciada por el ex ministro de agricultura. El FMLN debe tener cuidado de no mezclarse con ladrones y corruptos, porque podría perder la credibilidad que con tantos sacrificios ha ganado.

    He dicho.

    EL HIJUELHULE.

    ResponderEliminar
  11. EL HIJUELHULE.

    Pues toda la CP fueron guerrilleros, eso te lo puedo asegurar. Y no creo que hayan perdido el rumbo. El frente cada día trata de hacer efectivos esos cambios y transformaciones que siempre buscaron, pero hay que ser realistas en que la coyuntura legislativa no le es muy favorable, y mucho menos con los desplantes que hace el pequeño aprendiz de dictador

    No puedo negarte que por mi parte desearía ver en un momento que todo el fmln, mandara a comer mierda al presidente. Pero también soy consciente que en este momento el partido debe saber hacer sus jugadas y no caer en las provocaciones del presidente, y mucho menos caer en el juego de la confrontativo que tanto espera la derecha.

    La corrupción se denuncia obviamente, pero vos sabes que se deben tener pruebas verdaderas para poder hacerlo. Si de por si teniéndolas, ya escuchaste las declaraciones del fiscal general, para él no hay suficientes motivos de investigación.

    El frente no la tiene tan fácil como muchos piensan de que solo con separarse de funes la cosa esta resuelta. Al contrario si es el frente en que rompe de tajo con funes estaría dejando el camino abierto para un posible retorno de arena al poder. Y yo estoy mas preocupado por eso, que por los delirios de grandeza del presidente.

    He dicho también

    ResponderEliminar

Todo comentario es admitido. Condiciones: sin insultos, ni difamaciones.